Para representantes de los trabajadores, es la única candidatura que puede presentar un proyecto nacional de desarrollo con distribución de renta.

 Las principales centrales sindicales brasileras formalizaron este miércoles (10 de octubre) el apoyo al candidato del PT a la Presidencia de la República, Fernando Haddad, juntando en el mismo campo a dirigentes que apoyaron por lo menos a otros tres candidatos en la primera vuelta de las elecciones. Del petista, ellos esperan el compromiso de mantener los derechos, incluyendo la revocación de la “reforma” laboral y la Enmienda Constitucional 95 (de congelamiento de gastos públicos), y un programa que contemple desarrollo con distribución de renta.

 Según el documento firmado por siete centrales y entregado a Haddad (ver a continuación) durante la reunión en San Pablo, el otro candidato, Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal), “privilegia el mercado financiero sobre cualquier otro sector de la sociedad” y tiene la “flagrante” intención de suprimir derechos.

 “Es el candidato de los patrones, de la Fiesp (Federación Industrial de San Pablo), de Temer, porque votó todas las propuestas que retiraron derechos. Está contra la existencia de sindicatos y del movimiento sindical, y es defendido por toda la clase patronal de Brasil. Es el candidato del capital financiero, del agronegocio”, dijo el presidente de la CUT, Vagner Freitas.

 Vitor Nuzzi

Rede Brasil Atual, 10-10-2018

https://www.redebrasilatual.com.br/

Traducción de Ernesto Herrera

Correspondencia de Prensa 11-10-2018

Movimiento Sindical en Defensa de los Derechos Laborales y de la Democracia

 Por qué la clase trabajadora debe elegir Haddad

El 28 de octubre tendremos una elección decisiva para el futuro de la clase trabajadora brasilera. De un lado, Fernando Haddad, un candidato comprometido con la democracia, los derechos sociales y la soberanía nacional. Del otro, un candidato que encarna el autoritarismo, la desnacionalización de la economía y la extinción de los derechos sociales y laborales, con consecuencias directas en la vida de los trabajadores y de las trabajadoras, como desempleo, la precarización del trabajo, reducción de los derechos y de la calidad de vida.

Jair Bolsonaro defiende los intereses de las grandes corporaciones nacionales y extranjeras, su proyecto privilegia el mercado financiero sobre cualquier otro sector de la sociedad. Su intención de suprimir los derechos de los trabajadores es tan flagrante que el candidato afirmó que, de ser electo, va a crear una “nueva” cartera de trabajo (contrato laboral) en contraposición al actual. Con esta fantasiosa cartera, el empleado no tendrá ninguno de los derechos previstos en la CLT (Consolidación de las Leyes del Trabajo) como vacaciones, 13º salario y licencia maternal.

El programa de gobierno de Haddad está en sintonía con los intereses de la Nación y de nuestro pueblo. Propone la revocación de la reforma laboral y de la Enmienda Constitucional 95, que congeló las inversiones públicas por 20 años. Propone la retomada del crecimiento económico, con distribución de renta, inclusión y justicia y reducción del desempleo. Defiende el fortalecimiento y la valorización de la agricultura familiar y del salario mínimo, el combate de la precarización del mercado de trabajo, la democratización de los medios de comunicación y una política externa soberana.

Haddad está comprometido con la valorización de las estatales, de las empresas y bancos públicos, reducción de intereses, exoneración del impuesto de renta para trabajadores y trabajadoras que ganan hasta cinco salarios mínimos y de impuestos para los más pobres, mantenimiento de la Previsión Social como política pública y la valorización de las jubilaciones. El fin de las privatizaciones y la valorización del sector energético, con la consecuente reducción de las tarifas de combustibles, luz y gas, también son compromisos ya firmados.

Hay una masa de trabajadores, desempleados y desalentados, siendo iludida por el canto de sirena, desorientada por la confusión de noticias falsas y el despliegue del odio. Por eso, proponemos una reflexión por la democracia y por un futuro mejor para todos y todas.

Fernando Haddad personifica la democracia y la posibilidad de luchar por los cambios que el pueblo reclama y anhela: educación y salud públicas de calidad para toda la población, vivienda, seguridad, democracia, soberanía y bienestar social. Haddad colocará el pueblo brasilero en primer lugar.

Por todas esas razones, las centrales sindicales brasileras están unidas en este segundo turno con Fernando Haddad. Y, con la certeza, de que Haddad es el mejor candidato, convocamos a la clase trabajadora y el pueblo brasilero a participar de la campaña a votar para elegir Haddad como próximo presidente del Brasil.

Solamente juntos conseguiremos defender la democracia, la soberanía nacional y la valorización del trabajo y de la clase trabajadora.

San Paulo, 10 de octubre de 2018.

Vagner Freitas, presidente de la Central Única de los Trabajadores – CUT

Miguel Torres, presidente de la Fuerza Sindical

Ricardo Patah, presidente de la Unión General de los Trabajadores – UGT

Adilson Araújo, presidente de la Central de los Trabajadores y Trabajadoras del Brasil – CTB

José Avelino Pereira (Chinelo), presidente de la Central de los Sindicatos Brasileros – CSB

José Calixto Ramos, presidente Nueva Central Sindical de los Trabajadores – NCST

Edson Índio, secretario general de la Intersindical