Brasil – 43 millones de brasileños, o sea, el 21%, viven sin ingresos de trabajo. [Waldir Quadros – Entrevista]

«Este contingente de personas sin ingresos demuestra lo que se ha discutido en el país: necesitamos un auxilio de emergencia», dice el economista.

Patricia Fachin

Revista IHU On-Line, 24-11-2021

Traducción de Correspondencia de Prensa, 25-11-2021

Los datos de la Encuesta Nacional de Hogares por Muestreo -PNAD, que publica información sobre la renta del trabajo, «explican la realidad del aumento de la pobreza en el país», dice el economista Waldir Quadros en una entrevista con el Instituto Humanitas Unisinos- IHU. Según él, este año, 43 millones de brasileños viven sin ingresos laborales, lo que representa aproximadamente el 21% de la población. De 2019 a 2020, casi 13 millones de brasileños vivirán en esta situación

Waldir José de Quadros es licenciado en Economía por la Universidad de São Paulo – USP y tiene un máster y un doctorado en Ciencias Económicas por la Universidad Estatal de Campinas – Unicamp. Es profesor asociado jubilado del Instituto de Economía de la Unicamp y profesor de la Facultades de Campinas – Facamp.

-¿Qué revelan los datos de la Encuesta Nacional de Hogares (PNAD) sobre el aumento de la pobreza en el país, especialmente sobre el contingente de población que vive sin ingresos del trabajo?

Trabajo con datos de dos PNAD: la PNAD anual, de ingresos de todas las fuentes, en la que es posible verificar los datos de las familias (sobre educación, trabajo, ingresos y vivienda), y la PNAD trimestral, que recoge los datos de los ingresos del trabajo. Este último genera una columna que corresponde a los datos de las personas que viven sin ingresos del trabajo. Siempre me he ocupado de analizar los datos sobre los ingresos de los hogares, pero, dada la coyuntura actual, es la primera vez que trabajo específicamente con los datos de los hogares que viven sin acceso a los ingresos laborales.

El dato del contingente de población que vive sin ingresos por trabajo es el gran «hallazgo» de este momento, porque hace explícita la realidad del aumento de la pobreza en el país. Estos datos muestran las familias en las que ningún miembro está empleado o recibe ingresos del trabajo. Una parte de estas familias está compuesta por pensionistas, que no tienen ingresos procedentes del trabajo, sino que reciben ingresos de la jubilación, generalmente por valor de un salario mínimo. En este marco están también los pensionistas, los que reciben el beneficio del Programa Bolsa Familia y los que reciben algún tipo de ingreso que no proviene del trabajo. Y el 80% de estas personas son pobres.

En el segundo semestre de 2014, 26,332 millones de personas se encontraban en esta categoría de los que no tienen ingresos por trabajo. En 2019, debido a la recesión que comenzó con el gobierno de Dilma y que se prolongó hasta 2018, el número de personas en esta situación aumentó a 34,602 millones. De 2014 a 2019, más de siete millones de personas pasaron a vivir en situación de desempleo, sin tener acceso a ingresos.

Si analizamos los datos del segundo semestre de 2019 y 2020, hay un aumento de casi 13 millones de personas -12,8 millones- que empezaron a vivir sin ingresos laborales. Comparando la situación del primer semestre de 2020 con la del primer semestre de 2021, se produjo un aumento de 2,5 millones de personas que viven sin ingresos laborales.

-¿Qué indican estos datos? ¿Cómo interpreta el creciente número de personas que viven sin ingresos del trabajo en el país?

Que esta situación es el resultado, por un lado, de la crisis económica y, a partir de 2020, de la pandemia. La situación de 2014 a 2019 se atribuye a la recesión que comenzó en el gobierno de Dilma y continuó en los años siguientes. Los grandes periodos de impacto fueron 2016 y 2017, porque los efectos nocivos se mantuvieron. La responsabilidad de este escenario es la política económica de Dilma y Levy. Posteriormente, el gobierno de Temer agravó la situación y puso una bomba de relojería con la aprobación del techo de gasto.

Debido a los efectos de la pandemia, de 2019 a 2020, en un año, casi 13 millones de personas dejarán de tener acceso a los ingresos del trabajo. Esto demuestra el gran impacto del desempleo en un periodo corto. Este contingente de personas sin ingresos pone de manifiesto lo que se ha debatido en el país: se necesita ayuda de emergencia.

Las personas que trabajan con el reciclaje, por ejemplo, se incluyen entre los que viven de los ingresos del trabajo – la PNAD incluye a todos los trabajadores, ya sean informales o formales. Por lo tanto, los que se encuentran en esta situación de vivir sin ingresos del trabajo ni siquiera son recicladores. El reciclaje es ya una ocupación estabilizada. Es decir, esta situación de la que hablamos es aún más grave, está directamente relacionada con el desempleo y con la situación de los habitantes de la calle, que ha estallado en las capitales.

