Brasil – Sí, fue un genocidio. [Valerio Arcary]

Revista Forum, 16-11-2021

Traducción de Correspondencia de Prensa, 18-11-2021

1. La cuestión central de evaluación de la situación brasileña es el balance de estos casi tres años de gobierno de Bolsonaro. Hay varias y diferentes corrientes de oposición al gobierno de extrema derecha. La disputa electoral será feroz y las discusiones, sobre los más variados temas, serán ásperas. Pero la oposición de izquierda tendrá que responder a una pregunta central ineludible. ¿Se ha respetado el derecho a la vida o no se ha respetado? ¿La política de Bolsonaro para la gestión de la pandemia fue un genocidio o no?

2. Brasil es signatario del Estatuto de Roma que rige la Corte Penal Internacional de La Haya. Pero la Comisión Parlamentaria de Investigación del Senado no incluyó el delito de genocidio, un crimen contra la humanidad, legalmente reconocido a escala internacional, debido a una negociación estrictamente política. El reto de la izquierda en las elecciones será denunciar a Bolsonaro como un genocida, sin piedad y sin misericordia. La banalización de los crímenes de Bolsonaro es inaceptable, intolerable e imperdonable. No se trata de un debate técnico sobre la estrategia sanitaria. Ante la pandemia, el rostro horrendo del neofascista se ha revelado por completo. La devastadora conclusión es que el cataclismo humanitario sólo no fue mucho mayor porque hubo resistencia en algunos gobiernos estatales y municipales, en el Congreso, en el STF ( Supremo Tribunal Federal). Pero también en una parte del pueblo que, ante el impacto desesperado de la segunda ola, respondió al llamado de la campaña Fuera Bolsonaro y salió a las calles, y la fractura de un sector en el oficialismo que pasó a una oposición contenida, pero oposición al fin y al cabo.

3. Hasta ahora han muerto más de 600.000 víctimas. Brasil fue, en el primer semestre de 2021, durante semanas, el país donde más personas murieron en números absolutos y también en proporción a su población en el mundo. Es cierto que fue el virus el que mató, pero esta conclusión es una verdad a medias, por tanto, una mentira a medias. En una investigación de homicidio, la responsabilidad no se reduce a quién apretó el gatillo. Deberíamos querer saber quién «apuntó el arma» y, por tanto, ordenó el asesinato. Pero es indispensable, imperativo, obligatorio saber si hubo cómplices. Si alguien lo sabía y no hizo nada, también es culpable. La complicidad no puede ahorrarse. Al evaluar la pandemia, no podemos reducir la tragedia sanitaria al fatalismo natural. Si quienes deberían proteger a la población del peligro de contagio masivo hicieron lo contrario y lo fomentaron, no es sólo una cuestión de omisión, ineptitud, incompetencia e incapacidad, sino una apuesta consciente e intencionada. La caracterización de la intencionalidad es la cuestión clave, tanto desde el punto de vista político como jurídico. La intencionalidad era salvar la «salud» del negocio del capitalismo brasileño, garantizando, a cualquier precio, la disponibilidad de la mano de obra. Sí, fue un genocidio.

4. La pandemia se extendió muy rápidamente entre finales de 2019 y los primeros meses de 2020. Pero el gobierno brasileño tuvo tiempo de aprender de la experiencia internacional. Quedó claro que era necesario cerrar los aeropuertos y las estaciones de autobuses, prohibir la circulación entre ciudades, identificar a las primeras víctimas, evitar las aglomeraciones, aplicar el distanciamiento social mediante el cierre de las puertas e impulsar la fabricación nacional de mascarillas y respiradores, al tiempo que se avanzaba en las pruebas masivas para aislar a los contagiados. Bolsonaro subestimó el peligro de la pandemia al restarle importancia a una pequeña gripe. Predijo que, inevitablemente, la mayoría de la población estaría contaminada. Defendió la estrategia de conseguir la inmunidad de rebaño lo antes posible mediante el contagio masivo. Judicializados en el STF alcaldes y gobernadores que intentaron contener la disminución con medidas de restricción de la circulación. Bolsonaro fue hostil a la ayuda de emergencia, indispensable para la mera supervivencia de decenas de millones, y sólo bajo gran presión envió la escandalosa propuesta de 200 reales, corregida por el Congreso a 600 reales, y suspendida en diciembre del año pasado. Redujo el total destinado al beneficio de R$ 320 mil millones en 2020 a R$ 44 mil millones en 2021. Rechazó la oferta de Pfizer, realizada en agosto de 2020, para adquirir 70 millones de dosis. En octubre, ordenó al ministerio que cancelara la compra de dosis de Coronavac producidas por Butantã. Anunció la hidroxicloroquina, un medicamento inútil. Todo esto confirma una política que no puede ser, políticamente, disminuida como negligencia, descuido, estupidez o locura. Sí, fue un genocidio.

