Reino Unido – Movilización histórica de las enfermeras del NHS. Se anuncian huelgas de docentes y funcionarios públicos. [Dossier]

Miembros del Real Colegio de Enfermería se manifiestan en Londres, en junio. Foto: Guy Smallman/Getty Images

Movilización histórica de las enfermeras del NHS

Se anuncian huelgas de docentes y funcionarios públicos

A l’encontre, 11-11-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 13-11-2022

La reivindicación inmediata es un aumento del 5% por encima de la inflación, es decir, un aumento de alrededor 17%; la propuesta inicial del gobierno era un aumento de apenas 4%]. [1]

El Real Colegio de Enfermería (Royal College of Nursing, RCN) anunció este miércoles 9 de noviembre que en muchos hospitales y otros centros asistenciales del NHS (Servicio Nacional de Salud, por sus siglas en inglés) las enfermeras comenzarán una huelga antes de Navidad, huelga que podría prolongarse hasta el próximo mes de mayo. [La movilización empezará en aquellos centros de salud en los que la votación previa a una huelga haya cumplido con las restricciones legales impuestas por los gobiernos conservadores].

Es probable que estas primeras huelgas -inminentes- sean las primeras de una serie de acciones potencialmente prolongadas durante el invierno y la primavera por parte de otros grupos de trabajadores de la salud, incluidos los médicos en formación y el personal de ambulancias.

Este movimiento tiene lugar en un contexto de movilización creciente por parte de los trabajadores del sector público. El personal de los ferrocarriles ha estado en huelga regular durante los últimos cinco meses en el marco de un conflicto por aumento salarial, al igual que el personal de Royal Mail [Correos], mientras que 70.000 miembros del Sindicato de docentes University and Colleges Union (personal de la educación superior)  iniciaron una huelga el martes, relacionada también con los salarios. [2] El sindicato de Servicios Públicos y Comerciales (Public and Commercial Services Union, PCS)  anunció el jueves [10 de noviembre] que sus miembros se unirán a la ola de movilizaciones, que sigue ampliándose. [3]

Es la primera vez en sus 106 años de historia que el RCN (Royal College of Nursing) organiza una votación estatutaria de sus miembros en todo el Reino Unido para declarar una huelga.

«La bronca se ha convertido en acción. Nuestros miembros dicen basta», dijo Pat Cullen, secretario general y director del sindicato [elegido para el cargo en julio de 2021]. «Nuestros compañeros y compañeras ya no toleran más los problemas financieros en casa y el tratamiento brutal en el trabajo». (El sindicato RCN va a anunciar en los próximos días los resultados de la votación y los centros de salud implicados). La votación es un reflejo de la ira que se ha generalizado entre las enfermeras, que reclamaban un aumento anual de al menos 1.400 libras [4] para alrededor de un millón de personas que trabajan en el servicio de salud en Inglaterra [lo que equivale, según el RCN, a un ajuste de entre el 4 y el 5% según la posición en el escalafón salarial], con la excepción de los médicos y los dentistas, lo que fue rechazado por el gobierno.

Pat Cullen le pidió al ministro de Hacienda Jeremy Hunt que incluya en el presupuesto, que va a ser presentado el 17 de noviembre, fondos adicionales para darles a las enfermeras un aumento mucho mayor y evitar así la perspectiva de un conflicto prolongado. «Los ministros tienen que mirarse en el espejo y preguntarse hasta cuándo van a seguir haciendo sufrir a las enfermeras. Mientras planificamos nuestra acción de huelga, el presupuesto de la semana que viene es una oportunidad para que el gobierno del Reino Unido señale una nueva dirección con inversiones significativas», dijo.

Sin embargo, Steve Barclay, secretario de Estado para la Salud, dijo que los ministros «lamentan profundamente que algunos miembros del sindicato hayan votado a favor de la huelga». Fuentes del Departamento de Salud y Atención Social dijeron que el RCN pretendía un aumento salarial del 17,6% y que si el mismo se aplicara a todo el personal del NHS, con excepción de los médicos y los dentistas, costaría 9.000 millones de libras.

Los sindicatos de la salud condenaron la propuesta de 1.400 libras esterlinas [véase la nota 4] como un «insulto», calificándola de «irrisoria» y como un verdadero recorte salarial para el personal, teniendo en cuenta que la inflación es del 10,1%. Presionaron para que los aumentos estuvieran al menos al mismo nivel que la inflación, y el RCN pide un aumento del 5% por encima de la inflación.

