Afganistán – Las lágrimas de cocodrilo de Washington por las mujeres afganas. [Gilbert Achcar]

Toda la clase política estadounidense llora por la situación de las mujeres afganas bajo el nuevo régimen talibán. Son lágrimas coherentes con una retórica de hace veinte años que presentaba el deseo de liberar a las mujeres afganas del yugo talibán como una motivación clave para la invasión de Afganistán liderada por Estados Unidos.

Afganistán – Los talibanes necesitan dinero, a China le interesan los recursos naturales. ¿Qué va a pasar? [Michael Krätke]

Lo que las élites políticas de "Occidente" aparentemente ya no son capaces de hacer, los dirigentes políticos chinos sí pueden hacerlo: pensar estratégicamente a largo plazo y a escala global. La geopolítica no es una palabra extraña para el Partido Comunista Chino (PCC), sino una categoría conocida. Como le corresponde a una potencia mundial.

Afganistán – ¿Quién está enterrado en el cementerio de imperios? [Gilbert Achcar]

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, invocó el sobrenombre histórico de Afganistán ‒cementerio de imperios‒ para justificar su decisión de acelerar la retirada de las tropas estadounidenses de este país pobre. Con ello venía a aseverar que todo intento de asegurar el control sobre Afganistán está condenado al fracaso, al tiempo que echaba la culpa al gobierno afgano, que había sido instituido por los propios ocupantes estadounidenses.

Afganistán – ¿Qué está en juego para la vida de las mujeres? «Nos gustaría escapar de este infierno». [Dossier]

La situación en mi país es una pesadilla para la población, especialmente para las mujeres. Todo se derrumbó en cuestión de horas: el trabajo duro de las mujeres que estaban luchando por sus derechos y por la escasa visibilidad que empezaban a tener en la vida pública, conquistando la participación en instituciones gubernamentales y el acceso a la escuela y la universidad.

Afganistán – La guerra eterna está lejos de terminar. [Patrick Cockburn]

Durante la última semana, pude ver cómo los talibanes recorrían el norte de Afganistán, tomando lugares que había visitado por primera vez en 2001, al comienzo de la guerra iniciada por Estados Unidos. Los combatientes talibanes se apoderaron del principal puente hacia Tayikistán en el Amu Daria, un río que había cruzado en una balsa difícil de manejar pocos meses después de que empezara el conflicto.