Sin #AbortoLegal no hay #NiUnaMenos

 Otra multitudinaria jornada por el aborto legal y contra la violencia machista

 Nodal, 5-6-2018, https://www.nodal.am/

 

“Estamos haciendo historia”

A pesar de la lluvia y el frío, decenas de miles de mujeres se movilizaron (lunes 4 de junio) de Plaza de Mayo al Congreso, en una nueva convocatoria del colectivo #NiUnaMenos, que esta vez tuvo como eje central el reclamo para que se sancione la ley que instaure en el país el aborto legal, seguro y gratuito. De todos modos, en esta cuarta marcha multitudinaria contra la violencia machista, también se incorporaron reclamos como “vivas las endeudadas nos queremos, y reclamamos el aborto legal, seguro y gratuito porque no queremos más muertes por abortos clandestinos”. Patricia Bustamante, integrante de la Campaña por el Aborto legal, le dijo a PáginaI/12 que “estos tres años, desde la primera marcha por el NiUnaMenos, en 2015, han marcado un crecimiento del movimiento de mujeres, que ahora no sólo pedimos que no nos maten sino que se acabe la feminización de la pobreza, porque con la visibilización que hemos logrado tenemos una voz en todos los reclamos que tiene la sociedad”. Como cierre del acto se leyó un documento titulado “Sin aborto legal no hay NiUnaMenos. Contra el FMI, el ajuste y la deuda”. “Estamos haciendo historia”, sintetizó un tramo del texto.

Las organizaciones convocantes sentaron su rechazo a las políticas centrales del gobierno de Mauricio Macri y hasta plantearon la necesidad de convocar a un paro nacional para enfrentar los despidos, las tarifas, además de las posturas que los movimientos feministas vienen planteando, incluso, desde mucho antes de la primera marcha contra la violencia de género. Las entidades organizadores señalaron que “en 2015 la fuerza de nuestros pasos y nuestra voz corrió la tierra de su eje. Pusimos en marcha una revolución. En Argentina fuimos un millón de personas las que soltamos un solo grito: basta de matarnos. Ni una menos. Vivas nos queremos”.

Señalaron que “el terremoto no se detuvo ahí” y en la actualidad “por cuarta vez, las mujeres, trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH estamos acá y en todas las provincias de Argentina, para volver a gritar NiUnaMenos”. Anticipándose al futuro debate en el Congreso para resolver la ley sobre el aborto gratuito, manifestaron que el colectivo rechaza desde ya “otras iniciativas sobre el aborto que buscan confundir proponiendo sólo por la despenalización”, dejando de lado aspectos centrales como la gratuidad del servicio en los hospitales públicos nacionales. “La maternidad es una opción y un derecho de la mujer, no una imposición. Queremos que la aprobación del aborto legal en Argentina sea la punta de lanza de un movimiento que atraviese toda América latina ¡Ni una muerta más por abortos inseguros!”

“No queremos a las Iglesias metidas en nuestros cuerpos”, afirmaron las mujeres, que también demandaron “la producción pública del misoprostol de calidad y autorizado para uso gineco-obstétrico para terminar con el monopolio que hace que hoy alcance precios exorbitantes”. Pidieron además “la distribución gratuita” de esa píldora abortiva, incorporándola al vademecum del sistema público de salud. Cerca del escenario, Victoria Freire, de la agrupación Mala Junta y directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, recalcó que “el debate en la sociedad por el aborto ya está ganado por la postura de las organizaciones que sostienen la Campaña, de manera que el Congreso tiene que representar esa opinión mayoritaria y terminar con una demora que se paga en vidas”. Agregó que “si pensamos en todo lo que vivimos y lo que cambió desde el primer #NiUnaMenos, tenemos que llegar a la conclusión que de que impresionante todo lo que logramos, porque fue como destapar una olla a presión que se venía cocinando hace años”.

Grupos de manifestantes marcharon frente a la sede del Banco Central para repudiar el acuerdo con el FMI del gobierno de Mauricio Macri, para luego sumarse a la caminata que concluyó con la lectura del documento en el escenario montado de espaldas al edificio del Congreso, a la altura de Rivadavia y Rodríguez Peña. Desde allí se escucharon mensajes de apoyo a la lucha de los metro-delegados y en contra de la represión. Las mujeres marcharon llevando carteles con duras consignas contra el patriarcado y la violencia machista. “Al patriarcado lo vamos a hacer concha”, decía una pancarta con la que se fotografiaron decenas de mujeres. También se vieron carteles que decían “Juguemos al ahorcado, está muriendo el patriarcado”.

