¿Qué sabe Solís que hace callar a Ortega y Murillo?

Dora María Téllez: “Es un terremoto político y moral para el FSLN”

Nicaragua Investiga, 17-1-2019

https://www.nicaraguainvestiga.com/

 Correspondencia de Prensa, 18-1-2019

Para muchos es extraño que siendo el Gobierno Ortega- Murillo tan frontal contra sus adversarios, no haya habido hasta ahora una sola palabra de su parte sobre la estrepitosa salida de Rafael Solís.

Ortega ha sido duro contra la empresa privada, contra los estudiantes, las organizaciones no gubernamentales, los activistas de derechos humanos y hasta contra la Iglesia, pero ¿Qué pasa con Solís que en lugar de hacerlos despotricar contra él, los ha hecho callar?

De hecho, Nicaragua Investiga conoció por fuentes diversas dentro del Poder Judicial, que este martes Alba Luz Ramos, junto a Fidel Moreno se reunieron con dirigentes de los CLS de la institución para decirles que “bajaran la orientación a todos los trabajadores que no siguieran hablando más del tema de Rafael Solís, porque era un traidor”.

Es decir, Solís se ha convertido en un impronunciable dentro de las filas sandinistas. La orden es no comentar, ni hablar nada en torno a él. Es fácil conocer las directrices del partido viendo los canales oficiales, que suelen ser los primeros en definir una línea de acción sobre los temas coyunturales.

Le interesa ¿Entonces quién fue? ejército niega operativos en Río San Juan y dice que solo sabe lo que publicó la policía

En ningún medio propiedad de la familia en el poder se ha comentado del tema, ni siquiera sus periodistas más frontales han mencionado nada al respecto. Si bien es cierto, algunas cuentas de fanáticos poco conocidos en algún momento acusaron a Solís de “traidor” de manera abierta, en los altos círculos del poder, esta palabra solo se usa contra el exmagistrado en reuniones privadas.

Los secretos del “Padrino”

¿Por qué callan? El Mayor en retiro del Ejército, Roberto Samcam nos dio esta respuesta “Rafael Solís conoce casi todos los secretos del poder (…) sabe todos los movimiento de dinero que ha habido, todo lo que ha salido en los últimos meses a cuentas secretas en el extranjero, sabe de todos los crímenes que han habido, antes, durante y después, porque era de la cúpula, sabe una cantidad enorme de secretos que tienen que ver con decisiones de carácter políticos, sabe las relaciones con los socios, aliados de Ortega”, expresa Samcam, quien  considera que el temor a que esos secretos sean revelados, serían la principal razón del silencio en la cúpula de Ortega.

Otro temor según Samcam, es que siendo Solís una figura tan poderosa y representativa dentro del Frente Sandinista, hacer más grande el tema de su salida pueda generar un efecto dominó incontenible para el partido.

“¿Cuál es el temor de ellos? , como decía Chespirito, que panda el cúnico, que haya un desgrane, que haya un desbande, porque el que está a nivel medio dice: bueno, si se fue uno de arriba, qué nos espera y el que se fue lleva muchos secretos que contar”, expresó el ex militar.

La ex comandante guerrillera Dora María Téllez al parecer piensa lo mismo. Ella dijo al programa Esta Noche (14-1-2019) de Carlos Fernando Chamorro que la salida de Solís “Es un terremoto político y moral para el FSLN”, porque “Rafael Solís estaba en el círculo de las cuatro personas más allegadas a la familia Ortega Murillo”, pero además su denuncia “confirma desde la más alta cúpula del Poder Judicial que este poder del Estado carece totalmente de independencia y que ha estado completamente subordinado a la familia Ortega-Murillo y esto tiene que ver con el argumento para invocar la Carta Democrática en el sentido de que la división de poderes y la institucionalidad democrática en Nicaragua se perdió”, dijo Téllez. (Entrevista completa: https://confidencial.com.ni/ruptura-solis-terremoto-politico-moral-fsln/)

Otra cosa que señala Téllez, es que la moral de las bases sandinistas se bajó, no solo por la renuncia de Solís, sino además porque en un principio les aseguraron que esta noticia era falsa, y al enterarse que de hecho era verídica, los militantes descubren que los estaban engañando. “Hay muchas mentiras más, Ortega ha mentido sobre los asesinatos, Ortega ha mentido sobre el golpe, Ortega ha mentido sobre aludir a una supuesta conspiración extranjera, ha mentido del papel de los policías y paramilitares y si alguien que conoce todos los secretos dice que esto se acabó, es lógico pensar para alguien que esté en la periferia del Frente Sandinista, decir: sí, esto se acabó”. Mencionó la ex guerrillera.

