Politólogos advierten sobre la importancia y la volatilidad del sufragio en los asentamientos irregulares.

Leonardo Pereyra

El Observador, 29-7-2019

Correspondencia de Prensa, 30-7-2019

El nombre se le ocurrió vaya a saber a quién allá por la década del ‘60 en referencia irónica al lujoso Cantegrill Country Club de Punta del Este. Pero los cantegriles, hoy técnicamente denominados asentamientos irregulares, existían desde muchos antes y no solo persistieron en su miseria sino que se han multiplicado con el paso del tiempo. (1)

Tal vez pueda parecer poco ético trasladar al terreno electoral (2)  la vergüenza que supone para una sociedad la existencia de esos porfiados ranchos de lata, pero es inocultable que aquellos dirigentes que sepan interpretar a esa población, y se lleven sus favores electorales, tendrán una ventaja en la disputa del poder.

En esas zonas residen cerca de 200 mil personas según datos de la organización Un techo para mi País y la mitad de ellas tiene más de 20 años. Para su mal, allí viven muchos niños, niños que crecen y luego se reproducen. Y, tal como están las cosas, existe la amenaza cierta de que la próxima generación siga viviendo en la misma desgraciada realidad.

El “voto cante” ha tenido a lo largo de la historia su componente propio, como propias son las circunstancias de gente cuyo tiempo se extingue en otras vicisitudes que revisar la trayectoria y los programas de gobierno de los candidatos presidenciales. En realidad es muy difícil conocer exactamente para dónde van los votos de los cantegrileros, ya que los circuitos en donde es posible rastrear los sufragios comprenden zonas más amplias que las de los asentamientos.

Sí se sabe que el sufragio en esas zonas pauperizadas ha cambiado de bando sin una coherencia ideológica aparente y así como en la década de los ‘70 y en los albores del retorno de la democracia marchó detrás de la figura autoritaria de Jorge Pachecho Areco (3) , luego no tuvo empacho en seguir al Frente Amplio de la mano de Tabaré Vázquez y de José Mujica, y hoy parece ser terreno fértil para el multimillonario Juan Sartori (Partido Nacional).

El politólogo Eduardo Botinelli dijo a El Observador que quien logre captar e interpretar los reclamos de los cantegriles tendrá un plus electoral innegable. “Es un electorado nada desdeñable y a la vez son los menos interesados en la política. Suelen buscar referentes que les despierten esperanzas y les ofrezcan soluciones concretas. Allí se hizo fuerte Mujica, ahí estuvieron los primeros focos de apoyo a Edgardo Novick (Partido de la Gente) que luego se apagaron, y ahora parece estar haciendo pie Sartori”, dijo el director de la empresa Factum.

Botinelli consideró que sería interesante poder realizar un estudio más específico del comportamiento de esos sectores pero reconoció que se trata de un terreno difícil de pisar y que el trabajo saldría carísimo.

“Tiene un peso electoral importante pero a la vez se trata de un grupo que no es lo suficientemente amplio como para estudiar claramente su comportamiento. Lo cierto es que desde el punto de vista ideológico han apoyado candidatos que no tienen casi coincidencias”, agregó

El “voto cante” ha tenido a lo largo de la historia su componente propio, como propias son las circunstancias de gente cuyo tiempo se extingue en otras vicisitudes que revisar la trayectoria y los programas de gobierno de los candidatos presidenciales

Políticamente incorrecto

Si se evalúa a los electores que quedan por fuera de esos insondables arrabales, de un lado están aquellos que son del Frente Amplio y que muy difícilmente lo dejen de votar pese a los errores que cometa en el gobierno porque siempre puede ser peor o, como decía Perón, porque “otros vendrán que bueno me harán”.

Del otro lado, están aquellos que jamás votarían a la izquierda y que, llegado el momento del balotaje, elegirán a cualquiera menos a un candidato frenteamplista. Suelen decir los analistas que el espacio que queda entre esas dos posturas irreductibles, ese centro inasible con el que se identifican muchos uruguayos cuando le preguntan por su inclinación ideológica, es donde se juega la próxima elección y casi todas las elecciones habidas y por haber. Pero, ¿cuánta gente en realidad integra ese centro imaginario en el que supuestamente se cuecen las decisiones de último momento y se definen presidentes a través de una fina lectura de la realidad que, aquellos ya convencidos, son incapaces de abordar.

El politólogo Mauro Casa dijo a El Observador que suele existir una mirada equivocada acerca de quiénes son aquellos que vacilan cuando llega el momento de votar, ya que es en las zonas más pauperizadas donde abunda la desinformación y campean los indecisos. Es decir, cuánto más se conoce de la realidad política, menos dudas se tienen.

“Se cree que los indecisos son gente informada, gente de clase media o media alta, de paladar fino, gente con una gran cultura. Y en realidad esa gente suele saber muy bien a quién va a votar”, dijo Casa. Señaló que, por el contrario, el voto del cantegril es el menos evidente y, cuando se llega a auscultar a esa población, muchas veces los encuestadores se encuentran con un “no sabe, no contesta”.