El crecimiento del movimiento feminista se expresó desde la consigna central de la marcha, que fue “Vivas, libres y desendeudadas nos queremos”. La movilización que recorrió todo el centro porteño llegó al Congreso para exigirles a los legisladores nacionales que aprueben el proyecto por la legalización del aborto que se debatirá el 13 de junio próximo y por el que el colectivo viene luchando desde hace décadas. Los grupos de izquierda, que fueron los que recorrieron la City porteña para denostar al FMI, entonaban una consigna que decía que “al patriarcado lo tenemos que acabar, junto con el capital”.

Estuvo presente una columna de la Asociación Civil Infantes Libres, que acompaña en su lucha a cerca de cuarenta niños y adolescentes trans, cuyo problema principal “nace en la escuela, en los primeros pasos de su vida, porque chocan muchas veces con la incomprensión de las instituciones educativos y con los docentes”, le dijo a este diario una integrante de la entidad presidida por Gabriela Mansilla. También se manifestaron los afrodescendientes, junto con representantes de los pueblos originarios y de las comunidades migrantes. “Lo que hemos sufrido y seguimos sufriendo son las consecuencias del primer genocidio cometido por el Estado argentino, un crimen de lesa humanidad que no prescribe y que debe ser reparado”, afirmó Estefanía. La mujer dijo que “el último censo dijo que somos alrededor de 250 mil en todo el país, pero lo que se hizo es parcial porque nosotros creemos que somos cerca de dos millones”.

En la cabecera de la marcha, entre las personalidades, marchó Jessica, la joven que fue maltratada en su casa de la Villa 21, junto con su hermano Roque. La chica, según dijo una amiga que la acompañaba ya que ella prefirió no hablar, “se encuentra bien, bastante recuperada, al punto que quiso venir a una marcha a la que siempre concurre y no quería estar ausente”. En el escenario, en el que estaban las Abuelas de Plaza de Mayo, las manifestantes se felicitaban entre sí porque “ni la lluvia nos pudo parar y por eso está dicho que nadie va poder apagar este fuego que hemos encendido y que cada vez crece con más fuerzas”. De todos modos, un grupo de seis estudiantes secundarias que prefirieron no dar el nombre de la escuela porteña a la que concurren, señalaron que “es increíble que todavía, a pesar de todo lo que se avanzó, en colegios como el nuestro no podamos hablar libremente del NiUnaMenos y mucho menos convocar abiertamente a nuestras compañeras a que concurran, tenemos que hacerlo en forma disimulada, a escondidas, una vergüenza que esto siga ocurriendo”.

La primera oradora, en el escenario, fue Laura Omegas, de la organización Matamba Afrodescendientes, quien aseguró que hablaba en representación de “aquellas que en todos los rincones del planeta se rebelan”. Dijo que todas son “las mujeres, trans, afrodescendientes, villeras y más, que ya no queremos ser explotadas y por eso vinimos a decir que no nos van a disciplinar nunca más”. Muchos de los manifestantes eran jóvenes, chicas en su mayoría pero también algunos varones, que contaron que por primera vez habían concurrido, en algunos casos “no sólo a las manifestaciones contra la violencia machista sino de ninguna otra marcha por ningún otro motivo”, admitió Melissa, una joven de 17 años.

Mónica García, de 15 años, dijo con un gesto de orgullo que era su “primera vez en un acto como este y la verdad es que estoy muy emocionada, y un poco nerviosa, porque ni siquiera le dije a mis padres, sólo les avisé ahora por teléfono y por suerte no se enojaron, sólo me dijeron que tuviera mucho cuidado”. Los jóvenes, que se agruparon en torno de PáginaI/12, superando la inicial timidez, aseguraron que estuvieron en la marcha “para reclamar por los derechos de todas las mujeres y para exigir que haya paridad de posibilidades, porque nosotras siempre estamos en la segunda línea”, afirmó Patricia Noble.

Pablo, de 18 años, que dijo ser homosexual, luego de escuchar atentamente a las estudiantes, declaró que el también vino a reclamar “basta de machismo, porque nosotros también lo sufrimos y lo seguimos sufriendo a pesar de los avances, porque en algunos lugares nos siguen marginando y vivimos situaciones de violencia gratuita por parte de tipos que nos agreden todo el tiempo, apenas nos escuchan hablar”. Fue hermoso el clima que se generó, en torno de Pablo, quien terminó abrazado por chicas y chicos, con los ojos llorosos y una sonrisa enorme.

