Brasil – «Tenemos que reafirmar la independencia política de la clase trabajadora». [Bárbara Sinedino – Entrevista]

Asamblea de profesores en huelga, Minas Gerais, marzo 2022.

Entrevista a Bárbara Sinedino

«Tenemos que reafirmar la independencia política de la clase trabajadora»

Gabriel Brito *

Correio da Cidadania, 3-8-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 5-8-2022

La sociedad brasileña está a las puertas de sumergirse en la campaña electoral, cuyos comicios definirán presidente, gobernadores, diputados y senadores. La elección para presidente parece no tener espacio para ninguna otra disputa además de Lula y Bolsonaro, que incluso a regañadientes, serán acompañados por otras expresiones políticas. A nivel regional, esta polarización debería guiar casi todas las candidaturas y coaliciones. Esto es lo que se aborda en la entrevista con Bárbara Sinedino, precandidata a senadora por el Polo Revolucionario Socialista, bajo el lema electoral del PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificado) en Río de Janeiro, quien analiza críticamente las contradicciones que están en juego en medio de un país hundido en crisis de diversos matices.

En la conversación, la profesora de la red pública de educación, critica el papel desempeñado por su propio partido (PSOL) en el reciente proceso político, que en su opinión ha dejado de mostrarse como alternativa al proyecto político timoneado por el PT y se ha convertido en un mero actor secundario.

-Correio da Cidadania: ¿Cómo ve el escenario de la llamada polarización que marca este periodo electoral brasileño, representado en las figuras de Lula y Bolsonaro? En su opinión, ¿cuáles serían las polarizaciones que simbolizan ambos candidatos a la presidencia?

En primer lugar, creo que es importante partir de la crisis social. Tenemos hambre creciente, desempleo, ataques a los derechos de la clase trabajadora, de las mujeres, de los hombres y mujeres negros, de los LGBTQIA+ y de los pueblos indígenas. Creo que la izquierda socialista debe enfrentarse en las elecciones a la extrema derecha bolsonarista y a los empresarios y multinacionales que nos explotan. No importa que se llamen a sí mismos progresistas, porque al fin y al cabo nos explotan, nos oprimen y son nuestros enemigos. El problema del frente amplio de Lula/Alckmin es el proyecto de colaboración política con nuestros enemigos de clase. Defendemos la unidad de acción de la oposición contra el bolsonarismo e iremos juntos a la lucha del 11 de agosto y al Grito dos Excluidos (7 de septiembre). Pero ahora debemos reafirmar la independencia política de la clase trabajadora.

Por supuesto, Bolsonaro no es igual a Lula y ahí hay una disputa electoral. Que no sean iguales, porque Bolsonaro es ultrarreaccionario, no significa que debamos apoyar el proyecto patronal del frente amplio. Debemos aprovechar las elecciones para construir una izquierda independiente, sin jefes. Por ejemplo, me preocupa que Guido Mantega, miembro del PT y ex ministro de Finanzas, haya elogiado la gestión del Banco Central del gobierno de Bolsonaro. Esto es muy grave.

Otra cosa: en los proyectos aprobados durante el gobierno de Bolsonaro, como la reforma de las pensiones; la MP 936 (Medida Provisoria), que permitió la reducción de los salarios en el sector privado; la PLP 39 (Proyecto de Ley Complementaria) , que congeló los salarios de los funcionarios; y la PEC 10 (Proyecto de Enmienda Constitucional), que destinó un billón de reales al sistema financiero, tuvimos cierta colaboración del PT y del PSB. Ambos partidos votan a favor en el Senado y en la Cámara y los gobernantes de estos partidos apoyan estas medidas. En los estados en los que gobiernan el PT o el PSB se han aplicado contrarreformas asistenciales y represión militar de las manifestaciones antifascistas.

No estamos de acuerdo con el frente amplio y el discurso de que lo único que queda es la conciliación de clases. La coalición con la patronal, los empresarios y los representantes de la patronal hace que el proyecto de frente amplio no sea una solución. Tenemos un proyecto diferente, que es de los trabajadores y del pueblo, de los explotados y oprimidos.