****

En muchos hospitales del Reino Unido, donde las enfermeras votaron a favor de la huelga, habrá reducción de servicios. Sin embargo, otros hospitales no se verán afectados porque, o bien el 50% de los afiliados no participó en la votación en el lugar de trabajo, o bien el 50% de los votantes no apoyó la huelga, dos obstáculos legales para los sindicatos antes de poder ir a la huelga.

Las enfermeras votaron a favor de la huelga en muchos grandes hospitales, como el Hospital St Thomas’ de Londres -frente al Parlamento [Palacio de Westminster]-, así como el Edinburgh Royal Infirmary, el University Hospital Wales de Cardiff y el Royal Victoria Hospital de Belfast. En cambio, las enfermeras de los hospitales gestionados por el Manchester University Acute Foundation Trust [una estructura creada en 2017 que reagrupa a 10 hospitales del Gran Manchester] en la ciudad no votaron a favor de la huelga, pero sí lo hicieron las de otros tres hospitales de dicho Trust. […]

El RCN no ha indicado aún cuándo se llevará a cabo la primera huelga. Pero es probable que sea a principios o a mediados de diciembre y que se desarrolle durante dos días, quizás un martes y un jueves, para mostrar a los ministros la profundidad del descontento ante la situación actual. (Publicado en The Guardian, 9-11-2022)

Notas de A l’encontre:

[1] El Royal College of Nursing (RCN) solicitó a investigadores de London Economics que examinaran los salarios de los enfermeros en Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte desde 2010. «Estos determinaron que el salario de una enfermera calificada había caído un 20% en términos reales, sobre la base de una semana de cinco días. Según el estudio, las enfermeras calificadas de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte necesitarían un aumento nominal del 45% en 2024-25 para volver a los niveles salariales de 2010-11 en términos reales». Según el estudio, «ese aumento de sueldo ahorraría dinero al NHS a largo plazo, ya que sería más barato que contratar personal del extranjero». El Dr. Gavan Conlon, que supervisó la investigación, dijo que el hecho de traer personal del extranjero cuesta alrededor de 16.900 libras esterlinas 1 más al año que mantener a una enfermera, mientras que el uso de trabajadores de agencias de trabajo temporal cuesta alrededor de 21.300 libras esterlinas 2 más al año. Añadió que unas 32.000 enfermeras abandonan el NHS cada año, casi siempre porque su salario no está a la altura del aumento del costo de la vida».  Sky News, 28-10-2022

[2] «Al menos 70.000 miembros del personal universitario se preparan para ir a la huelga. El sindicato University and College Union (UCU) anunció que la huelga nacional prevista tendrá lugar los días 24, 25 y 30 de noviembre. El personal de 150 universidades del Reino Unido llevará a cabo una movilización por los salarios, las condiciones de trabajo y las pensiones. El sindicato dijo que unos 2,5 millones de estudiantes se verían afectados, pero que «la interrupción puede evitarse si los empleadores actúan con rapidez y formulas mejores propuestas [inicialmente, eran de entre el 5 y el 9%, dependiendo de la antigüedad de los profesores y del área en cuestión]». Si no lo hacen, la huelga se intensificará el año que viene, además de un boicot a de las notas y evaluaciones». – The Guardian, 8-11-2022

[3] «El último sector de empleados descontentos en haber votado a favor de la huelga en lugar de aceptar los profundos recortes del nivel de vida es el de los funcionarios, en lo que parece ser la mayor ola de huelgas en el Reino Unido desde hace décadas. El telón de fondo de esta última votación es una combinación muy preocupante de recortes salariales a largo plazo, de las dificultades para trabajar en unos servicios públicos sobrecargados y el impacto prolongado de la pandemia. Muchos de los empleados que apoyan la huelga son los que mantuvieron los servicios públicos en funcionamiento durante los confinamientos de 2020 y 2021, algo que quizá contribuya a alimentar su resentimiento ante la perspectiva de recortes salariales en términos reales. Con una inflación de dos dígitos, el crecimiento salarial del sector privado ha aumentado considerablemente en los últimos meses, superando el 6%, lo que pone de manifiesto el contraste con los exiguos presupuestos de las empresas del sector público. El sindicato de Servicios Públicos y Comerciales (PCS) consiguió que100.000 de los 150.000 empleados del sector público apoyaran la movilización en los casos en los que pudo organizar una votación. Para el PCS, el resultado es positivo, dadas las estrictas limitaciones legales que pesan sobre las huelgas del sector público. Estas exigencias requieren una participación del 50% en la votación por parte de los empleados de cada centro de trabajo.