Casa consideró que aquellos políticos que logren convencer a los habitantes de los asentamientos irregulares tendrán una evidente ventaja electoral. “Lo que pasa es que se considera políticamente incorrecto que un candidato diga que va a tratar de captar esos votos; suena a clientelismo. Además, es un voto muchas veces subestimado por las encuestas”, sostuvo.

En la izquierda ya empiezan a abrir los ojos. “Nos hemos replegado del terreno. ¿Saben quién entra a los asentamientos? Los Testigos de Jehová, los evangelistas y los narcotraficantes. Ahí es donde tenemos que entrar. Porque las políticas sociales, que fueron el timón de proa de este gobierno, deben llegar, pero tenemos que seguir adelante porque no es con plata que se resuelve”, dijo la candidata a vicepresidenta por el Frente Amplio, Graciela Villar.Uruguay3007 2

Desde la oposición quien más ha intentado captar el voto de los marginados es el empresario Sartori quien tiene en sus filas a Verónica Alonso quien, a su vez, cuenta con el apoyo de la Iglesia Evangélica Misión Vida. En las pasadas internas (4) Sartori recogió 92 mil votos, llegó segundo en el Partido Nacional por delante de Jorge Larrañaga, y la mitad de sus sufragios los obtuvo Alonso en alianza con los evangelistas.“ Se cree que los indecisos son gente informada, gente de clase media o media alta, de paladar fino, gente con una gran cultura. Y en realidad esa gente suele saber muy bien a quién va a votar”, dijo Casa.

Por su lado, dirigentes barriales del Partido Colorado consultados por El Observador coincidieron acerca de que la periferia se ha convertido en un lugar inhóspito para los visitantes y reconocen que las iglesias evangélicas son mejor bienvenidas que los políticos.

Como sea, los cantegrileros siguen estando ahí, más allá de las terminales de los ómnibus que salen del centro. Votan, al parecer, impulsados antes por instintos que por razonamientos. Tal vez a algún político le interese conocer el fenómeno y, de paso, les eche una mano distinta a todas las que aún no han podido rescatarlos.

Los números de la miseria

El relevamiento realizado en 2018 por la organización Un Techo para mi país detectó 656 asentamientos en todo el país conformados por 60.191 viviendas en donde viven entre 182 mil y 219 mil personas, según estimaciones de la organización.

Montevideo (60,9%), Canelones (14,7%) y Artigas (6%) agrupan el 82% de las viviendas contabilizadas. El informe de Un Techo señala que lo más frecuente es que los nuevos habitantes de los cantegriles permanezcan en el mismo terreno donde están ubicadas las viviendas de sus familiares.

En el 33% de los asentamientos no acceden al agua potable en forma regular, en el 41% tienen el mismo problema con la energía eléctrica, y en el 85% no cuentan con conexión al saneamiento.

En el 76% de los asentamientos hay un centro CAIF (Centros de Atención a la Infancia y la Familia – Plan CAIF) dentro del barrio o a menos de un kilómetro de distancia. En el 75% hay una escuela cerca, y el 80% tiene un liceo dentro del barrio (3%), ese centro de estudio se ubica a un kilómetro (42%) o entre uno y tres kilómetros (36%).

El 16% tiene una parada de ómnibus en su interior, y el 74% cuenta con este servicio en el radio de un kilómetro. El 89,29% cuenta con un centro de salud dentro del barrio o a una distancia de tres kilómetros.

Notas

1 ) El origen tiene una connotación irónica, hacía referencia al lujoso barrio Cantegril Country Club que se inauguró en 1947 en el balneario de Punta del Este (departamento de Maldonado), donde se organizaba un exitoso festival de cine internacional, lo que aceleró un importante ciclo de negocios inmobiliarios. Simultáneamente, en los cinturones de la periferia pobre, individuos y familias, sobre todo provenientes del interior del país, construían “casas” con materiales que recogían en las calles de Montevideo: latas, cartones, neumáticos, maderas. El término “cantegril” siempre fue asociado, tanto en el lenguaje popular como en las visiones académicas,  a pobreza, segregación urbana y marginalidad social. A propósito del tema, hay un excelente libro de la profesora María José Bolaña: Pobreza y segregación urbana. Cantegriles montevideanos, Rumbo editorial, 2018. (Redacción Correspondencia de Prensa)

2) El próximo 27 de octubre se realizan las elecciones presidenciales y parlamentarias. En caso de que el partido ganador no obtenga el 50% de la votación, habrá una segunda vuelta el último domingo de noviembre. (Redacción Correspondencia de Prensa)

3) Jorge Pacheco Areco (1920-1998), dirigente del Partido Colorado, Presidente de la República entre 1967-1972, su mandato se conoce como “pachecato” y es sinónimo de censura de prensa, persecución a la izquierda, bandas fascistas y represión contra el movimiento popular. (Redacción Correspondencia de Prensa)

4) El pasado 30 de junio se realizaron las elecciones internas para elegir a los candidatos presidenciales de cada partido, Sartori quedó segundo detrás de Luis Lacalle Pou, quién será el candidato presidencial del Partido Nacional. (Redacción Correspondencia de Prensa)