-Correio da Cidadania: Siguiendo con la idea de la polarización, ¿cómo se refleja a nivel regional, donde las alianzas y los acuerdos partidistas parecen diluir a menudo las diferencias entre bandos aparentemente opuestos? ¿Cómo se refleja, más concretamente, en Río de Janeiro?

Sabemos que muchos trabajadores, jóvenes y mujeres, votarán por el frente amplio contra Bolsonaro. Son personas que creen sinceramente que es el camino a seguir. Entendemos el razonamiento, pero no estamos de acuerdo. Evaluamos que el frente amplio no es la solución. En los Estados, el proyecto de frente amplio es más descarado y hay que reflexionar sobre él. Aquí, en Río de Janeiro, el presidente de la Asamblea Legislativa (Alerj), André Ceciliano, del PT, tiene una estrecha relación política con el gobernador del estado, Cláudio Castro, que es un gobernador que defiende las matanzas militares contra los negros.

André Ceciliano ha orquestado todas las políticas de Cláudio Castro aquí en el estado. Incluyendo la eliminación de los derechos de los trabajadores estatales, que Cláudio Castro ordenó en la Asamblea Legislativa. Yo, como profesor de la red educativa estatal, y todos los empleados sufrimos con el paquete de ajustes aprobado a finales del año pasado. Y fue la política de Claudio Castro la que remitió Ceciliano en Alerj. Tienen una estrecha relación y están juntos en la campaña electoral.

¿Imagina los acuerdos que tiene que hacer una figura del PT para llegar a la presidencia de Alerj durante el gobierno de extrema derecha, de Witzel, y mantenerse allí durante el gobierno de Claudio Castro? En Minas Gerais, otro ejemplo, es el acuerdo con el PSD de Kassab, que tiene ministerios en el gobierno de Bolsonaro y encabeza la privatización de Correos. En San Pablo, están recogiendo todos los escombros del antiguo «Tucanistán» para la candidatura de Haddad. En Mato Grosso, se han aliado con Neri Geller, representante del agronegocio, enemigo de los ecologistas, de los pueblos indígenas y de los sin tierra.

Es importante reflexionar, porque no se trata de especificidades locales o regionales. Es un proyecto de un nuevo gobierno de colaboración de clases, al igual que los 13 años de Lula/Alencar y Dilma/Temer. Este proyecto nacional de Lula y Alckmin está enfocado a atraer a sectores del Bolsonarismo. No hay contradicción entre el «proyecto nacional» y las «alianzas locales», no. Forman parte de la estrategia. Lula está negociando y haciendo las alianzas. Por eso evaluamos que el frente amplio no es una solución y estamos construyendo el Polo Socialista Revolucionario, con otra campaña.

-Correio da Cidadania: De la llamada polarización entre PT y PSDB a la actual. ¿Qué ha pasado para que lleguemos a esta situación?

Nosotros, desde la CST (Corriente Socialista de los Trabajadores, que integra el PSOL: ndt) siempre hemos dicho que había una falsa polarización entre el PT y el PSDB. El PT sembró el pánico en cada elección y la gente votó porque parecía que una victoria de Alckmin en 2006 o de Serra en 2010 sería el «fin del mundo». Y hoy Lula está llamando a Alckmin de «compañero». Antes, el PT decía que Alckmin era «fascista». Si analizamos las principales políticas de los gobiernos del PT, no difieren cualitativamente de las políticas del PSDB. Hubo una diferencia de ritmo y de forma entre ellos, mucha disputa electoral, situaciones económicas internacionales diferentes, pero el PT mantuvo los pilares del Plan Real de Cardoso. Al final, los supuestos antagonistas eran convergentes, a pesar del discurso más «social» del PT.

Brasil0508 II
Bárbara Sinedino, precandidata a senadora por el Polo Revolucionario Socialista, PSTU.

