Italia

La irresistible resurrección de Matteo Renzi

Diego Giachetti *

A l´encontre, 12-5-2017

Traducción al francés  y notas de Dario Lopreno http://alencontre.org/

Traducción de Enrique García – Sin Permiso http://www.sinpermiso.info/

El procedimiento de designación del nuevo secretario del Partido Democrático 1 (PD) – que tuvo lugar en abril de 2017 – preveía dos etapas. El primer paso era para los afiliados inscritos, a los que se pidió votar una de las tres mociones presentadas por los candidatos: Matteo Renzi 2 , Michele Emiliano 3 y Andrea Orlando 4 . [Este paso tiene por objeto, en particular, revalidar a los candidatos presentados a las primarias, es decir, a los que han alcanzado el quórum]. En el segundo paso, los solicitantes participaron en unas primarias abiertas a miembros o no del PD. El primer paso tuvo los siguientes resultados: 264’879 participantes (59% de los afiliados inscritos para este referéndum; Renzi 67%; Orlando 25%; Emiliano 8% . En las primarias abiertas posteriores, participaron 1.839.000 votantes; Renzi ha obtenido el 69% de los votos, Orlando 20% y Emiliano el 11%.

Porcentajes espectaculares para unos valores absolutos poco claros

Estos resultados no deben hacernos olvidar ciertas realidades. Por encima de todo, Renzi y el PD agitan triunfalmente los porcentajes victoriosos, omitiendo los valores absolutos. Estos parecen ser los de un partido que, aunque todavía numéricamente importante, está en reflujo constante. En este sentido, el 67% obtenido por Renzi en la primera fase, subrayado en todas las convenciones de las agrupaciones locales, debe ser interpretado en su justo valor: representa unos 170.000 votos. Lo mismo para primarias subsiguientes. En 2007, la participación en las primarias que ganó Walter Veltroni, convirtiéndose en secretario del PD poco después de su fundación, alcanzó los 3.554.169 votantes. Dos años más tarde, cuando Luigi Bersani fue elegido, los votantes solo fueron 3.102.709. En 2013, Renzi se convirtió en primer secretario del partido, con 2.814.881 participantes en las primarias. La elección que acaba de tener lugar ha movilizado a unas 1.800.000 personas. Una regresión que no expresan los porcentajes y no indica que el 69% de Renzi descansa sobre una base electoral más estrecha que la de 2013. En términos absolutos, ha obtenido cerca de 1.200.000 votos, es decir unos cientos de miles menos que en diciembre de 2013 (1.800.000).

La propaganda del partido, con el apoyo de algunos medios de comunicación complacientes, se centró inicialmente en unas previsiones de participación a la baja, para a continuación, felicitarse por unos resultados mejores que lo esperado. Es un enfoque mezquino, cuyo objetivo es ocultar la realidad de que las últimas primarias han movilizado a un millón de personas menos. De hecho, desde el año 2007, la participación en las primarias se redujo a la mitad [en 2007 3.554.169, en 2017 1.839.000]. Esto demuestra una disminución del interés entre los votantes, no sólo debido a la escisión de la izquierda minoritaria que fundó en febrero pasado el Movimiento Democrático Progresista 5. Esta erosión revela una pérdida de apoyo electoral que va más allá de los afiliados y simpatizantes que se han ido al nuevo partido.

Los resultados de Renzi esconden una paradoja. Obtienen el porcentaje más alto (de 75 a 80%) en las zonas donde el número de votantes disminuyó más. En otras palabras, es más fuerte en los bastiones del antiguo Partido Comunista y de los ex Demócratas de Izquierda 6 y, finalmente, del PD, que son las mismas áreas en las que el número de votantes se contrajo más. Así, en los que hemos llamado las áreas rojas y en el norte del país, la participación ha caído en promedio un 40%. En el Sur, sólo tres regiones vieron aumentar o mantener el número de votantes en comparación con 2013. Allí, el daño fue contenido gracias a la presencia de unos líderes locales firmemente establecidos, como es el caso en Campania y Puglia . En esta última región, el presidente regional Michele Emiliano, candidato [y rival de Renzi] a la secretaría, recibió un gran número de votos. La disminución de la participación se combina con un cambio en la composición social y política de los electores.

