Christian Mahieux *

A l´encontre, 27-5-2018, http://alencontre.org/

Rojo y Negro,14-6-2018, http://www.rojoynegro.info/

Traducción de Rojo y Negro

En un artículo anterior (1) explicamos la huelga de los y las ferroviarias en Francia: su inscripción en la duración y también las dificultades relacionadas con las elecciones hechas por las federaciones sindicales CGT, UNSA, SUD-Rail y CFDT para construir un movimiento que no se basara en nada en las asambleas generales de huelguistas. Desde entonces, esta lucha continúa. Las federaciones sindicales mantienen sus tácticas de la huelga puntual en fechas anunciadas con tres meses de anticipación; agregaron la organización de un referéndum interno al SNCF que, como era de esperar, confirmó que el 95% de los y las votantes (el 61% de participación) rechazaron el “plan ferroviario” del gobierno. Confirmación cierta; pero, ¿con qué interés? Decenas de miles de ferroviarios y ferroviarios ya dieron su opinión desde principios de abril al participar en la huelga!

El gobierno intenta poner fin al conflicto social anunciando una “asunción parcial de la deuda de la SNCF por parte del Estado”. Pero esta “deuda” no es la de SNCF, y mucho menos la de los ferroviarios y ferroviarias: ¡se corresponde esencialmente con la financiación de las infraestructuras públicas necesarias para el ferrocarril! En este tema, algunas de las elecciones que se hicieron en el pasado son susceptibles de crítica, pero no son de nuestra responsabilidad. En cualquier caso, esta “respuesta” no se corresponde a las reivindicaciones prioritarias de los y las huelguistas. Así que el movimiento continúa (el 28 de junio), con las grandes limitaciones ya señaladas.

Al mismo tiempo, el 22 de mayo, todas las federaciones sindicales de funcionarios y funcionarias llamaron a huelga y a manifestarse. La jornada fue un éxito, pero no logró un número muy grande de huelguistas o grandes manifestaciones. La falta de perspectiva detrás de este tipo de llamamientos a la huelga general de 24 horas limitaron la participación. La decisión de las federaciones CGT, CFDT y UNSA ferroviarios y ferroviarias de no modificar su calendario de movilizaciones predeterminado, también pesó.

Con motivo de este día de manifestaciones, la represión estatal fue de nuevo fuerte: arrestos y condenas arbitrarias, incluidos/as estudiantes de secundaria y preparatoria “culpables” de haber ocupado sus instalaciones educativas. Fuera, en Notre-Dame-des-Landes, los desalojos de “ZADistas” continúan, uno de ellos había perdido su mano a causa de una granada lanzada por la gendarmería… En este sentido, también la violencia policial denunciada por las asociaciones y colectivos presentes especialmente en los suburbios son habituales hacia las personas racializadas.

El sábado 26 de mayo, cerca de sesenta asociaciones, sindicatos y organizaciones políticas llamaron a la movilización (convocando manifestaciones) en todo el país. Una vez más, sin pasar por alto el número de manifestantes, ¡la “marea popular” anunciada no ha absorbido al país! Estas manifestaciones son útiles porque son momentos de expresión de descontento y convergencias. Pero no pueden reemplazar la acción directa de las y los trabajadores en las empresas, incluidas las huelgas. No se trata de rechazar ninguna forma de acción, sino que se trata de priorizar la militancia: ¿qué se debe construir, defender y reforzar hoy? ¿Llamar a protestar sin huelga o construir herramientas para la organización de las clases populares y su acción directa?

Estas “mareas” también han confirmado desacuerdos fundamentales sobre la concepción de los movimientos sociales y su relación con la política. Algunas fuerzas, incluso con un discurso modernizado, no han roto con el modelo de sindicalismo asociado y correa de transmisión del partido político; este último, fracaso en forma de un Frente o una nebulosa aún más grande, se considera como el único agente para hacer política. Por el contrario, nosotros y nosotras reafirmamos que la autonomía del movimiento social es una necesidad vital. Y por ello no debe renunciar a desarrollar un proyecto de sociedad alternativa, libre del capitalismo, racismo y patriarcado. En un texto reciente, Theo Roumier nos recuerda: “Hablamos mucho sobre mayo del 68 en estos días. Sería bueno mirar también los años que siguieron y el peso que podría haber pesado el “Programa Conjunto de Gobierno” de la izquierda. En lugar de creer en sí mismas, las luchas sociales de los 70, las de las fábricas como todas las demás, se han arrinconado progresivamente.

El sindicalismo es político. Reúne a quienes deciden organizarse juntas sobre la única base de pertenencia a la misma clase social. Juntos, actúan para defender sus demandas inmediatas y para trabajar por una transformación radical de la sociedad. Un gran número de asociaciones juegan un papel considerable en el movimiento social. Casi todos ellas fueron construidas porque el sindicalismo abandonó sus campos de batalla, o los has ignorado y, de hecho, hacen “sindicalismo” como se define aquí: asociaciones de desempleados y desempleadas, por el derecho a la vivienda, defensa de las y los trabajadores indocumentados, coordinación de trabajadores y trabajadoras precarias etc. Otros intervienen en temas que están completamente en el ámbito sindical: son feministas, antirracistas, ecologistas, antifascistas, antisexistas, etc. También está la cuestión del vínculo con los trabajadores y trabajadoras de la tierra. También hay movimientos anticolonialistas que reclaman el derecho de los pueblos a la autodeterminación, antimilitaristas, pacifistas, etc. Todo esto se circunscribe a los intereses y el futuro de nuestra clase social y es desde este punto de vista que debemos tratarlos. Si promovemos los movimientos sociales, es porque ellos son quienes organizan las luchas, la acción directa de la clase trabajadora. Entre estos movimientos, el sindicalismo tiene una particularidad esencial: como se dijo anteriormente, se reúne sobre la única base de pertenecer a la misma clase social. Es fundamental. Un sindicalismo de lucha por supuesto, pero también un sindicalismo que se atreve a romper con lo existente para progresar mejor. La cuestión de la unidad o incluso la unificación es importante. También se trata de redefinir los contornos de la organización sindical. El concepto de “central sindical y popular” no es poco atractivo…

26 de Mayo de 2018.

* Christian Mahieux activista de SUD-Rail [Union syndicale Solidaires]. Miembro del comité de redacción de la revista Les utopiques: www.lesutopiques.org

Nota de Correspondencia de Prensa

1) La huelga ferroviaria vista desde el “interior”, por Mathieu Borie, Christian Mahieux, Frédéric Michel, Julien Troccaz, Correspondencia de Prensa: https://correspondenciadeprensa.wordpress.com/2018/04/28/francia-la-huelga-ferroviaria-vista-desde-el-interior/