Pistolero del FSLN dispara contra manifestantes en Metrocentro

Tres heridos de bala por disparos de militante sandinista. La Policía no hace nada para detenerlo y ahora lo describe como víctima, alterando datos.

Ivette Munguía

Confidencial, 31-3-2019

Correspondencia de Prensa,31-3-2019

Menos de 24 horas después de que el régimen de Daniel Ortega se comprometió a respetar los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses, un militante del Frente Sandinista disparó contra una manifestación que se realizaba en el interior del centro comercial Metrocentro, en Managua, hiriendo de gravedad a tres personas. Mientras, la Policía Nacional asedió y reprimió la protesta, detuvo a once personas con violencia y no actúo para detener al pistolero, que ahora describe como víctima.

Los disparos ocurrieron cuando un grupo de simpatizantes sandinistas, acuerpados desde la calle por la Policía Nacional, lanzaron piedras a los manifestantes que se encontraban en el interior del centro comercial. Los manifestantes también respondieron lanzando piedras, y de repente, un hombre identificado como, Germán Félix Dávila Blanco, salió de uno de los establecimientos comerciales y disparó contra los manifestantes.

En el momento en que ocurrieron las detonaciones, la Policía Nacional tenía rodeado el perímetro del centro comercial, pero los oficiales no hicieron nada para capturar al autor de los disparos, por lo que los manifestantes arremetieron en contra del agresor. Simultáneamente dos de los heridos fueron trasladados en un vehículo particular hacia el Hospital Vivian Pellas, minutos después dos ambulancias de la Cruz Roja Nicaragüense (CRN) llevaron al tercer herido y al atacante al mismo centro hospitalario.

Según la versión policial los disparos ocurrieron “al momento de la agresión” de los manifestantes al militante sandinista Germán Dávila; sin embargo, no explica por qué no actuaron para restablecer el orden y arrestar al pistolero.

La Unidad Nacional Azul y Blanco, que convocó a la protesta, lamentó los hechos sucedidos y confirmaron la cifra de los heridos y detenidos. “Exigimos al Gobierno que respete los derechos de los nicaragüenses. Demandamos la liberación inmediata de las personas que han sido detenidas y cese inmediato al asedio a personas que se han manifestado cívicamente en diferentes partes del país”, indicó la organización en un comunicado.

Manifestantes agredidos por la Policía

Minutos antes de los disparos, una parte de los manifestantes, que estaba en el parqueo de Metrocentro, salió a la calle con sus banderas azul y blanco para exigir justicia, por lo que fueron golpeados a puñetazos y puntapié por oficiales antidisturbios. En ese momento, varios fueron arrastradas por la Policía.

Una de las personas detenidos fue Flor Ramírez, quien se ha convertido en un símbolo de las protestas por vestir un traje típico y bailar folclor durante las manifestaciones. Minutos antes de ser llevada por la fuerza, Ramírez alzó su voz para expresar su desconfianza en los acuerdos firmados, este viernes, entre la Alianza Cívica y la dictadura, ya que para ella “hasta no ver no creer, porque Daniel Ortega es mentiroso, nos ha engañado, nos ha destruido la vida y un mentiroso no va a cumplir”, dijo.

El periodista del canal Telenorte, de Estelí, Nelson Sequeira, también fue arrastrado por los oficiales, y mientras trataba de escapar sus agresores le quitaron su teléfono celular valorado en 800 dólares. El equipo del noticiero Acción 10, Valeska Rivera y Erasmo Hernández, también fueron agredidos físicamente por la Policía.Nicaragua313 II.jpg

Además de la protesta en Metrocentro se realizaron pequeños plantones en Galerías Santo Domingo, donde el periodista Emiliano Chamorro, del diario La Prensa, fue agredido verbalmente por simpatizantes sandinistas. También hubo manifestaciones en Tipitapa, Teustepe y León.

Condena y rechazo a agresión oficialista

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) lamentaron los hechos sucedidos en Metrocentro, donde un militante del Frente Sandinista hizo cinco disparos contra un grupo de manifestantes y la Policía Nacional asedió, agredió y se llevó detenidas a siete personas en ese lugar.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, calificó de “indignante que otra vez hoy en Nicaragua, policía y civiles violentos agredan, apresen y hieran a civiles que se manifiestan pacíficamente. No es a unos acuerdos a los que irrespetan, sino a personas humanas; no son negociaciones las que se entorpecen sino el futuro del país”.