Abdelghani Aïchoun

El Watan, 10-2-2020

Traducción de R. Navarro – Correspondencia de Prensa, 12-2-2020

Dentro de unos días, el pueblo argelino habrá cumplido un año de protestas sin precedentes. Desde hace varios días, las predicciones sobre el grado de movilización para el 53° viernes, que tendrá lugar el 21 de febrero y será la ocasión de celebrar el primer “aniversario” del hirak, (1) son más que optimistas.

El  22 de febrero del año pasado (2019), este movimiento popular surgió en todo el país a partir de las redes sociales. Ese día, los argelinos salieron en masa y en todas las wilayas (divisiónes territoriales administrativas) para denunciar el 5º mandato de Abdelaziz Buteflika. Pero antes, el 16 de febrero más exactamente, hubo una manifestación en Kherrata.

Incluso antes, el 19 del mismo mes, hubo una manifestación frente al APC (Asamblea Popular Comunal) de Khenchela (500 km al sureste de Argel, 100 mil habitantes) con motivo de la visita de Rachid Nekkaz (político millonario argelino), que había anunciado su participación en las canceladas elecciones presidenciales del 18 de abril. En el acto, y tras una provocación de la APC, los manifestantes arrancaron y pisotearon un retrato gigante del Jefe de Estado.

Esa semana de febrero de 2019 se terminó con las multitudinarias manifestaciones del día 22 y fue el preludio de un movimiento que ya lleva un año y que probablemente continuará durante mucho tiempo. De ahí el interés de los militantes y activistas del hirak en transformar  este 53° viernes  en un momento de nueva movilización masiva.

Para ello, en los últimos días se han registrado cada vez más convocatorias a una marcha “nacional” en Argel. En Bejaïa, por ejemplo, los activistas han lanzado a través de las redes sociales la idea de manifestar por toda la capital desde el jueves 20 de enero, no solamente en un punto establecido de antemano, para evitar los cierres de carreteras que impiden el acceso a la capital los días de manifestaciones (martes y viernes).

Algunos recomiendan incluso no salir a la calle antes de que “el sistema salga”. Además de la capital, cuyo símbolo es obviamente importante, también hay llamados a movilizarse con fuerza en las otras wilayas (distritos) este 53º viernes, que conmemorará un año de protestas. Otros intentan organizar una marcha nacional en Kherrata (300 al este de Argel) el 16 de febrero, ciudad en la que tuvo lugar la primera marcha contra el 5º mandato, seis días antes del célebre 22 de febrero de 2019.

Es cierto que ha habido momentos de dudas, durante los cuales la movilización fue menor por razones objetivas, como fue el caso por ejemplo durante el verano o durante el mes de Ramadán, el movimiento popular siempre ha sabido retomar fuerzas con ocasión de ciertas fechas importantes. Basta con mencionar, a este respecto, las fuertes movilizaciones del 5 de julio (de 1962, fecha de la independencia) o del 1 de noviembre (1954, inicio de la guerra de independencia argelina). En otras ocasiones, fueron los acontecimientos políticos los que motivaron a los argelinos a manifestar, como el anuncio de elecciones presidenciales el 12 de diciembre de 2019, o declaraciones de altos funcionarios del Estado, consideradas como provocaciones.

Por lo tanto, el 21 de febrero será seguramente un día de grandes manifestaciones

Desde el comienzo del hirak, los observadores y analistas han predicho repetidamente su inminente fin, pero el hirak, sin embargo, se mantiene firme. El viernes pasado, la movilización en la capital fue mayor que la de la semana anterior. En las otras ciudades también hubo mayor presencia de manifestantes. El movimiento ha recobrado fuerzas incluso en ciudades en las que no había habido manifestaciones en las últimas semanas, a menudo debido a la fuerte represión. Por lo tanto, muy probable que la movilización del  21 de febrero sea importante, sobre todo teniendo en cuenta los numerosos llamamientos realizados a través de las redes sociales.

Seguramente, para el acto 53º del hirak, las carreteras que conducen a la capital estarán, como de costumbre, cerradas o filtradas por la policía. En Kherrata  ocurrirá probablemente lo mismo que el 16 de febrero de 2020 (represión y arrestos masivos). Pero esto no es un obstáculo ante la determinación de los manifestantes, quienes encuentran siempre la manera de desplazarse y de entrar a las ciudades cercadas por el régimen. El 53° viernes será, sin dudas, extremadamente excepcional.

Nota

1) Hirak (en árabe: الحراك, movimiento) se refiere a las manifestaciones  que se han venido produciendo desde el 16 de febrero de 2019 en Argelia para protestar, primero contra la candidatura de Abdelaziz Buteflika para un quinto mandato presidencial y luego contra su plan, también impugnado por el ejército, de permanecer en el poder al final de su cuarto mandato, en el marco de una “transición” y de la aplicación de “reformas”. Posteriormente, los manifestantes exigieron el establecimiento de una Segunda República y la salida de los mandatarios del régimen. (Redacción Correspondencia de Prensa)

***

Viernes 51° de movilización: indomable determinación

Abdelghani Aïchoun

A l’encontre, 8-2-2020

El Watan, 8-2-2020

El dipositivo de seguridad establecido en Argel fue prácticamente el mismo que el de las últimas semanas, con una presencia igualmente marcada en Grande Poste y en el Boulevard Asselah Hocine (centro de Argel). A eso de las 5 de la tarde, la policía intervino para detener la manifestación. Represión policial, manifestantes apaleados.

