Anwar al-Bouni

 A l´ elencontre, 14-8-2018, http://alencontre.org/

Traducción de Traducción de Faustino Eguberri – Viento Sur, https://www.vientosur.info/

Introducción de FemmeS pour la démocratie / Mujeres por la Democracia

En paralelo a las repetidas declaraciones de Putin a favor de la vuelta de las personas refugiadas sirias a Siria, la aviación rusa acaba de reiniciar una ofensiva militar contra personas civiles de la región del norte sirio (Idlib, el campo de Hama y de Alepo) en apoyo a la aviación de Assad. Entre las personas civiles del norte de Siria están hoy, además de la población local, todas las que han sufrido ya un desplazamiento forzoso en Siria (de Homs, Daraya, Guta, Yarmuk, Alepo, Deir-Ezzor, etc. E incluso una parte de la gente refugiada de la Bekka-Arsal de Líbano) como consecuencia de los bombardeos ruso-assadianos, excepto para las personas de la Bekka que han sido pretendidamente repatriadas… las y los civiles de esta región del norte son hoy un número de más de 5 millones de los que al menos la mitad son desplazados forzados. Putin, que ya se había arrogado en Siria el papel de hombre de guerra, de garante de paz y de negociador de paz, hoy se presenta como benefactor preocupado por las personas sirias refugiadas. Para las y los sirios, Putin no es más que un criminal de guerra, ocoupante de su país, apoyo fiel y corrector de imagen de Assad, el dictador mafioso y el mayor criminal de guerra de nuestro tiempo. Putin, igual que Assad, es un mentiroso cuyos actos están en el polo opuesto de sus palabras… Dios los cría y ellos se juntan. En un artículo en árabe, Anwar al-Bouni, antiguo detenido político, abogado, activista por los derechos humanos y director del Centro Sirio de Estudios e Investigaciónes Legales, analiza estas recientes declaraciones de Putin, los objetivos que pretenden y la posibilidad real de este supuesto retorno. Nosotras hemos decidido traducirlo al francés y publicarlo (FemmeS pour la démocratie / Mujeres por la democracia).

********

Putin en Siria

¿Cuál es el objetivo del juego ruso que consiste en plantear ahora la cuestión del retorno de las personas refugiadas sirias, dándole prioridad? ¿Rusia pretende de verdad que las personas refugiadas vuelvan a Siria?

– El primer objetivo es enviar un mensaje interno a la población rusa, para tranquilizarla y decirle que el tiempo de la guerra y las pérdidas humanas ha pasado, que ya no hay que inquietarse por el aumento de las pérdidas humanas y materiales rusas y que el momento de la cosecha está cercano.

– El segundo objetivo, es declarar la victoria y el final de la guerra, y anunciar que las cosas han comenzado a estabilizarse, planteando el marco político para la rehabilitación del régimen de Assad para dirigir Siria.

– El tercero, es aprovechar la preocupación de los países que acogen a las personas refugiadas sirias, en particular los países vecinos, por la situación de estas personas y la gran presión que ejercen sobre sus sociedades y sus economías respectivas, con el objetivo de presionarles para que traten directamente con el régimen sirio. Por tanto, les envía un mensaje directo para decirles que devuelvan a las personas refugiadas a Siria, donde Rusia, el régimen de Assad e Irán garantizarán su exterminio, resolviendo así definitivamente sus problemas ligados a las personas refugiadas.

– El cuarto, es motivar a Europa, que se preocupa enormemente por la presencia de esas personas refugiadas en su territorio, a financiar la reconstrucción de Siria, permitiendo así a las empresas rusas, que han firmado ya contratos con el régimen sirio, sacar provecho de ello y comenzar, por fin, a recuperar la fortuna gastada militarmente en Siria.

– Y el objetivo final es actuar de forma que se abandone completamente todo proceso que afecte a las negociaciones, a la solución de la crisis o a la modificación de la estructura del régimen. Esto implica prácticamente olvidarse del proceso de Ginebra e incluso su anulación total, pero también el abandono de las resoluciones internacionales tomadas anteriormente; pues el conflicto sirio, tal como es presentado por Putin, habría sido resuelto y habría concluido. Las conversaciones de Astana [Kazajastán, iniciadas en 2017] no tienen ya ningún sentido, sobre todo teniendo en cuenta que ese proceso es una pura fabricación rusa. Los muy escasos resultados producidos en la última reunión confirman por otra parte que estas conversaciones no tienen ninguna significación o valor.

¿Puede funcionar la manipulación rusa? Es imposible; solo una mente enferma podría creer en una ilusión así. El juego ruso ignora las leyes internacionales que prohíben el retorno forzoso de las personas refugiadas a su país. Aunque el sistema legal internacional se haya hundido y se haya ignorado completamente en el caso del expediente sirio, la negligencia del derecho internacional hará de los países que tomen parte en semejante manipulación socios oficiales del crimen de genocidio. Esos países portarían su responsabilidad y podrían ser perseguidos ante la justicia. El juego ruso oculta también la voluntad del régimen de Assad de no permitir la vuelta de las personas refugiadas a las zonas bajo su control, a fin de no verse confrontado a problemas de seguridad o económicos.

