Cenidh contabiliza 292 fallecidos durante las protestas, entre ellos 20 Policías

Hay decenas de desaparecidos y “más de 400 presos políticos”

 Yader Luna

 Confidencial, 23-7-2018, https://confidencial.com.ni/

La situación de Nicaragua a causa de la represión del Gobierno de Daniel Ortega es “alarmante” porque, hasta la fecha, han fallecido casi 300 personas, hay decenas de personas desaparecidas, torturadas, huyendo, además entre 400 y 500 están detenidas en las diferentes cárceles del país, informó la doctora Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Núñez aseguró que a muchos de los detenidos les “están imputando delitos masivamente”,  perdiéndose el sentido de “juridicidad” porque “los culpan por delitos globales” como terrorismo y en ninguna de las acusaciones aparecen las víctimas individualizadas.

Para Núñez, las acusaciones “deben tipificar responsabilidades individuales” y no se les puede “acusar por delitos generales”.

“Nicaragua está viviendo una situación lamentable, donde realmente tenemos registro que hay entre 400 y 500 presos políticos en todas las cárceles del país”, indicó Núñez durante su participación en el programa Esta Semana.

Hasta el sábado, el recuento del Cenidh señalaba que solamente en El Chipote había unos 96 detenidos por manifestarse contra el régimen, incluyendo dos adolescentes de 14 años Masaya que fueron liberados el sábado tras estar detenidos durante cuatro días. “Es una cifra cambiante todos los días”, precisó Núñez.

Quieren imponer el miedo

De todos los detenidos en el país, la doctora Núñez revela que no tienen la información de cuántos están siendo judicializados por el Ministerio Público, pero es una cifra “que va en incremento” porque empezaron culpando a unos pocos y ahora “imputan delitos masivamente”.

Sobre la detención del líder campesino Medardo Mairena junto a Pedro Mena, así como a la líder de los comerciantes del Mercado Oriental, Irlanda Jérez, la presidenta del Cenidh expresó que tienen como intención “aterrorizar y amedrentar a dirigentes de base”.

“Estos encarcelamientos los aplican para crear miedo en la población e incluso generar una lucha de clases, porque la gente podría cuestionar porque encarcelan a unos y no a otros”, manifestó.

Muchos andan huyendo

Núñez dijo que al desmantelar los tranques y barricadas en Monimbó, Lóvago y otras ciudades muchas de las personas que protestaban tuvieron que huir para evitar “el exterminio”.

“Es una tragedia humana lo que se está viviendo, porque hay decenas de campesinos que andan huyendo en las montañas, incluso cargando heridos, después de haber estado en esos tranques”, explicó la presidenta del Cenidh.

Reveló que, según los nuevos estándares internacionales, una persona de la que se desconoce su paradero de inmediato es considerada “desaparecida”.

“Cuando la Policía detiene a alguien, y oculta donde está y por qué lo detiene, es (considerado) desaparecido porque las normas que regulan la figura de la desaparición forzada no establece plazos. Inmediatamente que no se sabe dónde está una persona que ha sido capturada por las autoridades, es un desaparecido”, precisó.

Hay decenas de torturados

Recientemente el estudiante Marco Novoa, fue el primer joven nicaragüense en denunciar públicamente la existencia de una cárcel clandestina en la que fue torturado durante una semana.

Al respecto, Núñez dijo que ellos acompañaron el caso y es una declaración “valiente” que desnuda la crueldad con la que actúa el régimen de Ortega.

“Yo que fui una torturada, puedo decirte que su caso es auténtico. La forma cómo lo dijo, te puedo decir que no había ninguna representación, ni manejo (…) es digno de encomio que haya tenido la valentía de relatar con toda la crudeza todas las barbaridades que le hicieron”, indicó.

El Cenidh ha recopilado “muchos testimonios de tortura” sobre todo de las personas que son liberadas, tras estar detenidas en El Chipote e incluso en La Modelo.

Al no tener acceso a que el Instituto de Medicina Legal realice exámenes y registre las torturas, esta organización de derechos humanos realiza una “documentación artesanal” con fotografías y relatos de las víctimas.

Sobre la existencia de cárceles clandestinas, Núñez indicó que no han podido comprobar su existencia, pero tienen denuncias y en al menos tres casos tienen información de que eran “estructuras” de la Policía Nacional.

Mencionó que algunas víctimas denunciaron detenciones arbitrarias en la antigua cárcel La Esperanza, en dos unidades policiales cerca del Memorial Sandino y otra en Carazo.

El recuento de los muertos

El Cenidh ha identificado, hasta la fecha, 292 personas fallecidas durante las protestas que iniciaron el pasado 18 de abril.

El presidente Daniel Ortega refirió el pasado 19 de julio que 22 oficiales de la policía han fallecido durante los tres meses de protestas. Al respecto, Núñez insistió en que como organismo de derechos humanos “no han hecho separaciones” y en su lista incluyen a todos los asesinados, incluyendo los paramilitares.

El Cenidh ha contabilizado al menos 20 policías fallecidos y unas 30 personas entre paramilitares o personas afines al Gobierno de Ortega.

No cabe amnistía

La dirigente del organismo de derechos humanos precisó que los delitos que se han cometido masivamente durante las protestas “no son susceptibles de amnistía” porque ya “pueden tener las características de delitos de lesa humanidad” porque “son delitos de exterminio”.

El expresidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, recomendó esta semana la “intervención” de la Corte Penal Internacional en la aguda crisis sociopolítica nicaragüense. Al respecto, Núñez dijo que tendría que estudiar bien el caso porque Nicaragua es uno de los cuatro países del mundo que no se ha adherido al Estatuto de Roma, que rige a ese organismo.

“Pero definitivamente hay otros mecanismos internacionales para que esos delitos sean juzgados”, manifestó.

El video está aquí: https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=85MgmD102qE