Correio da Cidadania, 31-1-2020

Traducción de Correspondencia de Prensa, 1-2-2020

El Ministro de Economía del gobierno de Bolsonaro, así como otros representantes de este gobierno y un buen número de analistas económicos brasileños, cada tanto se muestran optimistas sobre la situación económica del país. Eso es lo que hizo Paulo Guedes, por ejemplo, cuando anunció en el Foro Económico Mundial (Davos, Suiza) que Brasil tendrá un crecimiento del 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, un poco más del doble en comparación con 2019.

De hecho, se olvidó de decir que aunque el PIB de Brasil crezca 2,5% en 2020, esto representará la continuidad del patinaje económico del país. Será una baja tasa de crecimiento, incapaz de sacar a Brasil del atolladero en el que se lo metió, especialmente después de 2016. Y para hacer el horizonte futuro aún más sombrío, todos los indicadores económicos apuntan a la posibilidad de que la tasa de crecimiento real sea aún menor, con Brasil permaneciendo en el lodazal creado por las políticas neoliberales.

A pesar de ello, el gobierno y los medios neoliberales consideran un gran éxito la creación de casi 100.000 nuevos puestos de trabajo en noviembre y diciembre de 2019. En la práctica, sin embargo, esto representaba sólo el crecimiento estacional de fin de año, seguido, pronto, por un retorno a la situación anterior. Para empeorar las cosas, además de que el número total de desempleados sigue siendo de unos 13 millones, se observa un crecimiento exponencial de la informalidad, lo que en la práctica representa una reducción salarial de vastos contingentes de trabajadores, con efectos negativos en la demanda y el proceso de producción.

Para empeorar las cosas, el gobierno central se esfuerza, bajo la rúbrica de reducción del gasto público, en eliminar el papel del Estado en la economía, incluyendo la privatización de la mayoría de las empresas estatales. En otras palabras, con el falso pretexto de reducir la recaudación de impuestos y evitar la corrupción, está abandonando totalmente al sector privado tanto la industria básica como la construcción de infraestructuras. En términos más precisos, alienará totalmente el sector industrial a las empresas transnacionales y subordinará aún más la defectuosa infraestructura de transporte y comunicaciones al oligopolio del automóvil.

Por lo tanto, en lugar de diseñar y ejecutar programas para fortalecer, modernizar y diversificar el parque industrial de propiedad nacional, estatal y privada, el gobierno de Bolsonaro se propone intensificar el proceso de desindustrialización y desnacionalización de la economía brasileña y reducir su capacidad productiva.

No es casualidad que el Ministro Paulo Guedes comunicara a la elite de la comunidad empresarial mundial, que participaba en el Foro Económico Mundial, la decisión de abrir aún más el mercado brasileño a las empresas extranjeras, incluyendo las licitaciones públicas y la adhesión brasileña al Acuerdo  de Compras Gubernamentales, dando a las empresas extranjeras el mismo trato que a las empresas nacionales en las compras del sector público. Todo ello desde la perspectiva teórica de que así se promoverán las buenas prácticas comerciales y se combatirá la corrupción, eludiendo el hecho de que las empresas transnacionales practican el método de la corrupción de manera mucho más eficaz que las empresas nativas.

Además, en su estadía en el Foro Económico Mundial, el ministro Guedes también produjo una perla que debe haber llenado de envidia a su jefe. Culpó a la pobreza por la devastación de la selva amazónica. Serían los pobres los responsables de talar los bosques en busca de oportunidades de trabajo y alimentos. Afrontémoslo, aunque cometió un ataque a la realidad, al menos reconoció la existencia de la pobreza brasileña, cuyos millones de miembros ocupan, cada vez más, las aceras con marquesinas de los centros urbanos para pasar la noche. Por otra parte, el ministro siguió tratando de ocultar la devastación que está produciendo la agroindustria con su proyecto de expansión exclusiva y desenfrenada de productos agrícolas exportables.