Patricia Bustamante, de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, sostuvo que “sin lugar a dudas las marchas por el NiUnaMenos ha sido uno de los acontecimientos más ricos de la historia reciente en la Argentina porque la visibilización que hemos logrado en estos tres años ha sido muy importante porque hoy estamos planteando otros temas que tienen que ver con las mujeres, porque en todos los casos siempre hay una perspectiva de género que nosotras discutimos y aprobamos en asambleas, para salir con posiciones claras”.

Fuente: Página/12

 

Un grito que se repitió por toda la Argentina

Toda la Argentina fue testigo de masivas movilizaciones promovidas por el colectivo #NiUnaMenos. Por ejemplo en la capital cordobesa, la marcha se inició pasadas las 18 en la esquina de avenida Colón y Cañada y finalizó frente al edificio del Paseo del Buen Pastor, sobre calle Hipólito Yrigoyen, en el centro de la ciudad de Córdoba. La consigna principal fue el pedido de despenalización del aborto en Argentina, que se definirá el próximo 13 de junio cuando la Cámara de Diputados debata la iniciativa.

En diálogo con Télam la representante de Ni Una Menos Córdoba, Josefina Rodríguez, dijo que también pidieron más presupuesto para garantizar los derechos de mujeres, lesbianas y trans y rechazaron el acuerdo con el FMI.

“Lo que vemos hasta ahora es que los femicidios siguen sucediendo, los números no cambian, ya en Córdoba llevamos registrados ocho”, lo que “significa que no podemos ver el impacto de las pocas políticas que se han implementado porque siguen sucediendo hechos aberrantes igual que en los años anteriores y en algunos casos peor”, señaló.

En Bahía Blanca la marcha también incluyó una consigna contra el pago de la deuda externa y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

El acto y movilización de la que participaron integrantes de Bahienses Feministas, Pan y Rosas, Acciones Feministas y ATE y CTA, entre otros, se inició a las 17 frente al Palacio Municipal ubicado en Alsina 65, en pleno centro de la ciudad.Pese a una jornada con cielo cubierto y con una temperatura de 7 grados, las mujeres se hicieron sentir acompañadas por carteles, pañuelos de color verde y banderas de color violeta.

Miles de mujeres de diferentes colectivos y organizaciones feministas del Chaco marcharon ayer por las calles de Resistencia, como parte de un nuevo aniversario de Ni Una Menos, bajo la consigna Libres, Vivas y Desendeudadas nos queremos. La marcha tuvo como cierre un acto frente a la Casa de Gobierno provincial.

En La Plata, la consigna también fue “aborto legal, seguro y gratuito” y contra la “violencia machista”. Se realizó en Plaza Moreno y marcha por la céntrica avenida 7 hasta Plaza Italia de la ciudad de La Plata. Las diferentes organizaciones feministas, la comunidad de la Universidad Nacional de La Plata y militantes de partidos políticos y de la comunicación, alzaron su voz contra la “la violencia machista” y por el “aborto legal, seguro y gratuito”, proyecto que se debatirá el próximo 13 de junio en la Cámara de Diputados de la Nación.

Ana Negrete, del Frente de Mujeres de La Plata, denunció persecución y despidos en la Línea 144, dedicada a la atención a víctimas de violencia de género y agregó: “Se cumplieron 10 meses de la desaparición de Johana Ramallo y se está por entrar a juicio oral el caso de Emilia Uscamayta Curi, que murió por negligencia del Estado local”.

En Rosario, miles de mujeres participaron de una masiva convocatoria en rechazo a la violencia machista y por el aborto legal, seguro y gratuito, expresado en un “pañuelazo”. En una jornada fría pero soleada, leyeron un documento pidiendo al Estado “todos los recursos necesarios para llevar adelante y monitorear el plan nacional para la prevención, asistencia y erradicación de la violencia contra las mujeres (Ley 26485)”.

El Estado “no puede limitarse a recoger nuestros cuerpos sin vida e imponer penas a femicidas. El derecho penal llega tarde por ello urge que haya voluntad política para prevenir la violencia machista”, afirmaron al reclamar “políticas de prevención” y también “la separación defintiva entre Iglesia y el Estado”.

Por último, las manifestantes exigieron a los medios de comunicación que dejen de “revictimizar y ejercer violencia simbólica a las niñas y mujeres asesinadas o desaparecidas” al reportar esos hechos.