La movilización tuvo lugar ayer, el viernes, quincuagésimo primer viernes de la protesta, y unos días antes del primer aniversario del Hirak. En Argel, y como de costumbre, miles de personas llegaron al  centro de la ciudad para hacer oír su voz exigiendo un estado democrático. Además de los grupos que se habían formado antes del mediodía, en particular en la calle Didouche Mourad, la manifestación fue doble, con dos grandes marchas, una de Belcourt y otra de Bab El Oued. Esta última, y como ha sido el caso durante varias semanas, la más impresionante y espectacular.

Además de los eslóganes y consignas habituales, relativos al “estatuto civil, no militar”, a la “legitimidad popular” o a la denuncia de las elecciones presidenciales del 12 de diciembre, los manifestantes exigieron la liberación de los presos políticos. Los manifestantes rindieron un homenaje especial a “Khalti Baya”, el apodo de Baya Dahmani , que participa regularmente en las manifestaciones del Hirak y que fue detenido la semana pasada cerca de la plaza Audin antes de ser “abandonado” cerca de Zeralda, al oeste de Argel. “Alá Akbar, Khalti Baya”, cantaban los manifestantes. Los manifestantes también mencionaron el hecho de que la policía le habría “confiscado” su medicamento, Tramadol, un tratamiento necesario para él.

Los manifestants llevaban retratos de varios detenidos, como Tabou, Boumala y el estudiante Ogadi, de Tlemcen. “Atalkou el massadjin, mabaouche el cocaine” (Liberen a los detenidos, no eran vendedores de cocaína), una alusión a Khaled Tebboune, hijo de Abdelmadjid Tebboune (el presidente argelino de turno), detenido en un asunto de cocaína en 2018.

Los manifestantes de los viernes y martes nunca se han olvidado de los presos políticos. La liberación, el lunes 3 de febrero, del activista Samir Belarbi fue considerada como una victoria. Por su parte, Samir Belarbi participó en la marcha del viernes 7 de enero en la capital, Argel. Pero Abdelghani Badi, el abogado de Belarbi informó que el conocido militante había sido nuevamente arrestado cuando se dirigía a su casa al final de la marcha.

Por otra parte, se pudo observar que muchos manifestantes llevaban ayer los retratos de Benyoucef Benkhedda, segundo presidente del GPRA (Gobierno Provisional de la República Argelina), fallecido el 4 de febrero de 2003, y de Hamid Ferhi, coordinador del MDS (Movimiento Democrático y Social), fallecido el 5 de febrero de 2019. Uno de los manifestantes llevaba un cartel con un retrato de Benkhedda con una de sus citas: “El ejército está al servicio de la nación, lo que significa que está bajo la autoridad directa del gobierno, que representa a su vez la legitimidad popular”.

Por supuesto, los argelinos volvieron a corear consignas relacionadas con las exigencias democráticas que denunciaban las elecciones presidenciales del 12 de diciembre de 2019. “Tebboune mzawar djabouh laasker” (Tebboune ilegítimo, puesto por los militares), gritaban o “yasqot nidham, dawla ouled lehram” (Abajo el régimen, Estado corrupto).

El sistema judicial y el Ministro de Justicia, Belkacem Zeghmati también fueron objeto de duras críticas: “Zeghmati lel harrach, djibouh djibouh” [Que Zeghmati vuelva a El Harrach (cárcel en la periferia de Argel)], y también “Win rahi lel adala win rah el qanoun” (Dónde está la justicia, dónde está el derecho). Otros eslóganes o cantos ya habituales del hirak también fueron coreados por los miles de manifestantes. Algunos de esos cantos: “Dawla madania machi askaria” (Un Estado civil, no militar) o “Qolna issaba trouh, ya hna ya ntouma” (Ya dijimos que esta banda debe irse, o se van o nos vamos nosotros).

A pocos días del primer aniversario del hirak, que comenzó el 22 de febrero de 2019, y luego de 51 viernes consecutivos, la movilización se mantiene. Muchos manifestantes lo esperaban así y para la fecha aniversario, el 21 de febrero, 53° viernes, esperan una manifestación excepcional.

Hay que señalar que las medidas de seguridad aplicadas fueron prácticamente las mismas que las de las últimas semanas, con una presencia policial igualmente impresionante en la Grande Poste y en el Boulevard Asselah Hocine. Alrededor de las 5 de la tarde, la policía intervino para interrumpir la marcha, apaleando a los manifestantes.