Oscar-René Vargas

Managua, 1-7-2018

1. Entre el 18 de abril y el 01 de julio de 2018, Nicaragua ha sufrido más de 300 muertes violentas por la represión gubernamental, alrededor de 2000 heridos y centenares de presos y/o desaparecidos. Sin embargo, la población a levantados centenares de barricadas en carreteras y calles de las ciudades; han realizados decenas de marchas en diferentes ciudades y ha ejecutado una huelga general pidiendo la salida de Ortega-Murillo.

2. En su negociación con el gobierno Ortega-Murillo los Estados Unidos toman en cuenta el efecto dominó que pueda tener una caída abrupta de Ortega-Murillo en los países del triángulo del norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala), países que viven una crisis larvada y no resuelta. Tampoco Ortega es una opción para nadie, porque eso significaría más muertes, más migración, más crisis económica con efectos negativos para el resto de Centroamérica. Por eso es que el rumbo de salida está abierto, va a depender de la correlación de fuerzas en los próximos días o semana.

3. El 25 de junio 2018, 7 senadores norteamericanos introdujeron en el Senado de Estados Unidos una propuesta de Resolución la que, entre otras cosas, le piden al Presidente Trump, a ejecutar los mandatos incluidos en la Ley Magnitsky para imponer sanciones a personas en Nicaragua que sean responsables de violaciones de los Derechos Humanos y corrupción.

4. Al parecer Ortega aprendió bien las tácticas de Somoza, el mismo plan limpieza de barricadas que se realizó ayer y lo que está haciendo hoy. Somoza quería quemar sus últimos cartuchos para demostrar que no se iba, para evitar el desgrane de sus partidarios, pero ya sabemos que fue lo que paso. Por lo tanto, es previsible que Ortega siga con la represión pensando que puede cambiar la correlación de fuerzas.

5. Entre el 24 al 30 de junio, la represión se expresó en Nagarote, León, donde los pobladores denuncian la presencia de antimotines y civiles armados, mientras en Matagalpa se quemó un plantel. El incendio lo provocaron personas encapuchadas. Los parapoliciales afines al gobierno suelen actuar encapuchados para luego decir que la acción la ejecutaron los manifestantes civiles. Además, se han reportado muertes a balazos en Jinotepe, Tipitapa, Diriamba, Managua, Rivas y Tecolostote.

6. La tendencia de la coyuntura se dirige a una pérdida de control generalizado. Desde el 18 de abril ha habido un aumento de la represión a través de tácticas más agresivas. En estas circunstancias se hace imprescindible el cese de la represión y la violencia gubernamental. El gobierno Ortega-Murillo ha perdido la nobleza frente al ser humano.

7. Esperamos que la existencia del Mecanismo Especial de Seguimiento de la Situación en Nicaragua (MESENI) y la presencia del Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI) para investigar las violaciones a derechos humanos, determinar a los responsables y sancionarlos; permitan bajar la actual escalada de violencia. No se puede permitir el regreso de una nueva guerra civil. Situación que me preocupa profundamente.

8. Olvidémonos de una salida constitucional a la crisis que vive el país. Aceptar esta afirmación es una trampa diseñada por el mismo gobierno. El diálogo lo que debe plantear es una salida política, ya que la crisis del país es política, no es ni constitucional ni jurídica. En Nicaragua la Constitución no ha sido respetado por el gobierno, y menos los órganos encargados de velar por ella y mucho menos se ha ejercido el control constitucional.

9. Un equipo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos inició el martes 27 de junio una misión oficial en Nicaragua por tiempo indefinido para vigilar la crisis sociopolítica.

10. La misión acompañará a la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional, formada por delegados del gobierno y de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para restablecer la paz en el país tras la aparición de grupos paramilitares y delictivos vinculados al gobierno. También asistirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

11. Anastasio Somoza comenzó a resquebrajarse y a perder su legitimidad en el exterior, cuando el CIDH y Amnistía Internacional lograron mostrarle al mundo su genocidio. Hoy ambas instituciones demuestran que el gobierno Ortega-Murillo ha desencadenado los más brutales crímenes contra el pueblo.