Hubo continuidad en muchos aspectos. Un ejemplo es la reforma del sistema de jubilaciones del sector público, así como la privatización de las cuencas petrolíferas o de los hospitales universitarios. Fue una disputa para ver quién tenía la llave de la bóveda. Por ejemplo, después de que Lula ganara, puso a Henrique Meirelles, diputado del PSDB y ex presidente del Banco de Boston, en el Banco Central. Dilma, por su parte, después de ganar a Aécio, aplicó prácticamente la misma política que el PSDB presentó en las elecciones, con su ministro banquero Levy. No es casualidad que, antes de esta actual alianza de frente amplio entre Lula y Alckmin, durante mucho tiempo, incluso dentro de la izquierda petista, combatiéramos las propuestas de los sectores que defendían las coaliciones con el PSDB en los años 90.

Un caso extremo es el del estado de Río, donde el candidato a gobernador, Marcelo Freixo, que fue del PSOL y ahora está en el PSB, tiene como vicepresidente a César Maia, que es una figura de la derecha clásica del país. Allí llaman a César Maia ahora «camarada», mientras que nosotros siempre hemos luchado contra los ataques de la familia Maia, en Río o en el Congreso Nacional. Al profundizar en este proyecto de conciliación de clases, muestran que no hay mucha diferencia entre el PT y sectores de la derecha clásica, expresada en el programa publicado por el frente amplio.

Hemos llegado hasta aquí a través de un proceso complejo. Los sucesivos gobiernos de Cardoso y Lula/Dilma, al aplicar siempre medidas contra el pueblo trabajador, han desgastado a los partidos tradicionales, centralmente el PT, el PSDB y el PMDB, que gobernaban con ambos. Todos, así, erosionaron las instituciones, impregnadas de mucha corrupción, que estos partidos en el poder realmente promovieron, gobernando en el mostrador de negocios del Congreso Nacional y dentro de esta república de ricos. Esta dinámica política fue aprovechada por la extrema derecha.

Las políticas focalizadas del PT, guiadas por el Banco Mundial, mostraron su insuficiencia después de aliviar parte de la crisis durante cierto tiempo. La indignación popular se expresó en la revuelta de junio de 2013. Y nadie puede olvidar que en São Paulo, el alcalde Haddad (PT) y el gobernador Alckmin (PSDB) defendieron el aumento de las tarifas y reprimieron juntos a los manifestantes. El PT, al gobernar para los de arriba, para las multinacionales, perdió su base social y perdió la utilidad que tenía antes, como instrumento de contención del movimiento de masas. La burguesía, que antes defendía a Lula y Dilma, después de algunas idas y venidas, retiró su apoyo y apoyó el impeachment, apostando por Temer para acelerar el ajuste fiscal.

El fracaso del proyecto de conciliación de clases, la decepción de las masas con los grandes partidos de la república (PT, PSDB, PMDB) y la fuerte crisis económica abrieron espacio para que la extrema derecha ganara las elecciones, con Bolsonaro y el apoyo del juez Sergio Moro. En medio del impeachment, Dilma recortó fondos de las áreas sociales, intentó un pacto con el tucán José Serra, votó la Ley Antiterrorista y hasta anunció una “reforma” de la previsión social. En medio de la crisis política y del impeachment, faltaba un polo de independencia de clase, y aquí me veo obligado a decir que la mayoría del PSOL, mi partido, se negó a construir una alternativa clasista. Y mantiene este rumbo hasta hoy, ahora como parte de la composición Lula/Alckmin.

-Correio da Cidadania: En este sentido, el PSOL es un partido creado para ser una fuerza alternativa al PT, con el propósito de representar más coherentemente la ideología socialista, bajo una noción de que el petismo y sus bases de apoyo se alejaron gradualmente de la lucha por una sociedad post-capitalista para convertirse en un gestor de tipo progresista de este mismo orden socioeconómico. Ahora, parece asumir el papel de mero complemento del petismo, lo que se refleja incluso en el programa político-electoral que se muestra a los ciudadanos. ¿Cómo ve esta crítica?

