Esquerda Online, 9-2-2020

M. Bernardo, desde Río de Janeiro

Traducción de Correspondencia de Prensa, 9-2-2020

Este domingo, 9 de febrero, comenzó el noveno día de la huelga nacional de los petroleros. Los informes de las federaciones sobre los lugares de la huelga suman: 35 plataformas, 11 refinerías, 17 terminales, 7 campos terrestres, 5 plantas termoeléctricas, 3 UTGC (Unidades de Tratamiento de Gas), 1 planta de biocombustibles, 1 planta de fertilizantes, 1 planta de lubricantes, 1 planta de procesamiento de esquisto, 1 complejo petroquímico y 3 bases administrativas.

En cuanto al número de unidades en huelga y la adhesión de los huelguistas, es probablemente la mayor huelga jamás realizada por el movimiento petrolero.

El pasado viernes 7, las bases de la FNP (Federación Nacional de Petroleros) comenzaron a realizar la huelga. Como las ya tradicionales y guerreras bases de la Unión del Litoral de San Paulo, con su histórica y aguerrida Refinería Presidente Bernardes (RPBC), en Cubatão (San Pablo).

Pero la gran novedad de esta huelga son las plataformas que producen el petróleo pre-sal (petróleo formado antes que la capa de roca salina que lo cubre), que entraron en la huelga. Estamos hablando de las plataformas P66, 67, 69, 74 y 76, que juntas produjeron en diciembre de 2019 más de 850.000 barriles diarios, generando unos ingresos brutos de unos 56 millones de dólares diarios para Petrobras.

O sea, es una huelga muy fuerte.

Pero los enemigos de los trabajadores están unidos. Ives Gandra, Ministro del TST (Tribunal Superior del Trabajo) y responsable de la contrarreforma laboral de 2017, en el gobierno de Michel Temer, decidió de forma unilateral y sin escuchar a los sindicatos petroleros, imponer restricciones de forma que la huelga petrolera fuera imposible. Decidió multar a los sindicatos petroleros y permitir la contratación de trabajadores temporales, “rompehuelgas”. Una medida autoritaria, tomada para intimidar a los trabajadores, ante el crecimiento del movimiento.

Nuestra huelga es justa. Estamos luchando por el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo, para evitar cientos de despidos en la Fábrica de Fertilizantes de Paraná, y la retirada de una serie de derechos.

Incluso después de esta decisión del ministro, la huelga siguió fuerte y creciendo.

El movimiento huelguístico ha realizado una serie de iniciativas para fortalecer la huelga, como el gran acto en la puerta del edificio de la sede de Petrobrás en Río de Janeiro el viernes 7 (1); acciones de solidaridad con otras categorías en lucha, como los trabajadores de DATAPREV (Empresa de Tecnología e Informaciones de la Previsión) y la Casa de la Moneda; la acción de distribución de cilindros de gas, entre otras. Este domingo habrá almuerzos y desayunos con las familias petroleras en varios lugares del país.

Estamos esperando la negociación y el fin de los ataques por parte de la dirección de Petrobrás y el Gobierno, para poder debatir el levantamiento de la huelga.

Viva la huelga de los petroleros

Todos somos petroleros

Basta de privatización

Basta de despidos

Ningún derecho menos

Por combustible con precios baratos para el pueblo

Por una Petrobrás estatal a servicio del pueblo brasilero
Nota

(1) Ver Marcello Bernardo, video