12. En este proceso, que es lento desde el punto de vista del tiempo, se han producido derrotas de la población insurrecta que son victorias (sostener la mayoría de los tranques) y victorias pírricas del gobierno (asesinando a manifestantes) que anuncian el derrumbe irremediable de la dictadura Ortega-Murillo.

13. Los grupos armados “parapoliciales” y lúmpenes armados han desempeñado un papel importante en la represión contra la población desarmada; el peligro es que estos grupos armados por el gobierno pueden evolucionar a organizaciones criminales o maras dedicadas a la extorsión y el secuestro.

14. El origen del ejército irregular e ilegal creado por Ortega-Murillo tiene varias causas, siendo las más importantes: el desgaste acelerado de las fuerzas antimotines en estos dos meses y medio de lucha, el alto nivel de deserción de los policías de base, los cuales no están preparados ni entrenados para “acciones de combate” (aunque el enemigo no este armado), el rechazo de muchos de ellos a continuar en la orgia de sangre que el gobierno ha emprendido en contra de un pueblo desarmado y finalmente a la posición del Ejercito a no participar, al menos oficial e institucionalmente, en la escalada represiva del régimen Ortega-Murillo.

15. ¿Quiénes conforman este ejercito irregular e ilegal? Policías de base, que de día portan uniformes y de noche andan de civil reprimiendo, concejales del partido de gobierno, trabajadores de las Alcaldías, empleados estatales, miembros de la juventud sandinista, presos que estaban purgando penas mayores, desmovilizados del Servicio Militar Patriótico a quienes les dieron tierras o les aprobaron personerías jurídicas para sus asociaciones, pobladores pobres a quienes les han permitido tomarse tierras a cambio de participar en estos grupos y finalmente, jóvenes en riesgo, pandilleros, que han sido reclutados a cambio de quedarse con los “botines de guerra” producto del pillaje, vandalismo, saqueo y robo a la propiedad privada.

16. Este ejército irregular ha realizado secuestros selectivos, detenciones arbitrarias, vandalismo, robos, incendios de viviendas, saqueos de establecimientos comerciales, tomas de tierra, etcétera; en coordinación de la policía nacional. Está dinámica va a tener consecuencias nefastas para los índices de criminalidad y violencia.

17. Estos grupos parapoliciales e irregulares serán difíciles de desarmar porque están armados hasta los dientes, con armas de guerra facilitadas por el gobierno Ortega-Murillo. Es seguro que esas armas no serán devueltas de manera voluntaria cuando se resuelva la crisis política.

18. Frente al actuar criminal y al margen de la ley de los grupos paramilitares continua el silencio cómplice del Ejército.

19. José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), considera que el Ejército podrá dar su aporte cuando del diálogo nacional surja una comisión de pacificación y desarme.

20. Elvira Cuadra, consultora en temas de políticas públicas y de seguridad, sugiere que el Ejército realice acciones “para proteger la vida y los derechos humanos de los ciudadanos amenazados por grupos irregulares”.

21. Francisco Aguirre Sacasa, ex canciller de la República, opina que el Ejército debe evitar involucrarse en el desarme de los civiles armados que apoyan al Gobierno, porque hacerlo significaría un mayor derramamiento de sangre.

22. Roberto Cajina, consultor civil en Seguridad y Defensa, afirma que “no es misión ni función del Ejército resolver la crisis” política.

23. El coronel Manuel Guevara, vocero del Ejército, dijo que esta institución respaldará cualquier decisión que salga del diálogo nacional.

24. El gobierno Ortega-Murillo ha sido capaz de matar, torturar, detener y desaparecer a los disidentes y sostiene la máxima de que el poder no se entrega a ningún precio en nombre de un futuro esplendor o de un logro superior.

