José Ramón Castaños Humaran (“Troglo”)

Petxo Idoiaga

Viento Sur, 2-4-2918 http://vientosur.info/

En mayo de 1969. En esa fecha conocí a Troglo y desde entonces hemos tenido una actividad política común y muy unida, además de una grandísima relación afectiva. Ambas ininterrumpidamente durante cuarenta y nueve años, mucho más de la mitad de nuestras vidas.

En mayo de 1969 tocaba reconstruir una ETA destrozada por la represión policial que en el abril anterior había terminado deteniendo a toda su dirección entre la caída de Artekalea de Bilbao y la del pequeño pueblo de Mogrovejo en los montes de Cantabria. Para 1970 había contra él –a quien el Ministerio de Interior apodaba “Rey”- una requisitoria por bandidaje y terrorismo en la que se le calificaba como “jefe supremo” de ETA.

Lo del apodo Troglo (abreviatura de troglodita) le cayó, algún tiempo después, porque un buen día preguntó si bitter era una marca de detergente; la pregunta iba de guasa, pero en este país en el que según te pillan te apodan, se quedó de muy buena gana con el mismo. Así le hemos llamado desde entonces y seguro que entre algunas de sus amistades cercanas hay quienes hasta hoy no se han enterado de lo de José Ramón Castaños Umaran. No es grave; para nuestro mundo al menos, Troglo es un nombre perfecto para una imborrable memoria.

Con más ilusión que esperanza comenzamos en 1969 y 1970 la reconstrucción de una ETA que ya en 1968, a raíz de los funerales por Txabi Etxebarrieta, su primer militante muerto, había demostrado que era referencia política principal para un movimiento sociopolítico de cierta amplitud. Durante aquellos años trabajamos siempre en el difícil equilibrio entre subrayar la identidad socialista y la nacionalista. En 1970 nos tocó exiliarnos a Francia. Allí vivimos el proceso no siempre sereno -a veces incluso ingrato ante injustas acusaciones de “españolistas”- que terminó separándonos a ETA Sexta de la otra ETA, la ETA Quinta, cuya prolongación ha sido la organización que ha perdurado como ETA hasta nuestros días.

Allí nació Otxanda en 1971.

Persona de una generosidad política sin límites Troglo aceptó la llamada de ayuda internacionalista que se le hizo y marchó un tiempo a Argentina, pese al riesgo personal tan grande que suponía la tremenda inestabilidad política dominante allí. Pero incluso en ese su tiempo latinoamericano estuvo muy cerca de la evolución de su organización en Euskal Herria.

Esa evolución llevó, en 1973, a la fusión de ETA VI con LCR (Liga Comunista Revolucionaria) que terminó conformando aquí la LKI –la Liga Komunista Iraultzailea-. Troglo fue siempre activista y dirigente de LKI y, también, cuando se produjo su unificación con EMK y se creó la nueva organización Zutik!. Por motivos diversos –políticos y organizativos- la fusión de ambas corrientes de izquierda revolucionaria en Zutik! no cuajó y se fracturó.

Pero aun después de esa experiencia Troglo nunca dejó a un lado su activismo político. Alma incansable de ILPs, iniciativas, encuentros, jornadas y debates, se ha mantenido así incluso a partir de que hace unos años el cáncer le atrapó. El invierno de 2016-2017 parecía que se nos iba. Pero el tratamiento inmunológico le ha dado un año más de una vida que, hasta el final-final ha mantenido con esa coherencia.

Hemos aprendido mucho de él. No sólo de esa su generosidad y su activismo político, sino también de su pensamiento y de su saber hacer en muchas cosas. Por ejemplo es, sin duda, quien desde nuestro entorno político relativamente autónomo ha sabido tejer mejores lazos y relaciones –no rotos pese a diferencias o debates- con la izquierda abertzale y, en particular, con el proceso que esta viene protagonizando los últimos años. Pero ha sido también quien, de entre nosotros, ha sabido sintonizar mejor con sectores cristianos comprometidos seriamente con la justicia, la igualdad y la defensa de los derechos humanos.