En Campinas, en cada semáforo, hay una persona con un cartel que pide dinero para comprar comida. Este es el lado dramático de esta cifra y es lo que debemos destacar. Tenemos que dejar claro a la sociedad y a los que tienen la más mínima influencia, especialmente a los miembros del parlamento, la necesidad urgente de una ayuda de emergencia sólida. Ahora es el momento de aumentar el número de personas en los programas sociales de distribución de ingresos, aumentar el valor de las prestaciones y dar auxilio de emergencia a los que no son beneficiarios del Programa Bolsa Familia.

El argumento para no hacerlo es el techo de gasto, es decir, que el Estado no puede gastar. Este es el drama al que hemos llegado con el neoliberalismo. Esto tiene que cambiar. Mientras estemos en esta situación, no hay nada que hacer más que invertir en ayuda de emergencia.

-¿Qué porcentaje de la población brasileña representa este dato que vive sin ingresos del trabajo?

Este año, el 21% de la población vive en esta situación, sin ingresos laborales, lo que supone un total de 43 millones de personas. Si dividimos 43 millones por cuatro, que es el número medio de miembros de una familia, el resultado es de aproximadamente 11 millones de familias en esta situación. Y el 80% son pobres o miserables.

-¿Cuáles son las fuentes de ingresos de las familias que no tienen ingresos laborales y cuál es la importancia de estos ingresos en momentos de vulnerabilidad como el actual?

Una importante fuente de ingresos para estas personas y familias ha sido la jubilación. Quien está jubilado tiene los ingresos garantizados. En este sentido, es importante preservar y valorar las pensiones, porque la gran mayoría de la población vive con una pensión mínima. La corrección de las jubilaciones sería una medida muy eficaz en este momento, porque una parte importante de estos jubilados es responsable de las familias. En las PNAD completas se puede comprobar que el principal ingreso de muchas familias -o el único- proviene de un miembro sin ocupación, que es precisamente el jubilado.

El Servicio de Prestaciones Económicas Continuas es también una fuente de ingresos garantizada y vinculada al salario mínimo, por lo que es una política social de gran importancia.

Las prestaciones de urgencia y el Programa Bolsa Familia no están vinculados al salario mínimo. La Bolsa Familia es muy importante, pero su valor es muy bajo. El auxilio de emergencia fue significativo cuando comenzó con 600 reales (110 dólares en su momento: ndt) y se mantuvo por encima del valor del Bolsa Familia. Garantizó un mínimo de actividad al principio de la pandemia, porque la gente gasta principalmente en comida y alquiler. Si se diera una ayuda de emergencia robusta, se podría reactivar parte de la economía, además de dar ingresos inmediatos a los que consumen.

-¿Cómo valora los debates en torno a la PEC 29/2020 (Proyecto de Enmienda Constitucional), que se está tramitando en el Congreso, sobre la institución de una renta básica, teniendo en cuenta el escenario que describe? ¿Qué tipo de política estatal sería necesaria?

El auxilio de emergencia, como su nombre indica, es de emergencia, para una situación concreta. La renta mínima, por el contrario, debería ser constitucional. Este debate lo inició [Eduardo] Suplicy en Brasil, pero hoy todo el mundo está discutiendo esta solución porque no hay más empleos. La renta mínima es muy oportuna porque no habrá trabajo para todos, dados los cambios tecnológicos. En este sentido, una renta universal que cubra las necesidades básicas puede dar dignidad a las personas, evitando que se vean sometidas a cualquier situación. El debate sobre la renta básica es muy pertinente y oportuno, y lo debatiremos cada vez más a partir de ahora. Este es un problema que ha llegado para quedarse.

En este momento, hay que apostar por la ayuda de emergencia para «sacar a la gente del agujero» inmediatamente, y por una renta mínima universal como algo permanente. Será difícil que se apruebe y aplique rápidamente, precisamente por los argumentos relacionados con el techo de gasto, los recortes presupuestarios, la forma de reducir los costes, etc. No veo la viabilidad inmediata de aprobar la propuesta en la situación que vivimos.

-Los microdatos del Pnad 2020 – Ingresos de todas las fuentes, anticipando los datos que se publicarán a finales de mes, muestran que la población brasileña es más joven y los ingresos de los hogares son más bajos. ¿Qué indica esto sobre el país? ¿Es este escenario una consecuencia del momento coyuntural o se trata de un escenario más preocupante para el futuro?

