A pie

Se despertó el campesinado venezolano, la sal de su tierra, y marchó con paciencia hacia el lejano poder centrado en Caracas con reclamos ensordecidos y acallados durante años por la agudísima polarización política entre gobierno y oposición de derecha. Su cuestionamiento al gobierno es otro: el arrebato de sus tierras, la persecución que sufren del poder judicial y los latifundistas.

Ociel Alí López, desde Caracas

Brecha, 10-8-2018, https://brecha.com.uy

El 12 de julio pasado se inició en Acarigua, casi 500 quilómetros al suroeste de Caracas, una marcha popular que modificó el statu quo político en Venezuela. Como “una gota hirviendo en un témpano de hielo” –para usar una frase del teórico y político venezolano Alfredo Maneiro–, unos 2 mil campesinos de distintos movimientos sociales lograron descongelar la política en Venezuela y en la militancia de base del chavismo cuando comenzaron a caminar, desde el estado Portuguesa, para denunciar desalojos de tierras hechos por terratenientes y asesinatos por sicarios, muchas veces respaldados por las fuerzas armadas y otras instituciones estatales, como los tribunales agrarios.

Después del enfrentamiento entre el gobierno y la oposición que acaparó el espacio político en Venezuela durante los últimos años, después de la atención que recibieron la violencia política durante 2017 y la campaña electoral del primer semestre de 2018, la “marcha admirable campesina” (como fue bautizada popularmente, en referencia a la campaña militar con la que Bolívar tomó Caracas en 1813) marcó el resurgimiento de los movimientos sociales en el escenario político venezolano. Estos han cobrado protagonismo por fuera de los partidos de izquierda y derecha, gracias a un tejido social de movilización capaz de activarse y conseguir un espacio propio en la política nacional.

Día tras día estos pequeñísimos productores agrícolas, sin capacidad de compra de semillas o fertilizantes y muchas veces obligados por su condición humilde a sembrar la tierra con las manos, fueron avanzando rumbo a la capital. Rindieron homenaje a Jesús León y Guillermo Toledo, dos campesinos asesinados en la estancia ganadera Palo Quemado, en el estado de Brinas, presuntamente a mano de sicarios.

Después de tres semanas de marcha a pie, los campesinos llegaron, el 2 de agosto, a las inmediaciones de Miraflores, sede del Ejecutivo nacional, y se encontraron con tres piquetes policiales que les cortaron el paso.

Corriendo el foco

Aunque no hubo violencia de ningún lado, la decisión del gobierno de no recibirlos provocó un estupor general y enardeció tanto a los grupos que se sumaron a la marcha en la capital como a las redes sociales. No obstante, la respuesta de los campesinos fue la paciencia, dijeron que esperarían la respuesta oficial. Al día siguiente Nicolás Maduro los recibió ante la radio y las cámaras de televisión. Los voceros de los campesinos hicieron un conjunto de planteos que dibujaron la gravedad de la situación que aqueja a los productores del campo, especialmente a los más pobres, y la indefensión en la que los ha dejado el Estado, especialmente después de la muerte del ex presidente Hugo Chávez.

La confrontación de gran calado entre el gobierno y sus adversarios, y el riesgo de confrontación militar internacional o de guerra civil interna que produjo, habían subordinado hasta ahora las demandas locales y sectoriales, y durante años impidieron que surgieran. En esta movilización el movimiento campesino presentó una serie de cuestiones que buena parte del país, incluido el chavismo, se planteaba, pero no había tenido espacio para comunicar. “¿Qué nos motiva? La necesidad. La necesidad que se sufre en el campo. ¿Producto de qué? Quizás no de las políticas implementadas por Maduro, pero sí de personeros internos que se prestan para que las cosas no les lleguen a los campesinos. Los insumos a tiempo, la regularización de las tierras. Esas son nuestras prioridades”, expresó durante la marcha el campesino Arbonio Ortega, representante de la Plataforma de Lucha Campesina, una de las organizaciones que participaron de la marcha. Ortega aprovechó también a hacerle un reclamo al presidente: “Queremos decirle que considere al campesino como el elemento y eslabón principal de la cadena alimenticia. No es posible que se siente con los otros sectores y con el campesino jamás haya una mesa donde nos podamos sentar”, agregó (desafios.com.ve, 2-VIII-18).

