Brasil – Desigualdad: la pobreza y la extrema pobreza alcanzan récord histórico en las regiones metropolitanas. [Estudio]

Desigualdad en las metrópolis: la pobreza y la extrema pobreza alcanzan niveles récord en la serie histórica

Revista IHU Online, 8-8-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 8-8-2022

En las regiones metropolitanas brasileñas, más de 19 millones de personas viven en la pobreza, y más de 5 millones están por debajo del umbral de la pobreza extrema.

Así lo señala la novena edición del «Boletim Desigualdade nas Metrópoles«, elaborado en colaboración por el Observatorio de las Metrópolis, la PUCRS (Pontificia Universidad Católica de Río Grande del Sur) y RedODSAL.

En este estudio se analizan los datos de la publicación anual de las PNADs Contínuas – IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística) , que abarcan el período de 2012 -2021.

«De hecho, lo que vemos es un aumento muy grande de la pobreza y de la pobreza extrema, que ya venía ocurriendo desde hace algunos años, pero hubo un salto entre 2019 y 2021, pasando por 2020, que es un período interesante porque está en medio de la crisis y, sin embargo, hay una mejora de algunos indicadores, debido a esa Ayuda de Emergencia de R$ 600 (115 dólares: ndt) para más de 65 millones de familias durante la pandemia del Covid-19», explica uno de los coordinadores del estudio y profesor de la PUCRS, Andre Salata.

A pesar de la vuelta de los más pobres al mercado laboral a finales de 2020, situación que continuó en 2021, estimulada por el avance del proceso de vacunación, la reanudación aún no fue suficiente para recuperar el nivel de ingresos del periodo anterior a la pandemia. Y la situación empeora mucho desde finales de 2020 hasta 2021. «Ante esta decisión gubernamental, bastante equivocada, de interrumpir las ayudas, hemos notado este salto tan grande en la tasa de pobreza y de pobreza extrema. Está claro que está muy relacionado con la interrupción y la reducción de las ayudas de emergencia», resume Salata.

Los ingresos de los más pobres cayeron entre 2014 y 2021

En el año 2014, el 40% más pobre que vivía en las regiones metropolitanas tenía una renta media de 515 reales. Cinco años después, en 2019, esta cifra había caído a 470 reales. Dos años después, ya en el contexto de la pandemia, en 2021, esa media había alcanzado los 396 reales.

«Es el 40% más pobre, en la base de la pirámide, el que más pierde. Alrededor del 10% en este periodo», afirma Marcelo Ribeiro (UFRJ – Universidad Federal de Río de Janeiro). En cuanto a los ingresos medios, se volvió a batir el récord negativo. «La combinación de la caída de la renta media y el aumento de la desigualdad es el peor escenario que podemos tener.

Situación de cada metrópoli

Entre 2014 y 2021 la tasa de pobreza pasó del 16% al 23,7%, lo que en términos absolutos se tradujo en un aumento de 12,5 millones a 19,8 millones de personas. En otras palabras, en sólo siete años, 7,2 millones de personas cayeron en la pobreza en las áreas metropolitanas brasileñas. En relación con la pobreza extrema, el aumento fue de 2,1 a 5,2 millones de personas. Cuando comprobamos los datos en números absolutos de personas en situación de extrema pobreza, la metrópoli de São Paulo presenta algo aterrador: hay más de un millón de personas en situación de extrema pobreza, dentro de esta metrópoli, en 2021.

En las regiones metropolitanas del Norte y del Nordeste, a excepción de Fortaleza y Natal, el porcentaje de personas en situación de pobreza superaba un tercio de la población y superaba el 40% en las regiones metropolitanas de Gran São Luís y Manaos.

Proyecciones para 2022

Según Marcelo Ribeiro, de acuerdo con los resultados del estudio, es posible ver un descenso en la tasa de desempleo y, como esta tasa afectaba principalmente a las personas con menores ingresos, la reducción significa un retorno aún mayor de este grupo social al mercado de trabajo. Por otra parte, a pesar de la reducción de la tasa de inflación en algunos meses, ésta sigue siendo elevada, bastante persistente, lo que erosiona el poder adquisitivo de la población en general y afecta a los más pobres.

Para André Salata, hay otro factor importante: el papel de la política de transferencias monetarias. «Es difícil para nosotros predecirlo, porque ha habido muchos cambios, pero esta ayuda, que volverá a ser de R$ 600 para todas las familias inscritas en Auxílio Brasil, tendrá sin duda un efecto en la renta de los más pobres», justifica.