Fuente: Tiempo Argentino

 

Ni Una Menos: en 2017 hubo un femicidio cada 35 horas en todo el país

En Argentina, 251 mujeres y trans murieron víctimas directas de femicidios durante 2017; el 93% de los imputados tenía vínculo o conocimiento previo con las mujeres asesinadas y el 71% de los crímenes fueron en la vivienda de la víctima, según el último informe de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema de Justicia.

A las víctimas directas, la OVD sumó este año por primera vez a 22 víctimas de femicidios vinculados (que son aquellos cometidos contra una o varias personas para causarle sufrimiento a la mujer, mujer trans o travesti) y los vinculados por interposición en línea de fuego (aquellos asesinados para tratar de evitar el femicidio), por lo que las víctimas fatales a causa de violencia de género ascienden a 273.

De este total, cinco corresponden a mujeres trans y travestis cuyo relevamiento se realiza por segundo año consecutivo, arrojando de hecho la misma cifra que 2016.

Este informe anual, que constituye el Registro de Femicidios de la Justicia Argentina (RNFJA) que la OVD realiza desde 2015, proviene del relevamiento de causas judiciales que se iniciaron entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017 en la Ciudad de Buenos Aires y 21 jurisdicciones provinciales ya que La Pampa y Río Negro no reportaron casos de femicidios durante 2017.

Por su parte, la provincia de Salta, donde se registraron 19 víctimas de femicidios, no otorgaron datos cualitativos de las causas, por lo que a la hora de analizar las características de los casos, se tuvieron que dejar sin incluir, aclara la OVD en el documento.

Las nuevas cifras arrojan una tasa nacional de 1,1 cada 100.000 mujeres, lo que se mantiene estable desde 2016; la provincia con mayor tasa fue Jujuy (2,74), seguido de Salta (2,12) y Santiago de Estero (2,10).

Le siguen Catamarca (1,98), Formosa (1,69), Santa Fe (1,46), Córdoba (1,29), San Luis (1,22), Neuquén (1,25); Chaco (1,18), Buenos Aires (1,13), y Corrientes (1,08).

Por debajo de la media nacional se encuentran Entre Ríos (0,87), Misiones (0,82), Chubut (0,68), Santa Cruz (0,60), Mendoza (0,61), La Rioja (0,53), Ciudad de Buenos Aires (0,43) y San Juan (0,26).

Los datos arrojados por la OVD se basan sólo en causas judiciales en las que un equipo de la Corte evalúa que las persona asesinada fue víctima de femicidio, independientemente de las imputaciones de la causa; en efecto, según el informe sólo en el 48% de las imputaciones contemplan la violencia de género como agravante.

De las 254 víctimas de las que existen algún dato de la causa (232 directas y 22 vinculadas), casi el 10% fueron niñas, niños o adolescentes (menores de 18 años); el 63% tenía entre 18 y 44 años, el 24% tiene más de 45, y de un 3% no se especificó la edad.

El 80 % de los femicidios fueron cometidos en espacios privados; en ese contexto, desde la OVD destacaron que el 71% de los crímenes se cometieron en las viviendas de las víctimas; un dato curioso en ese aspecto es que de los cinco femicidios reportados en Formosa, tres fueron en espacio público.

Otro dato relevante es que hubo al menos 202 niñas, niños y adolescentes que estaban a cargo del cuidado de las víctimas.

El informe también arrojó que existieron al menos “64 hechos previos de violencia entre víctimas e imputados/sindicados”; de estos en 33 casos se realizó una denuncia formal y en 31, se verificó por otro tipo de actuaciones presentes en las causas judiciales”.

“Sin embargo -aclara el documento-, es imprescindible tomar con cautela este porcentaje que seguramente sub-registra este fenómeno en atención al bajo número de respuestas obtenidas respecto del total de femicidios”.En relación al análisis de las causas, sólo en el 5% se emitió sentencia, 62% se encuentra en etapa de instrucción y 18% está en etapa de juicio; el 15 % restante corresponde a la extinción de la acción por suicidio u otro tipo de muerte del imputado/sindicado; en este sentido, el informa aclara que “algunas de estas causas llevan poco tiempo de iniciadas”.

Finalmente, al poner el foco en los 259 sindicados/imputados, el informe encontró que 68% se encuentra detenido en unidades carcelarias, y de éstos, el 26% está imputado, el 69% procesado y el 6% condenado; un 15% se suicidó.

En 2016, la OVD relevó 254 víctimas directas, pero no contempló las víctimas vinculadas.

