Uruguay

 Población en asentamientos de tres departamentos se disparó en un año

En Artigas, Rivera y Treinta y Tres el aumento fue de 260% en un año

El Observador, 4-6-2017 http://www.elobservador.com.uy/

En un año la cantidad de hogares ubicados en asentamientos irregulares se triplicó en tres departamentos del interior. Según los datos del Observatorio Territorio Uruguay de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) en base a la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE), el mayor salto se dio en Artigas, donde la cantidad de hogares en esa situación se disparó nueve puntos porcentuales entre 2015 y 2016.

En Artigas, en 2015 los hogares en asentamientos eran del 6% pero en 2016 más del 15% de los hogares de ese departamento estaban construidos sin autorización en terrenos públicos o privados, con carencias y dificultades en el acceso a los servicios.

En Rivera los hogares en asentamientos pasaron de ser 2,6% en 2015 a 9,2% en 2016, y Treinta y Tres, que en 2015 tenía 0,2% de viviendas en asentamientos, en 2016 pasó a tener 5,5%.

El dato promedio a nivel nacional indica que 4% del total de hogares se ubica en asentamientos irregulares.

Según cálculos realizados por El Observador, eso implica un aumento superior al 200% de los hogares instalados de forma irregular en los tres departamentos de un año al otro. Sobre la base de datos del último censo de hogares de 2011, eso significaría que en un año pasaron de unos 2.300 hogares en 2015 a más de 7.500 en 2016.

Consultado por El Observador, el encargado del área de Catastro municipal de Artigas, José Bueno, explicó que uno de los motivos que explica el crecimiento en su departamento son las inundaciones ocurridas al norte del país entre 2015 y 2016.

Según explicó Bueno, muchas familias que vivían en zonas inundables fueron evacuadas luego de las crecidas y ante la pérdida de su vivienda optaron por instalarse en un asentamiento donde la propia intendencia les permitió alojarse y les autorizó el acceso a luz y agua.

“Acá, problema de vivienda hay todos los días, pero la intendencia ya no tiene más tierras municipales para administrar”

Una de las zonas elegidas por esas familias es la conformada por los asentamientos Cerro Ejido,

Cerro San Eugenio y Cerro Mirador, donde viven más de 2.000 familias, dijo Bueno. Otro de los lugares fue el asentamiento Pintadito, donde se calcula que vive un número de similar.

Según Bueno los problemas de vivienda son frecuentes en el departamento y la principal dificultad que enfrenta la comuna es la falta de tierras municipales que le permita dar una solución habitacional a esas personas.

En Rivera la situación es diferente ya que, según el intendente Marne Osorio, la migración a los asentamientos no obedece a la población autóctona, sino a personas de otros departamentos que llegan en busca de oportunidades. “Tenemos la tendencia a perder a muchos jóvenes que se van a estudiar y no vuelven, y llegan personas en busca de oportunidades que vienen con una mochila cargada de vulnerabilidades que es complicada”, señaló.

Además, mencionó como otro “factor” que atrae a personas en situación de pobreza es el penal de Cerro Carancho, inaugurado en 2011.

Estamos comprometidos con el proceso de regularización, pero lo que falla en el país y en el departamento es la policía territorial”

En ese escenario, Osorio dijo que la intendencia desarrolla programas de vivienda social y procede con la regularización de asentamientos, pero opinó que “lo que falla en el país y en el departamento” es la presencia de una “policía territorial” que “trate de evitar que se generen estos asentamientos”.

En el caso de Treinta y Tres, la directora de Desarrollo Social de la intendencia, Elisa Sanguinetti, dijo a El Observador que en su departamento no hay asentamientos en el sentido estricto de la palabra (viviendas que se instalan sin permiso en un terreno), pero sí hay “una importante precariedad habitacional dispersa”.

Un relevamiento hecho por la intendencia en 2013 reveló que el 10% de la población de la capital de ese departamento tenía problemas serios de vivienda, mayoritariamente hacinamiento. Según Sanguinetti, esto ocurre como consecuencia del alto grado de desocupación que hay en el territorio y por el rezago educativo que se percibe en ciudades como Vergara (segunda del departamento), donde el liceo tiene solo 4% de egreso.

Asimismo, dijo que afectó el retiro de tarjetas del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) a personas cuya “situación de pobreza no se ha modificado”.

“Creo que el Mides se puso más exigente con la ficha, y si tienen una lavadora que de repente se la regalaron, ya le sacan la tarjeta”, expresó.

Otros de los departamentos que superan el promedio nacional de hogares en asentamientos son Maldonado (4,3%) y Montevideo (5,3%). Si bien Maldonado también experimentó un aumento (tenía 1,7% en 2015), en el caso de Montevideo se percibe una disminución, ya que llegó a tener 7,2% en 2015 e incluso 8,5% en 2010.