Brasil – «Necesitamos rodear la huelga de correos de apoyo y solidaridad». [Jacó Almeida – Entrevista]

Jacó Almeida tiene 35 años de historia en la lucha por defender a los trabajadores postales y contra la privatización de la empresa. Es miembro suplente del ejecutivo de la Federación Nacional de los Trabajadores de los Correos (Fentect) y militante de Resistência/PSOL. En esta entrevista, habla de la lucha que la categoría está llevando a cabo en la huelga que se desencadenó en agosto.

Ademar Lourenço, desde Brasilia

Esquerda Online, 11-9-2020

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa, 14-9-2020

 

-¿Cómo ha sido la resistencia de los trabajadores hasta ahora?

La resistencia ha sido muy fuerte. Ya estamos llevando a cabo una de las mayores huelgas de Correos con la adhesión de 36 sindicatos y las dos federaciones. La huelga ha alcanzado a más del 70% del sector operativo y la categoría tiene el aliento para continuar la huelga por más tiempo. Es muy probable que hagamos la huelga nacional más fuerte y larga que la categoría haya hecho jamás.

-¿Y la dirección de la empresa? ¿Cómo ha estado lidiando con la movilización?

La dirección de Correos, que hoy está compuesta por un general puesto por Bolsonaro, el general Floriano Peixoto, ha tratado la huelga con mucha dureza. Se negó a negociar y rechazó una propuesta de acuerdo hecha por el Tribunal Superior del Trabajo (TST) que consistía en reeditar el convenio colectivo. Ya ha descontado los días de huelga de los trabajadores y sigue mintiendo en la prensa cuando dice que mantiene los derechos de los trabajadores. Es una mentira tremenda, porque la compañía ha reducido el valor del bono de comida, además de haber recortado el periodo de vacaciones. Ha recortado la ayuda para niños con necesidades especiales, bonos de vacaciones, entre otras conquistas. El gobierno quiere recortar 70 cláusulas de nuestro convenio colectivo, una verdadera destrucción de nuestros derechos y logros de más de 30 años. Todo ello para tratar de reducir los costos de la nómina para facilitar la privatización. Pero los trabajadores están resistiendo todo este ataque.

-¿Cuáles son los próximos pasos de la huelga?

Los próximos pasos de la huelga son mantenerla fuerte, porque probablemente la huelga debería ir a juicio en el Tribunal Superior del Trabajo (TST). La empresa ha hecho una presentación contra la huelga, que debería ser juzgada el 21 de setiembre. Precisamente por eso, necesitamos rodear esta huelga con apoyo y solidaridad y exigir a los ministros de la TST que mantengan todas las cláusulas. La misma sentencia de ese tribunal del año pasado juzgó la disidencia colectiva y en ese momento mantuvo todas las cláusulas del convenio colectivo de la época.

Brasil1409 II
Jacó Almeida

-¿Cómo está siendo el debate sobre la privatización dentro de la empresa?

El Gobierno de Bolsonaro ya había prometido que si era elegido, privatizaría la empresa de Correos. Al principio, los trabajadores no creían mucho en la privatización. Pero ahora les cayó la ficha y saben que los ataques del gobierno a nuestro convenio colectivo son parte de la estrategia para vender la empresa. El gobierno quiere bajar los costos de la nómina y con eso atraer a las grandes empresas multinacionales del sector de la logística.

El gobierno contrató una empresa consultora para proponer el modelo de privatización. Esta empresa está acusada de estar involucrada en la corrupción. Después de este paso, el Presidente probablemente debería enviar dos proyectos de ley al Congreso: Uno propone romper el monopolio postal y el otro propone una nueva regulación del sector postal, con la eliminación de la obligación de que Correos entregue el correo en todos los municipios. Esto atraería a algunas empresas que sólo están interesadas en la logística de Correos y los lugares donde es rentable (sólo 324 ciudades). Si esto ocurre, será un verdadero apagón postal. Podemos tener más de 5.000 municipios sin entrega de correo y despidos en masa.

Correos, además de ser una empresa eficiente, presta varios servicios sociales, como la entrega de libros de texto, la distribución de medicamentos y el socorro en casos de desastre. A pesar de que proporciona todos estos servicios, la empresa ha obtenido un beneficio de 614 millones sólo en este primer semestre.

No podemos dejar que este gobierno fascista privatice a Correos y otras empresas públicas. Si esto sucede, las personas más pobres de las periferias y ciudades más pequeñas de este país serán las que más sufran. Por eso gritamos no a la privatización de Correos.

Los comentarios están cerrados.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