Brasil – Pantanal: «Ya han quemado un área tan grande que los bichos no tienen a dónde ir». [Neiva Guedes – Entrevista]

Neiva Guedes

Raphael Sanz

Correio da Cidadania 24-9-2020

Traducción de Correspondencia de Prensa, 25-9-2020

Con unos 16.000 incendios registrados por el INPE (Instituto de Investigaciones Espaciales) hasta el 17 de septiembre, el Pantanal está experimentando la mayor quema de su historia, que comenzó el 21 de julio y ya ha destruido casi 2 millones de hectáreas – equivalente a 20.000 kilómetros cuadrados, alrededor del 15% del área total del bioma. Las imágenes de animales y llanuras enteras ardiendo han dado la vuelta al mundo. Sobre esta tragedia entrevistamos a Neiva Guedes, experta en conservación ambiental, presidenta del Blue Macaw Institute y profesora de la Uniderp (Universidad para el Desarrollo del Estado y la Región del Pantanal). La entrevista fue grabada el día antes de que el Presidente Jair Bolsonaro diera sus declaraciones mentirosas y electorales en la Asamblea General de la ONU sobre los incendios en el pantanal.

-Correio da Cidadania: Trabajas en un santuario de guacamayos azules en el sur de Mato Grosso, en un lugar que fue alcanzado al inicio de los incendios. ¿Puede contarnos un poco sobre este trabajo y sobre el momento en que el fuego los alcanzó?

Neiva Guedes: He estado monitoreando esta área por más de 15 años junto con otro colega, hasta que publicamos un artículo en diciembre de 2019 mostrando la llegada de los guacamayos a esta granja [donde funciona el santuario] para dormir. Llamamos al lugar «dormitorio».

Hace más de 60 años, el antiguo propietario – que ahora ha fallecido, los actuales propietarios de la tierra son sus hijas – observó que guacamayos, loros, pericos, entre otras aves, llegaban a la granja para dormir. Así que, cuando empecé el proyecto de preservación de especies hace 30 años, me envió un mensaje diciéndome que fuera a ver la propiedad porque había una gran congregación de guacamayos. Me llevó un tiempo conocerlo, pero cuando lo hice me quedé realmente asombrado. Era una cantidad muy grande de guacamayos que nunca había visto en ningún otro lugar.

Allí empezamos a vigilar a los guacamayos en 2001 y sus nidos en 2005. Vinimos todo el tiempo para monitorear los guacamayos de la región, para ver también el crecimiento de la población de la zona, que está en una granja tradicional, donde se maneja el ganado durante todo el año. Se divide en varios pastos: el ganado un día está en un pastizal, el otro día se va a otro, y así sucesivamente. Los guacamayos tienen una buena relación con este ganado. Seguirán al ganado que come la pulpa de los frutos de la palma de la que también se alimentan. El ganado les facilita la vida y la alimentación. La finca limita con la reserva indígena Perigara, de la etnia Bororó, y también con la reserva del Sesc Pantanal, que es la mayor reserva privada del país. Los otros vecinos son agricultores tradicionales de Mato Grosso (MT).

A finales de julio recibimos noticias con mapas del INPE de los brotes de incendio que se dieron cuenta de que el fuego avanzaba en la región y tenían la posibilidad de llegar a la granja. Nos desesperamos porque sabíamos la importancia de esta zona para los guacamayos y de hecho este incendio llegó allí el 2 de agosto. Entre el 2 y el 22 de agosto la granja fue tomada por el fuego.

Tenemos un análisis de IVC, una ONG de Mato Grosso, acerca de estos brotes de fuego que dice que el 92% de la granja fue golpeada por el fuego. Eso fue a finales de agosto. Pensando en el caso de los guacamayos, sabemos que vuelan y, por lo tanto, algunos pueden decir que difícilmente se quemarían. Sin embargo, el incendio se produjo al comienzo de la temporada de reproducción, en un momento en que producen nidos y crías en gestación, y en ese momento no tienen la costumbre de abandonar los nidos. Incluso pueden volar cuando el fuego se aproxima, pero no abandonan la zona.

Todavía no puedo decir el impacto real del fuego en los guacamayos del santuario, pero en otro santuario, en Mato Grosso do Sul, hubo un incendio el año pasado en la misma temporada de cría. Cerca del 40% de los nidos que los guacamayos usaban para reproducirse se perdieron allí. Muchos de ellos con crías terminaron siendo llevados por el fuego. Sabemos que algo de este tamaño puede haber sucedido ahora también.

Aún no hemos analizado, voy a ir allí este amanecer (21 de septiembre) junto con mi equipo, para poder analizar los impactos del fuego en las poblaciones de las especies que seguimos. Ya sabemos que se quemaron extensas áreas de alimentación. Sin embargo, en la propiedad no había muchos animales quemados o carbonizados, porque fue al principio del gran incendio, que comenzó el 2 de agosto. Es decir, en ese momento todavía había mucho espacio para que los animales corrieran y buscaran refugio. Hoy en día es diferente. Ya han quemado un área tan grande que los animales no tienen a dónde ir.

Desafortunadamente, el fuego no fue contenido y llegamos en septiembre con estas terribles imágenes de animales quemados y carbonizados, sin mencionar las dimensiones de las áreas afectadas por sí mismas.

-¿Cómo evalúa la extensión de los incendios que se acercan a la destrucción del 20% de todo el pantanal brasileño?