Crítica radical

En su recorrida los campesinos se fueron reuniendo con diversos sectores de la sociedad (grupos sindicales, barriales, parlamentarios, consejos de trabajadores y otros grupos de campesinos). Se sumaron a la movilización, sobre todo en las proximidades de la capital, movimientos urbanos populares, líderes sociales y grupos de base, y allí realizaron la primera marcha coordinada de diferentes movimientos sociales en al menos los últimos cinco años. Los campesinos se mantuvieron al frente de la caminata y no incorporaron nuevas vocerías. Se declaraban chavistas y no eran contrarios al gobierno de Maduro, pero realizaron la interpelación más radical que haya tenido que confrontar el presidente durante todo su mandato, en tanto denunciaban la sombría realidad que viven las comunidades campesinas que sufren la violencia de las clases oligárquicas y las fuerzas armadas, la criminalización de la que son objeto por parte del andamiaje judicial, y su exclusión de las políticas agrarias.

Como respuesta a sus demandas, Maduro anunció una reestructuración de la institucionalidad agrícola del Estado. Ordenó devolver a los campesinos las tierras otorgadas durante la presidencia de Hugo Chávez, de las cuales han sido despojados sistemáticamente por orden de tribunales agrarios presionados por sectores latifundistas. Delegó en la Asamblea Nacional Constituyente revisar las leyes agrarias y la investigación de los presuntos actos de sicariato, y exhortó también al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, a investigar a los jueces agrarios que han fallado en contra de los campesinos. Las medidas tomadas deberán ser evaluadas en setiembre próximo en el Congreso Campesino Nacional (supuestonegado.com, 3-VIII-18).

Para los movimientos sociales presentes en el encuentro con el presidente, su respuesta fue asumida como una victoria. Para el resto de los movimientos independientes del país, de izquierda y del chavismo de base, el proceso de interpelación y respuesta abrió una ventana para oxigenar al movimiento popular, en un momento de reflujo político.

REPRESALIAS ASESINAS

Apenas tres horas después de culminado el encuentro se supo del asesinato de tres líderes campesinos en Sabaneta de Barinas, el pueblo donde nació Hugo Chávez. Una de las víctimas había acusado de hostigamiento a un terrateniente, ex vicepresidente de la Federación de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), en un video. El caso elevó la indignación de los movimientos sociales y la presión sobre el gobierno, las fuerzas armadas y todo el sistema judicial, ya que la marcha había logrado concientizar a la ciudadanía nacional respecto de la situación que viven los campesinos en el occidente de Venezuela.

En un país acostumbrado a grandes movilizaciones políticas desplegadas gracias a una inmensa infraestructura de transporte, comida y tarimas (por ejemplo en cada acto electoral), la marcha campesina iniciada en julio tuvo un simbolismo particular por lo épico de su acción y la máxima humildad de sus actores. En tiempos de auge petrolero y de masas se abandonaron las formas tradicionales de acción política de los sujetos históricos venezolanos, y la maquinaria de movilización electoral dificultaba analizar la temperatura política del país; que el chavismo lograra concretar una marcha multitudinaria no era indicativo de que fuera a ganar las siguientes elecciones. Más o menos lo mismo ha ocurrido con la oposición.

Muy lejos de twitter

La “marcha admirable” partió y llegó desprovista de transporte y alojamiento, elementos imprescindibles para las movilizaciones políticas de los últimos 20 años. Fue censurada por los medios de comunicación públicos y privados y sólo se sabía de ella por las redes sociales, aunque los campesinos no tenían ninguna cuenta propia a través de la cual se los pudiera seguir. Por ello, a medida que avanzaba, fue despertando la estima en movimientos y organizaciones que han sido relegados por el conflicto internacional y electoral en que ha estado inmerso el país. Éstos vieron en los campesinos marchando una oportunidad para dar vuelta el escenario político y presentar la agenda política de la institucionalización y burocratización que vienen denunciando.

La movilización campesina conmovió al chavismo de base y desató un debate dentro de esa fuerza política. En la actualidad el chavismo es la única fuerza política de peso. La oposición se encuentra en un estado de disolución general; muchos de sus líderes están en el exterior y los que se quedaron en Venezuela no han tenido la capacidad de reorganizar sus filas después de las derrotas de la violencia de calle de 2017 y de las elecciones presidenciales de mayo pasado, que ganó Maduro, aunque con una amplia abstención y sin una fuerza opositora que pudiera hacerle de contrapeso. Este nuevo panorama político nacional junto con las crecientes protestas de corte social han permitido que emerja con inusitada fuerza la diatriba interna contra el chavismo.

