Trabajadores de INDA y MIDES denuncian recortes en los programas alimentarios

 “¿En qué realidad se basa el cambio?”

Brecha, 14-9-2018, https://brecha.com.uy/

 “No hay recortes de presupuesto en el Inda (Instituto Nacional de Alimentación), ni los programas tienen menos amplitud. Los programas se reestructuraron, porque se aplicaron nuevos criterios de unificación de transferencias de alimentos, con el objetivo de que fueran más integrales y llegaran con mayor cercanía a los hogares”, declaró el director del Inda, Gerardo Lorbeer, para una nota publicada en el sitio institucional del Mides (Ministerio de Desarrollo Social). Sin embargo, desde comienzos de año los trabajadores del Mides y del Inda vienen denunciando por distintos medios y acciones que sí hay recortes y que algunos programas de transferencias monetarias o de sustitutos alimentarios cayeron o caerán en el corto plazo. La única explicación que recibieron por parte de las autoridades ministeriales fue que se trata de una reestructura “para mejorar”.

Esta semana voceros de la Comisión Intersindical de Derechos Humanos Afinda-Utmides explicaron a Brecha que “se elimina” el programa de riesgo nutricional: “Ya no hay ingreso de nuevos casos. Se mantienen los que estaban y van cayendo sin importar si lo siguen necesitando o no. El programa nuevo, que se llama Ciclo Vital y sólo funciona para los nacimientos del hospital Pereira Rossell, dura 12 meses, la mitad de lo que duraba. Y hoy sólo se ha llegado al 30 por ciento de los nacidos en ese hospital. Estamos denunciando esto desde la Semana de Turismo. La respuesta es que se implementó este nuevo programa porque, después de estudiarlo varios meses, los técnicos –que no quisieron decirnos cuáles son– dicen que es lo mejor. Dicen que es para mejorar, pero cuando se les pregunta a las autoridades qué hacemos cuando captamos un niño de 2 años con anemia, no tienen respuesta. Si lo hubiéramos captado antes del 31 de marzo, ese niño habría tenido un apoyo, ahora no lo tiene”.

El programa de riesgo nutricional protegía a niños y niñas con bajo peso, retraso de talla, anemia; embarazadas adolescentes, embarazadas con bajo peso o con anemia, y madres en lactancia con bajo peso de todo el país. Se realizaba una transferencia mensual de 603 pesos y se entregaba un complemento de leche en polvo fortificada con hierro (unos dos quilos por núcleo familiar). La prestación se entregaba por 24 meses.

Pero a partir de junio de 2018, según dicen ambos gremios, desapareció el programa como tal –que en febrero tenía 15 mil usuarios–, y sólo reciben la transferencia los niños nacidos en el Centro Hospitalario Pereira Rossell, y sin considerar su situación nutricional. Al resto de los niños –los nacidos en otras maternidades de Montevideo o del Interior, con o sin riesgo nutricional– no les corresponde el beneficio. Tampoco se incluyen prestaciones a embarazas con bajo peso, embarazadas adolescentes, madres en lactancia con bajo peso o a los niños. Ya no se entrega el complemento de leche fortificada.

Los trabajadores se preguntan: “¿En qué realidad se basa el cambio? Se supone que es para mejorar, pero no tenemos un diagnóstico de lo que se quiere mejorar. La Encuesta de Nutrición, Desarrollo Infantil y Salud (Endis) dice que casi el 5 por ciento de los niños tiene malnutrición, y este nuevo programa no tiene en cuenta ese dato. Es más, algunos valores, como el de inseguridad alimentaria severa en la infancia, subió, pasó de un 11 a un 13 por ciento. ‘Inseguridad alimentaria severa’ se traduce como gurises que pasan hambre”, detallan.

Cuentan los gremialistas que cuando pidieron una reunión para informarse de los cambios “lo que conseguimos fue una respuesta que protocoliza lo que debíamos decirles a los usuarios. Antes la orden era decir que estaba caído el sistema. Pero cuando quisimos saber en qué se basaba el cambio de programa nos dijeron que era una decisión política, y que de política no correspondía hablar con los trabajadores”.

Ambos sindicatos van a proponer en la próxima asamblea de trabajadores la posibilidad de hacer una denuncia en la Institución de Derechos Humanos. También “vamos a ir a la Comisión de Desarrollo del Parlamento, que es donde se está discutiendo la ley por el derecho a la alimentación, para notificar sobre esta realidad. Ya que no podemos hablar del tema con la administración vamos a hablar con otros interlocutores. A la Comisión de Derechos Humanos del Pit-Cnt le interesó el tema y van a generar una subcomisión para ver cómo podemos incorporarlo en el diálogo social”, explicaron.