Es difícil hacer un análisis en este momento. Casi imposible, porque estos datos son de 2020, pero ya estamos discutiendo los datos trimestrales de 2021. A principios del próximo año, escribiré un artículo sobre los datos completos que publicará el PNAD a finales de mes, analizando la situación de la movilidad. Pero los datos de 2020 ya están afectados por la crisis de la pandemia. Es difícil, al analizarlos, separar qué impactos son relativos a la crisis coyuntural o a la situación estructural. Hay ambas cosas. El impacto del desempleo en los ingresos de los hogares, independientemente de la pandemia, ya era una realidad: la reducción del empleo es algo que viene sucediendo año tras año. Me refiero específicamente a los empleos cualificados, porque cuando la gente pierde sus empleos cualificados, empieza a trabajar en actividades que no requieren cualificación, ya sea por cuenta propia o en empleos informales, que también son formas de precariedad.

El problema es que desde los años 90 estamos viviendo un deterioro del mercado laboral y de la economía, con el proceso de desindustrialización. Por lo tanto, es difícil, al analizar los datos agregados, atribuir cuáles son los efectos de la tecnología o de la crisis económica sobre el desempleo, porque la desindustrialización sigue teniendo hoy un impacto mucho más fuerte en la industria que las transformaciones tecnológicas.

Si todo va bien en Brasil, si en 2022 el país hace una política económica adecuada a la crisis, todavía tenemos muchos problemas que afrontar. Si se produce una reindustrialización, con el desarrollo científico y tecnológico en los próximos diez años, los impactos de la tecnología en el empleo seguirán produciéndose. Por lo tanto, los ingresos permanentes son oportunos en este momento y lo serán cada vez más.

La renta mínima, como su nombre indica, es para garantizar el mínimo. Ahora bien, hay otras formas de que el Estado intervenga en esta situación. Una de ellas es la de las becas, que impide a los jóvenes acceder al mercado laboral. Esto se hizo entre 2004 y 2014. En este periodo, la presión de los jóvenes sobre el mercado laboral disminuyó porque las familias tenían recursos y no necesitaban trabajar, y podían estudiar, incluso entre los pobres. El joven sólo debe buscar trabajo después de completar un curso técnico. Las becas, en este sentido, son tan importantes como otras medidas; yo diría que son cruciales. El Estado necesita gastar.

Otra posibilidad es la jubilación anticipada. ¿Cómo se implantó el pleno empleo en el Estado del bienestar? Con la jubilación anticipada, retrasando la entrada de los jóvenes y anticipando la salida de los que están en el mercado laboral. Todo esto tiene que ser financiado. Ahí es donde entra la importancia del Estado, del gasto social. Por eso el límite de gasto es una locura. Es un problema esta cantilena del sector financiero que es necesario tener equilibrio fiscal todo el tiempo. ¿Qué tipo de equilibrio tendremos en esta situación? El equilibrio fiscal es necesario, pero el Estado tiene que gastar y reactivar la economía.

-¿Por qué no hay una reacción social en este momento ante el aumento de la pobreza, el desempleo y la propia inflación?

Esta cierta apatía ante la magnitud de la crisis es algo que llama la atención. Parte de esto puede explicarse por la pandemia. Sin la pandemia, las movilizaciones habrían tenido más repercusión. La situación es desesperada y se corre el peligro de que se produzcan manifestaciones no organizadas porque los saqueos aún no han comenzado. Hoy, lo que vemos es el bandolerismo, el robo de teléfonos móviles en las calles, las acciones de vandalismo. Pero el aumento de los saqueos es una posible reacción.

También hay una debilidad de los partidos de izquierda, una dificultad por parte de los sindicatos, que luchan por sobrevivir, y los movimientos sociales también se ven afectados. Los partidos de izquierda, por ejemplo, sólo piensan en las elecciones.

-¿Cuáles son las expectativas para la confrontación de este cuadro social después de las próximas elecciones presidenciales?

Espero que el gobierno cambie en una dirección progresista. Esto es posible. Está la candidatura de Lula. Te guste o no, es una candidatura fuerte, con poco rechazo, con gran popularidad. Espero que haya madurado. Quienes han tenido contacto con él dicen que ha madurado mucho, que es más consciente de la gravedad de la situación, no de la social, que es visible, sino de los retos económicos.

Si Lula gana las próximas elecciones, no se enfrentará al escenario de 2003, del crecimiento del país, en el que navegó y pudo hacer política social sin cambiar la estructura fiscal y las ganancias del sector financiero. Ahora no puede. Ahora, si se quiere hacer algo relevante, hay que gravar a los ricos, gravar los dividendos y los beneficios.

Gravar a los ricos para poder gastar en los pobres es fundamental. Y no sólo con los pobres, sino con las obras, la infraestructura, la tecnología, el desarrollo científico, la recuperación de las universidades, las escuelas y el SUS (Sistema Único de Salud). Todo está masacrado, pero para cambiar hay que tener recursos fiscales, fundamentalmente. Pero, en un primer momento, hay que garantizar los recursos al máximo, porque el Banco Central y el Tesoro pueden gastar.