Los primeros análisis describen una base electoral de Renzi en las llamadas clases medias, que están experimentando un deterioro de su situación, sobre todo entre los que tienen cincuenta y sesenta años: 4 de 10 de sus votantes son mayores de 65 años. Si, en estas elecciones, el PD sigue siendo el Partido de los Pensionistas preferido, mientras pierde el apoyo de profesores, artesanos, pequeños empresarios y grandes sectores de jóvenes, es decir, del electorado de la “izquierda” tradicional. Además, los votantes en paro son insignificantes, mientras que los trabajadores en general, hace mucho tiempo de abandonaron al PD. En 2013, por ejemplo, el 30% de los trabajadores votó por el Movimento 5 Stelle 7, sólo el 20% al PD.

Reescribir la historia del partido

El PD tiene sobre el papel 6.448 círculos. Pero ¿cuál es su función en el partido? El armazón de estos círculos descansa en un aparato burocrático-administrativo vinculado a los gobiernos ejecutivos regionales y locales, en estrecha dependencia del gobierno, tanto en el centro como en la periferia: el PD administra 15 regiones de las 20 y una serie de ciudades. Este estrato político es el que ha allanado el camino a Renzi. Es el núcleo que siempre da preferencia a la razón del más fuerte, es decir, que se sitúa junto con el candidato a Secretario considerado el ganador más probable.

En 2013, cuando Renzi llegó primero a la secretaría del PD y más tarde a la presidencia del Consejo de Ministros, heredó un partido resultado de la fusión de los dos componentes originales: ex-demócratas-cristianos y ex comunistas (PCI, PDS). Durante sus años en la secretaría, avanzó en su proyecto de transformación del partido. El giro del Congreso y su reciente reelección como jefe del PD inauguran una nueva etapa, que debe asumir las pérdidas y los fracasos y cuya caída en la participación en las primarias es el último síntoma. El resultado es un partido más cohesionado en torno a su líder: se puede decir que Renzi ha ganado, pero en un partido más pequeño y relativamente afásico. También es una victoria sobre unos oponentes frágiles: Orlando, su aliado hasta ayer, de repente se ha convertido en su rival, y Emiliano, después de haber puesto un pie fuera del partido, de repente ha vuelto. Una victoria predecible dada la inconsistencia de sus competidores. Pero aún así, el sentimiento anti-Renzi alcanza el 30% de los votos.

Los cientos de miles de votos que eligieron Renzi son de una naturaleza diferente que los de las elecciones anteriores de 2013. Los votantes han apoyado ahora decisiones gubernamentales duras, en gran parte impopulares (Jobs Act 8 y la reforma de la escuela 9), fracasos reales, cálculos políticos erróneos como la decisión de lanzarse al referéndum institucional 10, dudas y zonas sombrías resultantes de la apertura de investigaciones por el poder judicial de algunos conflictos de intereses familiares. La elección de Renzi a la secretaría del partido son el resultado de apoyos en la batalla interna que provocó una escisión la víspera del congreso.

Los más de tres años en la secretaría de Renzi no pasado desapercibidos. Si su amigo francés, Emmanuel Macron, abandonó su partido – de hecho, un PS hollandizado – y luego lo ha vaciado, Renzi ha buscado desde el interior del PD como purgarlo de sus antecedentes, desechando a muchos de sus “fundadores”. Por ello, apenas reelecto, Renzi habla de un “nuevo comienzo” y de un “libro en blanco” donde escribir. Pero ¿con quién? Con la corriente que ha apoyado su reelección y con la que compartirá los cargos y las listas en las próximas elecciones políticas.