Los trabajadores del sector público se han llevado la peor parte de los recortes del gasto en los últimos 12 años. George Osborne [ministro de Hacienda de mayo de 2010 a julio de 2016, bajo el gobierno de David Cameron] -ahora de vuelta en Downing Street como asesor- impuso una congelación salarial de 2011 a 2013, seguida de un tope salarial del 1% durante los cuatro años siguientes. El tope del 1% fue levantado en 2018, pero se reimplantó en 2020, ya que el costo de la lucha contra la pandemia de Covid supuso una carga para las finanzas públicas. Pero la inflación de dos dígitos significa que un «ajuste» del 2% [tal y como se propone] representa una reducción significativa en términos reales para un sector de empleados cuyo nivel de vida se ha reducido constantemente durante más de una década.» – The Guardian, 10-11- 2022.

[4] Según el Departamento de Sanidad y Atención Social del gobierno, el salario anual de una trabajadora de la salud en el grado 6 del escalafón salarial, el segundo grado más alto para las enfermeras calificadas, es el siguiente: el salario básico anual de las enfermeras y parteras a tiempo completo era de 32.306 libras (36.928 euros) el año pasado; con el ajuste anual de 1.400 libras propuesto por el gobierno -o el 4,3%- subiría a 33.706 libras. Este salario anual es bruto. Mensualmente, asciende a 2808,83 libras esterlinas en noviembre de 2022. Para obtener el salario neto, hay que tener en cuenta las siguientes retenciones mensuales: 211,3 libras para la Seguridad Social, 275,27 libras para la pensión y 297,20 libras para los impuestos. Por tanto, el salario neto mensual es de 2025 libras (2309 euros).

****

«Necesitamos una acción coordinada para salvar el NHS

Rachel Iboraii *

En su evaluación anual del sistema sanitario y de asistencia social en Inglaterra (21 de octubre de 2022), la Comisión de Calidad Asistencial describió el Servicio Nacional de Salud (NHS) como «estancado» e «incapaz de funcionar». Un número récord de más de 7 millones de personas están esperando un tratamiento que debería ser brindado por el NHS. Esta cifra aumenta cada mes. Unos 2,75 millones de personas llevan más de 18 semanas esperando un tratamiento y casi 400.000 personas llevan más de un año. Las normas de atención a los enfermos de cáncer siguen sin ser respetadas. El número de personas que recurren a los servicios de urgencias se ha mantenido estable, pero el tiempo de espera ha aumentado y la cantidad de pacientes que esperan más de 12 horas es ahora 88 veces mayor que hace tres años.

El aumento de las listas de espera se produjo antes de la pandemia de Covid. Es un resultado directo del desfinanciamiento del NHS por parte de los gobiernos conservadores. En el mejor de los casos, las largas esperas significan molestias, ansiedad e incomodidad para los pacientes, pero para algunos significan un deterioro de la salud, una espera dolorosa y una muerte prematura. Las personas que viven en las zonas más desfavorecidas esperan más tiempo. En este contexto, no es de extrañar que el descontento con el NHS esté en su punto más alto desde hace 25 años. El porcentaje de satisfacción ha bajado en todos los servicios del NHS, incluyendo la atención hospitalaria y ambulatoria, los servicios de urgencias, así como la medicina general y la odontología. Además, el costo que supone el cumplimiento de los requisitos de mantenimiento -mantenimiento que está pendiente- llegó a los 9.200 millones de libras esterlinas. Sin embargo, gran parte del mantenimiento necesario es calificado como urgente para evitar perjuicios a los pacientes o al personal.

El gobierno afirma que la crisis del NHS se debe a la pandemia de Covid, pero esto es, simplemente, una mentira. La pandemia aceleró la trayectoria en la que ya se encontraba el NHS. La crisis del NHS fue causada por años de infrafinanciación crónica de la asistencia sanitaria y social. Con el aumento de la inflación y la política presupuestaria, el NHS deberá afrontar recortes masivos a largo plazo. Las recientemente creadas Juntas de Atención Integrada (Integrated Care Boards, ICB por sus siglas en inglés) -que vinculan al NHS con los «socios» con estatutos de fundaciones o de trust- tratarán de conseguir 5.500 millones de libras de ahorros selectivos. En septiembre de 2022, el gobierno anunció 500 millones de libras de financiación de emergencia para preparar el invierno, pero ninguna estructura del NHS ha recibido este dinero aún.

Además de la financiación insuficiente y crónica, existe una enorme crisis de personal. Sencillamente, no hay suficientes enfermeras, obstetras, ergo terapeutas, auxiliares médicos, etc. para brindar el tratamiento y los cuidados que la gente necesita. Las últimas estadísticas muestran que hay 132.139 vacantes en el NHS, incluyendo 46.828 enfermeras. Además, la encuesta sobre el personal del NHS reveló que el 19% del personal estaba planificando activamente dejar su trabajo y que el 38% estaba considerando dejarlo.