Fuente: Ámbito Financiero

 

Documento final de la marcha: “Sin #AbortoLegal no hay #NiUnaMenos”

En 2015 la fuerza de nuestros pasos y nuestra voz corrió la tierra de su eje. Pusimos en marcha una revolución. En Argentina fuimos 1 millón de personas las que soltamos un solo grito: BASTA DE MATARNOS. NI UNA MENOS. VIVAS NOS QUEREMOS. El terremoto no se detuvo ahí. Hoy, por cuarta vez, las mujeres cis y trans, lesbianas, bisexuales y travestis estamos acá, y en todas las provincias de Argentina, para volver a gritar Ni Una Menos. Somos un movimiento potente, diverso, heterogéneo, que supo demostrar que cada violencia ejercida contra nosotras nace de la violencia que ejercen los Estados y gobiernos cada vez que nos someten a la explotación de nuestros cuerpos, cada vez que dejan nuestros derechos humanos sin cumplimiento, cada vez que repiten fórmulas económicas neoliberales y capitalistas que producen más hambre y violencia. Somos las que nos plantamos contra todos los gobiernos que quisieron y quieren imponernos un régimen de explotación, saqueo y hambre, en el que las más perjudicadas somos las trabajadoras, desocupadas y excluidas: las más pobres entre los pobres.

No somos víctimas, crecemos en la potencia de nuestra danza colectiva, Nuestros feminismos de lucha son latinoamericanos e internacionales como el puño en alto de las irlandesas que conquistaron el derecho al aborto. Una deuda de los Estados y los gobiernos que venimos a cobrar, por aquellas que en todos los rincones del planeta se rebelan y se organizan. Somos mucho más que las que estamos acá, somos las herederas de las madres y abuelas de Plaza de Mayo, somos las luchadoras populares, somos las mujeres, trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH. Somos cada una de las activistas que iniciaron en 2005 esa lucha junto a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Somos quienes al tiempo que decimos que dejen de victimizarnos afirmamos nuestro derecho al placer, a decidir nuestros destinos, a disponer de nuestro tiempo, a no ser explotadas ni obligadas a cumplir los deseos que no son nuestros.

Nos plantamos contra el gobierno de Macri, alianza Cambiemos y los gobernadores, los empresarios y la justicia hegemónica, patronal, blanca, misógina, heteronormativa, racista, machista, patriarcal, neoliberal y capitalista de los ricos y los poderosos. Hoy venimos a esta Plaza frente al Congreso a decir que no nos van a disciplinar más, que no aceptamos que el Estado y sus poderes se crean dueños de nuestros cuerpos, que no aceptamos que nos digan cómo, cuándo, dónde y con quién vivir, parir, tener sexo. ¡Y les decimos que estamos haciendo historia! Nosotras vivimos y asumimos una responsabilidad con las que ya no viven. Nosotras nos organizamos para demostrarnos y mostrar a las que se sumarán mañana que juntas podemos tirar abajo el patriarcado y el capitalismo, y decir no al pacto ilegítimo que nos encierra en deudas que no vamos a pagar con nuestras vidas, y decir sí, una y otra vez, a la autonomía de nuestros cuerpos, sí al aborto legal, seguro y gratuito.

¡SIN ABORTO LEGAL NO HAY NI UNA MENOS! ¡NO al pacto de Macri con el FMI! ¡Ni Una Menos! ¡Vivas Nos Queremos! ¡El Estado es responsable!

Eje 1. Sin #AbortoLegal No hay #NiUnaMenos.

Que se apruebe el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, ¡no otro! ¡Queremos aborto legal ya! Con nuestra fuerza y movilización impusimos que se discuta en el Congreso nacional el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Y con nuestros pañuelos verdes en alto exigimos que el Congreso apruebe el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo redactado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Rechazamos los proyectos de ley que buscan confundir proponiendo sólo la “despenalización”, ¡exigimos la legalización!

No queremos a las Iglesias metidas en nuestros cuerpos. Decimos no a la objeción de conciencia como excusa para obstaculizar nuestros derechos. Exigimos la separación de la Iglesia del Estado y el cese de subsidios a la Iglesia Católica y a la educación religiosa, que este año asciende a $32.000 millones. Nuestra demanda es integral: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

Exigimos que la legalización del aborto garantice su realización y cobertura en el plan médico obligatorio en Hospitales públicos y privados. Que incluya la producción pública del Misoprostol de calidad y autorizado para uso gineco-obstétrico para terminar con el monopolio que hace que hoy alcance precios exorbitantes, que nos garantice el acceso y distribución gratuita en el sistema público de salud y garantice su venta a precios populares en las farmacias.

