Esquerda Online, 5-4-2020

Traducción de Correspondencia de Prensa, 6-4-2020

Desde el discurso de Jair Bolsonaro del pasado 31 de marzo, presentado como “más sabio” por la única razón de que el discurso de la semana anterior fue criminalmente irresponsable y propagó múltiples desinformaciones, el tono de las críticas de los medios de comunicación a las políticas contradictorias e insuficientes del Ministerio de Salud ha disminuido, e incluso los actos de aparente sabotaje presidencial al aislamiento presidencial han sido tratados como problemas menores por los principales medios de comunicación. El aplazamiento de la aprobación de los ingresos de emergencia tiene una conexión evidente con la intención política de sabotear el aislamiento social y producir una situación catastrófica, pero a menudo se presenta como una cuestión técnica.

Junto con esto, es un discurso que afirma que el aislamiento social, en la forma en que se está llevando a cabo en el país, ya ha producido efectos positivos (como si estuviéramos en un punto en el que sería posible frenarlo). Esto se expresó en las declaraciones (1) del Secretario Ejecutivo del Ministerio de Salud, João Gabbardo dos Reis, para quien “la dinámica de la enfermedad en el Brasil está por debajo de la curva de crecimiento de España, Italia y los Estados Unidos, a partir del caso centenario”.  También declaró que “ningún [país] se ha preparado tanto como Brasil, tuvimos la suerte de prepararnos lo mejor posible, otros países no tuvieron este tiempo. La gran mayoría de los hospitales hoy en día están vacíos.(2) La frase sobre “hospitales vacíos”, absurdamente falsa, repite la afirmación del propio Bolsonaro. La tesis de la buena preparación suena ridícula en vista de la realidad que enfrentan los profesionales de la salud. Pero la pregunta central es: ¿es nuestra curva realmente inferior a la de otros países?

Por supuesto, al trabajar con números para producir cuadros y gráficos, cada corte y criterio utilizado puede servir para apoyar diferentes conclusiones, y en algún momento los tres países citados tuvieron una explosión de casos. En Italia esto siguió al movimiento de Milano no si ferma y la consiguiente reapertura del comercio, y en los Estados Unidos, a los discursos de Trump que minimizaban los riesgos del Covid-19 y vendían ilusiones sobre la eficacia de la cloroquina. Después de una autocrítica tardía, tanto Trump como el Ayuntamiento de Milán revisaron sus posiciones, pero se tardó mucho tiempo en reducir la tasa de crecimiento de las muertes debido al retraso general en el período de incubación y el tiempo de desarrollo de la enfermedad hasta que ésta empeoró.

Además de esto, es innegable que la comparación entre las diferentes realidades nacionales se ve muy obstaculizada por los diferentes niveles de sub-registro, que a pesar de los discursos oficiales, es enorme en el caso brasileño. Por esta razón, es importante contrastar el discurso oficial con la curva de evolución de las muertes, desde la fecha de la primera muerte. Es evidente que incluso existe el problema del sub-registro, que se expresa tanto en situaciones de muertes que ni siquiera fueron probadas, como en el lapso de tiempo que transcurre entre la muerte y el resultado del examen, ya que absurdamente (para un país que supuestamente se preparó tan bien), la mayoría de las muertes ocurren antes de que se conozca el resultado del examen. Aun así, suponiendo que el registro de defunciones esté un poco menos alejado de la realidad que el registro de casos, tenemos la siguiente situación:Brasil604 II

Incluimos intencionadamente a la Argentina para destacar la diferencia de resultados que se produce cuando hay una política efectiva y unificada para asegurar el aislamiento social. Incluso habiendo tenido la primera muerte diez días antes que Brasil, el país vecino tiene menos del 10% de muertes que Brasil, y menos de la mitad de muertes por millón de habitantes (0,94 Argentina, 2,06 Brasil).

En relación con Italia, hasta el día 15, la tasa de crecimiento del número de víctimas mortales en Brasil fue mayor. Fue precisamente en ese momento, en la segunda semana de marzo, cuando explotaron las tasas italianas, lo que se explica por el hecho de que la campaña Milano no si ferma se inició el 26 de febrero y que sus efectos no se limitaron a la ciudad de Milán, sino que tuvieron eco en diferentes partes de Italia, especialmente en Lombardía (de la que Milán es la capital), que sigue concentrando el 39% de los casos y más del 56% de las muertes en Italia. Considerar positivo que nuestra curva esté un poco por debajo de la italiana en este momento sería una verdadera demencia, teniendo en cuenta que Italia ya tiene más de 15.000 muertos (un número que inevitablemente seguirá creciendo mucho) y que Brasil tiene tres veces y media la población de Italia, por lo que si sigue la curva de evolución italiana, Brasil tendría más de 50.000 muertos.