La remuneración es, obviamente, una cuestión clave, ya que las enfermeras se ven obligadas a elegir entre el alquiler y el cuidado de los niños y les cuesta comprar los productos de primera necesidad mientras la inflación sigue en aumento. Los sindicatos llaman a los trabajadores del NHS a la huelga después de que el gobierno adoptara un aumento salarial por debajo de la inflación. El éxito de estas votaciones es esencial, no sólo para garantizar que los trabajadores del NHS reciban un salario digno, sino también para dejar claro que un salario insuficiente conlleva una peor atención [el RCN-Royal College of Nursing informó el 8 de noviembre que la mayoría de los 300.000 empleados consultados votaron a favor de la huelga]. Cuando hay miembros del personal que renuncian para conseguir trabajos mejor pagados, simplemente no quedan suficientes personas para tratar y cuidar a los pacientes. O entonces, el personal [restante] debe trabajar en turnos extra, lo que conduce a la fatiga y al estrés, lo que puede ser perjudicial para los pacientes.

Sin embargo, se necesitará algo más que un salario justo para que el NHS pueda brindar la atención y el tratamiento que la gente necesita. El NHS tiene que contratar una cantidad importante de personal asistencial para hacer frente a las listas de espera y a la crisis de la asistencia social. Para empezar, tenemos que exigir que las personas que se están formando para ser profesionales de la salud reciban un salario decente durante su formación.

Es necesario mejorar las condiciones de trabajo, ya que los profesionales de la salud deben hacer frente al estrés, a los traumas laborales, al acoso, a las largas jornadas de trabajo, a la violencia y a los abusos en los lugares de trabajo. De hecho, las enfermeras están expuestas al doble de posibilidades de suicidio que la población en general.

Cuando Jeremy Hunt [ministro de Hacienda] habla de tomar decisiones difíciles, está anunciando un nuevo ciclo de austeridad que va a implicar recortes en los servicios del NHS, recortes del salario real para los trabajadores de la salud y aún más privatizaciones. Estas huelgas son esenciales para defender el NHS, pero debemos ir más lejos para garantizar un servicio de salud de calidad. Los pacientes, los trabajadores, los sindicatos, las comunidades y los movimientos sociales tendrán que coordinar un movimiento que se oponga a todos los recortes y a la privatización y que actúe en solidaridad con los trabajadores del NHS. Esta coalición debe estar preparada para utilizar diversas tácticas, como las manifestaciones, la acción directa y las huelgas. (rs21, 7-11-2022)

* Rachel Iboraii, trabaja en el NHS y colabora regularmente con el sitio rs21 .

*****

Algunas huelgas en curso o anunciadas, además del NHS, la administración pública y los docentes

– Huelga rotativa, desde el 26 de septiembre: trabajadores de la cadena de panaderías Jacob’s Bakery en Aintree (GMB Unkion)

– Desde el 15 de octubre, los trabajadores del Metro de West Midlands (Unite) se declararon en huelga durante 52 días (no consecutivos), hasta principios de enero de 2023

– Desde el 20 de octubre, los trabajadores de la fábrica de Quorn en Billingham (Unite) están en huelga por tiempo indeterminado

– 10 de noviembre, huelga en el metro de Londres y en el London Overground (RMT-National Union of Rail, Maritime and Transport Workers)

– 10 de noviembre, huelga en varios departamentos de los trabajadores de Transport for London (Unite)

– Hasta el 14 de noviembre, huelga de los trabajadores de la fábrica Polyflor de Manchester (GMB Union)

– 16, 23, 30 de noviembre, huelga de los trabajadores subcontratados en el Departamento de Empresas, Energía y Estrategia Industrial

– 24-25 de noviembre, huelga de los trabajadores de Royal Mail (Communication Workers Union-CWU)

– 30 de noviembre-1 de diciembre, huelga de los trabajadores de Royal Mail (CWU)

– 30 de noviembre-1 de diciembre, huelga de profesores de la Isla de Man (NASUWT)

– 7 y 14 de diciembre, huelga de trabajadores subcontratados del ministerio de negocios, energía y estrategia industrial (Department for Business, Energy and Industrial Strategy, BEIS). (Public and Commercial Services Union-PCS)

– Hasta el 29 de diciembre, huelga de conductores de autobús de Hull Stagecoach en Kingston-upon-Hull, East Yorkshire (Unite)

– 11-12 de enero, huelga de profesores en la Isla de Man (NASUWT)

– 15-16 de febrero, huelga de profesores en la Isla de Man (NASUWT)

  1. 308 euros
  2. 336 euros