¡Basta de obligar a parir a víctimas de violación! Aplicación inmediata del Protocolo Nacional Para la Atención Integral de Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo en todo el país. Presupuesto para garantizar los abortos no punibles en todos los hospitales del país.

Exigimos el sostenimiento de los Programas de Educación Sexual y de Salud Sexual y Procreación Responsable. Exigimos la reglamentación e implementación de la ley de Educación Sexual Integral. Queremos una educación sexual integral, laica y con perspectiva de género en todos los niveles y en todas las provincias del país. FUERA la Iglesia de la educación! Denunciamos al Estado hipócrita que nos obliga a abortar en la clandestinidad muchas veces llevadas a arriesgar nuestras vidas por las mismas condiciones de vida de miseria y precariedad a las que somos obligadas a vivir en este régimen social. Exigimos el derecho a acceder a las condiciones materiales económicas y de salud para poder decidir si queremos o no ser madres.

Repudiamos a los gobiernos que mantienen prohibido el aborto en Latinoamérica y en particular a los gobiernos de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, Surinam y República Dominicana que mantienen penalizado el derecho al aborto.Exigimos que se cumpla en esos países, y en el mundo entero, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo. La maternidad es una opción y un derecho de la mujer, no una imposición. Queremos que la aprobación del aborto legal en Argentina sea la punta de lanza de un movimiento que atraviese toda América latina ¡Ni una muerta más por abortos inseguros! ¡Respeten nuestras decisiones si no queremos parir!

Eje 2. No al Pacto de Macri con el FMI.

No al pago de la deuda externa. Abajo el ajuste de Macri y los gobernadores. Basta de despidos, suspensiones y represión. Repudiamos la decisión del Gobierno de Mauricio Macri, de llevar adelante un acuerdo con el FMI que significa HAMBRE. Un pacto que significa ajuste, despidos, pobreza y precarización para el conjunto de la clase trabajadora y sobre todo para las mujeres, trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH. Denunciamos las exigencias que ese organismo, como el recorte del ya escaso presupuesto para salud y educación, áreas históricamente feminizadas y el quite de los regímenes especiales de jubilación. ¡Abajo la reforma jubilatoria!

Abajo la CUS y el proyecto hospitalario Sur, que pretenden la privatización de la salud pública. Decimos NO a la UNICABA y junto a los y las estudiantes terciarios.

Exigimos el no pago de la deuda externa y en su lugar mayor presupuesto para la implementación de políticas de género que contribuyan al cumplimiento de nuestros derechos. La deuda es con nosotras.

Estamos acá contra el ajuste del neoliberalismo magro que implementan Macri y los gobiernos provinciales. El ajuste nos recorta, nos precariza, nos quiere debilitar pero estamos juntas y nos sumamos a las luchas de lxs trabajadrxs del Estado, del Subte, de Telam, de Radio Del Plata, las docentes, del INTI, del posadas, de la línea 144, etc. Y apoyamos todas las luchas contra el techo salarial que pretende imponer el gobierno con el silencio cómplice de la burocracia sindical. Exigimos la apertura de las paritarias y rechazamos el techo salarial que nos quiere imponer un aumento muy por debajo de una inflación que en lo que va del año ya lo supera en un 10%. Rechazamos también los ítems de presentismo y productividad que resultan una quita salarial, sobre todo, para las trabajadoras, y rechazamos la persecución del activismo combativo por la burocracia sindical y los gobiernos nacionales y provinciales. Abajo el pacto fiscal. No a la modificación de los convenios colectivos ¡Decimos no a la reforma laboral que precariza nuestras vidas!

¡Desde esta plaza exigimos PARO GENERAL YA! Como dijimos en cada Paro, cada 8 de marzo, ¡NOSOTRAS PARAMOS, NOS PARAMOS! ¡aprendan del ejemplo del movimiento feminista que sale a la calle en forma unitaria para poner un freno a estas políticas que buscan la miseria económica y afectiva de las mayorías!

Rechazamos todas las formas de violencia laboral contra las mujeres, trans, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis, indígenas, afrodescendientes, migrantes, villeras y mujeres con VIH. Porque las trabajadoras están expuestas al recorte de sus derechos, de sus salarios y sometidas a la amenaza del desempleo y al disciplinamiento de la productividad. Porque la desocupación crece dos puntos cuando se habla de mujeres, porque la brecha salarial es, en promedio, de un 27% y en el mercado informal se eleva a un 40%. Reclamamos el acceso a todas las categorías en igualdad de condiciones que los varones. Basta de discriminación laboral, exigimos todos los derechos para las trabajadoras.

