Los Nuestros – Michel Husson (1949-2021): amigo, camarada, economista. [Henri Wilno – Jean-Marie Harribey]

A l´encontre, 20-7-2021

Traducción de Viento Sur

Correspondencia de Prensa, 20-7-2021

Con consternación, nos hemos enterado de la muerte de Michel Husson, sin duda uno de los más brillantes de los economistas marxistas franceses actuales, que nunca separó su trabajo de investigación de una voluntad inquebrantable de cambiar el mundo. Eligió su lado de la barricada a los veinte años (nació en 1949) y se mantuvo en él desde entonces. Tenía un sentido del humor cáustico que no perdonaba ni a su propia persona.

Fue uno de los pilares de la célula «Ministerio de Finanzas» de la LCR y, sobre todo, un elemento central de su grupo de trabajo económico. Siempre estaba disponible para la animación de la formación sobe economia… pero también para iniciativas y manifestaciones. Abandonó la LCR en 2007 y nunca perteneció al NPA, pero aceptó sin ningún problema conceder entrevistas y artículos a nuestra prensa y a la prensa de la IV Internacional. Optó por trabajar en el movimiento altermundista y en ATTAC, en su consejo científico.

Economista y estadístico, Michel tenía tanto un gran conocimiento de la historia económica como la capacidad de manejar con facilidad las series estadísticas y las herramientas econométricas. A pesar de su reconocida competencia, casi siempre se mantuvo como una especie de outsider del círculo de la razón económica (por utilizar la expresión del cortesano Alain Minc). En efecto, Michel no ocultó sus convicciones, trabajó en temas como la reducción del tiempo de trabajo y desmontó de forma argumentada las falacias teóricas y empíricas producidas por los economistas neoliberales.

Para Michel, los economistas marxistas no podían contentarse con reiterar el Libro I de El Capital de forma actualizada, sino que tenían que enfrentarse a la realidad del capitalismo actual utilizando los datos estadísticos disponibles y no ignorando el trabajo de los economistas no marxistas. Pero siempre hizo de la lucha de clases una realidad, no al lado de los mecanismos económicos, sino en el centro de ellos.

Fue autor de numerosos libros, colaboró en muchos otros y produjo un número considerable de artículos que pueden encontrarse en su sitio web. Lleva años poniendo de manifiesto la disminución de las ganancias de productividad de las principales economías capitalistas y su consecuencia: un sistema económico y social cada vez más regresivo.

Echaremos de menos a Michel como persona y también como pensador de quien esperábamos siempre sus trabajos para aclarar nuestro punto de vista. Ante su repentino final, el NPA envía su más profunda solidaridad a su familia y a todos sus seres queridos.

****

Detrás del economista, el hombre

J.-Marie Harribey

Anti-K, 19-7-2021

Traducción de Viento Sur

Michel Husson nos ha dejado. La noticia nos deja sin palabras. ¿Debemos rendir tributo primero al destacado economista que fue, o al hombre con su amabilidad y humor devastador, dotado de un sentido pedagógico poco común para diseccionar los estudios más técnicos?

Michel Husson pertenece a una generación de economistas-estadísticos, formados en el rigor científico y al mismo tiempo con una cultura de economía política crítica basada en la mejor fuente: Marx. Es uno de los pocos analistas que han dedicado sus trabajos a analizar la evolución del capitalismo globalizado y financiarizado contemporáneo a partir de los conceptos de sobreacumulación de capital y de tasa de ganancia, cuya evolución marca el ritmo de las transformaciones del capitalismo. Las consecuencias de estas transformaciones sobre el trabajo, la distribución de la renta y la protección social han estado en el centro de sus preocupaciones durante todo el periodo neoliberal. Michel Husson fue, entre otros, uno de los más ardientes defensores de la reducción del tiempo de trabajo, y su reciente obra sigue mostrando lo que está en juego, incluso en la época de la crisis sanitaria. Y no es el menor de sus méritos el haberse liberado de la cultura del productivismo, promovida durante demasiado tiempo por los movimientos progresistas, para tener en cuenta la crisis ecológica y vincular su resolución a la de la crisis social.

La amplitud del trabajo de Michel Husson puede verse en su página web, que es una mina documental sin parangón, compuesta por textos breves y pedagógicos, así como por análisis en profundidad gracias a su dominio de las herramientas econométricas, que le permitían mostrar la inanidad de muchos trabajos académicos, que se pretenden ortodoxos, sobre l a reducción de los salarios que, según esa doxa, debían crear empleo; y, también fue un matemático y estadístico que puso en evidencia la pretensión científica de los modelos neoclásicos.

Pero esta maestría que desplegó profesionalmente, sobre todo en el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IRES) en la última parte de su carrera, la puso a disposición pública, participando lo más activamente posible en asociaciones comprometidas en la batalla social: Attac, la Fundaction Copérnic, les Économistes atterrés, sin olvidar sus compromisos sindicales y políticos. Sus aportaciones a obras colectivas sobre la crisis del capitalismo, las pensiones o la deuda pública son innumerables, destacando su participación en la Auditoría de la Deuda Pública Griega en 2015 en Atenas.

También podemos hacernos una idea de la inteligencia de su humor si leemos la grotesca cita de un economista bienintencionado que se refiere a él y que había puesto en la cabecera de su página web: Michel Husson, «un ideólogo desconocido en el mundo académico y que hace una crítica incompetente».

Michel Husson también será recordado por su contribución a la desmitificación de la llamada epistemología de la economía neoclásica, porque, para él, lo más importante era sin duda volver a situar la economía en el marco de las relaciones sociales de explotación y alienación. Desde el punto de vista de Michel Husson, el análisis en términos de clases no ha envejecido ni una pizca. Que su mensaje tenga continuidad en las batallas sociales que se avecinan. Su muerte nos conmociona. No sólo por su talento, que nos deja, sino por el lugar que ocupó en una lucha colectiva.