Lo peor es que las reformas programadas por este representante del neoliberalismo, como la de la Previsión Social y las demás de su agenda, tienden a aumentar la pobreza e intensificar la desindustrialización y desnacionalización económica, convirtiendo a Brasil en un nuevo productor colonial de bienes primarios. Esto lo subordinará cada vez más a los dictados económicos de los países capitalistas centrales, especialmente los Estados Unidos. Todo ello en un momento en que dicho capitalismo funciona, cada vez más, como acumulador y centralizador de la mayor parte de la riqueza generada por los países que se subordinan a sus dictados.

En estas condiciones, las políticas aplicadas por el gobierno Bolsonaro, por muy modernizadoras que se llamen, no tienden a catapultar el crecimiento, sino a hacer que la situación de la economía brasileña sea cada vez más estancada y primaria. A fin de impulsar el crecimiento del Brasil, el Estado debe reanudar su papel de inversor, no sólo en la infraestructura, en la agricultura democratizada y en la reducción de la pobreza, sino principalmente en la industrialización y en el desarrollo de la agricultura alimentaria para el mercado interno, como principales fuentes de generación de empleo y riqueza.

En este sentido, no es erróneo en teoría atraer capital extranjero para invertir en la industrialización y en el reordenamiento de la infraestructura. Sin embargo, esas inversiones industriales y de infraestructura no pueden permitir que el país se vea limitado por el dominio oligopólico de las empresas extranjeras. Necesitan ser confrontados con empresas nacionales, estatales y privadas que les hacen buscar precios realmente competitivos.

Además, para salvar la brecha en la modernización tecnológica nacional, es necesario inducir contractualmente las inversiones extranjeras a transferir tecnologías modernas a las empresas nacionales. Es decir, en lugar de permitir que las empresas extranjeras participen en licitaciones públicas y vendan productos fabricados fuera del Brasil, lo que debería hacerse es exigirles que inviertan aquí en sistemas de empresas mixtas, transfiriendo tecnologías innovadoras a empresas nacionales, estatales y privadas, y compitiendo con ellas por productos fabricados en el Brasil.

Si Brasil adopta la política desnacionalizadora de Guedes, el proceso de desindustrialización, que ya es extremadamente grave, tiende a empeorar, agravando la pobreza, la miseria y todos los males relacionados con esta situación. De hecho, hoy en día, para superar el grado crítico alcanzado por la economía brasileña, ya no bastan las políticas que tuvieron algún efecto en un pasado no muy lejano, como la expansión de los créditos para micro y pequeñas empresas y la transferencia de rentas a los más pobres.

Es necesario adoptar una política de fuertes inversiones en la industrialización y el desarrollo científico y tecnológico, con el Estado nacional y las empresas privadas como jefes de los automóviles. Por lo tanto, el Estado no puede ni debe transformarse en un agente destructor de los avances del pasado, sino en un agente que construya los huesos industriales, científicos, tecnológicos y culturales, capaz de permitir al pueblo brasileño alcanzar un nivel de vida que arroje la miseria, la pobreza y las mentiras sobre un pseudo crecimiento económico, en el basurero del pasado.

Para ello, por otro lado, es necesario llevar a cabo la disputa política estratégica contra el proto nazi-fascismo. En otras palabras, es necesario que los grandes contingentes de la población brasileña se movilicen para que la actual democracia formal de la Constitución de 1988 se convierta en una democracia efectiva, y no en una máscara ficticia de la representación política del gran empresariado agrario y comercial, y de unos pocos sectores intermediarios.

Es decir, una democracia que, además de completar la reforma agraria que garantiza el acceso a la tierra a todos los trabajadores rurales, garantice empleos y salarios acordes con el trabajo realizado, y haga efectiva la educación de todos los niños y jóvenes, la vivienda digna, el saneamiento, la salud y el transporte público. Y reconstruir los sistemas de jubilación y seguridad social para servir a todos los trabajadores.

En otras palabras, hay cuestiones estratégicas que deben ser decididas por las fuerzas democráticas y populares en el mismo proceso de resistencia al nazi-fascismo entreguista, en gran parte con la economía como eje fundamental. Son ellos los que aclararán, de hecho. la verdad de la realidad actual y la constante mentira del neoliberalismo bolsonarista. Esto exige menos atención a las boberías del gobierno y un tratamiento intensivo de las cuestiones decisivas para el país y su pueblo.

Wladimir Pomar: Escritor y analista.