Francia – Derrota de Macron, avance de la extrema derecha: ¡Pronto, construir una izquierda de combate! [L’Anticapitaliste]

Foto: Photothèque Rouge/ Quentin G.

L’Anticapitaliste, 20-6-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 21-6-2022

Los resultados de la segunda vuelta de las elecciones legislativas constituyen una derrota para el actual gobierno. Con 246 diputados [en un total de 577, ndt], Macron quedó efectivamente lejos de obtener la mayoría absoluta de los diputados, lo que confirma su ilegitimidad y su condición de «presidente mal elegido». Las derrotas de varias figuras del macronismo, desde Ferrand [ex PS, presidente de la cámara de diputados, ndt] a Castaner [ex PS, ex ministro del Interior de Macron, ndt] pasando por Montchalin, que se unen a Blanquer [ex ministro de Educación de Macron, ndt], derrotado en la primera vuelta, evidencian el rechazo a Macron y a los suyos.

El macronismo se debilita en un contexto de inestabilidad política

La composición de la Asamblea Nacional nos augura una continuidad y amplificación de la situación de inestabilidad política, con una «mayoría presidencial» minoritaria incapaz de gobernar por sí sola. Teniendo en cuenta las políticas que llevó a cabo durante su primer mandato y la campaña radicalmente anti-NUPES [Nueva Unión Popular Ecológica y Social: la France Insoumise de Mélenchon, Partido Comunista, Partido Socialista, Ecologistas, ndt] entre las dos vueltas de las legislativas, es indudable que Macron buscará apoyos para endurecer aún más sus políticas.

La crisis democrática continúa y se acentúa, con un índice de abstención muy elevado [más de 53%, ndt] y una importante distorsión de los votos debido a un sistema de votación que sigue sin incluir ninguna forma de representación proporcional. La abstención es particularmente importante entre los jóvenes y las clases trabajadoras, que se interesaron poco en una campaña que el gobierno, por su parte, trató por todos los medios de que fuera inaudible.

Contra el peligro de la extrema derecha, un nuevo comienzo en la izquierda

Con 89 diputados [¡8 diputados en 2017!, ndt], el Rassemblement National [ex Frente Nacional, ultraderecha, de Marine Le Pen, ndt] logra un resultado histórico y confirma su proceso de «normalización», con una verdadera implantación en varias regiones y con importantes avances en otras. Por cierto, el RN tendrá menos diputados que la izquierda, pero su capacidad de destrucción se verá considerablemente amplificada. La amenaza fascista está ahí, y Macron y su gobierno de turno tienen una gran responsabilidad, a través de sus políticas y de sus discursos, en este peligroso fenómeno.

El porcentaje obtenido por el conjunto de la NUPES [142 diputados, ndt] evidencia la existencia de una dinámica significativa y positiva en la izquierda. El grupo Francia Insumisa cuadruplicó la cantidad de diputados, lo que confirma la presencia de un importante rechazo «dentro de la izquierda» a Macron y a las políticas neoliberales, y de una aspiración a más justicia social, a la ecología y a la democracia, e incluso a la esperanza de un mundo mejor. A pesar de nuestras críticas a la NUPES, el NPA había llamado a votar por sus candidatos, y en ese sentido nos alegramos de que millones de personas hayan hecho suyas sus candidaturas para expresar la indignación contra Macron votando por una izquierda que rompe con el social-liberalismo.

Luchar y reconstruir una fuerza política anticapitalista

Desde hoy mismo, tenemos que prepararnos para las luchas de mañana, apoyándonos, entre otras cosas, en la dinámica militante generada por las campañas de algunos de los candidatos del NUPES. El objetivo es el de crear o perpetuar colectivos dispuestos a encabezar las próximas batallas contra el neoliberalismo autoritario, empezando por la defensa de nuestras pensiones y jubilaciones, que tendrá que ser una lucha unitaria de toda la izquierda política y social, así como por la defensa y la revalorización de los servicios públicos.

En una situación en la que el peligro de la extrema derecha se consolida, es urgente construir herramientas de resistencia y de organización para nuestro campo social y también a nivel político. Necesitamos una amplia fuerza política que defienda los intereses de la gran mayoría de la población y la perspectiva de otra sociedad, libre del capital y de sus desastres sociales y ecológicos.

¡Es el momento de, en los próximos meses, construir esa izquierda combativa!