Crecimiento de la protesta social

Quienes pensaron que el triunfo de Maduro en las presidenciales y la dispersión opositora implicarían la muerte de la política durante el mandato presidencial de seis años han quedado sorprendidos por el aumento de la protesta social pasadas apenas diez semanas de los comicios.

En enero de 2018 a lo largo y ancho del país se registraron saqueos como una expresión de protesta social. Estos actos fueron mermando hasta el punto que de-saparecieron y dieron paso al debate electoral que culminó en las presidenciales del 20 de mayo. Pero a las pocas semanas comenzaron a resurgir protestas de corte social en medio de una crisis económica que no da tregua y que ninguna política del gobierno parece mitigar. Los saqueos no volvieron, la violencia política de 2017 tampoco, pero las movilizaciones sociales y gremiales sí han emergido con fuerza.

Primero las aguas se agitaron con una andanada de críticas –tanto a la política petrolera como a la falta de recambio en la dirección del partido oficialista, Psuv– que llovieron sobre el gobierno desde diversos sectores del chavismo político e intelectual (véase “Sobrevivir después de la victoria”, Brecha, 22-VI-18). Luego, el incumplimiento del gobierno en la puesta en marcha del Plan 50, que buscaba consensuar el precio de 50 productos entre el Estado, los productores y los vendedores, aumentó el nivel de malestar. Posteriormente han surgido protestas cada vez más grandes en sectores laborales organizados; por ejemplo, el gremio de las enfermeras ha sostenido manifestaciones durante un mes y medio, aproximadamente. Y el gremio de los trabajadores eléctricos también ha montado protestas. Al igual que muchas otras movilizaciones, las dos mencionadas están atravesadas por la demanda de un aumento exponencial del salario, que ha caído a mínimos históricos, en medio de la hiperinflación y una devaluación exagerada de la moneda.

Muchos de los gremios, sindicatos y federaciones de trabajadores de estos sectores responden a Acción Democrática, partido de la oposición que hegemonizó la política nacional durante 40 años (1958-1998) hasta la llegada de Chávez al poder. Su matriz política y el diseño de protestas en años anteriores, relacionadas más con campañas políticas de la oposición que con demandas sociales, genera suspicacia en el gobierno y sus aliados y dificulta un posible acuerdo.

No obstante, en esta oportunidad estos sectores le han dado mayor cabida a las demandas sociales y económicas y se han mantenido alejados de la diatriba partidista. A finales de julio, en una protesta de enfermeras, la llegada de la dirigente opositora María Corina Machado fue tajantemente rechazada. Machado fue invitada a abandonar la concentración. Los sindicatos no quieren que se relacione la lucha social con la política nacional, debido a los niveles de rechazo que tiene el liderazgo opositor. Esta determinación puede ganarles la simpatía de buena parte de los sectores populares, incluidos los chavistas, que tienen demandas similares que no son recogidas por el liderazgo oficial.

En este contexto, la marcha campesina abre un nuevo escenario en el que los sectores y movimientos sociales tienen mayores posibilidades de ejercer la interpelación social saltándose cualquier chantaje de los bandos políticos.

Tras el presunto intento de magnicidio contra Maduro

 Escenarios

Maduro-atentado

Las dos explosiones que hirieron a siete personas generaron conmoción durante un acto militar en Caracas el sábado 4 y volvieron a colocar en el centro de la discusión política en Venezuela el enfrentamiento entre el oficialismo y la oposición. Las autoridades venezolanas denunciaron un intento de magnicidio y delito de terrorismo, ya que cuando detonaron las explosiones, el presidente, Nicolás Maduro, estaba parado dando un discurso sobre la tarima oficial, rodeado de su esposa, su gabinete, los máximos representantes de los poderes públicos y el alto mando militar. Pronto fuentes oficiales anunciaron que seis personas habían sido vinculadas a los hechos y detenidas, y que los autores intelectuales habrían sido identificados.