Solís por su parte dejó claro en una entrevista al Diario La Nación que para poder tomar su decisión debió antes asegurar su vida. Reconociendo lo peligroso que es el Frente Sandinista: “La renuncia pensé hacerla dentro de Nicaragua, pero podría haber significado medidas de naturaleza, no sé si por lo menos carcelaria, encarcelamiento porque nadie lo había dicho entre nosotros dentro de las filas del sandinismo. Nadie había señalado el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía”, dijo Solís.

 ***

Nicaragua

2019: la fase post-Ortega se acelera

Oscar-René Vargas

San José, Costa Rica, 16-1-2019

ORTEGA CELEBRA EL 35 ANIVERSARIO DE LA FUERZA NAVAL

  1. Vivimos en un escalofriante mundo bananero, con presuntos elementos modernos; un mundo absolutamente divorciado de la democracia, con sus imparables feminicidios y víctimas de la trata de personas y de las actividades ilícitas; con una corrupción inmensa e inmune; y con una desigualdad social inadmisible e inhumana, creada por la alianza del régimen con los políticos tradicionales.
  2. El actual sistema económico-político ha generado corrupción, depredación del medio ambiente (Bosawás e Indio Maíz), inseguridad jurídica y entrega de los recursos naturales que conforman nuestro patrimonio nacional (Lago Cocibolca con el tratado Ortega-Wang Jing). Ortega-Murillo son los que tienen el malintencionado propósito de conservar el poder a cualquier precio.
  3. Existe la posibilidad de mayores movimientos sociales como consecuencia de la corrupción de las élites y la mala administración. La mayoría de las protestas sociales han sido pacíficas, pero pueden volverse violentas si la frustración con las élites políticas y económicas crece, o si el gobierno Ortega-Murillo sigue utilizando la represión generalizada contra las protestas pacíficas.
  4. Si bien en algunas partes de Nicaragua hay algunos avances en el desarrollo económico, principalmente en las carreteras, en la mayoría de las zonas continúa el descontento contra la corrupción, la pobreza, la desigualdad y la impunidad, factores que nutren altos niveles de tensión social.
  5. Descontento, desigualdad, corrupción, élites depredadoras. En un clima peligroso, como el actual, las sumas de todos estos factores ponen en peligro la estabilidad y la gobernabilidad del régimen.
  6. Para la gran mayoría de la población es inaceptable la impunidad de la que gozan los policías y paramilitares que han reprimido, torturado y asesinado a los ciudadanos.
  7. La percepción general de la impunidad reinante durante los últimos diez meses, se encuentra respaldada por el Informe del GIEI y las declaraciones del exmagistrado Solís. La impunidad es uno de los principales lastres para el estado de derecho y el desarrollo económico de Nicaragua.
  8. De persistir las causas del malestar social y la represión indiscriminada, muchos ciudadanos de diversos sectores, frustrados, pueden tomar, nuevamente, las calles, para desfogar su indignación y alejarse de las formas tradicionales de hacer política.
  9. El enlace de las movilizaciones sociales y las luchas por derechos democráticos es estratégico. Solo con esta convergencia se afianzarán los derechos humanos y se crearán los vínculos indispensables con las nuevas resistencias a favor de los derechos políticos y sociales.
  10. El mundo laboral está convulsionado por las pérdidas de más de 400 mil puestos de trabajo. En otros sectores sociales se verifica un estado en ebullición y rechazo al régimen (profesionales, propietarios de pequeñas y medianas empresas). La crisis de los bancos se acelera: cierran 37 sucursales, la cartera de mora o de riesgo se triplica, despiden a 364 empleados y la masiva fuga de capitales ha alcanzado niveles récord.
  11. El mismo torbellino se observa en el partido de gobierno, dado la inseguridad de la permanencia del régimen Ortega-Murillo. Los dilemas de los militares son igualmente críticos para el devenir de la institución castrense. La capitulación de los partidos comparsas suscita crecientes repudios entre la población.
  12. Lo ocurrido en los últimos meses altera radicalmente el contexto político nacional. El régimen Ortega-Murillo afronta una crisis sociopolítica profunda, preservando un insignificante margen de acción. Las declaraciones de Solís muestran que comienza a perderse la cohesión desde arriba, la homogeneidad de criterios comienza a quebrantarse con las opiniones de algunos miembros del gran capital.
  13. La denuncia de Solís es un golpe duro al gobierno Ortega-Murillo. En mi criterio, la renuncia fue un acto premeditado y pensado, no ha sido una decisión tomada de un día para otro. Por lo tanto, fue dispuesto con tiempo y preparado poco a poco. Esto significa que él debe haberse llevado archivos y expedientes confidenciales, ya sea de forma digital o fotocopias, para negociar su asilo e inmunidad en el país que sea.
  14. Por lo tanto, es de esperarse dos cosas: a) el destape de actos de corrupción o acciones ilícitas que permitan la justificación de la aplicación de la ley Magnitsky Nicaragua a algunas personas en concreto; b) la renuncia o las renuncias de algunos funcionarios en cualquiera de las instituciones del Estado.
  15. Ambos elementos debilitan aún más al gobierno Ortega-Murillo al crear zozobra, ansiedad y desasosiego entre los principales cuadros del gobierno por desconocer exactamente los secretos que Solís puede revelar y las consecuencias que puedan tener a nivel personal.
  16. El gobierno Ortega-Murillo puede reaccionar, en teoría, de dos maneras: a) abrir una negociación con nuevos garantes y facilitadores (México y el Vaticano, por ejemplo) antes de una próxima reunión de la OEA para evitar la aplicación de la Carta Democrática; b) aferrarse al poder y no negociar, siguiendo la lógica del poder o la muerte, hipótesis que no hay que descartar dado que Ortega-Murillo saben que cualquier proceso de negociación sería para establecer la manera o la forma de su salida del poder.
  17. Los sectores progresistas afrontan serios desafíos: defender los espacios políticos frente a la andanada represiva desatada por el régimen; encontrar caminos prácticos de confluencia con otras fuerzas sociales que resisten para conformar un frente común; reforzar la construcción de una alternativa de poder y ver de qué manera se puede participar en las futuras negociaciones, así como qué demandas se presentan sin romper con el movimiento social.
  18. La apuesta inicial del régimen Ortega-Murillo a la desmoralización de los movimientos sociales ha quedado atrás. Ahora se juega la carta de la represión frente a la rebeldía popular para neutralizarlo. Se afianza la imagen de un gobierno que atropella a los ciudadanos, que quiere negociar una salida sin perder poder. Si el gobierno no logra dar una solución satisfactoria al movimiento social en la nueva coyuntura, la erosión desde arriba irrumpirá con la misma intensidad que las rebeldías por abajo.