Estamos de acuerdo con esta crítica. La dirección mayoritaria del PSOL está entregando el proyecto de ser un partido independiente, sin vínculos con la patronal. Están destrozando todo el programa fundacional del PSOL. Defendemos el programa votado en el I Encuentro Nacional, que dio origen al partido en 2004, y que fue abandonado por la dirección mayoritaria. Este programa del PSOL original defendía: 1) el socialismo con democracia como principio estratégico en la superación del orden capitalista; 2) no hay soberanía, ni una verdadera independencia nacional sin romper con la dominación imperialista; 3) rechazar la conciliación de clases y apoyar las luchas obreras; 4) reivindicar la lucha inmediata y las banderas históricas más allá del orden; 5) defender un internacionalismo activo.

Por lo tanto, cuando hablamos de un perfil fundacional, estamos reivindicando este programa, que debe ser retomado. El PSOL ha decidido coaligarse con el frente amplio y crear una federación con un partido burgués, vinculado al banco Itaú, que es REDE. Esto está perdiendo su carácter independiente y de izquierdas. La dirigencia mayoritaria del PSOL no sólo dio su voto al frente amplio de Lula/Alckmin, sino que conforman la pizarra en la justicia electoral, la coordinación de la campaña y construyen un programa para gobernar juntos. No se trata, por tanto, de una mera «táctica contra la extrema derecha», sino que se trata de compartir el proyecto de colaboración de clases del frente amplio.

El PSOL forma parte del frente amplio para la próxima elección. Será la primera vez en la historia que el PSOL no tendrá candidatos presidenciales. En estados importantes, no habrá candidatos a gobernador o senador. Aquí en Río, el PSOL no tiene candidatura propia. Así que, sí, el PSOL está siendo un actor secundario en el frente amplio. Incluso donde es muy fuerte, como en Río der Janeiro y San Pablo, está siendo marginado. Optó por renunciar a su programa para adherirse a una propuesta de conciliación de clases, en la línea del PT.

Al mismo tiempo, debemos ser conscientes de que la derrota efectiva del proyecto autoritario y del discurso golpista de la extrema derecha debe estar ligada a la acción directa de la clase trabajadora y los sectores populares. Por lo tanto, exigimos que la CUT, la UNE, el MTST, así como el PT y el PCdoB, pongan todo su peso en el acto del 11 de agosto y garanticen marchas unificadas el 7 de septiembre, no dejando sólo a la extrema derecha en las calles.

-Correio da Cidadania: Si hubo un estado en el que el PSOL logró presentarse como una alternativa de izquierda relevante, fue en Río de Janeiro. ¿Por qué el partido no se ha presentado como el buque insignia de este espectro político-ideológico en las elecciones de este año?

Fue una opción política del PSOL adaptarse a la lógica electoral lulista. Este proyecto está pasando factura. Entre el proyecto original y la copia, prevalece el original. El PSOL perdió parlamentarios en favor de otros partidos, como el PSB, el PT e incluso el PDT. Entonces, con esta estrategia equivocada, de hacer una coalición con el PSB, con el PSDB, con Cesar Maia, no hay otro resultado. Fue una decisión política formar parte del frente amplio. Al entrar en el bloque lulista y renunciar a mantenerse como partido independiente de izquierdas, el partido entró por la puerta de atrás y se le pasa por alto. Tendrá votos y elegirá diputados, pero ya no tiene el protagonismo que tenía el PSOL en 2012 o 2016, por ejemplo.

-Correio da Cidadania: En este sentido, ¿qué representa su candidatura al Senado?

Nuestra precandidatura se justifica por presentar un proyecto para la clase trabajadora y enfrentar a la patronal y a la extrema derecha. No podemos elegir sólo entre los candidatos al Senado de los bolsonaristas, como Romário o Daniel Silveira, por un lado, o gente que también ataca a la clase trabajadora, como André Ceciliano y el frente amplio, por otro. En las elecciones, queremos hablar a la clase trabajadora, a los jóvenes, a las mujeres de una propuesta y una campaña alternativas. Una izquierda independiente, sin coaliciones con agricultores asesinos o banqueros y empresarios explotadores.