25. El gobierno Ortega-Murillo quiere mantenerse en el poder a punta de represión, control parapolicial, fraudes electorales, bandas armadas afines para consolidar una matriz totalitaria. Provocar la muerte ha sido un instrumento de la lucha para conservar el poder.

26. A partir de la Huelga General, realizada el 14 de junio, hemos entrado en una nueva etapa de este movimiento de rebelión cívica. El movimiento sociopolítico va hacia delante, sin retorno a la situación anterior al 18 de abril.

27. El 30 de junio se realizaron múltiples marchas en muchas ciudades del país: Managua, Ometepe, Rivas, Granada, Estelí, León, Bluefields, El Viejo, Matagalpa, Sébaco, Somoto, Ocotal, Chichigalpa, Chinandega, Masaya, Juigalpa, Boaco, etcétera. Solamente en Managua se movilizaron alrededor de 400 mil personas y más de un millón de personas en todo el país.

28. Estas marchas demuestran que la inconformidad y el hartazgo hacia el gobierno se mantiene a pesar de la represión. Ha sido el totalitarismo, la corrupción y la represión loe elementos que la protesta política social se mantenga.

29. Nicaragüenses radicados en diferentes ciudades alrededor del mundo se autoconvocaron para realizar la denominada “Vigilia Mundial y Solidaridad por Nicaragua” de forma simultánea en las respectivas ciudades donde residen.

30. La “Vigilia Mundial y Solidaridad por Nicaragua” se desarrolló en ciudades como Madrid, Barcelona, Washington, Miami, Londres, Oslo, Paris, Buenos Aires, Copenhague, Frankfurt, Ginebra, Taipéi y en otras ciudades de Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Brasil, Argentina, Colombia, Vietnam, Canadá, México e Italia.

31. La crisis económica apunta a una situación crítica en que el ciudadano sufrirá por el desempleo, la inflación, la reducción de su consumo, el deterioro de su nivel de vida; al mismo tiempo las ganancias de la industria local y el comercio caerán. La inversión tiende a cero y el crédito a desaparecer. La economía se ha transformado en el talón de Aquiles del gobierno.

32. El clima económico y financiero está cada día más espeso. No hay ninguna señal clara para generar certidumbre entre los inversionistas. El quiebre de la confianza tiene consecuencias en todos los ámbitos: caída de la inversión y el consumo; mayores presiones sobre el tipo de cambio y aumento del riesgo país.

33. El Banco Central de Nicaragua (BCN) informó el 27 de junio de 2018 recibió un desembolso de US$ 50 millones de dólares provenientes de fondo del Banco Centroamericano de Integración Económico (BCIE). Al recurrir a este fondo es un signo de debilidad. Este es un fondo disponible para todos los países centroamericanos. El único país que no había hecho uso del mismo era Nicaragua.

34. La industria turística de Nicaragua ha perdido US$ 230 millones de dólares a raíz de la grave crisis que sacude al país desde hace más de dos meses, advirtió Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR). Según Valenti, es el sector más afectado por el conflicto. Se han cerrado el 35 por ciento de los negocios turísticos (hoteles y restaurantes). Esto ha llevado al despido o suspensión de casi 65.000 empleados de los 120.000 que tiene el sector.

35. Después del sector turismo, el sistema financiero está en problemas. A corto plazo solo se visualiza problemas. A medida que se vayan venciendo los Depósitos a Plazo Fijo, el dinero saldrá del sistema financiero o del país. El nivel de riesgo de los bancos ha aumentado sustancialmente. Posiblemente, a finales de julio o antes, el BCN va a solicitar más dinero.

36. El desplome de la actividad económica también se traducirá en un aumento de la pobreza, incremento del desempleo en particular en el sector comercio, construcción y turismo. El gobierno ha perdido la confianza de los inversionistas.