***

Ortega regala tierras al Ejército

Nicaragua Investiga, 16-1-2019

Daniel Ortega ha decidido premiar al Ejército de Nicaragua, lo que muchos críticos piensan que es por su fidelidad en plena crisis sociopolítica.

El martes el Gobierno dio a conocer que donó tres propiedades al Ejército nicaragüense que pertenecían al Estado.

Las propiedades están ubicadas en Estelí, Mateare y Rivas y según la información serán utilizadas únicamente con fines exclusivamente militares, necesarios para “salvaguardar la integridad, independencia, seguridad y defensa nacional”.

Según el acuerdo presidencial, Ortega autorizó a Hernán Estrada, procurador general de la República, a comparecer ante la notaría del Estado para suscribir escritura pública de donación a favor del Ejército.

De acuerdo a la renuncia al Poder Judicial de Rafael Solís, padrino de bodas de Ortega y Rosario Murillo, el ejército “por alguna razón no ha desarmado a los grupos armados”.

Con esta nueva noticia es evidente que Ortega ha querido pagar el favor realizado por la institución armada.

Según Solís, siempre en su carta de renuncia, Ortega y Murillo “van por el camino” de una nueva guerra civil en Nicaragua.

Por su parte, Roberto Samcam, exguerrillero y mayor en retiro de las Fuerzas Armadas y crítico de Ortega, el ejército es “cómplice” de “toda la matanza que hubo durante todos estos meses”.

“El Ejército ha sido cómplice, no un espectador silencioso, ha sido cómplice de toda la matanza que hubo durante todos estos meses. Entregó armas que tenían en sus almacenes, que eran remanentes de la guerra (civil) de los años ochenta” declaró Samcam a Nicaragua Investiga.