Nosotros, los militantes de la CST, la tendencia radical del PSOL, hemos construido el Polo Socialista Revolucionario. Estamos con Vera Lucía del PSTU para la presidencia y con los gobernadores, senadores y diputados del Polo en todo el país.

Aprovecharemos nuestra campaña para el Senado para dar a conocer nuestro programa obrero y popular: el no pago de la deuda pública a los banqueros, invertir la riqueza del país en la creación de puestos de trabajo, la construcción de viviendas, hospitales, escuelas. Estas medidas se complementan con la expropiación de los bancos y la fusión de todos ellos en un único banco nacional, bajo el control de los trabajadores. Abogamos por la cancelación de las deudas bancarias de los trabajadores pobres y de los pequeños propietarios, comerciantes y campesinos. Defendemos un plan de obras públicas controlado por los trabajadores. Salud, educación y transporte público 100% estatales, bajo control de los trabajadores. Defendemos que se graven las grandes fortunas y los beneficios de las multinacionales, como medidas de emergencia para que más de 30 millones de personas no pasen hambre.

El Polo Socialista Revolucionario defiende la expropiación de los monopolios nacionales y de los 315 multimillonarios del país, de las empresas contaminantes y de los agronegocios, para garantizar salarios y empleos para los trabajadores, alimentos baratos y tierras para los campesinos y los pueblos indígenas. Un programa de confrontación que nunca será defendido ni aplicado por la candidatura Lula-Alckmin. Sólo una candidatura de la clase trabajadora, sin alianza con la patronal, puede defender estas propuestas hacia un Brasil socialista.

-Correio da Cidadania: Parece difícil que Lula no gane las elecciones. ¿Qué expectativas crear para un tercer mandato del ex presidente? ¿Hay un espacio real para el optimismo? ¿A qué retos se enfrentará la sociedad brasileña?

Lo más probable es que Lula gane, según las encuestas, quizás incluso en la primera vuelta. Pero eso no significa que tengamos que descansar. Por dos razones. La primera es que la derrota electoral no significa que la extrema derecha esté acabada. La segunda es que una posible victoria de Lula no será, de hecho, la resolución de los problemas de la clase obrera y los sectores populares.

En este segundo aspecto hay tres razones: a) están aliados con la patronal y los representantes de la patronal y las multinacionales, que nos explotan y oprimen; b) tienen un programa burgués, no clasista, para resolver nuestros problemas. Por ejemplo, se niegan a revertir las reformas laborales y de la seguridad social, a revertir las privatizaciones, a garantizar la reposición automática de las pérdidas salariales; se niegan a romper con el pago de la deuda a los banqueros o a gravar a los multimillonarios; c) ya han gobernado durante 13 años con este proyecto de colaboración de clases, y les fue muy mal. Gobernaron para y con la burguesía y las multinacionales, aplicaron contrarreformas, privatizaron, reprimieron las luchas populares, realizaron proyectos como la hidroeléctrica de Belo Monte. La misma receta de sus actuales gobiernos estatales, junto con las oligarquías regionales.

De esta manera, no se producirá, por ejemplo, la ampliación de los derechos de la población LGBTQIA+ y de las mujeres, como el derecho al aborto, ni el desmantelamiento del aparato militar, que mata a los negros en las favelas. No hay salida a nuestros problemas mientras estemos gobernados por los patrones, por los explotadores y por el imperialismo.

Por ello, reforzaremos un programa alternativo, obrero y popular. Asimismo, seguiremos donde siempre hemos estado, en las campañas salariales, en las huelgas, en las luchas feministas, negras, medioambientales y LGTBQIA+, desde ahora, saliendo a la calle el 11 de agosto y el 7 de septiembre.

Lo fundamental es defender la independencia política de la clase trabajadora y los sectores populares, tanto en la campaña electoral como ante el nuevo gobierno. Apostamos por construir una nueva izquierda, clasista, socialista y revolucionaria.

* Gabriel Brito es periodista y editor de Correio da Cidadania.