Economía – Soja: historia, geopolítica y tragedia. [Wáng Shàoguāng]

Soja: historia, geopolítica y tragedia

Cultivado desde hace 4 mil años, el grano chino se ha occidentalizado. En la actualidad, Estados Unidos, Brasil y Argentina son los principales productores. Pero cuatro empresas controlan las cadenas de valor, los precios y los métodos de producción. Todos pierden: los productores, los consumidores y el medio ambiente.

Wáng Shàoguāng *

Outras Palavras, 29-11-2022

Correspondencia de Prensa, 30-11-2022

China fue en su día el mayor productor mundial de soja, con cerca del 90% de las cosechas mundiales. En la actualidad, el 60% de las exportaciones de soja se dirigen al mercado chino. Este dramático cambio fue el resultado de la participación del capital internacional y su manipulación de la cadena de producción, suministro y comercialización de la soja. De ser un alimento y una necesidad cultural, la soja se ha reducido, poco a poco, a un instrumento para enriquecer a los magnates de las multinacionales de productos agrícolas.

Pero, ¿hasta qué punto el capital internacional controla la soja y los distintos aspectos de su plantación, comercialización y transformación? ¿Cómo ha perjudicado el capital a los productores y consumidores de soja, al tiempo que ha cosechado beneficios devastadores? ¿Qué daño ha hecho al entorno ecológico y a la salud humana?

Del «reino de la soja» a la dependencia de las importaciones

China es la cuna de la soja, que se cultiva allí desde hace más de 4.000 años. Hasta la Segunda Guerra Mundial, China era el mayor productor de soja, con cerca del 90% de la producción mundial. Sus vecinos asiáticos -Corea del Sur, Japón, Indonesia, Filipinas, Vietnam, Tailandia, Myanmar y Nepal, entre otros- también cultivan soja.

Sólo en la primera mitad del siglo XVIII comenzó a cultivarse la soja en Europa. En 1765 se introdujo en las colonias norteamericanas como «guisantes silvestres de China». Sin embargo, no fue hasta la década de 1940 cuando este cultivo realmente «despegó» en Estados Unidos. Durante los 50 años siguientes, EE.UU. dominó la producción mundial de soja y, en 1961, produjo el 68,7% de la soja del mundo; China ocupó el segundo lugar con una cuota que se redujo al 23,3%; y otros países representaron en conjunto alrededor del 8%.

En América Latina, el cultivo de soja se disparó desde finales de los años 60 hasta los 70. En 1974 y 1998, respectivamente, Brasil y Argentina superaron a China en producción, y en 2002 ambos países superaron a Estados Unidos en producción total. En 2011, la cuota de China en la soja mundial fue solo del 5,55%, mientras que la de Estados Unidos fue del 31,88%; la de Brasil, del 28,67%; la de Argentina, del 18,73%; y la de los demás países alcanzó el récord del 15,16%. De ellos, destacó la producción de India, con 12,3 millones de toneladas, casi el doble de su producción de 2004 y equivalente al 85% de la producción de China.

Los datos muestran, sin embargo, que el consumo de soja en China ha ido aumentando año tras año, pasando de menos de 8 millones de toneladas en 1964 a casi 70 millones en 2010. Y la tendencia es que esta cifra siga creciendo.

En contraste con el rápido crecimiento del consumo, la producción de soja en China disminuyó básicamente desde 1964 hasta 2010, cuando alcanzó un nivel inferior a 15 millones de toneladas, y el consumo llegó a 70 millones de toneladas. En 2021, la producción nacional de soja fue de 16,4 millones de toneladas; el consumo fue de 108,72 millones de toneladas.

De hecho, China prácticamente no importó soja hasta mediados de los años noventa. A partir de entonces, las importaciones de soja crecieron rápidamente y en 2011 alcanzaron más del 80% del consumo. En 2012, China importó 58,38 millones de toneladas de soja, la gran mayoría procedente de Estados Unidos, Brasil y Argentina.

