Nicaragua – El precio de la perpetuación de Daniel Ortega. [Salvador Martí i Puig/Mateo Jarquín]

Las protestas en Nicaragua han erosionado la alianza entre el gobierno, el gran empresariado y las iglesias. Entretanto, la represión alentada por Daniel Ortega y Rosario Murillo aumenta y las elecciones de noviembre de 2021 están lejos de ser competitivas. Las fuerzas contrarias al régimen se encuentran disgregadas y las detenciones de potenciales candidatos se han vuelto cotidianas.

Nicaragua – La legalización de la represión arbitraria. [Mathias Schindler/Mariana Sánchez]

Estas leyes son tres facetas de la misma política de amenazas contra todas las actividades independientes de la ciudadanía, contra la expresión y la divulgación de opiniones críticas contra el gobierno y contra todos los intentos de formar una oposición política frente al régimen dictatorial del presidente Daniel Ortega y de su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo.

Nicaragua – La dictadura proyecta su continuidad en el poder. [Equipo Envío]

Mientras el régimen se apresta a armarse de herramientas legales para escalar al extremo su política represiva y mientras prepara su campaña electoral a ritmo sostenido, está ya sobre la mesa del juego político el diseño de una Nicaragua post-elecciones, en la que Ortega tendría cinco años más en el poder, en alianza tácita con un sector económico y político nacional.

Nicaragua – El régimen Ortega-Murillo favorece la propagación del Covid-19. [Oscar-René Vargas]

La realidad es que muchas personas no quieren ir a las fiestas, festejos y marchas en las calles. Las organizaciones partidarias del régimen les hacen saber a los trabajadores del Estado y funcionarios de las alcaldías, que deben ir, so pena de perder el empleo, así que se trata de una “asistencia forzada”. Los festejos y celebraciones son espectáculos tragicómicos que se traducirán en un incremento exponencial del virus...

Nicaragua – Irresponsabilidad criminal. El régimen Ortega-Murillo y el coronavirus. [Confidencial – Oscar René Vargas]

Ni Daniel Ortega ni Rosario Murillo asistieron a la manifestación “amor en tiempos del coronavirus”, en la que decenas de miles de simpatizantes del FSLN y empleados estatales se concentraron en la avenida Bolivar a rendirle culto a la personalidad de los gobernantes. “Viva el comandante Daniel, viva Rosario Murillo”, arengaban los animadores en la tarima oficial en acto que concluyó con música, baile, y ningún mensaje de sus líderes...