Hemos aprendido y hemos recibido mucho de la generosa y activa amistad de Troglo. Alguno, entre los que me encuentro por suerte, hemos recibido una cantidad ilimitada de esta. Sé que él ha sentido lo mismo de nuestra parte. Y de todo lo que Troglo ha sido para mí estos casi 50 años es, aunque en este escrito haya ocupado menos espacio, la que, en estos momentos, más quiero.

Sé que eso vale sólo para mí. Sé que mañana tendremos que publicar, en particular, el significado político de Troglo. Lo haremos. Pero ahora es esta parte la que más quiero.

*****

Troglo. Su ejemplo nos acompañará siempre

Jaime Pastor

Hoy nos ha dejado, tras una dura lucha contra la enfermedad que le perseguía en los últimos tiempos, un gran amigo y compañero de una larga lista de luchas desde comienzos de los años 70 del pasado siglo: José Ramón Castaños, Troglo. Su ejemplo nos acompañará siempre. Tantos recuerdos se acumulan desde que le conocí en el exilio parisino que, como decía el poeta, cuesta imaginarle ausente para siempre… El viernes 2 de marzo, aprovechando un viaje a Bilbao, estuve con él por última vez: como siempre, hicimos un repaso de la situación política, de Catalunya, de Podemos; también, sobre los debates dentro de la izquierda vasca, sobre sus últimas lecturas y quedamos en vernos en mayo reivindicando aquel 68. Ya no podrá ser pero nos quedan sus reflexiones, sus artículos, sus proyectos que seguía pensando y repensando hasta el último día y, sobre todo, su pasión y su afecto con toda la gente que le queríamos.

*****

Resistente como militante y tierno como amigo

Martí Caussa

Esta es mi imagen de Troglo. Sin conocerle me contaron que había ido a Argentina y me admiró su disposición de ayudar a la revolución donde hiciera falta, aunque me pregunté si un joven vasco exiliado podría ser útil en un situación tan distinta y tan difícil. Al cabo de unos meses, unos compañeros argentinos me comentaron la ayuda que había supuesto como político y como amigo.

Mas tarde nos conocimos, primero superficialmente en reuniones y después en profundidad, sobre todo cuando los dos dejamos nuestra tierra para integrarnos en la dirección de la LCR en Madrid. Entonces me forme esta idea de resistencia y ternura combinadas. En realidad era una imagen compartida con Roser y que abarcaba a Troglo y Totoya, porque los cuatro compartíamos horas de militancia, de amistad y, además, ellos cuidaban a menudo a nuestras hijas para que pudiéramos ir al cine, a pasear o a cenar.

Troglo era resistente en su militancia y sus ideas, cuando abrazaba una no la soltaba fácilmente y la defendía con pasión. Esto le había llevado a muchas discusiones fuertes, conmigo y con otras personas. Y a enfados. Porque las discusiones, cuando son de verdad, muchas veces son así. Y en la LCR lo eran. Pero tras la discusión el amigo tierno seguía allí, con una amistad más resistente aún que sus ideas.

La penúltima vez que le vimos Roser y yo estaba realmente mal, pero muy lúcido. Sabía que no le quedaba mucho tiempo y nos dijo: “Voy a seguir en la brecha mientras me queden fuerzas”. A continuación nos preguntó por nuestras hijas, volvimos a contarnos viejas historias y quedamos que en el siguiente viaje iríamos a ver lo bonito que estaba el caserío.

Resistente y tierno hasta el final.

*****

In memoriam

Raúl Camargo

Conocí a Troglo hace como 15 años en alguna reunión de la IV o de la Conferencia de la Izquierda Anticapitalista Europea. Era entonces un dirigente de Zutik!, siempre con algún proyecto en la cabeza para reunificar a la izquierda vasca. Para la generación más joven Troglo era uno de los “ viejos rockeros” de la antigua dirección de la LCR/LKI. Desde Madrid no tuve el contacto que pudieron tener otras personas con él pero siempre que coincidimos le veía como un torrente de energía y de iniciativas ( aunque no estuviéramos de acuerdo en todas). Siento muchísimo la muerte de Troglo; con él se nos va otra pedazo de esa generación de luchadores y luchadoras que combatieron los últimos años del franquismo y que no se resignaron durante y después de la Transición. Esas personas que, aun formando parte de una minoría, no se rindieron ante los cantos de sirena del nuevo régimen instaurado en el 78. Otro de los imprescindibles. Un abrazo muy fuerte a su familia, amigos y amigas y camaradas.