Según las autoridades, se trató de un ataque con dos drones cargados con explosivo C4. Ambas naves habrían sido interceptadas por equipos inhibidores de la Guardia de Honor Presidencial, que les hicieron perder el control y explotar en lugares alejados de la tarima (ultimasnoticias.com.ve, 5-VIII-18). La trasmisión televisiva en vivo mostró las reacciones de extrañeza y desconfianza del presidente y su esposa en un primer momento, y luego el movimiento de la cámara que trasmitía. En seguida el primer anillo de seguridad rodeó al presidente y se cerró la trasmisión.

Las autoridades todavía no han revelado los nombres de los detenidos por este caso, pero el ministro del Interior, Néstor Reverol, afirmó que el prontuario de los detenidos ya da muestras claras de los sectores políticos (la ultraderecha venezolana, la estadounidense y el ex presidente colombiano Juan Manuel Santos) que estarían detrás del atentado frustrado. Uno de los detenidos, cuyo nombre y cara sí fueron revelados, es el ex militar Juan Carlos Monasterios Venegas, quien era buscado por el ataque llamado Operación David al fuerte militar Paramacay, el 6 de agosto de 2017 en Naguanagua. Ese día un grupo de civiles comandados por un militar desertor hoy detenido, Juan Caguaripano, tomó un cuartel militar para extraer armamento de guerra, dejando un saldo de dos muertos.

En la noche del sábado 4 la periodista Patricia Poleo leyó, desde Miami y por Youtube, un comunicado de supuestos oficiales venezolanos que reivindicaban la operación que denominaron Fénix.

Inicialmente, la mayoría de la dirigencia de la oposición parlamentaria no hizo declaraciones sobre los sucesos del sábado 4; así Henrique Capriles, Henry Ramos y Lilian Tintori no los mencionaron en las redes sociales. En algunos casos otros dirigentes se burlaron de la situación, afirmando que se trató de un “autoatentado”.

Los sucesos del pasado sábado siguen envueltos en cierto grado de opacidad. No obstante, vale la pena evaluar diferentes escenarios hipotéticos. Por ejemplo, a quién le hubiera beneficiado el éxito de la operación. Un hecho de esa naturaleza podía provocar una guerra civil, un golpe militar o la disgregación del país, escenarios que favorecerían sólo a sectores muy extremistas o con intereses foráneos, que no pierden nada con una situación de anomia generalizada.

Lo cierto es que este suceso traerá consecuencias significativas en la política y la seguridad interior venezolana. Por un lado, la oposición pasará a ser vista desde un “estado general de sospecha” por el gobierno, quien se sentirá legitimado para cercar a su adversario. En este sentido, una “salida electoral” como la que demanda la oposición parece cada vez más alejada. De hecho, el Tribunal Supremo de Justicia ya ordenó la captura de los parlamentarios opositores Julio Borges (de visita en Colombia) y Juan Requesens, ambos del partido de Capriles (tras lo cual la Asamblea Nacional Constituyente ordenó retirarle sus fueros parlamentarios, algo que fue denunciado por el parlamento, de mayoría opositora).

Por otro lado, es de esperar que el chavismo se cohesionará mucho más. Diversas voces del chavismo crítico, opositores de Maduro, salieron rápidamente a rechazar la acción y dieron apoyo público al jefe de Estado. Un ejemplo de ello fue la periodista Maripili Hérnandez, una dura crítica del gobierno, quien twiteó el mismo sábado: “Se equivocan demasiado los que creen que con la violencia pueden sacar a Nicolás Maduro. Lo único que logran con eso es la unión de todos los chavistas defendiendo al presidente. Podemos tener críticas, pero la paz de Venezuela no es negociable! #NoSeEquivoquen #Unidad”.

Pero también es plausible que este suceso impacte al chavismo en el proceso de diálogo interno y del gobierno con sectores populares, produciendo un enfriamiento, en tanto vuelve el conflicto centralizado en el poder político y se puede aplazar nuevamente la agenda de transformación social que se viene gestando con la marcha campesina, las protestas sociales, el debate en el Congreso del Psuv y el auge de voces críticas dentro del chavismo.

Lo que sí parece ser cierto es que el fracaso del atentado y la actuación categórica de Maduro y su entorno consolidan mucho más al gobierno, mientras que la oposición democrática termina siendo la mayor perjudicada, ya que achica su margen de maniobra.