Las violentas protestas de las que nadie habla

AFP, EFE, La Diaria, El Espectador

Correspondencia de Prensa, 12-2-2019

¿Qué está pasando en Haití? El país se encuentra desde hace varios días en medio de violentas protestas. Las manifestaciones se agudizaron hace una semana cuando el Gobierno declaró una urgencia económica, que implica reducir el costo de los bienes de primera necesidad, incrementar el acceso al crédito de las pequeñas empresas, para intentar paliar la crisis.

Haití, el país más pobre de América, aún no ha aprobado el presupuesto para este año, el cual fue rechazado el pasado mes por la Cámara de Diputados tras argumentar que ese no satisface a la cámara, por lo que instó al Ejecutivo a presentar una propuesta que represente “las necesidades actuales”.

El proyecto de presupuesto para este año es de 132.000 millones de gourdes (1.650 millones de dólares).

La indignación de los haitianos creció hace unos días cuando el Tribunal Superior de Cuentas emitió un informe de auditoría sobre la calamitosa gestión y las posibles desviaciones de fondos prestados desde 2008 por Venezuela a Haití para financiar su desarrollo económico y social. Alrededor de 15 exministros y altos funcionarios han sido señalados.

Lo más grave es que el actual presidente, Jovenel Moise, encabezaba una empresa que se benefició de los fondos para un proyecto de construcción de una carretera, proyecto para el que no se firmó ningún contrato.

Las manifestaciones

Aprovechando el malestar popular, la oposición al gobierno de Moise organizó marchas el pasado 7 de febrero, cuando se conmemora la caída de la dictadura de Duvalier (7 de febrero de 1986).

Pues las protestas ya cumplen varios días y la capital, Puerto Príncipe, está casi paralizada, en medio de una nueva convocatoria a protestas.

Este lunes, según comprobó Efe en las primeras horas del día, las calles de Puerto Príncipe están prácticamente vacías, con la docencia y el transporte paralizados, y solo se observan algunas motocicletas que ofrece servicio de transporte.

Los grandes negocios no han abierto sus puertas, mientras que en las principales calles de la capital manifestantes han levantado barricadas y han quemado neumáticos, impidiendo el paso de vehículos, lo que imposibilita la comunicación terrestre entre la ciudad y otras localidades vecinas.

Reportes de medios locales indican que otras importantes ciudades viven un panorama similar por las protestas convocadas por sectores de oposición que reclaman la dimisión del presidente Jovenel Moise, quien el jueves pasado cumplió dos años en el cargo.

Las protestas, que han dejado 7 muertos, según distintas fuentes, comenzaron el jueves pasado con multitudinarias manifestaciones en Puerto Príncipe y otros puntos del país, en rechazo al Gobierno de Moise, en medio de una acuciante crisis política y económica.

El secretario de Comunicación, Eddy Jackson Alexis, rechazó este lunes la violencia y llamó a la calma, y aseguró que el Gobierno se está movilizando para “mantener la seguridad”.

“La violencia y la intimidación en la calle no tiene que continuar así. La justicia y la Policía tienen instrucciones para restablecer el orden”, dijo, y agregó, que “solo con el diálogo vamos a resolver las problemas”.

Alexis apuntó que el Gobierno reconoce el derecho a protestar “pero pacíficamente.”

***

Miles de haitianos exigen en las calles la renuncia del presidente

La oposición convocó las protestas contra la crisis económica y la corrupción.

Haití vivió ayer la quinta jornada consecutiva de protestas contra el presidente Jovenel Moïse, acusado de agravar la situación económica del país. Las manifestaciones se desataron en la capital haitiana Puerto Príncipe y en otros puntos del país el jueves, dos días después de que el gobierno declarara una “urgencia económica” para paliar la crisis. Además de exigir la renuncia del mandatario, los manifestantes, convocados por la oposición política, rechazaron la escasez de combustibles, que en muchos barrios causó cortes de luz.Haití122 II

Los haitianos también reclamaron justicia por las irregularidades registradas en Petrocaribe, el programa por medio del cual Venezuela suministra petróleo a Haití a precios flexibles. A principios de este mes, el Tribunal de Cuentas reveló irregularidades en ese programa entre 2008 y 2016, que involucraban a 15 ex ministros y actuales funcionarios. El caso también salpicó a una empresa que dirigía el propio presidente Moïse. La auditoría reveló además que muchos de los fondos fueron destinados a proyectos sin planificación y sin respetar los procesos legales, y que se realizaron transferencias de dinero sin control. Al mismo tiempo demostraba que decenas de compañías cobraron sin haber terminado las obras.

El gobernante llamó el viernes a la oposición a dialogar “abiertamente” para buscar soluciones a la crisis política, pero los dirigentes opositores renovaron la convocatoria a movilizarse.

El diario haitiano Le Nouvelliste informó que ayer la capital estaba “paralizada”: los negocios no abrieron, los centros educativos estaban cerrados, el transporte público paralizado y las principales calles de la ciudad estaban cortadas por barricadas y neumáticos incendiados que levantaron los manifestantes en los días previos. Las protestas ya dejaron siete muertos desde el jueves, según informó la Policía el domingo.

La violencia desatada en las calles fue condenada el domingo por el Core Group, integrado por representantes de la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos, y los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia y la Unión Europea. En un comunicado, todos ellos pidieron un “diálogo” entre los actores políticos para encontrar una solución a la crisis política y económica que vive el país.