Estados Unidos

Tenía 32 años

Heather Heyer, la víctima de Charlottesville convertida en icono antifascista

Fue una de las personas que se enfrentó a los miembros fascistas y del Ku Kux Klan que invadieron las calles de la ciudad de Virginia

Mar Burgueño

La Vanguardia, 14-8-2017

http://www.lavanguardia.com/

El nombre de Heather Heyer, la víctima mortal del atropello en Charlottesville, irá siempre ligado a la lucha contra el fascismo y el supremacismo. Heyer, de 32 años, era una asistente legal que trabajaba en un bufete de abogados donde la recuerdan como “una persona muy fuerte” que siempre luchaba por sus ideales.

El pasado sábado, un joven de apenas 20 años acabó con su vida al arrollarla con un vehículo en la marcha fascista que se produjo en la ciudad donde residía. James Field Jr, el autor del mortal accidente, es un joven neonazi natural de Ohio que se encuentra detenido a espera del juicio por homicidio.

La madre de la víctima, Susan Bro, se ha mostrado apenada pero también orgullosa de su hija en una entrevista concedida al diario The Washington Post: “No estoy muy sorprendida de que mi hija muriera de este modo, porque ella se levantaría por todo en lo que cree”. Además, mandó un mensaje de perdón al joven que truncó la vida de su hija, del que dijo que no le gustaría que la gente le odiase ya que “no es lo que Heyer querría”.

Heyer no pertenecía a ninguna organización de defensa de los derechos civiles pero tenía “un fuerte sentido de la justicia social” y eso era una constante en su vida personal y profesional, según comentó uno de sus compañeros de trabajo, Alfred Wilson.

La muerte de esta joven ha provocado una gran conmoción en Estados Unidos, donde se han convocado numerosas marchas y vigilias en memoria de la víctima. Los Ángeles, Seattle, San Francisco, Pittsburgh, Denver, Nueva York, Chicago e incluso la Casa Blanca, son algunas de las ciudades donde ya se han producido estos homenajes.

Las reacciones en las redes sociales tampoco se han hecho esperar, donde muchos seguidores han recordado el último post publicado por Heyer, días antes de su fatal muerte: “Si no estás indignado, no estás prestando atención”. Este simbólico mensaje que cobra un mayor significado tras el trágico hecho se ha compartido cientos de veces en Twitter, donde muchas personas la consideran en sus mensajes una “héroe americana” y un ejemplo a seguir.

Heather Heyer fue una de las personas que se enfrentó a los miembros fascistas y del Ku Kux Klan que invadieron las calles de la ciudad de Virginia. Esta concentración concluyó con la muerte de la joven y otras 19 personas heridas.