A construir autogobierno popular y desde abajo

Asambleístas  Autoconvocadas/os de Maipú (1)

Santiago de Chile, 9 de marzo de 2020

Correspondencia de Prensa, 13-3-2020

El 18 de octubre, abrimos un nuevo período de la lucha social y política en nuestro país, apareció en escena la tremenda fuerza que tenemos, la rabia acumulada en años de injusticias, de desigualdades,  de tratos indignos, estallamos en millones de voces para decir ¡BASTA!

Salimos a las calles, nos reconocimos como pueblo y nos comenzamos a coordinar, a organizar… esto generó  el miedo de los poderosos (gobierno, empresarios, “políticos”) y no tardaron en reprimirnos, nos balearon, asesinaron, mutilaron, violaron, torturaron  y aun así seguimos peleando en las calles, en nuestros territorios. Sus balas no nos atemorizaron.

El 14 de noviembre, surge el “Acuerdo por la Paz y una nueva Constitución”. Lo hicieron rapidito en el Congreso, con la misma rapidez con que se subían el sueldo.  ¿Por qué se apuraron tanto en sacar este acuerdo y llamar a plebiscito?  ¿Lo estaban haciendo porque escucharon el clamor popular y abrieron sus mentes y corazones? ¿Querían dar respuesta a nuestras demandas?  No, definitivamente no.

Este “acuerdo de los poderosos” lo hicieron para frenar y desviar la lucha que habíamos iniciado como pueblo y que no podían contener con su represión. Hicieron la misma movida política que el año 1988. Para contener la lucha popular contra la dictadura, firmaron un gran acuerdo nacional y llamaron a plebiscito, el pueblo les creyó y durante 30 años mantuvieron el engaño con la promesa de que la alegría llegaba, que la dictadura terminaba y  que Chile era un país de oportunidades. ¿Qué pasó?. Las desigualdades aumentaron, la educación, la salud, los servicios, el agua, las pensiones fueron un negocio para los poderosos. Vendieron  Chile a las transnacionales, a los grupos económicos. Mientras el pueblo cada vez más agobiado, más endeudado, sin derechos y utilizado para las trampas electorales de todo tipo organizadas por los poderosos para asegurarse el poder económico y sus privilegios…No fueron 30 pesos …fueron 30 años!

Por eso decimos que este “acuerdo de los poderosos”, llamando a plebiscito es una trampa, es una farsa, porque:

1.– Busca detener la lucha popular, haciendo invisibles las demandas que el pueblo levantó y anular la crítica profunda al orden institucional y envolverlas dentro de los marcos establecidos por ellos… ¿qué saben ellos de nuestras necesidades, si todo su accionar ha sido para obtener suculentas ganancias a costa nuestra?

2.– Este “acuerdo de los poderosos” quiere mantener el modelo económico capitalista neoliberal y el modelo político que nos ha hecho tanto daño, que ha precarizado nuestras vidas y que nos ha condenado a las migajas mientras ellos viven en la abundancia… Decimos esto porque en el “acuerdo” existen amarres como:

a) Los quórum para votar  establecidos en este acuerdo, son de dos tercios para aprobar, esto quiere decir  que un 33,01%   tiene más valor que un 65,09%, es decir, una minoría tiene más valor que la mayoría. Con estos quórum resulta casi imposible hacer una constitución a favor de las grandes mayorías.

b) Los tratados internacionales (de libre comercio) no pueden ser revisados, tienen que mantenerse y las sentencias judiciales ejecutoriadas deben mantenerse.

c) El artículo 135 del acuerdo establece que se debe mantener el carácter democrático establecido por la constitución de Pinochet. Para continuar con el modelo de injusticia e inequidad y mantener a una minoría poderosa, han asegurado la continuidad de la lógica representativa que hasta ahora ha tenido la seudo-democracia. Si quisiéramos construir un sistema democrático participativo o democrático popular u otra forma, no podríamos porque este acuerdo firmado no lo permite.

3.– Este “acuerdo de los poderosos” no tendrá ninguna legitimidad real, ha sido pactado por los mismos que gobiernan este país hace 47 años desde la dictadura en adelante;  por el gobierno que tiene una aprobación de apenas un 6%; por los parlamentarios que tienen una aprobación de un 2% y los partidos políticos que solo el 2% los aprueba. Entonces, ¿los mismos que tienen hecha bolsa nuestras vidas, hoy día levantan esta alternativa? Sospechosa la diría un humorista.

4.– Por otra parte, este gobierno ha violado sistemáticamente los derechos humanos. Personas heridas, mutiladas y asesinadas; hasta el día de hoy aproximadamente 2 500 presos y presas por luchar encarcelados/as sin  pruebas y  entre ellos 155 menores de edad.  Siguen reprimiendo brutalmente todas las manifestaciones, aumentan los asesinatos, la violencia policial y el encarcelamiento. Y  nosotros, nosotras ¿vamos a participar de esta farsa plebiscitaria  en este clima?  ¿Vamos a ir y legitimar su salida pactada a pesar de todo esta brutalidad?

