Nicaragua

 Documento adjunto: Araúz- Nicaragua – Economía

La economía decrece y se ralentizan las cadenas productivas, de servicios y el comercio

 El significado de la vida humana tiene su mayor dimensión cuando el sacrificio y las heridas se asumen para conquistar nuevos valores, justicia, solidaridad y protección. Por lo que el sacrificio de los que han muerto ha sufrido una herida y están desaparecidos a partir del 19 de abril 2018, sus vidas y sacrificios tiene una virtud que siempre nos parecerá admirable sobre los demás…. Por qué lo han hecho para que Nicaragua sea libre, democrática y justa.…

 Alejandro A. Araúz L. *

 Managua, junio de 2018

 Resumen

Al mes de junio la economía nicaragüense ya sufre el efecto sociopolítico iniciado en abril y que aún continúa acentuándose sin observarse solución alguna. Los datos económicos e indicadores de coyuntura pronostican un escenario de reducción del PIB del -2.8% si la situación actual se prolonga el resto del año. Los recursos externos y los ingresos internos del país, remeses, inversión extranjera, exportaciones, etc. han propiciado hasta ahora, que el país y la economía no se haya derrumbado. El margen financiero del gobierno para financiar el aparato estatal se está agotando y ha comenzado a hacer uso de mecanismos transaccionales (reportos monetarios, emisión de deuda, etc.)  en el ámbito de la política monetaria, crediticia y fiscal para sufragar compromisos externos, internos, operativos y los asegurados del INSS.  Lo anterior se explica en parte por la disminución de las Reservas Internacionales Netas (RINAS) las que se han reducido en 265.71 millones al 18 de junio con respecto al mes de abril 2018 y las variaciones negativas de indicadores monetarios y fiscales semanales que se muestran en el portal del BCN al 18 de junio del 2018. No obstante los indicadores de las finanzas públicas no se han desalineado en extremo de la perspectiva financiera y recaudatoria que se había fijado para el 2018, pero  están mostrando síntomas de un grave deterioro que podrían conducir a un descarrilamiento del equilibrio macroeconómico por el un deterioro de las finanzas del gobierno y la posición financiera internacional del país: el sector externo afectaría la inserción competitiva de la economía y consecuentemente sus efectos negativos (graves) se trasladaran a  las unidades económicas (empresas y sectores) y las familias.

Es importante destacar un aspecto positivo a favor de la perseverancia de la economía y se refiere a la capacidad de adaptación que están mostrando las empresas, sobre todo, las pequeñas y medianas, los productores agropecuarios, avícolas, algunos sectores del comercio, etc. que hacen posible mantener, aunque no fluidamente, un abastecimiento de bienes y productos en el mercado, con dificultades de acceso para la población, que ha contribuido a contener alzas significativas en los precios de productos sensibles para el consumo humano. Aun el sector energético y el abastecimiento de agua se mantiene, pero corre el riesgo de que se produzcan cortes y fallas en los sistemas generadores afectando a los demás servicios fundamentales de la población.  La movilidad de bienes y de recursos transaccionales (administrativos y operativos) tiende a paralizar los procesos a lo largo de las cadenas de la producción, el comercio y los servicios. Situación que podría generar en un grave deterioro en la oferta interna, el consumo y la salud de la población, así como un creciente endeudamiento de amplios sectores y agentes económicos.

* Economista y Licenciado en derecho, columnista en diversos medios de prensa nicaragüenses e internacionales. Texto enviado por Oscar-René Vargas.