El Gobierno suspendió la movilidad jubilatoria y anunció un bono muy restringido. Con estas medidas, la mayoría de jubilados y jubiladas continuarán con ingresos debajo de la canasta, sin alcanzar lo que necesitan para garantizar su subsistencia. La denuncia que hizo la izquierda:

La Izquierda Diario, 17-12-2019

Correspondencia de Prensa, 17-12-2019

Por fuera del proyecto de Emergencia que envió el Ejecutivo al Congreso, el gobierno otorgará, mediante decreto presidencial, un bono de $ 5.000 pesos en diciembre y otro de mismo monto en enero para los jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo ($ 14.068). Se cobraría el próximo 30 de diciembre. Esta medida alcanzará así a 2,7 millones de titulares de jubilaciones o pensiones.

También percibirán el bono quienes cobran una jubilación o pensión de hasta $ 5.000 superior a la mínima (hasta $ 19.068). Estos percibirán un bono menor a $ 5.000 por la diferencia. Por ejemplo, quien cobra $ 18.000 pesos hoy recibirá un bono de $ 1.068.

El bono de $ 5.000 lo cobrarán también 1,5 millones de beneficiarios de pensiones no contributivas o de la Pensión Universal Para el Adulto Mayor (PUAM), cuyos ingresos son un 30 % y un 20 % inferior al haber mínimo.

Pero habrá al menos 2,3 millones de titulares de jubilaciones o pensiones que no recibirán ningún tipo de bono. De estos, alrededor de 1,1 millones percibe ingresos apenas por encima de los $ 19.068.

Actualmente, el haber mínimo cubre sólo el 37 % de lo que necesita un jubilado para vivir, dado que la canasta de jubilados está valuada en $ 37.815 a octubre 2019. Una recomposición de haberes que les permita cubrir los gastos mensuales básicos tendría que ser de $ 23.747.

Así las cosas, a pesar del bono, el 70 % de los jubilados y pensionados continuarán por debajo de la Canasta de los Jubilados. O sea que la mayoría de los jubilados continuaran teniendo ingresos miserables, sin poder cubrir sus gastos elementales y básicos.

Así, quienes para las promesas de campaña fueron prioridad para Fernández, una vez en el poder dejaron de serlo para que ocupen su lugar el FMI y los acreedores. La reiterada «consistencia fiscal» de la que habló el ministro Guzmán durante la conferencia de esta mañana, tiene el objetivo de seguir beneficiando a los mismos de siempre.

El Proyecto de Emergencia ya entró al Congreso. El ministro de Economía Martín Guzmán explicó este martes por la mañana en conferencia de prensa cuáles son sus lineamientos generales.

Entre ellos, se suspenderá por 180 días la aplicación de la movilidad previsional, lo que otorgará al Ejecutivo la facultad para realizar aumentos puntuales por decreto. El presidente será quien decidirá así cuánto van a cobrar los jubilados, un método que deja afuera toda discusión parlamentaria.

Mientras tanto, presentará otro índice de movilidad jubilatoria al Congreso en el lapso de 180 días, del cual aún no se saben ni sus parámetros, ni sus objetivos ni su fundamentación.