37. Existe más de un millón de personas que, aunque no son pobres actualmente, están en riesgo de caer en situación de pobreza.

38. Mucho se habla de la posibilidad que en Nicaragua se podría caer en una “venezualización” del conflicto. Creo que no es correcta esa interpretación pues somos mucho más débiles económicamente y no se tiene los ingresos del petróleo, ingreso que controla el gobierno Maduro.

39. Nicaragua no es Venezuela donde los ingresos del petróleo le permiten al gobierno sostener dadivas y prebendas aun en su peor momento económico, tampoco son los años ochenta donde los revolucionarios que sostenían al gobierno estaban dispuestos al sacrificio extremo por defender la revolución. Es decir, Ortega-Murillo reprimiendo solo acelerara su caída estrepitosa y aumentara la ira del pueblo.

40. Frente a esa perspectiva, el orteguismo pretende sofocar la rebelión con mayores niveles de represión. Ha declarado una guerra contra los manifestantes y promete matar, encarcelar, despojar y castigar a todos sin distinguir su origen o condición social. Han declarado enemigos territorios enteros, organizaciones, periodistas, a la iglesia, en fin, a todos. Todos son acusados de conspirar para derrocar mediante un golpe de estado al gobierno.

41. El gobierno Ortega-Murillo ha animalizado a los protestantes llamándolos: “bestias, víboras, hienas”, etcétera. Eso lo hace para justificar la represión generalizada y las matanzas de ciudadanos desarmados.

42. En dos meses y con mucha dificultad Ortega-Murillo han logrado articular un discurso político que trata de aglutinar a sus seguidores. Estos pueden representar entre un 10% a un 15% de los votantes. Creo que han perdido por lo menos la mitad de su base electoral con que llegaron al poder en el 2007. Su discurso actual es el de una secta agresiva con armas y mucho dinero aferrada al poder por el poder, sin capacidad de gobernar el país.

43. Por su lado, el movimiento insurgente agota la etapa de espontaneidad. Es hora de pasar a una etapa de organicidad política movilizadora. Una organización que se prepare a tomar el poder político bien por la vía de elecciones, o bien contemplando una transición con un gobierno provisional ante la renuncia o salida abrupta del gobierno actual.

44. La represión es el único recurso del gobierno Ortega-Murillo. Un gobierno de coalición Nacional tiene mucho más que proponer a la población y aun a los que respaldan al gobierno Ortega-Murillo que también están sufriendo las consecuencias de la crisis.

45. Las micros, pequeñas y medianas empresas en la actualidad están trabajando a niveles del 10%, mientras más de 3 mil compañías han cerrado por la crisis. En los últimos dos meses se perdieron U$ 260 millones de dólares para estas empresas, lo que desacelera la economía nacional; otras compañías de cuero-calzado, madera-mueble, metal-mecánica están operando a niveles del 15%.

46. Según la Federación de Comercio de Carga de Centroamérica, casi 6,000 furgones quedaron varados en las carreteras de Nicaragua a raíz del conflicto. Nicaragua es un paso obligado de Panamá para el norte de Centroamérica como del norte hacia Panamá. Se estima que las pérdidas en Centroamérica por los tranques en Nicaragua ascienden a más de US$ 1000 millones de dólares.

47. La Asociación de Industriales Latinoamericanos (AILA) expresaron su preocupación por el impacto que está generando la crisis nicaragüense en la economía de la región centroamericana. La AILA señaló que el conflicto político ha afectado a rubros como el comercio y el turismo, los cuales se encuentran paralizados, causando un efecto negativo en la industria nicaragüense y en toda Centroamérica. Asimismo, la AILA indicó que no hay clima de estabilidad en Nicaragua para atraer inversión nacional y extranjera, y de esta manera generar empleos y desarrollo en el país.

48. El domingo 01 de julio llegó a Managua el Director Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao junto con los que van a integrar el Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI) que colaborará con las investigaciones de las muertes, heridos y denuncias de violaciones de derechos humanos.