En relación con los Estados Unidos, la curva brasileña es claramente más pronunciada, porque el punto de inflexión allí se produjo más tarde. Allí también, los discursos presidenciales fueron el combustible para la propagación de la pandemia. El 26 de febrero Trump dijo que la situación estaba bajo control y que el Covid-19 era una simple gripe sin mayores consecuencias. El 20 de marzo exacerbó su posición, minimizando la amenaza de la pandemia y manteniendo la eficiencia del cloro en el tratamiento de los pacientes. (3) Para entonces, los Estados Unidos habían registrado 9.000 casos y habían aumentado nueve veces en una semana. cinco días después, el número de muertos se había disparado, llegando a 1.331 muertes en un solo día ayer. Aun considerando el número de muertes, otra forma de evaluar y comparar el ritmo de crecimiento de los diferentes países, considerando que ayer Brasil oficialmente superó las 400 muertes, es observar cuántos días, desde la primera muerte, cada país tardó en llegar a este punto. Los resultados son, una vez más, preocupantes.Brasil604 III

Turquía y Bélgica han venido registrando tasas de crecimiento muy elevadas, alcanzando rápidamente el grupo de países con más casos y más muertes, aunque Bélgica tiene poco más de diez millones de habitantes. También se encuentran entre los países con el mayor número de pacientes graves y es muy probable que tengan un rápido aumento de las muertes. Los otros dos países con un crecimiento más rápido que el Brasil son España e Italia, en el epicentro mundial de la pandemia. Por sus características, el Brasil podría compararse con los Estados Unidos, de dimensiones continentales y con una regionalidad distinta. Incluso en la condición anterior, de minimización de riesgos por su presidente hasta hace poco, Estados Unidos tardó cuatro días más que Brasil en alcanzar las 400 muertes, lo que es bastante expresivo.

Esto indica que la situación brasileña es dramática. No como algo aislado, porque la imagen del mundo es muy preocupante, pero lo suficiente como para considerar que el discurso del Ministerio de Sanidad es inadecuado e inapropiado. El crecimiento del número de muertes diarias se ha producido en progresión geométrica:

Brasil604 IVSe observa que durante el mes de marzo y hasta ahora, en promedio cada cinco días el número de muertes en el mundo se ha duplicado. En el caso brasileño, la proporción es aún mayor, llegando a casi tres veces por intervalo.

Este conjunto de datos indica que si el cargo de quien ocupa la presidencia de la República no está cualificado, y en comparación con el del Ministerio de Sanidad parece más razonable, no por ello está a la altura de las necesidades o se acerca adecuadamente al panorama actual. La situación es muy grave, se está gestando una tragedia nacional e incluso las indispensables medidas de solidaridad social que afortunadamente han ido creciendo mucho en los últimos días serán insuficientes en un panorama cercano al colapso de la salud.

Gilberto Calil es doctor en Historia por la Universidad de Federal Fluminense (UFF) y profesor del curso de Historia y del Programa de Posgrado en Historia de la Universidad Estadual del Oeste de Paraná (UNIOESTE), integrando el Grupo de Investigación de Historia y Poder. Es autor, entre otros libros, de “Integralismo y Hegemonía Burguesa” (Edunioeste, 2011) y de investigaciones sobre el Estado, el Poder, el Derecho, la Hegemonía, la Dictadura y el Fascismo.

Notas

1)https://g1.globo.com/bemestar/coronavirus/noticia/2020/04/04/secretario-do-ministerio-da-saude-diz-que-quem-pega-coronavirus-desenvolve-imunidade-nao-existe-nenhuma-comprovacao-de-que-possa-ter-uma-reinfeccao.ghtm

2) https://agenciabrasil.ebc.com.br/saude/noticia/2020-04/brasil-ultrapassa-marca-de-10-mil-casos-de-covid-19

3) https://exame.abril.com.br/ciencia/otimismo-de-trump-com-drogas-ciencia/