En términos de comercio mundial de soja, el mercado chino fue insignificante hasta mediados de los años noventa. En los dos últimos años del siglo XX, su cuota de mercado apenas superaba el 10%. Sin embargo, desde entonces, en poco más de una década, la cuota de mercado de China ha crecido a pasos agigantados. Ahora, el 60% del total de las exportaciones de soja del mundo se destina al mercado chino, y China se ha convertido en el mayor importador mundial del producto.

En 2010, el banco holandés Rabobank publicó en su informe titulado «Sostenibilidad y seguridad en la cadena mundial de suministro de alimentos» que China importa de todo el mundo diversos productos agrícolas como pescado congelado, lana, aceite de palma y algodón, pero el mayor comercio agrícola es el de la soja procedente de Argentina, Brasil y Estados Unidos, con un valor total de unos 20.000 millones de dólares.

¿Qué ha provocado exactamente este cambio?

Intervención del capital: de alimentos a commodities

China fue la mayor base de producción de soja del mundo hasta el siglo XX, cuando el grano se comercializaba poco entre países. Fue la participación del capital multinacional la que provocó cambios drásticos en las regiones productoras de soja y en el comercio de la misma.

En 1908, la japonesa Mitsui & Co, la danesa Proton & Co y Roman Kabalkin & Sons, fundada por empresarios judíos rusos, abrieron un negocio para exportar soja a Europa. Con la intervención del capital, la soja pasó de ser un mero alimento -rico en proteínas y capaz de proporcionar aceite comestible- a convertirse en una mercancía capaz de generar grandes beneficios para los capitalistas, siendo su principal atractivo el hecho de que se prestaba a un modo de cultivo intensivo en capital y a gran escala.

Actualmente, la producción de soja se concentra en cuatro países: Estados Unidos (35%), Brasil (34%), Argentina (11%) y China (5%). Y quienes visitan las zonas productivas suelen ver básicamente un campo de cultivo interminable.

El consumo de soja y productos de soja (principalmente aceite y harina de soja, esta última utilizada como alimento para el ganado) es mundial. Sólo a través del comercio transfronterizo a gran escala, miles de millones de personas que viven en otros países pueden consumir soja y productos de soja. Así, la cadena de producción, suministro y distribución, desde la inversión de capital hasta el cultivo, el comercio, la transformación y el consumo, se vuelve cada vez más polifacética y compleja.

Entonces, ¿quién controla la cadena de producción de soja?

El capital es el factor clave que impulsa la integración de la producción, el suministro y la comercialización de la soja a nivel mundial. Existe una gran cadena de producción de soja que conecta a millones de productores y a miles de millones de consumidores, y en cada eslabón de la cadena hay penetración de empresas multinacionales, normalmente las mismas: los principales actores están presentes en todos los eslabones de la cadena, maximizando sus beneficios.

En los mercados financieros mundiales, los inversores con los bolsillos llenos (incluidas las grandes empresas, los inversores institucionales, los fondos de pensiones, los fideicomisos y los bancos) tienen acceso a billones de dólares de capital en todo el mundo en cuestión de segundos, buscando los rendimientos más rápidos y más altos que puedan.

En busca de sólidos rendimientos de inversión a largo plazo, los inversores financieros han destinado grandes cantidades de capital a la producción mundial de alimentos y al comercio agrícola. A algunas multinacionales que operan en el sector de los productos agrícolas les resultó fácil reunir grandes cantidades de capital. Con estos recursos, fueron capaces de iniciar nuevos negocios, adquirir empresas nacionales más pequeñas, viajar por el mundo para adquirir grandes empresas nacionales, incluidos sus principales competidores regionales.

Estas capacidades son incomparables con las de cualquier economía individual, empresas conjuntas e incluso algunos países pequeños. Con estas ventajas, unas pocas empresas multinacionales se han hecho con el control monopólico del mercado mundial en todos los eslabones de la cadena de la soja (genética, semillas, pesticidas, fertilizantes, comercio, transformación, distribución y venta al por menor).