49. La visita de este grupo de expertos ha generado altas expectativas entre las organizaciones de derechos humanos locales para determinar las identidades de los que han perdido la vida; edades; sexo; si eran estudiantes o no; policías; y verifique si hay detenidos; secuestrados; desaparecidos y otros.

50. El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, y el obispo de Matagalpa y el obispo Rolando Álvarez, viajaron el 27 de junio a Roma para una audiencia privada con el papa Francisco en la que hablarán sobre la crisis que vive Nicaragua.

51. El encuentro se realizó el 30 de junio de 2018. La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) informó que la reunión entre los dos religiosos nicaragüenses y el papa Francisco ha sido “muy fructífera”.

52. En declaraciones a “Rome Reports”, el cardenal Brenes religioso aseguró que “lo habíamos visto en las dos guerras que hemos tenido donde han muerto más de 50.000 personas, pero era enfrentamientos armados. Un grupo armado contra otro grupo armado. Pero en este caso ha sido contra personas que iban caminando por la calle sin arma o alguien detrás de una barricada desarmado. Esto es mucho más duro que una guerra”. Pidió para la violencia gubernamental.

53. En declaraciones a la “Revista Panorámica” en Roma, el Cardenal Brenes dijo que la Iglesia hace todos sus esfuerzos porque se encuentre una solución negociada en Nicaragua. La propuesta de adelantar las elecciones que entregaron al Presidente Daniel Ortega “no es un proyecto nuestro de la CEN sino como lo hemos dicho en un comunicado es el sentimiento de todo el pueblo de Nicaragua y que nosotros somos portavoces de ese sentimiento”.

54. Por su parte, Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, explicó que están en el Vaticano “para compartir con el Santo Padre el dolor y el sufrimiento del pueblo nicaragüense”.

55. De acuerdo a la CEN, el mensaje del Papa Francisco es bien claro: apoyo total a los obispos y democratización en Nicaragua. De acuerdo al cardenal Brenes, el papa Francisco está preocupado por Nicaragua.

56. Dagens Nyheter, el medio de comunicación sueco con un millón de suscritores, y a la vez el periódico más difundido de los países nórdicos, en su primera plana del día 01 de julio de 2018, publica un artículo sobre Nicaragua. En una entrevista, el Obispo Silvio Baez le pide ayuda a Suecia, que asumirá la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: “Esperamos que, a través de Suecia, los ojos del mundo puedan volverse hacia Nicaragua, y ayudarnos a alcanzar la democracia y la justicia que se nos han negado por tantos años en este país”.

57. La portavoz del Ministerio alemán de Exteriores, Maria Adebahr, aseguró al ser interrogada sobre la situación de Nicaragua que Berlín siente una “gran preocupación” en la actualidad por la “estabilidad en Nicaragua” y que siguen con atención la evolución de los acontecimientos. El Gobierno alemán, añadió la portavoz, insta a todos los actores a poner en marcha “un diálogo que permita llegar a un proceso político ordenado” para que se logre una “convivencia pacífica” en Nicaragua.

58. En estos meses, las tomas ilegales de tierra se han incrementado sobre todo en tierras que pertenecen a grandes empresarios. Los tomatierras expresan que tienen el respaldo del gobierno Ortega-Murillo.

59. El Grupo económico Coen a través de su representante legal, Carlos Zúñiga, denunció que personas no identificadas invadieron una propiedad en Managua que pertenece a este grupo empresarial. Dijo que otras tierras que pertenecen al grupo en Chinandega también fueron tomadas ilegalmente.

60. El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) denunció el uso de “fuerzas parapoliciales y grupos de armados para intimidar y reprimir de forma directa al sector privado” a través de dirigir y organizar tomas e invasiones de tierras al margen de la Constitución y las leyes.