5.– A los y las firmantes del “acuerdo de los poderosos”, lo único que les importa es que la gente vaya a votar, total, ya tienen amarrada la futura constitución. La “hoja en blanco” es una mentira más de tantas,  con las restricciones establecidas en el art 133  y 135 del “acuerdo” está diseñado el carácter de la futura constitución. Entonces, lo único que les importa es que votemos, porque así le darán legitimidad popular a la futura constitución, que será la misma esencia de la actual con algunos retoques que la hagan parecer democrática.

Entonces … ¿Qué hacer?

Todas las conquistas del pueblo se han obtenido con organización y lucha, basta mirar nuestra historia. Nada nos ha sido regalado, ni entregado por la bondad de los poderosos.

El 18 de octubre del 2019, Chile despertó  y la lucha que por años y décadas que muchos mantenían en pie se multiplicó.  Al calor de ella,  como pueblo nos autoconvocamos en asambleas territoriales, comunales, barriales.

Fue una respuesta espontánea, en un momento de lucha álgido. Es necesario fortalecer esas asambleas como espacios legítimos y órganos de lucha y construcción de poder de las mayorías populares, transformándolas en espacios de conducción política con un programa que exprese las necesidades y el sentir de la gente. Basta de confusión, nuestra propuesta es levantar un gran encuentro de asambleas que se constituya  en un poderoso parlamento popular, instancia de autogobierno que  lleve a cabo las transformaciones que necesitamos. Para ello, no requerimos representantes, ni reconocimiento del Estado o de un gobierno, nuestro poder debe construirse de manera autónoma e independiente de toda la institucionalidad que hoy se encuentra en crisis.

Nosotros, nosotras desde las asambleas podemos construir nuestra propia forma de gobierno, podemos retomar la soberanía usurpada por los poderosos. Podemos instaurar un orden, un nuevo sistema, una democracia popular, una democracia directa, radical. Hoy es el momento, se ha abierto una grieta, una fisura que nos posibilita no solo soñar, sino planear, apostar y arriesgarnos en la construcción de otro mundo.

Llamamos a las mayorías populares a fortalecer la organización  en las asambleas,  proponer sus ideas y construir juntos un programa popular y hacerlo de una forma horizontal y participativa, sin engaños.

Es cierto, necesitamos una nueva constitución, pero realmente nueva,  gestada desde las bases, desde la voz de cada persona de nuestro territorio, hecha a la medida de las grandes mayorías de nuestro país  y ese también debe ser uno de nuestros objetivos.

No nos engañemos,  votar en abril le dará un respiro a los poderosos, pero rápidamente el pueblo reaccionará,  porque la nueva constitución amarrada por ellos  y sus cómplices, perderá rápidamente la ilusión de los que participaran en ella.

CON TODO, NOSOTROS-NOSOTRAS ASAMBLEISTAS DE MAIPÚ NO PARTICIPAREMOS DE ESTA FARSA. NO OPTAMOS POR EL MAL MENOR. NO TRANSAMOS CON LOS MISMOS QUE CRIMINALIZAN, ASESINAN Y ENCARCELAN  EL DESPERTAR DEL PUEBLO.

¡¡ TODO NUESTRO ESFUERZO Y ENERGÍA DIRIGIDA A LEVANTAR ORGANIZACIÓN POPULAR PARA LEVANTAR AL PUEBLO !!

¡¡  NO DESCANSAR HASTA SACAR A PIÑERA !!

¡¡NO OLVIDAR NUESTRA DEMANDAS!!

1.- SALARIO MINIMO DE $500.000.

2.- PENSION BASICA EQUIVALENTE AL SALARIO MINIMO. NO + AFP.

3.- 40 HRS. DE TRABAJO SIN FLEXIBILIDAD

4.- CONGELAMIENTO DE TARIFAS DE SERVICIOS BASICOS.

5.- NO + LUCRO EN LA SALUD Y COBERTURA UNIVERSAL.

6.- NO + LUCRO EN EDUCACION/EDUCACION LAICA Y NO SEXISTA

7.- ABORTO LIBRE,  SEGURO Y GRATUITO.

8.- CONGELACIÓN DE PRECIOS DE CANASTA BASICA DE ALIMENTOS.

9.- ESCALA MOVIL DE SALARIOS. SUBEN LOS PRECIOS…SUBEN LOS SUELDOS.

10.- IGUAL TRABAJO…IGUAL SALARIO.

12.- NO MAS MONTAJES Y DISOLUCIÓN DE CARABINEROS.

13.- SOLUCIONES HABITACIONALES DIGNAS.

14.- PASAJE GRATIS PARA ESTUDIANTES Y TERCERA EDAD.

15.- NACIONALIZAR EL AGUA Y LOS RECURSOS NATURALES.

16.- …Y TANTAS MAS …

Nota

1) Maipú es una comuna de Santiago de Chile, la segunda más poblada del país, con 800 mil personas. Es una comuna popular que tiene una zona industrial importante. Durante el gobierno de la Unidad Popular (1970-1973) fue uno de los bastiones obreros más combativos: el histórico Cordón Industrial Cerrillos-Maipú.  Desde el inicio de la rebelión contra el gobierno de Piñera, 18 de octubre 2029, ha salido masiva y cotidianamente a las calles, sufriendo por ello una brutal represión, con varios muertos. En términos organizativos, se han levantado 18 asambleas territoriales autoconvocadas, coordinadas entre sí, impulsando la movilización y elaborando un programa de lucha y una plataforma de reivindicaciones.