Colombia

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc)

“Aceptamos el reto de cambiar las balas por los votos y aquí estamos”

Semana, 1-8-2017 http://www.semana.com/

Alrededor de 111 personas conformarán la dirección nacional del nuevo partido político. “Será de carácter amplio”, dijo Iván Márquez minutos antes de extenderle la mano al jefe de las disidencias Gentil Duarte.

El 1 de septiembre quedará en la historia reseñado como el día en que la Farc comenzó a hacer política. Después de aceptar el reto de “cambiar las armas por los votos”, los exmiembros de la guerrilla comenzaron a delinear la arquitectura que cimentará las bases del nuevo partido.

Uno a uno, Camila Cienfuegos, Pastor Alape, Carlos Antonio Lozada, Pablo Catatumbo, Sandra Ramírez, Mireya Andrade, Sirley Méndez y Ricardo Tellez, fueron levantando las rosas rojas que reposaban en las mesas, minutos después tomaron la palabra. “Los recibimos con el efecto del símbolo del nuevo partido”, acentuó Iván Márquez.

Después de dejar las armas, a ocho meses desde cuando se puso en marcha la implementación, los excombatientes dieron el salto más esperado: la conformación de la estructura política. “Este es el momento más importante de nuestro proceso de reincorporación”, dijeron. Aunque todavía se quedan muchos temas en el tintero, los excombatientes definieron su nombre, su logo y dejaron casi listos los estatutos y el programa que regirá el nuevo movimiento.

A medida que pasan los días, terminarán de ajustar lo que necesitan para hacer la inscripción oficial. Pero de lo que no cabe duda es que los militantes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), ratificaron el liderazgo que venía y seguirá ejerciendo el ex máximo jefe de esa guerrilla Timoleón Jiménez y el Estado Mayor Central.

“En el nuevo partido va a haber una dirección colectiva, como ha sido siempre uno de los principios de nuestra organización”, dijo Pablo Catatumbo. Y es que según expusieron durante la rueda de prensa, la dirección estará compuesta por 111 integrantes.

“Habrá una buena cuota de mujeres, etnias y todas las expresiones del nuevo movimiento. Nuestro partido es democrático, queremos ser ejemplo de la democracia que Colombia necesita”, agregó el excombatiente mientras presentaban las conclusiones del congreso con el que incursionarán en la política.

Después de seis días intensas discusiones los triunfos estuvieron medidos. A la par que el sector que se inclinaba por rescatar los elementos más significativos de su historia e identidad, consiguió este jueves conservar casi intacto su nombre; del otro lado, quienes perfilaban la idea de proyectar una imagen de convergencia ciudadana, materializaron su cometido.

“Las siglas de las Farc arrastran una carga negativa pero también representan nuestro pasado revolucionario que no se desdibuja. Vamos a continuar la lucha pero en otro terreno (…) quisimos encontrar un símbolo conocido por el mundo. Que la gente nos viera en todas partes, que al partido se vinculen de una u otra manera todos los colombianos”, apuntó Márquez.

Durante su intervención, el jefe del equipo negociador fue enfático en recordar que aunque cambiaron el terreno de la lucha, “seguiremos peleando por lo nuestro”. En ese sentido recordó que cuentan por dos años con 10 curules en el Congreso. Aunque todavía no es claro quienes se apuntarán en la lista para conseguir un cupo en el Legislativo, se sabe que entre los precandidatos aparecen Pablo Catatumbo, Carlos Antonio Lozada, Victoria Sandino y él. Y es que según expuso, quieren que “los militantes de todo el país puedan opinar sobre esa elección”.

La forma como las Farc empezarán a hacer política, también se asomó durante el acto y tienen que ver con su interés de comprometerse de lleno con las regiones. “No nos vamos a circunscribir a lo electoral. De hecho, nuestro primer acto político empezó cuando llegamos a las zonas veredales y no había ni una sola piedra”, manifestó Pastor Alape.

Frente a los disidentes, el exjefe guerrillero Iván Márquez le tendió la mano a Gentil Duarte y le dijo mientras levantaba la rosa: “quiero extenderme la mano fraternal porque tiene mucho que aportarle a Colombia”. A su turno, Ricardo Tellez se refirió a ellos como “traidores” y manifestó que ellos ahora quedarán bajo el amparo del Gobierno.