Alberto Boga *

El jueves 22 de marzo, ‘’Día Mundial del Agua’’ y en el marco del “paro parcial” de 3 horas convocado por el PIT-CNT, la sindicalista de FOSSE (Federación de Funcionarios de OSE) Natalia Núñez, informó que ya se habían recolectado 180 mil firmas para plebiscitar la derogación de la ‘’Ley de Riego’’.

Esta ley Nº 19553, fue aprobada ‘’de urgencia’’ el 19 de octubre de 2017. Inmediatamente los trabajadores de OSE (Obras Sanitarias del Estado) nucleados en FFOSE, consideraron que violaba la reforma constitucional (Art. 47) aprobada en octubre de 2004 por el 64,7% de los votos en ese plebiscito. El sindicato referido anunció que promovería un recurso de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia  y que, de ser necesario, convocaría a la población a votar un referéndum. Cabe recordar que esta ley de riego, fue impulsada por el ex Ministro de Ganadería Agricultura y Pesca, Ing. Tabaré Aguerre. Poco tiempo después renunció a su cargo. Y fue votada por el Partido Colorado, Partido Nacional, Partido Independiente, y el Frente Amplio con la “disconformidad” de algunos legisladores y organizaciones progresistas.

Se necesitan 695 mil firmas (25% del padrón electoral) y van 180 mil.

El 31 de octubre el presidente de FFOSE, Gustavo Ricci, explicó a La Diaria, ‘’el artículo 47 dice que el agua es un derecho esencial para la vida, un recurso público que se debe gestionar por el Estado, y principalmente apunta a que ningún agente privado pueda tener manejo sobre esta”, además agrega que la ley de riego puede generar “la creación de un mercado paralelo que les da lugar a los privados a comercializarla, algo que está expresamente prohibido en la Constitución”, El presidente de FFOSE también sostuvo que si bien la ley establece controles por parte del Estado, “ni la Dinama (Dirección Nacional de Medio Ambiente) ni la Dinagua (Dirección Nacional de Aguas), escasísimas de recursos humanos, tienen el personal suficiente para controlar las superficies a grandes escalas que permite la ley”.

“Ya tenemos los principales ríos del país en un estado grave de contaminación, producto de las actividades agropecuarias y de los escasos controles del Estado sobre éstas. Hoy es claro que la cuenca del río Santa Lucía tiene importantes niveles de contaminación, y es una realidad que OSE incrementó sustancialmente sus costos para potabilizar el agua; esta ley viene a entorpecer aún más este proceso”, afirmó el funcionario. (La Diaria 31/10/17).

El 18 de diciembre de 2017 se lanzó la campaña de recolección de firmas. Se fueron conformando comisiones barriales, zonales, con el apoyo de la CNDAV (Comisión Nacional en Defensa del Agua) organizaciones sociales, ambientales y políticas, como es el caso de Unidad Popular, Partido de los Trabajadores, Movimiento Revolucionario Oriental, entre otros. Poco tiempo después, ya sobre enero-febrero de 2018, se suman algunos sectores del Frente Amplio y PIT-CNT.

El 1º de abril de 2018, el vicepresidente de FFOSE, Hugo Prieto, informó a El País, ‘’varios sectores de partidos políticos después de votar la ley “se dieron cuenta que cometieron un error”. Aunque al decir del senador del MPP (Movimiento de Participación Popular), Daniel Garín, ‘’el Parlamento se asesoró con las cátedras y quedó claro que la ley “no tiene problemas de inconstitucionalidad”.  Y agrega, “El Estado tiene algunas experiencias de haber tenido represas con poco éxito en la utilización efectiva de riego. Hay antecedentes muy puntuales y en general no son buenos”. (El País 1/4/2018)

Negociación, negociación, negociación

En cuanto los dirigentes del Frente Amplio tomaron conocimiento de que en apenas tres meses se habían recolectado 180 mil firmas, salieron al ‘’ruedo conciliador’’. Tan es así, que a partir del 22-M, los dirigentes progresistas decidieron entablar un diálogo con el PIT-CNT, para buscar una modificación a algunos puntos de esa privatizadora ley. Hugo Prieto, manifestó a El País, (1/4/2018) ‘’que no se trata de modificar algunos artículos, sino que debe caer toda la ley’’. La Mesa Política del Frente Amplio, decidió “jugar fuerte” y buscar ‘’ámbitos de diálogo’’, la moción fue firmada por las bases y algunos grupos políticos del oficialismo.

Aparece claro que ‘’no hubo errores’’ como manifiestan algunos legisladores. Aparece claro que el Frente Amplio – en un proceso de declive en la aprobación popular – no quiere enfrentarse a la posibilidad de ‘’perder’’ un plebiscito. Aparece claro que las divisiones internas en el progresismo cada día son más notorias. Aparece claro que Tabaré Aguerre tenía que hacerle los ‘’mandados’’ a los grandes latifundistas y luego renunció. Aparece claro que cuando el PIT-CNT asume apoyar la recolección de firmas, no lo hace con la convicción de lograr una victoria popular contra el gobierno progresista, sino abrir ‘’esa’’ instancia de negociación, para…volver a entregar una lucha popular. Cada instancia que aparece una ‘’negociación’’ con el PIT-CNT, pierde la clase trabajadora y el pueblo.