Vinimos para volver a decir que ¡Migrar no es un delito! ¡Ni una migrante menos! Exigimos la anulación del Decreto de Necesidad y Urgencia 70/2017 y la eliminación del Centro de Detención Migrante. Repudiamos el despojo violento de tierras de comunidades indígenas y campesinas, contra el extractivismo, contra la intoxicación por agrotóxicos que nos envenena y nos mata. Contra el racismo, la discriminación y xenofobia hacia las mujeres negras afrodescendientes, afroindígenas y afroargentinas a las cuales la trata esclavista obligó a participar del crecimiento del sistema capitalista que hoy enfrentamos. Exigimos la reparación histórica que se nos adeuda según la ley 26.856 “Maria Remedios del Valle Capitana de la Matria que gracias a su coraje contribuyó a la independencia de este país.”

Las mujeres con VIH exigimos la promulgación de la nueva ley de VIH, ITS, y Hepatitis virales.Basta de reducción de presupuesto que nos garantiza prevención, profilaxis, medicación, adherencia al tratamiento y reactivos.Basta de violencia contra la libertad reproductiva.Basta de violencia ginecológica y obstetrica contra nosotras. Somos más de 40.000!! El vih no mata, el estigma y discriminación Sí. NO HAY MÁS TIEMPO!!

Basta de represión. Exigimos el desprocesamiento y la libertad de todxs lxs presxs politicxs. Libertad a Milagro Sala y todas las compañeras de la tupac presas.

No queremos que las Fuerzas Armadas puedan tomar asuntos de Seguridad Interior, buscan allanarse el camino para reprimir las protesta social ¡Santiago Maldonado y Rafael Nahuel: presentes! Rechazamos el intento de Macri de reformar el Código Penal para encarcelar a las y los luchadores. Acompañamos a las y los trabajadores del subte que fueron duramente reprimidos por defender su salario. Nos plantamos contra los despidos a los metrodelegados y la violencia sufrida por todas las compañeras reprimidas, golpeadas y encarceladas por la Policía de la Ciudad. Exigimos el desprocesamiento de todos los detenidos de las jornadas del 14 y 18 de diciembre. Basta de Gatillo fácil en los barrios populares. No queremos más represión en las villas, ni allanamientos ilegales, golpizas y detenciones como las de Iván y Ezequiel, compañeros de La Poderosa.

Derogación de la ley antiterrorista, de los protocolos y todas las leyes represivas.

Desmantelamiento de las redes de trata y las fuerzas represoras del Estado y sus cómplices. Condena efectiva a los proxenetas. Creación de políticas públicas que acompañen a la ley de trata así como todos los instrumentos tendientes al acompañamiento jurídico y de protección integral a las víctimas y a sus familias. Denunciamos el cierre de los refugios para las víctimas. Basta de represión, persecución, abuso y extorsión policial a las trabajadoras sexuales y a las personas en situación de prostitución. Exigimos la derogación de los artículos contravencionales que permiten mantener detenidas sin orden judicial a cualquier persona y que criminalizan el ejercicio de la prostitución en 18 provincias. En especial el artículo 68º del código contravencional de la provincia de Buenos Aires.

Denunciamos la invasión del Estado genocida en territorios indígenas, basta de criminalizarnos y judicializarnos por la recuperación de territorio ancestral, basta de violencia institucional contra luchadoras y luchadores indígenas, basta de racismo y xenofobia. Repudiamos el modelo extractivista que sólo trae beneficios a las multinacionales y los Gobiernos cómplices del despojo. Basta de feminicidios y femicidios territoriales. ¡Nos queremos plurinacionales!

Eje 3. #Ni Una Menos. Basta de femicidios y travesticidios: el odio hacia las mujeres, las lesbianas, las travestis, las bisexuales y las trans es asesino. El machismo es fascismo.

Vinimos a esta plaza para pronunciarnos contra todas las formas de violencia machista. Una mujer es asesinada cada 30 hs y el gobierno de Macri y Fabiana Túñez congelan el presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres y asignan tan sólo $8 para la atención de cada mujer. Exigimos presupuesto para la aplicación de la ley 26.485 de erradicación de las violencias hacia las mujeres. Refugios seguros para las víctimas de violencia con atención psicológica y legal adecuada. Trabajo genuino y vivienda para las víctimas de violencia y sus hijxs. Exigimos la reapertura y financiamiento de los espacios de atención por violencia de género en las municipalidades, en las Universidades y en cada espacio común donde la ley 26.485 prevé que se atienda a las víctimas. ¡Hay una ley, queremos que la cumplan!