La posición del régimen sobre la cuestión del retorno de las personas refugiadas de Líbano está clara: ha impuesto la elaboración de listas para la aprobación de las personas refugiadas que desean volver y ha rechazado el retorno de un gran número de ellas. Por otra parte, Rusia no ha abordado la cuestión del lugar de acogida para su retorno, pues amplias regiones de Siria permanecen fuera del control del régimen de Assad. Son las zonas que han tenido grandes olas de éxodo como Alepo, Raqqa, Deir-Ezzor, Hasaka y otras.

Rusia también ha ignorado la cuestión de la destrucción de las viviendas de esas personas refugiadas, la ausencia de servicios y de suministro de agua potable, de electricidad y de todo sistema económico capaz de absorberlas, totalmente devastado, como los extrarradios de Damasco, Homs y Alepo. En su mayor parte, las personas refugiadas que están en los campos de Líbano o Jordania, no desean retornar a Siria para vivir en una tienda sobre los escombros de sus casas destruidas y bajo la amenaza permanente de ser detenidas, sin ninguna asistencia, cuando en Jordania, Líbano o Turquía reciben al menos ayuda humanitaria y gozan de un poco de libertad (al menos para expresar su opinión) o pueden intentar ir a otros países a fin de demandar asilo; esta posibilidad se vuelve inconcebible en caso de volver a Siria.

El juego ruso tampoco tiene en cuenta la cuestión fundamental de la seguridad de las personas refugiadas. ¿Cómo podrían aceptar volver a vivir, y vivir en seguridad, en Siria, cuando el régimen securitario continúa controlando todos los aspectos de la vida en Siria? Las leyes que protegen a los miembros de los servicios de seguridad, del ejército y de la policía contra las persecuciones por los crímenes que cometen, continúan aplicándose, permitiéndoles cometer sus crímenes contra la ciudadanía siria sin ningún tipo de disuasión. Al mismo tiempo, decenas de miles de personas detenidas han desaparecido en las cárceles del régimen y no se conoce la suerte que han corrido.

(Ver el artículo en el sitio de A l´encontre del 28 de julio 2018: https://alencontre.org/laune/syrie-le-regime-assad-a-des-centaines-de-parents-syriens-votre-enfant-est-mort-en-detention.html)

Por fin, recientemente el régimen anunció que muchas de las personas encarceladas murieron en la cárcel y emitió documentos que certificaban su muerte o bien informó de ello directamente a sus familiares (Ver Viento Sur: https://vientosur.info/spip.php?article14104).

¿Quién velará por la seguridad de las sirias y sirios y garantizará que no se les molestará en caso de volver a Siria? Se conoce la triste suerte de quienes firmaron los acuerdos de reconciliación con el régimen en el campo de Damasco y la región de Deraa, y cómo han sido luego maltratados, detenidos e incluso asesinados, con total impunidad, a pesar de la presencia del “garante” ruso sobre el terreno.

Retornar para vivir bajo qué régimen

La manipulación rusa es completamente transparente. Desgraciadamente algunas personas sirias que se presentan como opositoras al régimen, y también algunos países, se dejarán atrapar en el juego, cuando tanto Rusia como todo el mundo sabe claramente que solo una transición política completa permitiría una vuelta efectiva y la reinstalación digna de las personas refugiadas sirias en su país. Transición que debe operar por un cambio del régimen tiránico y criminal, por el juicio de las personas responsables de los crímenes cometidos y por el cambio del mecanismo legal actual que hace del servicio de seguridad la única institución que tiene el poder real asegurando así la impunidad de las y los criminales. Ninguna retorno de las personas refugiadas será posible sin que puedan sentirse seguras. No podrán volver a vivir bajo el régimen de quien ha matado a sus hijos en las cárceles, bajo barriles de explosivos, bombardeos de la aviación y armas químicas, y no podrán cohabitar con él.

Tampoco volverán con la garantía del otro asesino, un criminal que ha contribuido a la muerte de sus hijos e hijas, y a la destrucción de sus casas con los bombardeos de su aviación. Las y los refugiados no volverán tampoco para vivir bajo la influencia de milicias sectarias, que imponen su ideología, sunita o chiíta. No volverán tampoco bajo el control de un proyecto ideológico chiíta que intenta controlar la región y unir Irán al Mediterráneo.

Las personas refugiadas no pueden volver más que para resistir a esos proyectos y a esa ocupación, si tienen la posibilidad y el espacio necesario para ello. De eso están seguros el régimen criminal y sus socios más criminales, Rusia e Irán. Por consiguiente, están bien situados para saber que su juego no funcionará y que la vuelta de las personas refugiadas, de la que hablan, desencadenaría una nueva resistencia contra ellos para expulsarlas y exigirles responsabilidades por sus actos.

* Artículo traducido del árabe por FemmeS pour la démocratie/Mujeres por la democracia, https://femmesdemoc.wordpress.com; fuente: https://www.alaraby.co.uk