Del gobierno del partido al gobierno del país

En las páginas del diario del PD, L’Unità , el resultado obtenido por el nuevo secretario se comenta de la siguiente manera. La identificación entre el secretario del partido y el candidato a presidente del Consejo de Ministros es uno de los pilares del PD; es la expresión de la afirmación de la vocación mayoritaria que es el ADN del partido y su propósito. Esto significa que en los próximos meses, el PD se va a dedicar a formalizar su vocación de gobierno. Las sempiternas discusiones sobre las alianzas, según escriben los defensores de la política del partido, han quedado relegadas a una antigua práctica política que el PD quería superar desde su fundación.

En otras palabras, el PD propone su candidatura para gestionar el país sin alianzas. ¿Cómo llevar a cabo el proyecto? Las iniciativas del nuevo líder podrían realizarse en tres direcciones: aprobar una ley electoral que ponga fuera de juego al Movimiento 5 Estrellas de Bepe Grillo [que sufre el desastre de la gestión municipal de Roma, pero permanece a la cabeza en las encuestas], apoyar al actual gobierno Gentilloni, y hacerlo caer a continuación en una ofensiva hacia unas elecciones anticipadas. Todo ello, con el fin de lograr la aprobación el próximo otoño en el Parlamento de nuevas disposiciones económicas y financieras, tan impopulares que podrían convertir el proyecto de recuperar el ejecutivo en un mero espejismo.

El primer paso de este proyecto fue la reelección de Renzi como secretario: así ha asegurado el control del partido. Esta nueva situación puede obligar a zonas enteras de la “izquierda” a reorganizarse sin contar con una alianza con el PD para reconstruir un proyecto de centro-izquierda, de forma que el objetivo de estas formaciones podría quedar sin respuesta. En cuanto al fondo, el PD sigue siendo un coloso en relación con otras organizaciones políticas y constituye el único punto de referencia seguro para la burguesía italiana, que continúa apoyándolo. La izquierda, más a la izquierda con matices, es débil y está fragmentada. Se puede señalar cínicamente que a pesar de su declive, el número de votantes en las elecciones primarias del partido es más o menos equivalente a la cantidad de votos obtenidos en las últimas elecciones políticas por Sinistra Ecologia Libertà y Refundación Comunista. Muchos asalariados, los desempleados, los trabajadores empobrecidos por las medidas del gobierno y la implacable aplicación de las normas europeas sostienen hoy pequeños grupos, que buscan una alternativa. Sufren y protestan, mientras apoyan, según las encuestas, a la derecha populista, nacionalista o soberanista (Liga Norte) y al Movimiento 5 Estrellas que, en número de votos, es la principal fuerza de oposición.

* Diego Giachetti, Doctor en Historia, vive en Turín. Es autor de Nessuno ci può giudicare. Gli anni della rivolta al femminile, Roma, Derive Approdi, 2005; Un Sessantotto e tre conflitti. Classe, genere, generazione, (Pisa, BFS, 2008); Venti dell’est. Il ’68 nei paesi del socialismo reale (Roma, Manifestolibri, 2008); Il Sessantotto. Bibliografia ragionata, (Milano, Unicopli, 2008), Berlusconi e il berlusconismo, (Varese, Arterigere, 2010), Per la giustizia e la libertà. La stampa Gielle nel secondo dopoguerra, (Milano, Franco Angeli, 2011), L’autunno caldo, (Roma, Ediesse, 2013).

Notas

1/Sobre el Partido Demócrata (Partito Democratico, PD), ver el artículo de Franco Turigliatto, Italia. Crisis y división del Partido Demócrata (PD): orígenes y consecuencias …, publicado en ( http://alencontre.org/europe/italie/italie-crise-et-scission-du-parti-de… -y-suites.html).

