Universitarios dicen que no hay condiciones para diálogo, pero asistirán para presionar

“Que se vaya Ortega”

 Maynor Salazar

 Confidencial, 30-4-2018, https://confidencial.com.ni/

La jornada de protestas dejó un saldo doloroso de más de 39 muertos producto de la represión, pero sembró una “luz de esperanza”, cuando la lucha de los estudiantes universitarios desató una rebelión cívica nacional.

Pero ¿cuáles son ahora las demandas y las expectativas del movimiento de jóvenes universitarios autoconvocados? Para conocer la opinión de los estudiantes, Esta Semana invitó a jóvenes de distintas universidades a participar en un panel, moderado por el periodista Carlos Fernando Chamorro. Los muchachos hablaron durante más de treinta minutos sobre los temas que consideran prioritarios en la mesa del diálogo nacional a la cual fueron invitados por la Conferencia Episcopal.

Desde la salida de Daniel Ortega del poder a través de elecciones anticipadas, hasta la creación de una Comisión de la Verdad integrada por personas ajenas al Gobierno y la investigación de las muertes de los ciudadanos asesinados en las protestas y el castigo a los culpables, son parte de las exigencias de los estudiantes. Además, coinciden en demandar la restitución de la autonomía universitaria, conculcada por el régimen autoritario.

Francisco Martínez, estudiante de la UNAN-León, aseguró que se están formulando las exigencias para la mesa de diálogo, se están creando consensos y tomando en cuenta a todas las universidades.

“Como puntos básicos exigimos que nuestro actual presidente salga, pero bueno, sabemos que no lo va a cumplir. Se supone que Nicaragua debe tener equidad entre los poderes del Estado, pero no existe. Todo está concentrado en una sola familia. Mientras el poder siga en manos de ellos, Nicaragua no tendrá estabilidad, no vamos a crecer como economía, no se van a respetar los derechos humanos y tampoco tendremos un desarrollo completo en el país”, explicó Martínez.

Moisés López, estudiante de la Universidad Nacional Agraria, expresó que el objetivo de la sociedad nicaragüense debe ser la reivindicación social. Para ello necesitan no solo la unidad de los propios universitarios, sino de los docentes y la población en general, pues solo de esta forma el Gobierno podrá respetar las leyes.

Camino al diálogo

El Movimiento Universitario 19 de Abril aglutina a estudiantes de distintas universidades del país. Upoli, UCA, UNA, UNI, UCC, UdeM, UDO, Uponic, Uraccan, entre otras, son parte este grupo.

Yaritzha Rostrán mencionó que una de las exigencias que se planteará es que se tomen medidas con los estudiantes de UNEN que violentaron a los demás compañeros dentro de los recintos, y que se abra de nuevo el proceso de elecciones, pues no desean que ellos sigan en sus cargos.

“Nosotros queremos desarticular este movimiento de UNEN. Ellos son los que están causando el caos. No hemos podido llegar a un diálogo concreto dentro de las universidades, porque son ellos quienes buscan dividirnos. Creemos justo que no exista más”, destacó Iskra Malespín, de la UCA.

Moisés López, de la UNA, aseguró que no se debe dejar atrás el tema ambiental. “Mientras nosotros estábamos protestando había un caos y se movilizaban camiones en las reservas, salían cargados de madera, entonces como primera exigencia, pedimos que se nos esclarezca a través de informes y datos e investigaciones consensuadas, qué está pasando en estos nichos ecológicos”, apuntó.

Enrieth Martínez recalcó que no se puede ir a un diálogo si no se toman las exigencias básicas que el movimiento ha estado solicitando desde su inicio, como la salida de Ortega y el castigo a los culpables de la represión. Sin embargo, la estudiante refirió que no cree que el presidente Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, hayan escuchado sus demandas.

“A pesar de que ha sido explícito, me parece que siguen utilizando discursos de vandalismo. Se está pidiendo un diálogo cuando todavía no están las condiciones. Coincidimos en que va haber un diálogo porque queremos paz. Pero todas las condiciones deben ser escuchadas”, dijo Enrieth Martínez, de la UCA.

