Cuba – Masivas protestas contra el gobierno: «Es necesaria una salida política y constitucional a la crisis». [La Joven Cuba]

Los sucesos del 11 de julio

La Joven Cuba, Consejo Editorial, 12-7-2021

Correspondencia de Prensa, 12-7-2021

El Consejo Editorial de La Joven Cuba ha seguido los sucesos ocurridos ayer, 11 de julio, en varias provincias de Cuba. Miles de personas se lanzaron a las calles para manifestar su descontento ante la actual crisis de salud, económica y política que atraviesa el país.

Observamos con preocupación la violación de protocolos sanitarios, la violencia y el vandalismo de algunos manifestantes, la represión desatada por las fuerzas del orden, las palabras del presidente Miguel Díaz-Canel y los intentos de utilizar esta confrontación para justificar una intervención extranjera en Cuba.

Creemos pertinente recordar que la responsabilidad de esta situación es compartida:

  • por un gobierno y sus seguidores que a pesar de las alertas de que la situación epidemiológica podía salirse de control y de que una rendición de cuentas real ante la población era necesaria, se embriagaron en su propia propaganda y triunfalismo
  • por la actitud inhumana del gobierno de Estados Unidos, que mantiene la asfixia económica al país y ni siquiera permite el envío de remesas, quizás esperando que la Covid-19 genere el resultado político que las sanciones no logran por sí solas
  • por aquellos que fuera de la Isla alientan un conflicto entre cubanos para satisfacer sus objetivos políticos.

Pueden traer graves consecuencias las palabras del presidente Díaz-Canel, cuando expresó que «la orden de combate está dada, ¡a la calle los revolucionarios!». La incapacidad del gobierno cubano de legislar para todos y velar por los derechos de todos, es una de las razones que han conducido a este estallido.

Cualquier convocatoria a salir a las calles durante el peor momento de la crisis epidemiológica es irresponsable, así como cualquier llamado que promueva el enfrentamiento entre cubanos es una grave violación a los preceptos elementales de la convivencia nacional, se genere desde sectores de la oposición o del propio gobierno.

Es necesaria una salida política y constitucional a la crisis. Hacemos un llamado a las partes involucradas a mantener la calma e iniciar un proceso de diálogo por el que muchas personas han abogado, para evitar derramamiento de sangre. La violencia no es la vía para solucionar los problemas que sufre el país.

Las propuestas políticas deben dejar de ser excluyentes y pasar a ser inclusivas, reconocer los derechos de otros y buscar su participación en lugar de imponerse sobre ellos. Hoy más que nunca, los cubanos necesitamos unirnos para la construcción de una sociedad más próspera, democrática y plural, «con todos y para el bien de todos».