Brasil – Lula y Boulos. [Frei Betto]

Correio da Cidadania, 22-11-2021

Traducción de Correspondencia de Prensa, 24-11-2021

He visto con gran preocupación a los militantes petistas afirmando con vehemencia que no apoyarán la candidatura de Guilherme Boulos (PSOL) al gobierno de São Paulo. ¿Acaso la izquierda no ha aprendido nada de lo ocurrido en Brasil en los últimos años? ¿No aprendió a identificar cual es el lado, el compromiso de cada uno y la importancia de hacer al menos un frente amplio?

Boulos tiene su trayectoria construida al lado de los sin techo, uno de los segmentos más excluidos de este país, con su derecho esencial a la vivienda restringido. Varias veces tuve la oportunidad de presenciar su abnegación. Se fue a vivir a la periferia y a luchar con la gente más sufrida. Es un dirigente con los pies en el barro, y hace lo que predica. La coherencia es un valor fundamental para todos los que queremos cambiar la sociedad.

Boulos estuvo al lado de Lula en los momentos más difíciles, cuando muchos no querían estarlo, por miedo a dañar su imagen ante la opinión pública. Salió a la calle para defender a Dilma contra el golpe. Estuvo en São Bernardo, junto con miles de personas sin techo, para luchar contra el injusto encarcelamiento del ex presidente. Visitó a Lula en la cárcel de Curitiba. El propio Lula ya ha expresado su admiración y afecto por Boulos.

En la elección a la alcaldía de São Paulo, Boulos se mostró como un gran líder de la nueva generación de políticos progresistas críticos con el neoliberalismo. Y parece que esto molestó, sobre todo a los sectores de la izquierda que aún no se abren a nuevos liderazgos jóvenes. La izquierda debe tener la capacidad de renovarse, de dar cabida a los nuevos, de mostrar caras nuevas. Y Boulos representa muy bien esta renovación.

En la actual y trágica situación en la que se encuentra Brasil, es triste ver que todavía hay quienes se aferran a pequeñas diferencias y ven enemigos donde no los hay. Son los fantasmas de Shakespeare. Guimarães Rosa, por boca de Riobaldo, en «Grande Sertão, Veredas», dice que, a lo largo de la vida, la persona va perdiendo el miedo a vivir y a morir, el mayor miedo, entonces, es a «nacer». Nacer allí significa vivir situaciones inéditas, elecciones ante la encrucijada de la vida, hechos que simbolizan nuevas emergencias esperanzadoras, como la figura política de Boulos. No hay que tener miedo de este nuevo liderazgo. Estoy absolutamente seguro de que Lula es la persona más preparada para derrotar a Bolsonaro e intentar reconstruir el país. Y siempre supo hacerlo valorando a sus aliados.

Boulos tiene todo el derecho a lanzar su candidatura al gobierno de São Paulo, sobre todo después de la hermosa campaña que hizo en la capital, junto a Luiza Erundina. Incluso considero que es la mejor fórmula: Lula para presidente y Boulos para gobernador. Sería una gran señal de apertura a la renovación.

Si el PT toma otra decisión, está en su derecho. Pero creo que el momento histórico nos exige unidad. Y si no hay acuerdo, lo mínimo que se espera es respeto. Los ataques y la falta de generosidad con los que siempre han estado en el mismo bando, junto con las sospechas de traición, no es un buen camino, excepto para la derecha, que aplaude el fracaso de la izquierda.

En mi trayectoria he aprendido a valorar más el compromiso social que la afiliación a un partido. Esta brújula me permite mantenerme firme con los valores que he abrazado, de cara al sueño de una sociedad justa y solidaria.

Espero votar el próximo año por Lula y Boulos. Y que los partidos de izquierda tengan el discernimiento de construir un ambiente de respeto y unidad, centrando sus críticas en quienes, de hecho, son adversarios y enemigos de la mayoría del pueblo brasileño.

* Frei Betto, asesor de movimientos sociales. Autor de 53 libros publicados en Brasil y en el extranjero, ganó dos veces el premio Jabuti (1982, con «Batismo de Sangue«, y 2005, con «Típicos Tipos«)