La complicidad de los cuatro gigantes multinacionales de los cereales

Archer Daniels Midland (ADM), Bunge, Cargill y Louis Dreyfus son conocidas como las cuatro mayores multinacionales de cereales. Conocidos por la abreviatura «ABCD», estos gigantes controlan el 80% del volumen mundial de cereales y el 90% del de soja, con los tres primeros en Estados Unidos y el último en Francia.

Archer Daniels Midland (ADM), fundada en 1902, es la mayor empresa de producción, procesamiento y fabricación de productos agrícolas del mundo, y el mayor procesador de canola, maíz, trigo y otros productos agrícolas. Bunge, fundada en 1818, es el mayor procesador de semillas oleaginosas del mundo.  Fundada en 1865, Cargill es la mayor empresa privada de Estados Unidos. Louis Dreyfus, fundada en 1851, es un líder mundial en el comercio y la transformación de productos agrícolas y alimentos, con presencia en más de 100 países.

Las alianzas horizontales entre ABCD son habituales. Por nombrar sólo algunos ejemplos, está el proyecto de empresa conjunta entre Louis Dreyfus y ADM en 1993, la asociación de intercambio entre Bunge y Cargill en 1995 y la empresa conjunta entre Louis Dreyfus y Cargill en 2001.

Además, debido a las diferencias en los segmentos controlados por las ABCD, suelen formar alianzas de diversos tipos, que van desde empresas conjuntas, asociaciones y acuerdos contractuales a largo plazo hasta otras formas de alianzas estratégicas.

En definitiva, estas alianzas demuestran que existe complicidad, más que competencia, entre ellos. En lugar de la propiedad o el control total por parte de una sola empresa, estas alianzas estratégicas consisten en que varias empresas forman una red muy estrecha de relaciones contractuales para aumentar su control sobre todos los segmentos de la cadena de producción, suministro y comercio de la soja.

Un ejemplo es la cooperación entre ADM y la multinacional farmacéutica y biotecnológica Novartis. En el año 2000, el negocio agroquímico del Grupo Novartis se fusionó con el de AstraZeneca para formar Syngenta, líder mundial en productos agroquímicos.

Otro ejemplo: en 1998, Monsanto y Cargill, dos gigantes de larga trayectoria, aportaron cada uno el 50% para formar una empresa conjunta: Reneisen, LLC.

Las dos empresas, con culturas corporativas y estrategias empresariales muy diferentes, se unieron con el objetivo de combinar los puntos fuertes de Monsanto -semillas y biotecnología- con los de Cargill -procesamiento de cereales, comercialización y control de riesgos.

Los trabajadores manejan una cosechadora de soja en la granja Huayanghe en Nongken, condado de Anqing Susong, provincia de Anhui (12/9). Foto: Graphic Insect Creative

En resumen, las mayores empresas de insumos agrícolas del mundo (gigantes de los plaguicidas, los fertilizantes, las semillas y la biotecnología) se han unido a los mayores comerciantes de cereales del mundo (que participan en el comercio, la transformación y la comercialización).

Las primeras necesitan las instalaciones globales de manipulación y procesamiento de las segundas para garantizar que los productores que utilizan sus productos tengan mercados posteriores; a su vez, al reforzar la cooperación con los socios anteriores, las multinacionales cerealistas pueden reforzar su control sobre los productores de soja y materias primas.

Con estas alianzas en todo el mundo, no tiene sentido hablar de mercados abiertos. Es decir, la competencia y el precio desempeñan un pequeño papel en todo el proceso de producción, suministro y comercialización.

La operación global de los big players

Estos grandes players que controlan el mercado internacional de cereales han obtenido enormes ganancias. Si tomamos 1999 como punto de partida, en 2012 las ventas netas de ADM se habían multiplicado por 4,8; las de Bunge, por 7,55; y las de Cargill, cuyo comportamiento fue relativamente peor, se multiplicaron por 2,93. A partir de 2001, los beneficios de las tres ABC aumentaron considerablemente, en contraste con el periodo anterior de 1996 a 2001.

