Brasil – ¿Como llegaron Boulos y Erundina a la segunda ronda en San Pablo? [Valerio Arcary]

Esquerda Online, 15-11-2020

Traducción de Ernesto Herrera, Correspondencia de Prensa, 17-11-2020

Han sido muchos años de lucha para llegar hasta aquí.

La disputa en San Pablo fue y será entre todas las capitales, la más importante. Dos grandes desafíos se colocaron a toda la izquierda. Sacar a la extrema derecha de la segunda ronda y ganar su lugar. Parece que lo conseguimos. ¡Por fin, una victoria política inequívoca! La candidatura de Boulos/Erundina era la que mejor representaba la resistencia a Bolsonaro.

El destino de Bolsonaro pasa por la acción directa de las masas en las calles. No sabemos cuándo habrá condiciones sanitarias para iniciar la confrontación y medir las fuerzas para derribarlo. Pero la lucha contra Bolsonaro pasaba también por las elecciones municipales. Habría sido un grave error, a pesar de los tormentos de la pandemia y de la perspectiva de una crisis social en el horizonte cuando se suspenda la ayuda de emergencia, haber minimizado la disputa electoral.

El PSOL (Partido Socialismo y Libertad) fue una oposición de izquierda coherente a los gobiernos de coalición con la burguesía liderados por el PT, pero no dudó en adoptar una postura unificada contra el impeachment que derrocó a Dilma.  El PSOL defendió un Frente Único de izquierda para la acción en los movimientos sociales, especialmente con el PT contra Temer y, en los últimos dos años, contra Bolsonaro. EL PSOL no dudó en luchar por la libertad de Lula en 2018-19. Habiendo ocupado esta posición política aumentó la autoridad política del PSOL en la izquierda.

Fueron estas posiciones las que permitieron construir una alianza alrededor de la candidatura de Guilherme Boulos/Sonia Guajajara para la presidencia de la República en 2018. Y fue a partir de esta campaña, y del perfil de un candidato de izquierda ligado a los movimientos sociales, y que eligió a Bolsonaro como el principal enemigo, que el PSOLl ganó una audiencia nacional que aprovechó la elección de diez diputados federales, además de más de dos docenas de estados

El PSOL  con la fórmula Boulos/Guajajara fue una expresión de los movimientos que se reforzaron desde las jornadas de 2013: populares como el MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo), negros y de la periferia como la articulación nacional ¿Quién mató a Marielle?, de mujeres como la campaña por el #elenão, de derechos humanos como ¿Dónde está Amarildo?, de jóvenes como las ocupaciones secundarias, de LGBT’s por   Fuera Feliciano, ambientalistas e indígenas en defensa de la Amazonía.

La candidatura de Boulos/Erundina es la legítima heredera de estas batallas. Es heredera por su lugar en la lucha política y por su perfil. Pero también es la candidatura que tiene el mayor poder político y electoral para acumular fuerza en el proceso de reorganización de la izquierda brasileña. Porque une el vigor de dos generaciones de combatientes. Luísa Erundina venció al malufismo en San Pablo en 1988. Fue una de las mayores hazañas electorales de la izquierda brasileña. Y Guilherme Boulos se afirmó como uno de los mayores líderes de la izquierda brasileña. Por eso, fue amenazado con ser perseguido por Bolsonaro e identificado con uno de sus principales enemigos en su primer discurso post-electoral.

Boulos y el MTST se encargaron de convocar, junto con el PSOL, la primera manifestación callejera en San Pablo después de que Bolsonaro fuera elegido en noviembre de 2018. Boulos y el MTST también fueron los primeros en unirse a los partidarios antifascistas en las primeras manifestaciones callejeras contra Bolsonaro después del comienzo de la pandemia.

Han sido muchos años de lucha para llegar hasta aquí.

* Valerio Arcary es miembro de la Coordinación Nacional de Resistência/PSOL.