¡Troglo vive, la lucha sigue!

*****

Aupa Troglo. Gogoan zaitugu!

Jon Fano Letxepan

Hemen dado zure familia osoa eta berarekin batera zure betiko kuadrilakoak eta jende pilo bat. Zure familia guztiari zuzentzen diogu gure sentimendurik maitatuena, bereziki azken urteotan zure ondoan egon direnei.

Saliste del caserío con apenas 18 años y te integraste en ETA para luchar por la liberación nacional y social de este pueblo, Euskal Herria.

Te llamábamos Troglo desde un principio, apodo cariñoso con el que te hemos conocido a lo largo de toda la vida. Venías de Galdames, de la Enkarterria profunda, a cuyos habitantes, por su carácter rural, les llamábamos también cariñosamente trogloditas. A ti te dejamos solo con Troglo por algunas trogladas que llevaste a cabo, en especial cuando estuviste exiliado en Paris.

Durante varios años, junto al resto de la cuadrilla, compartimos la clandestinidad y el exilio. Con la vuelta a la legalidad en el año 77, militamos juntos en LKI-LCR y luego en Zutik! A finales de los 90 nuestro recorrido político se dividió un poquito: yo retorné a la izquierda abertzale y tu te mantuviste de un modo autónomo junto a otros compañeros y compañeras procedentes de LKI y del mundo progresista cristiano, impulsando siempre diversas iniciativas sociales y políticas a favor de nuestro país.

A ti hay que reconocerte el gran trabajo que realizaste en el impulso de una Iniciativa Legislativa Popular en el año 1997 a favor de la reducción de la jornada de trabajo en el sector público a las 356 horas y por un salario social digno y de calidad. Esa iniciativa abrió las puertas a que en el año 2000 el gobierno de Gasteiz asumiera la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) que hoy conocemos. Que si bien no ha logrado sacar de la miseria a decenas de miles de personas, sí al menos ha logrado atenuar la miseria extrema que padecen más de 100 000 personas de la Comunidad Autónoma Vasca.

En los últimos años, a pesar de tu enfermedad has seguido jo ta ke, animando nuevas iniciativas a través de la Fundación Hitz&Hitz, iniciativas en algunos casos en colaboración con la izquierda abertzale.

Siempre fuiste muy radical en tus iniciativas, procurando animar las mismas ante problemas sociales y políticos bloqueados. A veces eras un poco exagerado y terco. Pero siempre aprendimos algo de tus argumentos y en no pocas ocasiones tuvimos que reconocer el acierto de tus propuestas.

En los dos últimos años, con tu enfermedad ya avanzada, todos los domingos a la tarde quedábamos a tomar un café o chocolate con churros. Algunas veces nos acompañaba Oskar. Siempre me preguntabas por mi hijo, preso en Algeciras, y arreglábamos medio mundo. El otro medio lo dejábamos para el domingo siguiente y así sucesivamente. Pero siempre con la ilusión de avanzar hacia una Euskal Herria más justa y libre y un mundo libre de opresión y explotación.

Te voy a echar de menos, te vamos a echar de menos. Baina gurekin izango zara beti. Aurrera Troblo!

*****

In memoriam 

Pierre y Sally Rousset (IV Internacional)

La noticia del fallecimiento de Troglo nos ha conmocionado. Compartimos compromisos, nos conocíamos desde hace tanto tiempo que formaba parte de nuestra historia: una historia forjada desde hace decenios a los dos lados de los Pirineos. Con el paso del tiempo los amigos de lejos, aun cuando los vemos muy de vez en cuando, continúan estando cerca. Para nosotros la desaparición de Troglo. es un momento de tristeza y de memoria que queremos compartir con sus camaradas, amigos y amigas.