El Grupo Louis Dreyfus nunca publica informes financieros anuales, salvo ocasionalmente el informe de ventas de su empresa de materias primas (Louis Dreyfus Commodities, o LDC), cuyas ventas netas casi se han duplicado en solo cuatro años (de 2008 a 2011).

Datos recientes muestran que, en 2021, los ingresos de explotación de los cuatro gigantes de los cereales ascendieron a casi 330.000 millones de dólares. Archer Daniels Midland, con 85.249 millones de dólares de ingresos de explotación, obtuvo su mejor resultado en 120 años, y Bunge y Louis Dreyfus registraron un crecimiento anual de los beneficios superior al 80% respecto a 2020. Los ingresos anuales de Cargill, por su parte, fueron de 134.400 millones de dólares, con un crecimiento anual de los beneficios del 64%, el mayor en 156 años de la empresa.

Estos gigantes de los cereales no participan directamente en el cultivo de la soja, pero controlan su producción en América del Norte y del Sur, facilitando préstamos para la producción, construyendo estructuras de transporte (ferrocarriles, carreteras, puertos), etc., de modo que los agricultores de soja tienen que devolver sus préstamos con soja barata. Los gigantes del ABCD compran la soja a precios razonablemente bajos y luego la revenden en los mercados internacionales de futuros a los precios que consideran adecuados. Lo ideal, por supuesto, es que siempre busquen que la diferencia entre el precio de compra y el de venta sea lo más grande posible; sin embargo, para vencer a los posibles competidores, también reducen artificialmente el precio de venta aplicando una estrategia de dumping.

Además, los cuatro gigantes de los cereales tienen una ventaja aún mayor a la hora de retener y procesar la información. Todas ellas tienen un funcionamiento global, con sucursales en todos los rincones del mundo dedicadas a recopilar información de mercado, clasificada y analizada por profesionales, en comunicación en tiempo real con el centro de procesamiento de la información en la sede de la empresa.

Operan 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año, apoyando las decisiones de compra y venta en el mercado internacional de futuros.

¿Ganan los consumidores con esto?

¿Significa esto que los consumidores de los países importadores también pueden aprovechar la ola y ganar en el proceso?

No necesariamente.

Siempre que sea posible, estas empresas convertirán el beneficio de los bajos precios de compra en beneficios; temporalmente, pueden incluso beneficiar a los consumidores de los países importadores para abrir o consolidar su participación en un mercado local.

Varios estudios han demostrado que, en general, existe un diferencial creciente entre el precio al principio de la cadena y el precio de venta final de los productos agrícolas. Por ejemplo, en 1997, un estudio del Banco Mundial estimó que en el comercio mundial de productos básicos (el principal ejemplo de los autores son los productos agrícolas), la diferencia entre los dos precios era cada vez mayor, alcanzando los 100.000 millones de dólares al año, y que el comportamiento monopolístico de las empresas comerciales multinacionales era el responsable de ello, ya que cuanto mayor es la influencia de las multinacionales en el mercado, mayor es esta diferencia que se manifiesta en los contextos locales.

Un estudio realizado en 2002 por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) señalaba también que la diferencia entre los precios de producción y los de venta al público ha aumentado rápidamente desde la década de 1980, especialmente en los países con altos niveles de concentración del mercado. En otras palabras, tarde o temprano los consumidores también se convierten en víctimas del comportamiento monopolístico del capital transnacional.

Los verdaderos ganadores de esta historia siguen siendo las empresas multinacionales con grandes capitales. Pueden maximizar sus beneficios subiendo los precios en el mercado global cuando crean que es el momento adecuado. Si este análisis es cierto, los consumidores también son las víctimas, porque en torno a 2008 no sólo se dispararon los precios de la soja, sino que también aumentaron mucho los de otros alimentos. El aumento de los precios de los alimentos desencadenó disturbios alimentarios en todo el mundo y provocó cambios en la dieta de algunos países.

