Brasil – «El 7 de septiembre sigue como una inmensa amenaza en nuestro horizonte». [Valério Arcary – Entrevista]

Entrevista con Valério Arcary *

«El 7 de septiembre sigue en nuestro horizonte como una inmensa amenaza».

Revista IHU, 16-8-2022

Traducción de Correspondencia de Prensa, 16-8-2022

En la evaluación del historiador Valério Arcary, «el régimen democrático electoral establecido en Brasil desde finales de los años 1980 está seriamente amenazado por los golpistas que responden a una estrategia política del bolsonarismo. Esta estrategia obedece a una perspectiva que es que el tipo de ajuste económico y social que persigue el gobierno de Bolsonaro no es posible con la preservación intacta de las libertades democráticas y civiles con las que hemos convivido en las últimas décadas.»

– ¿Cuál es su análisis del momento actual de la democracia en Brasil? ¿Cómo hemos llegado a este punto?

El régimen democrático electoral establecido en Brasil desde finales de la década de 1980 está seriamente amenazado por golpistas que responden a una estrategia política del bolsonarismo. Esta estrategia obedece a una perspectiva que es que el tipo de ajuste económico y social que persigue el gobierno de Bolsonaro no es posible con la preservación intacta de las libertades democráticas y civiles con las que hemos convivido en las últimas décadas. Hemos llegado a un punto en el que la escisión de la clase dominante -y especialmente de este núcleo de riqueza más concentrado, los llamados propietarios del PIB (Producto Interno Bruto) – se ha puesto en marcha. Era muy tarde. El STF (Supremo Tribunal Federal) ha resistido en solitario las ofensivas de Bolsonaro desde la pandemia. El Congreso se mantuvo indiferente a todas las amenazas del gobierno de Bolsonaro y cuando el centrão (Partidos de derecha que forman la clientela parlamentaria de Bolsonario: ndt) se integró como un componente asimilado dentro del gobierno, el Congreso fue desautorizado y, por lo tanto, vivimos una situación en la que el presidente estaba blindado a pesar de los delitos de responsabilidad. Aunque tarde, es positivo que los pesos pesados del gran capital hayan despertado. Este movimiento que se tradujo en las cartas es positivo y es un punto de apoyo para resistir las amenazas del 7 de septiembre.

– ¿Qué revela la acción de organizar una carta pública en defensa de la democracia? ¿Por qué este movimiento alcanzó tales proporciones con miles de firmas?

Ya hay más de un millón de firmas, lo que es una adhesión multitudinaria, pero hay que tener sentido de la proporción [Véase el texto aquí, ndt]. La carta es una respuesta defensiva a una dinámica ininterrumpida de provocaciones del gobierno de Bolsonaro. Convocó a los embajadores a un mini mítin en el Palacio de la Alvorada (Residencia oficial del presidente de la República: ndt) en el que anunció abiertamente su desconfianza en el sistema electoral, en la suavidad de las urnas electrónicas, y ha pronunciado discursos ante su base social predispuesta a jugarse la vida en defensa de lo que interpreta como la defensa de la libertad.

Ahora, obviamente, la carta empresarial de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo – Fiesp y de la Federación Brasileña de Bancos – Febraban hace la diferencia y tiene un gran impacto porque estamos hablando de la fracción más poderosa de la burguesía. Bolsonaro sigue manteniendo el apoyo en la mayoría de la masa de la burguesía si pensamos a gran escala, es decir, si consideramos que hay entre 2,5 y tres millones de empresarios con diferentes negocios, pero las cartas son una especie de protesta clara en defensa del régimen democrático electoral. Responden a la ansiedad que ha crecido en las capas medias del arte, la cultura, la universidad, pero aún así, por supuesto, no anulan una amenaza más vigorosa contra el 7 de septiembre.

Es decir, Río de Janeiro escenificará una apoteosis neofascista el 7 de septiembre, como el 7 de septiembre del año pasado, cuando, en la Avenida Paulista, la Avenida Atlántica, Copacabana y la Explanada de los Ministerios en Brasilia, Bolsonaro puso en la calle a cientos de miles de personas. Es decir, ha demostrado que tiene una fuerza social que lo apoya en segmentos de la pequeña burguesía propietaria, y que tiene capilaridad dentro de la oficialidad de las Fuerzas Armadas, la Policía Militar, la Policía Civil, y que ejerce influencia a través de empresas e iglesias neopentecostales que manipulan lo que son las inquietudes culturales, sociales, de la base social más vulnerable del país.

Por lo tanto, el 7 de septiembre permanece en nuestro horizonte como una inmensa amenaza y Bolsonaro no dudará en apoyarse en este movimiento para blindarse de cara a un proceso de investigación, condena y, eventualmente, prisión. Todavía está disputando la primera ronda y obviamente quiere, a partir del 7 de septiembre, tener un impulso para llegar a la segunda ronda. Hace una apuesta a medio y largo plazo para que, sea cual sea su destino electoral, siga blindado e intocable y no tenga en Brasil el destino que se le plantea a Trump en EEUU.

– ¿Cuáles son los puntos más significativos que destaca de la «Carta a los brasileños en defensa del Estado Democrático de Derecho»?

