Estados Unidos

Tras 36 años de prisión, el nacionalista puertorriqueño Oscar López Rivera quedó en libertad

El dirigente de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional fue beneficiado con una reducción de la pena impulsado en los últimos días de mandato de Barack Obama

Infobae, 17-5-2017

http://www.infobae.com/

El nacionalista puertorriqueño Oscar López Rivera quedó en libertad el miércoles luego de décadas de arresto en los Estados Unidos y domiciliario desde principio de año, en un caso que lo convirtió en un mártir para sus seguidores y se ganó el odio de quienes perdieron seres queridos en una serie de ataques con bombas.

Vestido de camisa negra y jeans, el hombre de 74 años ofreció una amplia sonrisa y saludó a partidarios desde el otro lado de una cerca en la casa de su hija en San Juan, antes de subirse a un jeep blanco. Iba rumbo a una oficina del Gobierno para entregar la pulsera electrónica que monitoreaba sus movimientos durante su arresto domiciliario.

Unas 50 personas se congregaron en las calles frente al edificio residencial en el barrio Santurce de San Juan, sujetando flores y banderas puertorriqueñas y gritando “¡Libre al fin!”. Un coro de la Universidad de Puerto Rico entonó himnos al pasar el vehículo de López. Se organizó una feria callejera para más tarde y se espera que miles de personas acudan.

López era un dirigente de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, el grupo puertorriqueño que se declaró responsable de un centenar de ataques con bombas en tiendas, edificios de Gobierno, bancos y restaurantes en ciudades de los Estados Unidos, como Nueva York, Chicago, Washington, así como en Puerto Rico, durante las décadas de 1970 y 1980. Los ataques dejaron seis muertos y decenas de heridos.

El ataque más notorio fue el que mató a cuatro personas e hirió a 60 en Fraunces Tavern, un restaurante histórico en el distrito financiero de Nueva York.

López, veterano de Vietnam que se mudó de Puerto Rico a Chicago cuando era niño, no fue condenado por participación alguna en los ataques con bombas, pero los que perdieron familiares lo consideran responsable.

A tres días de su salida de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama redujo la pena a Rivera de 70 años de prisión, por lo que en el mes de febrero fue trasladado desde los Estados Unidos a Puerto Rico. De esa reducción de la condena impulsada por el ex presidente también se vi0 beneficiada la ex “topo” Chelsea Mannig, quien también fue liberada el miércoles.

Si bien muchos puertorriqueños apoyan a López, son pocos los que están a favor de la independencia. Esa posibilidad recaudó menos del 6% en cuatro referéndums que Puerto Rico ha realizado sobre su estatus político.

Se anticipa que miles de personas acudirán a celebraciones en Puerto Rico en honor de la libertad del nacionalista, y además a fines de esta semana habrá otro festín en Chicago. El Desfile Puertorriqueño de Nueva York este año se realizará en su honor.

La campaña por la libertad de López había recabado el apoyo del papa Francisco, el ex presidente Jimmy Carter y el destacado dramaturgo Lin-Manuel Miranda.