Saúl Verde, de la UAM, manifestó que el presidente Ortega debe darles a los estudiantes el lugar que merecen y respetar los ideales de ellos.

Credibilidad en las instituciones del Estado

Enrieth Martínez afirmó que para que el diálogo sea creíble, de forma paralela, se deben realizar investigaciones para llevar a la justicia a los responsables de los muertos que cayeron en las protestas. También abogó por sectores no reconocidos, como movimientos de mujeres e indígenas.

Este jueves el Ministerio Público convocó a una conferencia de prensa a medios de comunicación afines al Gobierno del Presidente Daniel Ortega y a los independientes. El propósito de dicha comparecencia fue para anunciar el inicio de una investigación sobre las pérdidas de vida de estudiantes, miembros de la Policía Nacional y civiles, así como las lesiones ocasionadas a los mismos.

Saúl Verde, estudiante de la Universidad Americana (UAM), expresó que los jóvenes no se sienten representados con ninguno de los poderes del Estado, empezando por el Judicial, y creen que la investigación anunciada, no funcionará si no existe una Comisión de la Verdad, en la que intercedan las Naciones Unidas y la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Ya hemos visto casos que han quedado sin resolver, y nada nos garantiza, que esta vez sí va a funcionar, por lo tanto debe existir una Comisión de la Verdad”, manifestó Verde.

A pesar de que en los últimos días se han realizado marchas pacíficas que no han sido reprimidas por el Gobierno del presidente Daniel Ortega, los universitarios no se sienten seguros. Manifestaron que en estas movilizaciones hay policías infiltrados y miembros de la Juventud Sandinista que visten sin sus camisas representativas, provocando caos, atentos a cualquier descuido para dañar.

“También se están metiendo dentro de la directiva de todas las universidades para desestabilizar. Están aparentando que hay cese al fuego o paz, pero no podemos creer esto porque todavía no han aparecido muchas personas y no han liberado a otros que están en El Chipote. También continúan las amenazas a los dirigentes estudiantiles que participamos en las protestas”, aseguró Francisco Martínez.

Moisés López, de la UNA, agregó que el respeto a la Autonomía Universitaria, es lo que va a dar garantías a los estudiantes de que van a poder regresar a sus casas, sin el miedo de que serán expulsados de las universidades.

“Cada rector, cada docente, todos tienen que velar primordialmente y quitar intereses personales, porque se haga el futuro y el futuro somos los que todavía queremos volver a clases y estar seguros que lo podemos hacer con tranquilidad”, consideró López, quien agregó que la mayoría de estudiantes de la UNA, están inconformes por la falta de participación de Telémaco Talavera, rector de ese recinto, por lo que desean tomar medidas basadas en las reglas universitarias, para nuevas elecciones de representantes de UNEN.

¿Debe salir Ortega del poder?

La principal demanda de los estudiantes es la salida de Daniel Ortega. Si bien están claros de que esto no va a suceder de la noche a la mañana, consideran que es necesario que abandone el poder para que se restablezca el equilibrio en el país.

Francisco Martínez espera que usando la Constitución y las vías legales, esto se puede conseguir. “Desde el 2007 está en el poder, es una persona con ansias de poder y ganas de tenerlo todo, nunca se esperó que toda Nicaragua le dijera que se fuera. Ahorita no va a salir, es mentira, sería muy idealista creer que él se va a ir”, dijo Martínez.

Yaritzha Rostrán dijo al respecto que el Gobierno de Ortega dejó de ser constitucional hace mucho tiempo, no es legal ni legítimo, y lo importante es que la población se dio cuenta y las medidas legales son las más óptimas para lograr que abandone el poder.

“Estamos apostando por un cambio estructural, sabemos que el sistema de Nicaragua no funciona, y se pide por reformas y si eso nos lleva a la destitución de este hombre del poder, es necesario tomarlas a partir de cuestiones legales y de una demanda popular. Las personas tienen voz y pueden demandar”, finalizó Enrieth  Martínez.