2 / Matteo Renzi (Florencia) fue el anterior Presidente del Consejo de Ministros (primer ministro) de febrero de 2014 a diciembre de 2016 y ex secretario del Partido Democrático (PD) desde diciembre de 2013 hasta febrero de 2017.

3 / Michele Emiliano (Bari, sur de Italia), es un ex magistrado antimafia, que más tarde se convirtió en alcalde de Bari (capital de Puglia) y presidente de la región de Puglia. Anteriormente cercano a Renzi, se encuentra a menudo en oposición a él desde su elección como presidente de la región de Puglia, en temas medioambientales y de defensa de la región. Es el arquitecto de un ingreso mínimo garantizado de 600 euros al mes para aquellos que no ingresan más de 3.000 euros al año. Un ingreso que solo tiene en cuenta a los hogares hasta 5 personas y con exclusión de los que tienen trabajo fijo o precario …

4 / Andrea Orlando (La Spezia, norte de Italia) fue diputado desde 2006 y ministro de Medio Ambiente entre 2013 y 2014 (en el Gobierno de Enrico Letta, actualmente profesor en Sciences Po en París) y, a continuación, en 2014, ministro de justicia (gobierno Renzi, después del gobierno de Paolo Gentiloni). [Ndt]

5 / Véase, a este respecto, el artículo de Diego Giachetti El Partido Demócrata: otra vez bajo la batuta de Renzi,publicado en el mismo sitio web https://alencontre.org/laune/italie-le-parti-democratique- puesta bajo-la-barra-a-renzi.html [ndt]

6 / Los Demócratas de Izquierda (1998 a 2007) fue un partido de tendencia social-liberal, surgido del Partido Democrático de la Izquierda (1991 a 1998), a su vez evolución del antiguo Partido Comunista italiano y de La Margarita (2001-2007), otro partido nacido de la antigua Democracia Cristiana. Los Demócratas de Izquierda fueron uno de los dos componentes principales en la fundación del Partido Demócrata en 2007.

7 / El Movimento 5 Stelle (Movimiento 5 Estrellas) es un movimiento heterogéneo y sin proyecto económico y social alternativo, que recoge una parte creciente del electorado nacional en protesta contra las políticas clientelistas y la mafiosas. Está lejos de cualquier problema relacionado con las relaciones entre el capital y el trabajo, y expresa posiciones xenófobas y euroescépticos (véase su posición sobre las ONG de ayuda a los migrantes en el artículo publicado en el sitio alencontre.org de fecha 2 mayo de 2017).

8 / La Ley de Empleo (Jobs Act) es una serie de disposiciones legislativas que entraron en vigor en marzo de 2015. Sintéticamente, se trata de facilitar el despido de los contratos indefinidos, conceder exenciones de impuestos a cualquier empresa que contrata , reducir las prestaciones por desempleo vinculándolas al período de cotización y la restricción del derechos de prestaciones por desempleo parcial, facilitar el traslado de los empleados a otras tareas que las contratadas, cuestionar el derecho a las vacaciones debidas, y flexibilizar horarios y salarios (ver. Ley del Empleo http://www.jobsact.lavoro.gov.it/documentazione/Pagine/default.aspx).

9 / La reforma de la escuela, también llamada Scuola Buona (buena escuela), en particular, implicó la reducción de becas, para facilitar la privatización del sistema de educación, una formación profesional rígida, socavar la integración de los discapacitados y dificultar la contratación de nuevos maestros (ver La buona Scuola, facciamo crescere il paese, https://labuonascuola.gov.it/ ). [NdT]

10 / Véase Diego Giachetti, “¿Sí o no? NO. Sobre el referéndum constitucional del 4 de diciembre” ( https://alencontre.org/europe/italie/italie-oui-ou-non-non-sur-le-refere… ); Il Cuneo Rosso, Referéndum del 4 de diciembre, 2016: un balance a 20 de diciembre de 2016 ( https://alencontre.org/europe/italie/italie-referendum-du-4-decembre-201)[NdT.