Lo más significativo de la carta es la defensa del sistema electoral, es decir, la posición intransigente de la fluidez de las urnas electrónicas y, por tanto, de lo que es la esencia del régimen democrático liberal, que es el derecho a la alternancia del poder. Es decir, las amenazas de Bolsonaro son que gane o gane las elecciones, no puede perder. Si finalmente es superado en las elecciones por la candidatura de Lula, no lo reconocerá y lo denunciará como un fraude, como una conspiración, posicionando así a la extrema derecha en el lugar de la desobediencia civil. Él y su grupo político se muestran dramáticamente recelosos e inseguros de que los procesos de denuncia den paso a investigaciones, condenas y detenciones.

Brasil1608 II
Valério Arcary (Foto: Reprodução)

– Mientras seguimos todas estas manifestaciones por la democracia, hay un Brasil que no llega a leer, firmar o participar en debates como el propuesto en la carta. ¿Cómo podemos implicar y llevar este soplo de aire impregnado de Estado de Derecho democrático a estas personas?

Los derechos democráticos fueron una conquista histórica de la fase final de la lucha contra la dictadura militar y, por lo tanto, las libertades democráticas, civiles y formales son de interés estratégico para el pueblo, pero no lo mueven porque aunque exista el derecho de organización sindical, no hay derecho de militancia sindical dentro de las empresas. Aunque haya elecciones periódicas con alternancia de gobiernos, en Brasil no hemos alcanzado el nivel mínimo de democracia que podríamos llamar la democracia de los derechos, de los músculos, de los nervios, de las condiciones de vida, de los salarios dignos, del acceso al trabajo, de la educación universal, en fin, de la seguridad social. Y hay una gran parte de la población que vive aplastada ante unas condiciones materiales de supervivencia indignas, inaceptables e inexplicables en el inicio de la tercera década del siglo XXI. Bolsonaro denuncia abiertamente las conquistas democráticas y el discurso de la derecha de Bolsonaro es neofascista porque exalta la dictadura militar y denuncia sistemáticamente que la democracia se ha vuelto demasiado cara, amplió demasiado los derechos, creó el SUS (Sistema Único de Salud), que es demasiado caro, universalizó el acceso a la educación básica, que es demasiado caro.

Por lo tanto, Bolsonaro tiene que estar comentando que el pueblo tiene que elegir: si quiere empleos, no puede tener tantos derechos. Mete en el mismo paquete los derechos sociales conquistados desde la Constitución del 88 y las libertades democráticas. Creo que tenemos que responder en consecuencia. Queremos defender las libertades democráticas para transformar los derechos que están en la ley, que son formales, en derechos reales. Es decir, un salario mínimo vital que proporcione condiciones de existencia, etc.

– Ante los indicadores de insatisfacción y desconfianza de la población con el sistema político brasileño, ¿son suficientes las actuales movilizaciones por el mantenimiento del Estado democrático de derecho para evitar un golpe de Estado?

Las declaraciones son importantes, pero son insuficientes para que disminuyamos los riesgos que se plantean ante una ofensiva de carácter golpista del gobierno de Bolsonaro. Amenaza la equidad y la legitimidad del proceso electoral y se apoyará en las movilizaciones masivas del 7 de septiembre, cuando pretende producir un motín fascista en las calles para intimidar a las instituciones y asustar a la gente de izquierdas.

Tenemos que asumir toda la responsabilidad de la gravedad del momento histórico que estamos viviendo. Esto significa que tenemos que responder en las calles y tenemos que construir movilizaciones callejeras que sean una expresión de las libertades y derechos democráticos que fueron conquistados por la generación anterior. Esto significa prepararse para el 10 de septiembre, pero antes, saber que el terreno en el que se desarrolla la disputa es el terreno electoral. En los próximos días, Lula tendrá una gran prueba porque visitará la USP (Universidad de San Pablo) e irá a Minas Gerais y miles de nosotros expresaremos nuestro compromiso con las libertades democráticas y con lo que está por venir. Creo que estamos ante un gran desafío de la campaña de Lula, que es la herramienta electoral que tenemos para derrotar a Bolsonaro. No soy petista, soy militante del PSOL, y estoy en el comando nacional del PSOL, pero entiendo que apoyar a Lula es el gran desafío.

Creo que no basta con idealizar la experiencia de los gobiernos del PT del pasado, ni creo que sea una buena manera de asimilar las presiones que la clase dominante está ejerciendo sobre la campaña de Lula para tener garantías anticipadas de que el trípode económico se mantendrá intacto, de que no habrá una revocación de las contrarreformas de los últimos cinco años.

Por el contrario, soy de los que apuestan por la movilización popular. Nuestro papel es motivar, ilusionar y deleitar a las nuevas generaciones para que crean que es posible, mediante acciones colectivas, cambiar sus vidas, y que es posible y merece la pena apostar por la movilización. Por lo tanto, es necesario apostar por la movilización y encender la imaginación de la juventud trabajadora y popular, el movimiento de mujeres, el movimiento negro, los movimientos ecologistas, los movimientos LGBTQIA+, los movimientos estudiantiles y sindicales. Es necesario poner el bloque en la calle, en la apuesta de que otro Brasil es posible, con el derecho al trabajo, a la escuela, al respeto, es decir, es una lucha por un gobierno de izquierda.

* Valério Arcary, militante de Resistencia, corriente del PSOL y columnista de Esquerda Online. Es licenciado en Historia por la Pontificia Universidad Católica de São Paulo – PUC-SP y doctor en Historia Social por la Universidad de São Paulo – USP. Es profesor jubilado del Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de São Paulo – IFSP. Autor ente otros libros de Ninguém disse que seria fácil, editorial Boitempo, São Paulo, 2022. (Redacción Correspondencia de Prensa)