Las medidas contra el SARS-CoV 2

La llegada y propagación del patógeno determinó medidas sanitarias que se juzgan adecuadas, aunque todavía insuficientes. También, está dando la oportunidad para un examen desafiante de las capacidades existentes. El mundo ofrece ejemplos, la región, alguna amenaza y los especialistas consultados, aliento.

Brecha, 20-3-2020

Correspondencia de Prensa, 21-3-2020

Los ejemplos de Corea del Sur y de Italia, uno por bueno y otro por nefasto, orientan al Uruguay en la estrategia contra el nuevo coronavirus (Sars-CoV-2) detectado en territorio nacional hace una semana. El gobierno asegura que adoptó las medidas adecuadas para evitar el desborde del sistema sanitario por impacto del covid-19, la enfermedad provocada por esta cepa. Hasta subraya que el país se adelantó en la ejecución de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (Oms) para cada etapa de la pandemia. El Sindicato Médico del Uruguay (Smu), dirigentes y legisladores de la oposición frenteamplista y otras organizaciones, sin embargo, presionaron esta semana por nuevas y más drásticas acciones para escapar al temido colapso. Un inminente informe epidemiológico –el primero para saber a ciencia cierta cómo se comporta el virus entre nuestra gente– podría ser clave para determinar si se mantienen la cuarentena parcial y el distanciamiento social como estrategia para “achatar” la curva de contagio, adelantaron el miércoles los asesores del Comité de Gestión de Crisis del Ministerio de Salud Pública (Msp) Jorge Facal y Julio Vignolo durante una jornada académica. Pero, como en estas decisiones siempre inciden las evaluaciones políticas y económicas, la palabra final del presidente Luis Lacalle Pou es la incógnita.

Entretanto, el gobierno comparte la presión con la población y los prestadores de salud: si cumplen con las instrucciones no hay por qué temer a un colapso sanitario como el de Italia o España.

Problemas de diagnóstico

La discusión sobre la capacidad del país para contener la expansión del nuevo coronavirus se activó esta semana cuando los casos confirmados pasaron de cuatro a más de setenta en apenas cinco días. El Smu, que el martes emitió un comunicado público para pedir al gobierno una cuarentena general, entiende que, además de un crecimiento “exponencial” de los contagios, hay un subregistro de casos atribuible a la limitada capacidad del sistema para diagnosticar el covid-19. Los análisis de laboratorio sólo cubren los casos sospechosos, reconoció esta semana el subsecretario de Salud Pública, José Luis Satdjian. Los criterios que definen la “sospecha” son similares a los aplicados en Corea del Sur, país que controló exitosamente sus brotes epidémicos: uno clínico (personas que presentan síntomas del covid-19) y otro epidemiológico (personas que mantuvieron contacto cercano con un caso confirmado o que hayan viajado a alguno de los países de riesgo). En esta etapa, cuantas más pruebas se realicen y más rápido estén los resultados de laboratorio, más efectivas resultarán las medidas para aislar a las personas infectadas antes de que transmitan el virus a otras. Sin embargo, la escasez de los test de diagnóstico (que se pretende paliar con compras estatales y donaciones de la Ops) y las limitaciones logísticas para validar los procedimientos (recepción de muestras, rotulación, etcétera) conspiran contra esa meta.

El laboratorio del Msp ya se encontraba saturado el lunes y los plazos de entrega de los resultados se duplicaron el miércoles. Ese día, el epidemiólogo Vignolo informó que el laboratorio sólo procesa “el 10 por ciento de las muestras que se le presentan diariamente” y admitió que, pese a la búsqueda de mecanismos para complementar servicios con otros prestadores privados, “es imposible confirmar todos los casos”.

La Udelar (Universidad de la República9 anunció el miércoles que, en coordinación con el Instituto Pasteur, sus científicos “desarrollaron técnicas de diagnóstico molecular” para detectar el coronavirus. El hallazgo se encontraba en proceso de validación para, en acuerdo con el Msp, ser utilizado en pacientes sospechosos. Se esperan novedades para este viernes.

