Brasil

Una marea roja: la gran marcha del MTST

Esquerda Online, editorial, 2-11-2017 https://esquerdaonline.com.br/

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

El año 2017 no está siendo fácil para las trabajadoras y los trabajadores. La cantidad de ataques es tamaña y tan notoria, que sería redundante enumerarlos otras vez. Al evaluar la situación política nacional, erran aquellos que sobreestiman las dificultades y también los que exageran las posibilidades. Lo correcto, hoy y siempre, es comprender fríamente dónde y cómo estamos, valorizando nuestras resistencias y nuestros triunfos, pero teniendo conciencia de los obstáculos y límites, de tal modo de entender cuál es el próximo paso a dar.

En esta semana, entre el lunes (30) y el martes (31), ocurrieron hechos que nos permiten evaluar la gravedad de la coyuntura, cómo observar que hay sí resistencia, y ella debe y puede ser valorizada. Ambos casos se refieren la Ocupação Povo Sem Medo (Ocupación Pueblo Sin Miedo) de San Bernardo (1) Tal ocupación, como tratamos en el editorial del día 31 de octubre (2) crisis que el país enfrenta se encuentra en la lucha colectiva contra los ricos y poderosos. Por eso, es tan atacada por la burguesía y por los sectores reaccionarios, y también por eso es tan celebrada por los millares de activistas. Pero no se trata de un asunto restringido a los activistas de izquierda y sectores de la izquierda, ahora lo asumen amplias capas de la sociedad.

El lunes estaba pautada la visita de algunos artistas “globales”, así como la actividad cultural en la cual estaban confirmados Caetano Veloso, Criolo y Emicida. Era un día de intensa solidaridad en la Ocupación Pueblo Sin Miedo. Todavía en el comienzo de la tarde, el alcalde Orlando Morando (PSDB), en un acto de autoritarismo primitivo, difirió un pedido del Ministerio Público para impedir la realización del evento. Con inusitado argumento de que el “brillantísimo” (Caetano Veloso) “atraería muchas personas al lugar”, fue estipulada una multa de R$ 500 mil en el caso él cantase.

Sin embargo, antes de que el  “show” ocurriera, el acto de solidaridad fue marcado por manifestaciones de todos los artistas censurados. En una entrevista, Caetano Veloso, afirmó que era la primera vez que le prohibían de cantar en la pos-dictadura. Ese día pudimos constatar la gravedad de la coyuntura, además de todos los ataques a nuestros derechos, la derecha mueve todos sus tentáculos, inclusive el judicial, para tentar callar las voces de solidaridad.

Pero está el otro lado de la moneda. El día siguiente, martes, el MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo) organizó una gran marcha de las ocupaciones rumbo al Palacio de los Bandeirantes, en San Pablo. La mayor era la de la ocupación de San Bernardo, que contó con 10 mil manifestantes, y sumando las dos marchas, que se encontraron en el puente Morumbi, 20 mil activistas fueron hasta las puertas del Palacio de Gobierno exigiendo sus derechos. Ese martes no fue un simple día de lucha: para tener una idea, los 10 mil de San Bernardo marcharon casi 30 kilómetros, sin perder en ningún momento el entusiasmo y la convicción. La marcha del ABC (3) que cruzó San Pablo con una disciplina y organización memorables, despertó la solidaridad de cantidad de trabajadores que la encontraban en el camino, e inflamó de esperanza a muchos activistas de afuera del país. Fue una marcha poderosa: una marea roja. Un día que, con certeza, fortalecerá la difícil lucha que enfrentamos en cada lugar de trabajo, en cada barrio y en cada escuela, liceo o universidad, contra los incontables ataques que sufrimos.

Además de eso, esta marcha, también dio una señal didáctica para la izquierda. Ella se contrapone a dos vicios presentes en nuestro cotidiano.

El primero vicio es el de las negociaciones con el enemigo. Ese vicio encuentra su forma más perfecta en la dirección petista, simbolizada en la figura de Lula. Las recientes giras del ex-presidente, así como sus declaraciones y “compañías de estrado” ya dejan clara la estrategia petista: conciliación con los golpistas. No es broma, Lula dijo en Minas Gerais que estaba “perdonando a los golpistas del país”. El  Alagoas, compartió el estrado con Renan Calheiros (PMDB). La estrategia aquí es nítida, retomar la hegemonía vía conciliación entre “los de arriba” y “los de abajo”. El problema es que el golpe dejó en evidencia la inviabilidad de esta política en el actual momento político. Es en acciones como la marcha del martes 31 de octubre que debemos apostar nuestras fichas, y no en maridajes con los partidos de los ricos y poderosos.

El segundo vicio está en la creencia de que nuestras victoria serán fruto de procesos espontáneos. La marcha organizada por el MTST contó con un esfuerzo gigantesco de sus militantes. Ciertamente, fueron noches sin dormir, mucho stress, mucho sudor. No fue un evento en el Facebook que garantió su existencia. Fue la abnegación y el trabajo intenso de millares de mujeres y hombres. Procesos espontáneos, como el de 2013, acontecen. La izquierda radical debe siempre ganarse autoridad para proponer demandas y no perder ni un centímetro ante la extrema derecha o los oportunistas. Pero, las conquistas que precisamos deben ser fruto de una acción consciente, materializada en trabajo, abnegación y esfuerzo colectivo.

Notas de Correspondencia de Prensa   

1) Se trata de la mega-ocupación de un terreno propiedad privada de la MZM Construtora, abandonado hace 40 años. Desde el 30 de setiembre, 7.000 familias están acampadas en medio del municipio de San Bernardo del Campo, San Pablo. Ver Correio da Cidadania, 21-10-2017:http://www.correiocidadania.com.br/brasil-nas-ruas/12847-megaocupacao-de-sao-bernardo-e-reflexo-obvio-do-desemprego-galopante-do-pais

2) Editorial, 31-1-0-2017: https://esquerdaonline.com.br/2017/10/24/a-ocupacao-povo-sem-medo-como-espelho-do-pais/

3) ABCD, cinturón industrial de San Pablo, donde se ubican los municipios de Santo André, Sâo Bernardo, Sâo Caetano y Diadema, bastiones de la clase obrera en la industria automotriz.