Mientras el capital se beneficia, son las personas y la naturaleza quienes pagan el precio.

En primer lugar, no se puede ignorar el impacto negativo del control del capital sobre la cadena de producción, suministro y comercialización de la soja en el entorno ecológico.

En los cinturones de producción de soja de Estados Unidos, Brasil y Argentina, el monocultivo puede alterar la composición microbiana natural del suelo y provocar la erosión. Este peligro es especialmente grave en las zonas que dependen en gran medida de los productos agroquímicos.

Y lo que es más aterrador, el rápido crecimiento de la producción de soja en Brasil se ha convertido en una de las principales causas de la deforestación masiva y la quema de la selva amazónica. Sólo en la década de 1990-2000, la superficie forestal destruida fue el equivalente a dos veces el territorio de Portugal. La pérdida del bosque liberó grandes cantidades de dióxido de carbono que se fijaron en la vegetación y el suelo. La deforestación y la quema de árboles en la Amazonia han convertido este «pulmón de la tierra» en un «emisor de carbono», haciendo de Brasil uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo; hasta el 75% de estas emisiones proceden de la destrucción de la selva tropical.

La selva amazónica contiene algunos de los recursos biológicos más ricos y diversos del mundo, con millones de especies de insectos, plantas, aves y otros organismos. Su destrucción generalizada conducirá obviamente a una pérdida de biodiversidad al mismo tiempo, lo que en última instancia pondrá en peligro la seguridad de la propia especie humana. Además, el mal uso de los herbicidas puede provocar la contaminación de las aguas subterráneas y la aparición de «supermalezas».

En segundo lugar, está el desempleo y el hambre, consecuencias de la sustitución de las pequeñas explotaciones por latifundios dedicados al monocultivo de exportación.

Tierras sobredimensionadas, intensivas en capital, fuertemente dependientes de los productos agroquímicos (pesticidas y fertilizantes) y de la maquinaria agrícola: este es un juego al que sólo pueden jugar los grandes terratenientes y los inversores con mucho capital. Compran los campos de los agricultores pobres a gran escala, sustituyendo gradualmente los métodos de producción pequeños y diversificados.

En Brasil y Argentina, la soja se producía inicialmente en pequeñas explotaciones familiares de entre 5 y 50 hectáreas, pero luego las explotaciones de soja crecieron y las más pequeñas se redujeron a una porción de terreno cada vez menor.

En los últimos años han aparecido nuevas plantaciones de soja, a menudo en terrenos de 10.000 a 50.000 hectáreas, lo que significa que la propiedad de la tierra se ha concentrado aún más en manos de grandes terratenientes e inversores. La misma situación se da en Brasil y Argentina: la gran mayoría de las explotaciones son pequeñas, pero la gran mayoría de la tierra está ocupada por unas pocas explotaciones enormes. Las pequeñas explotaciones emplean a un trabajador por cada 8 hectáreas de terreno, mientras que las grandes explotaciones emplean a un solo trabajador por cada 200 hectáreas.

Así, la sustitución de las pequeñas explotaciones por las grandes tuvo una grave consecuencia: un gran número de agricultores familiares se quedaron sin tierra, el empleo que proporcionaban las explotaciones existentes se redujo drásticamente. Ir a la ciudad significaba vivir en barrios marginales, y permanecer en el campo significaba pasar hambre.

Las pequeñas explotaciones agrícolas que sobreviven dependen en gran medida de las empresas multinacionales para obtener créditos, semillas, maquinaria, fertilizantes, pesticidas y canales de comercialización. No pueden competir con la fuerza de las multinacionales comerciales bien financiadas y repartidas por todo el planeta, y se ven obligadas a ser serviles en este juego desigual.

* Wáng Shàoguāng (王绍光), publicado y traducido por Monthly Review, traducción y adaptación al portugués de Maurício Ayer.