Otro factor que aliviará el trabajo del laboratorio público y le permitirá profundizar en su papel de centinela de la epidemia es la inminente confirmación de que existen otros brotes, además del vinculado con el casamiento de Carrasco. Con esto, se sabrá a ciencia cierta que el virus ganó circulación comunitaria y cambiará el perfil de vigilancia. Los diagnósticos mediante laboratorio sólo se aplicarán a casos graves, personas vulnerables, funcionarios de la salud, bomberos y policías para garantizar la permanencia de recursos humanos indispensables en la crisis, adelantó el asesor Vignolo. El resto de los casos, más leves, se confirmará mediante diagnóstico clínico, como otras enfermedades respiratorias.

Reestructura asistencial

Otro punto en cuestión surgió cuando el Smu exhortó al gobierno y a los prestadores sanitarios a reorganizar los recursos médicos y materiales, promocionar la asistencia teleasistida (audiovisual o telefónica) en el primer nivel de atención y garantizar medidas de protección (bioseguridad) a los trabajadores del sector.

El médico intensivista y presidente de la Federación de Prestadores Médicos del Interior (Fepremi), Julio Cardoso, aseguró a Brecha que la mayoría de las instituciones del país ya están reorganizando los recursos humanos y logísticos en los tres niveles de atención desde hace varias semanas. Confirmó que las instituciones privadas del Interior (que atienden a más de 840 mil personas en 520 localidades) suspendieron esta semana la actividad de las policlínicas. Historia clínica en mano, los médicos llaman por teléfono a los afiliados para explicarles los motivos de la suspensión y evacuar sus dudas. Las citas ya asignadas serán reprogramadas para cuando se levante la emergencia, por lo cual, para evitar una sobrecarga de consultas, no se dan nuevas citas. Paralelamente, se resolvió habilitar un sistema de repetición automática de medicamentos para quienes padecen enfermedades crónicas y se les recomienda la consulta domiciliaria. Las asociaciones de usuarios todavía no se han expedido sobre el impacto de estos cambios.

Otra medida que ya se instrumenta en este nivel de atención es la instalación de carpas del Ejército o contenedores en la entrada de las instituciones. Son útiles para clasificar a los pacientes: quienes van con un cuadro respiratorio se quedan allí, y quienes concurren por otro motivo siguen a la Emergencia, explicó Cardoso. Esta medida preventiva será cada vez más notoria, principalmente, en la frontera seca con Brasil, donde el tránsito de personas todavía es libre, acotó.

Según las estadísticas de los países de referencia, se espera que no más de un quinto de los infectados requiera atención con internación y para eso se reestructuran el segundo y tercer nivel de atención en salud. Con el cometido de liberar camas comunes y de cuidados moderados se suspendieron todas las cirugías coordinadas (a excepción de las oncológicas o urgentes). Paralelamente, las mutualistas definen en estos días a qué proveedores comprarán respiradores e insumos anestésico-quirúrgicos libres de impuestos de importación, según ofreció el gobierno.

En cuanto a la disponibilidad de camas en Cti, basado en un reporte que las mutualistas presentaron esta semana a la Junta Nacional de Salud y al Msp, Cardoso envió un mensaje con ánimo más o menos tranquilizante: “En este nivel, Uruguay cuenta con una capacidad de camas y de personal asistencial bastante más alta que la región, excepto Argentina. Si la población y los prestadores de salud siguen las instrucciones, no llegaremos a superar la capacidad de Cti”. Un razonamiento similar esbozó el asesor ministerial Vignolo: “El país estará a la altura si la población atiende las indicaciones de cuarentena parcial y distanciamiento social, y si los prestadores de salud y sus funcionarios acatan las pautas de reperfilamiento del sistema”. Así, como soplar y hacer botellas.