Denunciamos al Poder Judicial de la República Argentina como uno de los brazos ejecutores del patriarcado. El Poder judicial es machista, misógino, racista, lesboodiante transodiante y nos invisibiliza, nos discrimina, nos revictimiza. Exigimos al Estado que se activen en forma inmediata los procedimientos de remoción y destitución de todos los jueces, fiscales y funcionarios judiciales que ejercen violencia de género institucional e incumplen sistemáticamente la ley 26.485 a casi 10 años de su sanción.

Frente a la violencia, el endurecimiento de las penas no disuade los crímenes contra la vida. Es demagogia punitiva ante la indignación social. No la invoquen en nuestro nombre. El grito de más cárcel no sirve para solucionar el problema de fondo. Pedimos políticas de prevención contra la violencia machista, educación con perspectiva de género, la capacitación de la justicia y respuesta estatal eficaz ante las denuncias. Nos solidarizamos con las compañeras presas entendiendo que el sistema las oprime doblemente: las estigmatiza por presas y por mujeres. Decimos no a la infantilización de las mujeres en las cárceles y no a la tortura psicológica.

Basta de represión, persecución, abuso y extorsión policial a las personas en situación de prostitución. Por el desmantelamiento de las redes de trata. Aparición de las pibas secuestradas. Cárcel a los proxenetas, policías y políticos involucrados. Reparación de los daños físicos, psicológicos y económicos ocasionados a las víctimas y a sus familiares.

Vinimos a gritar que ¡la hetero-cis-sexualidad obligatoria es violencia! Basta de crímenes de homo-lesbo-bi-transodio. Pedimos la implementación de la ley de identidad de género: acceso real al derecho a la salud integral, a las rectificaciones registrales expeditas, al respeto a la propia identidad. Exigimos el cupo laboral trans como ley nacional y una especial protección a sus infancias y a la vejez. Reparación histórica y reconocimiento al genocidio travesti trans, el Estado es responsable. Por la integridad, el respeto y la autonomía de los cuerpos gordos e intersex estigmatizados y patologización.

Exigimos que se tengan en cuenta en las políticas públicas a las mujeres con discapacidad.

Denunciamos la precarización que sufren las lesbianas mayores que llegan a la adultez sin vivienda y sin familia.

Basta de violencia ginecológica.

Vinimos a esta plaza a declarar que nos queremos vivas, que tenemos derecho al placer, a vivir la noche con libertad y sin miedo, a gozar de nuestras sexualidades sin represiones, sin mandatos, sin acosos, sin jerarquías. ¡Tenemos derecho a la fiesta y al amor, tenemos derecho al tiempo libre y a decir sí cada vez que queramos decir sí, así como decimos no cuando nos rebelamos ante lo que se impone!

¡Vinimos a esta plaza porque estamos hartas y estamos organizadas! Y ahora que estamos juntas exigimos justicia por el travesticidio de Diana Sacayán y de todas las compañeras asesinadas por crímenes de odio! Vinimos a gritar que no hay Ni Una Menos sin exigir absolución para Higui, para Mariana Gómez, para Yanina Faríaz, acusada por la justicia misógina estigmatizándola como mala madre y para Joe Lemonge, chico trans preso por defenderse del transodio patriarcal. No hay Ni Una Menos sin la exigencia de justicia para Marielle Franco, acribillada por las fuerzas de seguridad en Brasil bajo el gobierno de Temer. Para gritar fuerte Libertad para la adolescente palestina Ahed Tamimi.

No vamos a permitir que este régimen social capitalistas blanco, misógino, heteronormativo, racista y machista se lleve puesto nuestro derecho a habitar el mundo siendo quien queremos ser. Contra toda forma de explotación y opresión, llamamos a nuestras hermanas de todo el mundo a seguir luchando por nuestras vidas. Nuestro movimiento seguirá defendiendo su carácter anticlerical anticapitalista antipatriarcal e independiente del Estado y los gobiernos. Nosotras fuimos las primeras que le hicimos un paro nacional a este gobierno ajustador y ahora le Decimos NO al pacto de Macri con el FMI y exigimos a las centrales sindicales que convoquen a un paro nacional y plan de lucha para la derrotarlo. Vamos a conquistar nuestro derecho al aborto legal seguro y gratuito. Separación ya de la Iglesia y el Estado. Que este 13 de junio movilizemos todas al Congreso y que se pinte de verde toda América Latina. Sin #AbortoLegal no hay #NiUnaMenos