Irán – Mujeres alquilan sus úteros para solventar sus necesidades. [Courrier International]

El número de mujeres iraníes dispuestas a gestar un hijo para una pareja a cambio de dinero va en aumento. Es un negocio floreciente en un país sumido en una gran crisis económica. explica el sitio Independent Persian.

 Courrier International, 22-1-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 22-1-2022

Las autoridades sanitarias de la República Islámica de Irán aún no han publicado estadísticas sobre los niños nacidos por maternidad subrogada. Pero el número de mujeres dispuestas a alquilar sus vientres a las parejas solicitantes aumenta a medida que crecen la pobreza y el desempleo en Irán.

Los anuncios de los intermediarios [que ponen en contacto a los padres con las madres de alquiler] abundan en las redes sociales y en los sitios y aplicaciones de compras en línea.

Les ofrecen a los clientes potenciales precios a partir de 80 millones de tomanes 1, que a veces superan los 150 millones de tomanes 2, mientras que el salario mínimo de un trabajador en Irán es de unos 2 millones de tomanes [65 euros]. Los precios han subido en dos años, ya que con 20 millones de tomanes [650 euros] bastaba para alquilar un vientre.

«La mayoría de estas madres de alquiler se encuentran en una situación económica desesperada y recurren a este ‘oficio’ para resolver sus problemas financieros».

Sin embargo, una parte importante de lo que reciben va a parar a los bolsillos de los intermediarios. «En la mayoría de las provincias del país hay mujeres que alquilan sus vientres», dice Gholami, experto en el tema. «En la actualidad, Teherán y las principales ciudades del país, como Mashhad (noreste), Isfahan (centro), Shiraz (sur) y Tabriz (noroeste), registran la mayor tasa de niños nacidos mediante TRA [Tecnología de Reproducción Asistida, ndt.]». Según Gholami, aunque no hay cifras, el número de vientres de alquiler ha aumentado en los últimos años debido a los crecientes problemas económicos. Hay menos solicitantes [padres comitentes] que vientres de alquiler [gestantes].

Hace unos años, aún era un tabú

Siempre que el embarazo sea normal, la mujer puede disponer de su útero tantas veces como quiera, explica el experto. «Por supuesto, hay que esperar seis meses después de dar a luz [para un nuevo embarazo]».

La mujer que alquila su útero a una familia infértil es responsable de la buena salud del feto. Según el acuerdo, la familia solicitante debe pagar los gastos médicos de la gestante. La mayoría de los que buscan alquilar un vientre son parejas infértiles. Sin embargo, algunas mujeres prefieren, por diversas razones, confiarle su feto a una tercera persona durante el embarazo.

En los círculos tradicionales y religiosos de la sociedad iraní, en los que el cuerpo femenino se considera propiedad de los hombres, las TRA eran un tabú hasta hace pocos años. Pero con la crisis económica y la dificultad para encontrar un trabajo, muchas mujeres se han visto obligadas a ser madres de alquiler, a menudo varias veces, para poder solventar sus gastos.

Tres, e incluso cuatro embarazos

Aunque la gestación subrogada [TRA] supone un peligro para la salud de las mujeres, causándoles diversos problemas físicos y psicológicos, éstas no tienen más remedio que entregar a los intermediarios una parte importante del dinero que reciben por cada embarazo. Una madre de alquiler de 30 años declaró al diario iraní Taadol que tuvo que devolver el 20% del dinero que recibió a la persona que la presentó a la pareja solicitante. Ya había alquilado su vientre tres veces.

Aprobadas por los médicos y práctica común en varios países del mundo, las TRA se consideran uno de los métodos más eficaces para tratar la infertilidad. Pero en Irán, esta práctica tiene consecuencias nefastas debido a [la degradación de] las condiciones de vida.

Cada embarazo y parto agota el cuerpo [de las madres de alquiler], especialmente el de aquellas que alquilan su vientre tres o cuatro veces. «Con cada largo proceso de parto, la fuerza física de la madre disminuye», dice Ahmad Reza Vanaki, abogado.

Llevar un feto durante nueve meses y luego separarse del bebé puede ser traumático. Asimismo, la tensión económica de tener que aceptar algo así es desagradable y nefasto.» (Publicado en Independent Persian, 6-12-2021.

  1. 600 euros en el mercado de cambios
  2. 800 euros