Hong Kong – Nuevas condenas para militantes prodemocracia. [Mercedes Arancibia]

Mercedes Arancibia

Periodistas en español, 16-9-2021

Correspondencia de Prensa, 17-9-2021

En el enésimo juicio celebrado tras la promulgación, en junio del 2020, de la Ley de Seguridad Nacional que el represivo gobierno chino ha creado especialmente para Hong Kong, nueve conocidos militantes del movimiento prodemocracia fueron condenados ayer, 15 de septiembre de 2021, a penas que van de seis a diez meses de cárcel por haber participado, en junio del año pasado,  en una vigilia en memoria de la masacre de la Plaza de Tiananmen (Pekín, 1989)- El acto lo había prohibido la policía.

Otras tres personas han sido sancionadas con condenas, cuyo cumplimiento ha quedado en suspenso, por haber «participado en una concentración ilegal o incitado a otros a participar».

Las condenas tienen lugar una semana después de la inculpación de tres responsables de la organización Hong Kong Alliance, que lleva treinta años organizando las vigilias del 4 de junio, que reúnen a miles de personas en un parque para recordar, a la luz de las velas, a las víctimas de la masacre de 1989 en la Plaza de Tiananmen y lanzar consignas pidiendo democracia para China. La cita lleva dos años prohibida, las autoridades aseguran que es por temor a que se propague la pandemia y también porque existen amenazas de seguridad.

«Si mi resistencia sirve aunque sea solo para ganar tiempo y espacio para mis compañeros, entonces todo esto vale la pena», escribía hace una semana la abogada y activista Chow Hang-tung, una de los vicepresidentes de la Hong Kong Alliance in Support of Patriotic Democratic Movements of China, la Hong Kong Alliance  -organización fundada en 1989- desde el puesto de policía al que le llevaron tras detenerla el pasado 8 de septiembre.

Cuando le preguntaron si entendía de qué se le acusaba, la abogada respondió que entendía que se trata de una «acusación grotesca». Chow Hang-tung rechazó la libertad con fianza que le ofrecían tras acusarla de incitación a la subversión y de negarse a facilitar información a la policía.

Los tres miembros de la organización detenidos ahora  tienen que responder de las mismas acusaciones mientras que el presidente, Lee Cheuk-yan, y el vicepresidente Albert Ho, se encuentran ya en la cárcel por su participación en las manifestaciones de 2019, y las autoridades han congelado las cuentas de la asociación que ascienden a un equivalente a 240.000 euros.

«Las detenciones –se lee en la edición de hoy del diario francés Libération- se inscriben en un contexto de supresión de la sociedad civil sin precedente en Hong Kong; en las últimas semanas han anunciado su desmantelamiento varias asociaciones, partidos políticos y sindicatos».

El pasado mes de agosto, la policía acusó a Hong Kong Alliance de ser un «agente al servicio de potencias extranjeras» y pidió que todos los miembros declararan su situación económica, desde la fundación hasta ahora, y sus relaciones con otras organizaciones que piden la democracia para China. Los activistas consideran que se trataba de una demanda «ilegal y sin fundamento».

La policía ha efectuado también un registro en el Museo del 4 de Junio, gestionado por la Alianza, que reúne documentos y objetos relativos a la masacre de Tiananmen, y se ha incautado de la maqueta en papel de la «diosa de la democracia», un símbolo del movimiento de 1989.