61. Daniel Ortega no quiere escuchar. El pueblo le exige que renuncie, la Iglesia católica le ha plantado cara y la comunidad internacional mantiene la condena contra su Gobierno, pero Ortega convertido en dictador prefiere taparse los oídos. Confía en que el cansancio o el miedo rendirán a los manifestantes. Una apuesta peligrosa.

62. Ortega entiende el poder político como una plaza conquistada que se defiende con la represión indiscriminada y de la que solo se sale con los pies por delante. Nada apunta tampoco a que Ortega-Murillo tengan la grandeza histórica de pactar una salida negociada que les permita abandonar Managua.

63. Ortega vive aislado y encerrado en un mundo distante de la realidad nicaragüense, donde lo mantiene en pie un solo objetivo: controlar a toda costa el poder. Para lograrlo, cuenta por el momento con la Policía y las tropas de choque que han causado decenas de muertes en los últimos días. Los grupos parapoliciales siembran el miedo con total impunidad.

64. Ortega-Murillo apuestan a que pasen los días, disminuya el entusiasmo en las calles y que la represión disuada a los manifestantes. Hacen llamados a una paz que se entiende como el silencio de los dóciles. Las protestas están siendo respondida con una violencia brutal y letal, lo cual ha producido el colapso de la legitimidad del gobierno.

65. Las mujeres han tomado las riendas de muchos liderazgos sectoriales y locales desde el inicio de las protestas. Las madres de los caídos, de los presos políticos y de las organizaciones de los campesinos, de los mercados han encabezado las marchas en diferentes ciudades.

66. La revuelta social llega también en medio de un adverso panorama económico para el orteguismo. Tras su vuelta al poder en 2007, Ortega contó con el apoyo económico de Venezuela, lo que permitió a Nicaragua mantener indicadores de crecimiento que eran puro espejismo.

67. La crisis venezolana hizo menguar la ayuda económica de US$ 500 millones de dólares anuales a casi cero, Nicaragua resintió los recortes y la gente comenzó a desesperarse. Las costuras de un régimen que recorta derechos y silencia a sus críticos se hicieron más visibles.

68. Ortega es un personaje que es incapaz de apreciar las diversas demandas que se producen en la ciudad en la que vive. Sus oídos no pueden captar las demandas porque vive aislado. El dictador ha perdido toda posibilidad de percibir la voz de los ciudadanos. No oye ni las demandas sociales ni los alaridos de los heridos. Su sordera política lo hunde cada día más.

Al menos un manifestante resultó herido el domingo 01 de julio durante un ataque contra la caravana de vehículos opositora llamada “Nicaragua no se Rinde”, que recorría varios barrios de la capital para exigir la salida de Ortega-Murillo. Según testigos, el ataque fue perpetrado por simpatizantes del partido gobernante. La agresión con armas de fuego ocurrió en el barrio Andrés Castro, zona occidental de Managua. La caravana era encabezada por la líder campesina Francisca Ramírez.

La tarde del domingo decenas de personas se aglomeraron afuera de las celdas de El Chipote, en busca de familiares que, según denunciaron, fueron detenidos ilegalmente por paramilitares en varias ciudades. Ciudadanos de Tipitapa, Sébaco y Nagarote buscaban a jóvenes que fueron llevados a la fuerza por paramilitares que ingresaron a las viviendas detonando armas de fuego, según denunciaron. Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, dijo que en la ciudad de Sébaco se confirmó la detención de 19 personas. La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, que mantiene una misión en Nicaragua, llamó al gobierno a cumplir con sus obligaciones internacionales y respetar el derecho a manifestarse pacíficamente.

69. Es prácticamente seguro que Ortega-Murillo un día tendrán que dejar el poder. La interrogante es sobre el cómo y el cuándo; si su partida será de forma adelantada, pacífica y ordenada; o de forma lenta o violenta. Por eso el nudo gordiano de las negociaciones es: la renuncia y la conformación de un gobierno de transición. Su caída es cuestión de tiempo. Estamos en el inicio del fin del orteguismo.