5. Los genocidios no son catástrofes excepcionales, poco comunes y raras en la historia de la humanidad. Por el contrario, fueron y siguen siendo, dramáticamente, recurrentes. Durante miles de años las guerras de conquista han sido constantes. Tribus, pueblos y civilizaciones han sido masacrados en todos los continentes, de forma cruel y bárbara. Existe una compleja controversia historiográfica sobre la definición de genocidio. Algunos sostienen que el asesinato masivo por motivos políticos no es lo mismo que el genocidio. Sólo el exterminio de una población en forma de «limpieza étnica», la discriminación, la persecución y, en el extremo, la sustitución de un pueblo por otro sería un genocidio. El horror del holocausto judío causado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial es el más conocido. Algunos otros son también reconocidos internacionalmente, como el de las poblaciones  Hererós y Namaquas en la colonia alemana del suroeste de África, actual Namibia; el genocidio contra los armenios por parte del Estado turco o, en Ruanda, la matanza de tutsis por parte de un gobierno de mayoría hutu. A escala histórica, la tragedia de las poblaciones indígenas de América del Norte, Central y del Sur por la invasión y conquista europea es incontrovertible y fue un genocidio. Desde el punto de vista político, la cuestión central no es si los asesinatos en masa son el resultado y no el medio, ni siquiera el fin previsto. La cuestión central es si el Estado podría haber evitado la calamidad, la plaga, la desgracia. Sí, en Brasil fue un genocidio.

6. La ideología dominante «naturaliza» los genocidios como expresión de una «naturaleza humana» rígida, inmutable e inflexible, de un fatalismo cínico, del mal. «Así es como somos». Tampoco es excepcional recurrir a la psicología para explicar la patología de los liderazgos que han encendido la legitimación de los genocidios. Efectivamente, Bolsonaro debe ser un enfermo mental, pero eso no es lo más importante, ni explica por qué es un neofascista. Al remitir las formas de organización social contemporánea a las características de una naturaleza humana invariable, el hombre como «lobo del hombre», la ideología dominante fundamenta la justificación de la codicia y la lucha por la riqueza como un destino ineludible. Un impulso egoísta o una actitud perezosa, una ambición insaciable o una codicia incorregible definirían nuestra condición. Esto es fatalismo: el egoísmo sería la «esencia» de la naturaleza humana. Una humanidad dominada por la mezquindad, la ferocidad o el miedo necesitaría un orden político disciplinado, jerárquico y represivo. La diversidad entre los individuos, innata o adquirida, sería el fundamento de la desigualdad social. En consecuencia, el capitalismo sería el horizonte histórico posible y el límite de lo deseable. Porque con el capitalismo, en principio, cualquiera podría disputar el derecho al enriquecimiento. Sin embargo, estos argumentos no tienen la más mínima base científica. Frente a la visión de una naturaleza humana inflexible, el marxismo nunca defendió la visión simétrica e ingenua de una humanidad generosa y solidaria. Tampoco fundamentó la necesidad de la igualdad social en una supuesta igualdad natural. Lo que el marxismo ha afirmado es que la naturaleza humana tiene una dimensión histórica y, por tanto, se transforma. Lo que el marxismo conservó fue la idea de que la diversidad de capacidades no puede explicar la desigualdad social que nos divide. Las premisas creacionistas antihistóricas de una naturaleza humana invariable, y además cruel, siniestra y malvada, aunque todavía ejercen cierta influencia en el sentido común, son inaceptables. La humanidad ha compartido la capacidad de amar y odiar, confiar y temer, identificarse y repudiar, desear y rechazar, admirar y querer, sonreír y despreciar, envidiar e imitar, es decir, todo un repertorio de acciones y reacciones de los hombres entre sí -colaboración y conflicto- impulsadas por la necesidad de supervivencia en la naturaleza, que se tradujeron en experiencias históricas, y se materializaron en relaciones sociales. Transformamos los valores y las costumbres, a través de la historia, del mismo modo que mejoramos nuestras herramientas, y podemos soñar con los cambios que aún están por llegar. La historia ha sido un proceso cultural de readaptación de la humanidad. Esta capacidad de auto-transformación ha sido una de las constantes que ofrecen coherencia interna a la propia historia y permiten comprenderla. Por lo tanto, la esperanza triunfará. Sí, fue un genocidio. Bolsonaro tendrá que ser juzgado por sus crímenes.

* Valerio Arcary,historiador, militante de Resistencia/PSOL, columnista de Esquerda Online.