Es una tragedia, muy triste, como un tsunami sobre una ciudad costera. El pantanal es uno de los biomas más pequeños de Brasil, pero es uno de los más preservados. Y es un bioma en el que tenemos una gran riqueza de biodiversidad porque funciona como un vivero para muchos especímenes de la fauna. Como tiene esta estacionalidad entre las inundaciones y los períodos secos, proporciona una cantidad muy grande de nutrientes para los animales que habitan ese lugar. Así que, además de tener una gran diversidad, las especies también se presentan en cantidades. Incluso especies emblemáticas de nuestra fauna, como los jaguares, guacamayos, tapires, osos hormigueros, armadillos, entre otros, se encuentran con mayor frecuencia en el Pantanal hoy en día.Brasil2509 Ib

Cuando nos enfrentamos a tal tragedia, un incendio forestal de tales dimensiones, que puede poner en riesgo casi el 20% del bioma, es muy triste. Porque estamos perdiendo la vida de muchos especímenes en este momento – reptiles, anfibios, insectos, etc. – y puede que incluso estemos diezmando muchas de estas especies.

Ciertamente, los animales que sobreviven deben sufrir con la pérdida de hábitat, además de entrar en una especie de lucha por la vida, en busca de agua, alimento y refugio. ¿Cuándo se recuperará el bioma para que haya alimento para estos animales? Llevará tiempo, así que entran en esta rueda de la supervivencia donde la depredación y la competencia aumentan.

La vegetación tardará en recuperarse. Puede que incluso se ponga más verde después de la primera lluvia, aparentemente el paisaje visto desde lejos puede recuperarse razonablemente, pero sobre las relaciones entre las especies que existían hasta julio de 2020 es poco probable que vuelvan tan pronto a esta misma etapa. Sólo puedo compararlo con un tsunami, que barre una ciudad entera a lo largo de la costa en unos pocos minutos.

-¿Qué podemos destacar sobre el papel que ha desempeñado la sociedad y la reacción de los gobiernos locales y federales?

Vemos en una tragedia como esta que los brasileños son muy solidarios. Es la solidaridad del pueblo la que permite hacer algo, aunque sea poco, que es posible rescatar zonas, combatir incendios, reducir los daños, etc. Debido a la movilización de la sociedad, de brigadistas, agricultores, peatones, guías e incluso personas que ni siquiera viven, pero que están en el Pantanal porque se ofrecieron voluntariamente para venir a ayudar. Esta es la parte buena, la movilización y la solidaridad de la gente, uniendo esfuerzos para ayudar a rescatar a los animales, reducir los brotes.

Lamentablemente, en el gobierno actual no hemos visto una acción en este sentido en la escala que sería necesaria, y que se esperaba que actuara. Está dejando mucho que desear, ya que podríamos haberlo previsto mucho antes con inversiones, personal, equipo, capacitación, investigación, entre otros esfuerzos necesarios para evitarnos una tragedia como ésta. No es posible que no se haga nada y que tragedias como ésta se repitan una y otra vez.

-¿Cómo evalúa la actitud y la política ambiental del ministro Salles y qué opina de la expansión de las fronteras agrícolas, un tema tan caro en el origen de estos incendios como ha sido verificado por varios medios de comunicación?

La postura de este ministro es mala porque pone la producción en oposición a la preservación, como si fueran totalmente irreconciliables, y yo no lo veo así. Si somos una potencia en la producción agrícola, como dicen, esto es genial. Pero también tenemos que ser protectores de la biodiversidad. Tenemos que buscar la reconciliación. Veo que es posible desarrollar, producir y conservar, la pregunta es cómo lo haremos.

En el Brasil hay muchas zonas que pueden cultivarse, zonas que ya están deforestadas, abandonadas y que pueden recuperarse para la producción. Se necesita un incentivo, inversión, planificación y, sobre todo, detener la dualidad que dice que producir y preservar son irreconciliables.

Granja donde el santuario de los guacamayos azules funciona después de los incendios que la afectaron en agosto. La imagen fue hecha por brigadistas que fueron al lugar para combatir el fuego.Brasil2509 IIb

-¿Cuáles serían las medidas de mitigación adecuadas y qué se podría hacer a largo plazo para preservar el pantanal? ¿Cómo debe la sociedad ver la importancia de preservar el bioma?:

La sociedad en general necesita comenzar a reflexionar sobre su estilo de vida, sus elecciones, su consumo. Cada uno debe pensar en esto también, no sólo la academia o el periodismo especializado que debate tales cuestiones. A largo plazo necesitamos la ciencia, la educación, el sentido común, para encontrar la salida. Necesitamos que la ciencia encuentre los mejores métodos y formas de hacer las cosas.

Si hoy tenemos una ganadería y una agricultura de vanguardia en el país, que produce mucho con mucha tecnología, es porque ha tenido un incentivo, ha tenido toda una financiación. Lo mismo ocurre con la ciencia que estudia la conservación de los biomas, necesita financiación para planificar, educar y construir junto con la sociedad este proyecto. Preservar el medio ambiente y asegurar un lugar saludable para la fauna y la flora significa un medio ambiente más saludable para nosotros también.

-¿Cuáles son las consecuencias sobre el clima del país en su conjunto después de los recientes episodios de devastación en el pantanal, en la amazonia, entre otros?

Ya estamos sintiendo las consecuencias en nuestra piel. Primero la pérdida inmediata de vidas, de todas las formas de vida, la fauna, la flora y la vida humana.

En segundo lugar, el que queda, el que no muere, el que se queda, siente las consecuencias. Todos estamos ya sintiendo los cambios climáticos, cuando llueve e inunda la ciudad a la vez, por ejemplo, entre otros abundantes ejemplos. En el caso de las zonas donde hay vida silvestre, la pérdida de hábitat es el principal problema.

Las consecuencias son grandes, tenemos mucha biodiversidad y no podemos dejar que se queme. Perdemos mucho sin tomar en serio la conservación del medio ambiente, y para tener una protección ambiental seria y eficiente, necesitamos invertir en la ciencia.

Los comentarios están cerrados.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