Cultura – Escuchando a Orson. [Pablo Staricco]

La palabra legendaria del cine es apenas un susurro. Una última bocanada. Dos segundos de una dicción que divide, con una pausa, uno de los grandes misterios del séptimo arte. En el guion, las indicaciones sobre el diálogo son inexistentes más allá de un signo de exclamación que, en pantalla, fue reemplazado por puntos suspensivos. El encuadre es un primerísimo primer plano y lo capturado es un par de labios en sus últimos movimientos.