El mecanismo bien ‘’aceitado’’ del diálogo y la negociación que llevan adelante los dirigentes del progresismo y los dirigentes del PIT-CNT, es una trampa mortal para las organizaciones sociales, agrupaciones sindicales y el pueblo en su conjunto. La trampa de la institucionalidad burguesa. El ‘’cerrojo’’ del cual es difícil salir. Esa ‘’negociación’’ entre ‘’zorros y gallinas’’. Ese posibilismo de hacer política. Eso que dice Garín “hay una especie de diálogo político” entre el sindicato de OSE, el PIT-CNT y la bancada del Frente Amplio para trabajar “sobre las posibilidades de adecuar contenidos para promover el riego”. (El País 1/4/2018). Más claro…echále agua, (sin contaminar).

Romper el “cerrojo progresista”

Desde 1980 que participamos en plebiscitos, recolección de firmas para lograrlos, siempre ha sucedido lo mismo, ‘’nos roban en la liga lo que ganamos en la cancha’’. Todos. Todos han tenido su ‘’interpretación’’ diferente. Algunos por los ‘’negociadores’’, llámese Pacto del Club Naval (1) otros en interpretaciones de legisladores ‘’representantes del pueblo’’. Sea como sea, en todos nos ‘’cagaron’’. Esta no es la excepción. Decenas de miles de compañeras y compañeros han dedicado miles de horas a una acción ‘’militante’’ dentro de la institucionalidad burguesa, que – evidentemente – no se define en las urnas. Se define posteriormente en los escritorios. A veces logran evitar ese ‘’triunfo popular’’ aplicando abiertamente ‘’terrorismo de estado’’, el ejemplo más claro es sobre la ley de impunidad, donde entre el ‘’miedo’’ – en la primera instancia – y el boicot de algunos sectores del FA en la segunda, no logramos ‘’quebrar’’ la impunidad del terrorismo de estado. Sucedió con las privatizaciones de Antel y Ancap, con el artículo 29 y ahora con la reforma constitucional del agua aprobada por el 64,7% en 2004.

Nuevamente decenas de compañeras  y compañeros salen a dar esa batalla. Donde nuevamente aparecen ‘’oportunistas’’, manipuladores de toda laya. Donde nuevamente aparece el ‘’embudo’’ de la negociación y lo ‘’posible’’. Donde nuevamente aparecen ‘’aparatos o aparatitos’’ con ‘’la caña de pescar’’, sustituyendo, una vez más, a las organizaciones populares que intentan mantener la ‘’independencia política de clase’’. Ese concepto vetusto de ‘’estar donde están las masas’’, no importa a qué precio. No importa si realmente estamos convencidos de recoger firmas o buscamos alguna ‘’oportunidad’’ de existencia que no tenemos.

Es por ello que hemos dicho, ‘’firma si estás convencido, si no firmas y estás convencido que esta es una vía muerta, pero quieres defender lo ya conquistado y avanzar hacia estadios superiores, organízate para librar otras batallas, con otras formas, otros métodos, pero que apunten al objetivo principal, llevar adelante una lucha verdaderamente anticapitalista. Esta lucha anticapitalista no la encontrarás ni en las estructuras del Pit-Cnt, ni en los dirigentes ‘’progresistas equivocados o disconformes’’. Ese argumento de que la recolección de firmas te permite un contacto directo con sectores populares y luego se sumarán a luchas de mayor cuantía, no ha dado resultados en una perspectiva anticapitalista y revolucionaria. Todo lo contrario. Cuanto más ‘’institucionalizada’’ es tu propuesta, más conservadora será la respuesta.

Hay que trabajar para romper el ‘’cerrojo progresista’’. Y por lo que se vislumbra, este posible plebiscito, terminará como otros anteriores, entregado en una mesa de ‘’especialistas’’. La clase trabajadora y el pueblo nuevamente terminarán esta etapa sumando otra frustración. No se trata de hacer ‘’cualquier cosa’’ para romper el aislamiento de sectores revolucionarios, se trata de mantener firme la perspectiva de un programa anticapitalista, antiimperialista. Las duras luchas por el agua, la tierra y el aire, en varias regiones del mundo, fundamentalmente en América Latina en los últimos años, indican el desafío. No lograremos romper el “cerrojo” ni con un millón de firmas si no logramos construir un conciencia socialista.

* Activista de los movimientos sociales en Ciudad de la Costa (departamento de Canelones) y miembro del colectivo Militantes Guevaristas.

Nota de Correspondencia de Prensa 

1) Acuerdo firmado el 3 de agosto de 1984 en el Club Naval entre los jefes militares de la dictadura y los representantes del Partido Colorado, el Frente Amplio y la Unión Cívica. El Partido Nacional no participó de la negociación en la medida que su principal dirigente, Wilson Ferreira Aldunate estaba preso. El pacto de “restauración institucional”  establecía que las elecciones de ese año se realizarían con la proscripción electoral de Ferrerira Aldunate, de Liber Seregni (líder y fundador del Frente Amplio) y de otros dirigentes políticos. En el pacto de “restauración institucional” , se establecieron, de hecho, un régimen de transición bajo tutela militar y la impunidad a los crímenes del al terrorismo de Estado.