El 2º turno y los intereses de los trabajadores

PSTU, 10-10-2018

https://www.pstu.org.br/

Traducción de Ernesto Herrera, Correspondencia de Prensa

¡Preparar la Huelga General en defensa de la jubilación, de los derechos laborales y del empleo!

El resultado del 1º turno de las elecciones demuestra una vez más la enorme insatisfacción de la población con los gobiernos y políticos que son los responsables por el desempleo, miseria, violencia y corrupción que asolan el país.

En el 2° turno, Jair Bolsonaro del PSL (Partido Social Liberal) o Fernando Haddad del PT (Partido de los Trabajadores), de ser electos, atacarán nuestros derechos y condiciones de vida para favorecer a los banqueros y grandes empresarios que los financian y apoyan.

Por tanto, nosotros de la clase trabajadora debemos ser oposición desde el primer día al gobierno de cualquiera de los dos que se elija, y estar preparados para luchar en defensa de la jubilación, del 13º salario (aguinaldo) del empleo, de la tierra, de los derechos de los oprimidos.

Nosotros del PSTU (Partido Socialista de los Trabajadores Unificado), entonces, decimos de antemano que seremos oposición al futuro gobierno, sea de Bolsonaro o de Haddad y sus aliados. Ninguno de los dos va a gobernar para nuestra clase, para los de abajo. Los dos van a gobernar para los banqueros.

Vamos a votar contra Bolsonaro, en el 13, sin ningún apoyo político a Haddad

Jair Bolsonaro defiende un proyecto de dictadura para nuestro país. Defiende la tortura y la dictadura militar que existió en Brasil luego del golpe militar de 1964 y que duró 21 años, que puso fin a la elección directa para Presidente, el derecho de huelga y de manifestación, la libertad de expresión, de organización sindical y política. Para defender los intereses de los grandes empresarios y de los bancos, la dictadura prendía, torturaba y llegaba a asesinar alos que discordaban, lo que osaban hacer oposición. Así explotaban al pueblo y el trabajador no podía reclamar nada. Es eso lo que Bolsonaro y su vice, el general Mourão, dicen que van hacer en el país “si fuese necesario”.

El candidato del PSL dice que “va acabar con todo activismo” en Brasil. ¿Saben lo que eso quiere decir? Que los indígenas no van a poder reclamar sus tierras. Que los negros no van a poder luchar contra el racismo y la discriminación. Que las mujeres estarán prohibidas de luchar por sus derechos y por igualdad. Que los trabajadores quedarán sin sindicatos e impedidos de luchar y hacer huelga. Que el gobierno de él desatará una dura represión contra las luchas. Que los sicarios de los latifundistas, asesinos como los que mataron a Marielle Franco y la propia Policía Militar, estarán liberados para matar. Todo eso sin hablar que él es diputado desde hace 30 años y es tan corrupto como los demás políticos que dominan Brasilia.

Sabemos que muchos obreros y trabajadores votarán a Bolsonaro no porque concuerden con estas barbaridades. Votarán por él porque están indignados con todo lo que está ahí, con el desempleo, con la corrupción generalizada, con la eliminación de derechos y también con el PT. Hay mucho trabajador que votaba al PT y hoy se siente traicionado, y con toda razón. No sólo por los escándalos de corrupción, Recordemos que Dilma en las elecciones de 2014 prometió no eliminar derechos, y que luego después de electa, puso un banquero en el ministerio de Economía y confiscó el PIS y el seguro de desempleo de la clase obrera. Votarán a Bolsonaro, mucho más para dar un voto de castigo al PT, de que apoyar o incluso conocer las propuestas de Bolsonaro.

Nosotros sentimos esa misma indignación, nosotros también queremos cambiar todo lo que está ahí. Y decimos más, si Haddad llegara al gobierno, él también va a atacar nuestros derechos, como hizo el gobierno de Dilma. Va a seguir la misma agenda de los gobiernos anteriores del PT, aliado a los banqueros, grandes empresarios y buena parte de esa escoria política que habita el Congreso Nacional.

Pero, incluso así, votar por Bolsonaro es darnos varios tiros en nuestro propio pie, en el pie de toda la clase trabajadora. Primero, porque él va a atropellar nuestros derechos, a realizar la reforma de la Previsión Social de Temer, tal vez hasta peor. Va a profundizar todavía más la reforma laboral, inclusive terminando con el 13º salario. Y va a continuar privatizando el patrimonio público.

Segundo, porque Bolsonaro, ante la lucha de los trabajadores por la defensa de nuestros derechos, no sólo va a reprimir nuestra lucha, como hicieron y harán otros gobiernos, inclusive los del PT. Él amenaza poner a los militares en las calles e imponer una dictadura que impida al trabajador de luchar, de defender sus derechos e intereses. Amenaza prohibir toda libertad de organización y manifestación en nuestro país.

No podemos facilitar a que Bolsonaro, una vez en el gobierno, tenga fuerza para hacer todo eso. No tiene sentido dar a él y su vice la posibilidad de robarnos el derecho de organización, de huelga, de manifestación y de expresión. Por eso, ningún obrero, ningún trabajador debe votar en Jair Bolsonaro. Por eso mismo, sin ninguna confianza o apoyo político al PT, debemos votar 13 (Haddad) en el 2º turno.

Precisamos estar preparados para la lucha desde ya

Confiamos en la capacidad de lucha de la clase trabajadora y del pueblo pobre de nuestro país. Hicimos una enorme Huelga General en 2017 que impidió la reforma de la Previsión de Temer. Si hubiésemos continuado con la lucha en aquel momento podríamos haber impedido la reforma laboral e, inclusive, derribado a Temer. Infelizmente, la dirección de partido como el PT y el Solidaridad, y la cúpula de las grandes centrales sindicales desarticularon y empujaron para atrás la lucha. Eso precisa cambiar.

Precisamos prepararnos desde ya para luchar en defensa de nuestros derechos, sea cual fura, de los dos candidatos, electo en el segundo turno. Precisamos estar prontos para enfrentar y derrotar a Bolsonaro y su autoritarismo en las calles. Nuestra clase está unida y organizada y más fuerte que todos ellos y podemos derrotarlos.

Un llamado a las centrales, sindicatos y movimientos: ¡Vamos a preparar la Huelga General!

Tanto Jair Bolsonaro, como Fernando Haddad, se comprometerán con el “mercado” en hacer la reforma y atacar nuestras jubilaciones, para continuar pagando la mal llamada Deuda Pública, que no es otra cosa que un robo de los recursos públicos por los bancos.

Lo que puede derrotar, de hecho, el autoritarismo de Jair Bolsonaro, y también derrotar los ataques a nuestros derechos y organizaciones, es la movilización unificada de la clase trabajadora y del movimiento popular. Nosotros, que construimos toda la riqueza que existe, podemos parar el país, mostrar nuestra fuerza y vencer.

Es necesario construir unidad para luchar. Construir el Frente Único para defender la jubilación, impedir que barran nuestros derechos, exigir empleos. Así como el Frente Único es necesario para derrotar, en las calles, el de Bolsonaro y sus seguidores, y de la cúpula militar que lo apoya.

Vamos a preparar ya las condiciones para una nueva Huelga General.

¡#Ele Não!

¡Contra el racismo, el machismo, la LGBTfobia, la xenofobia y la explotación!

No vamos a aceptar el genocidio y el encarcelamiento en masa de nuestra juventud pobre y negra de las periferias. No podemos tolerar el femicidio y el altísimo grado de violencia que se abate sobre las mujeres en nuestro país, o que las mujeres trabajadoras ganen menos que los hombres, ni que falten guarderías para dejar a los hijos y todavía tengan que escuchar que los hijos creados por madres solteras son “desajustados”. No podemos tolerar que los nordestinos sean llamados vagabundos y que las LGBT’s sean insultadas por Bolsonaro y por los coordinadores de su campaña.

¡Dictadura nunca más!

El Brasil necesita una rebelión obrera y popular y un proyecto socialista.

En la lucha vamos a organizar a nuestra clase por abajo, para hacer una Rebelión en este país, y construir un gobierno obrero y popular, de los de abajo, para gobernar con Consejos Populares, con democracia obrera..