Francia

Voto en blanco o anulado

La inexistencia de un bloque de izquierda radical

Charles-André Udry

A l´encontre  http://alencontre.org/

Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

El sistema electoral en Francia lleva a situaciones que, para utilizar una fórmula de Chirac en el 2002, multiplican las “razones para mear.” Ya sea en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 7 de mayo de 2017, o en la segunda vuelta de las elecciones legislativas el 18 de junio de 2017, se anuncian triangulaciones.

Desde luego, aunque no somos militantes en Francia, nos interesa compartir una opinión para intentar comprender la dinámica política que toma forma en Francia y Europa. (*)

La crisis del régimen de la V República se refiere a la ruptura, más o menos amplia, del PS (Partido Socialista) y LR (Los Republicanos, partido de derecha) y por lo tanto de la constitución (o no) de un nuevo bloque político capaz de asegurar el control político y social de la situación. No es casualidad que Emmanuel Macron haya dicho: “Voy a tener en cuenta la rabia de los franceses”.  En cuanto Marine Le Pen, entierra sus afirmaciones sobre la salida del euro, “moneda común”, y plantea los resolver los problemas “nacional-sociales” con “coherencia”. De todas maneras, el tono-social nacional, xenófobo y racista no significa llamar a la puerta de los años treinta. Lo que sería una analogía inadecuada.

Por el momento, existe debate dentro de la izquierda, por ejemplo en el NPA (Nuevo Partido Anticapitalista) y en Francia insumisa. No es de extrañar. Jean-Luc Mélenchon no da instrucciones sobre cómo votar el domingo 7 de mayo. Para mantener la unidad de la “insubordinación” ante la perspectiva de las elecciones parlamentarias. Sin embargo, sin lugar a dudas, rechaza firmemente a Marine Le Pen. Y precisa: “Lo que se requiere de nosotros, no es un voto anti-fascista, sino un voto de adhesión. Y no, no adherimos”. En otras palabras, no está dispuesto a apoyar de facto, el programa de Macron contra Marine Le Pen, o en la forma de un” frente republicano”, cuya historia política es más complicada de lo que la gente piensa.

Para Philippe Poutou, candidato presidencial del NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), no hay que subestimar el peligro de la FN (Frente Nacional). Y sería un error considerar al FN y la formación en “En Marcha” (de Macron) “, como simplemente dos partidos capitalistas. Si bien ambos se inscriben en el sistema capitalista. No obstante, existe una diferencia real (en el sentido de los efectos inmediatos) entre ellos. Los ataques del FN serán frontales contra los y las inmigrantes, los barrios populares, los derechos democráticos, el movimiento social.

Sin embargo, son las políticas de Macron -ayer y mañana- las que alimentan el voto FN. La movilización contra la “ley Macron” y su reencarnación en la “ley de El Khomri” -este Ministro de Trabajo que apoya a Macron, igual que Valls y Hollande- tiene sentido con la reorientación de votar al “menos malo”, de “votar por Macron para bloquear Le Pen”.

Una vez más, existe el problema -a pesar de todas las diferencias en la situación económica de otros momentos precedentes-, de la lamentable inexistencia -desde el punto de vista “ideal”- de un bloque de izquierda radical que convocara a un masivo voto en “blanco” o “anulado”; una especie de voto activo, que encajaría con las manifestación del 1° de Mayo y con las luchas que surgirán si gana Macron. Es la diferencia con votar Macron sólo para derrotar a Le Pen.

* Artículo integro en francés, A l´encontre, 30-4-2017: http://alencontre.org/europe/france/france-le-1er-mai-sous-leclairage-du-7-mai-et-surtout-de-la-suite.html

——————————————————

Nuevo Partido Anticapitalista (NPA)

¡En contra del FN, un peligro mortal para nuestro campamento social, en contra de todas las políticas liberales, organizar la respuesta!

NPA, 30-4-2017 https://npa2009.org/

Los jóvenes y los trabajadores no están representados en la segunda vuelta de la elección presidencial. Por un lado, la millonaria, racista, xenófoba y anti-obrera. Por otro lado, el banquero del proyecto más liberal al servicio del capitalismo financiero.

El FN, el peor enemigo de los trabajadores

Marine Le Pen y el FN están tratando de presentarse como defensores de la clase obrera. Aún así, son arduos del capitalismo francés. Ofrecen a los patrones una alternativa a la mundialización, privilegiando cerrar las fronteras de la producción francesa ante la competencia internacional. Para ganar una mayoría sobre este proyecto, ellos promueven el odio en la cabeza de una parte de la población y el rechazo hacia los trabajadores extranjeros y los inmigrantes.

Sin embargo, su avance no va a resolver la explotación que padecemos. Peor aún, para mantener sus beneficios en el cuadro de una economía nacional, los patrones no tendrán otra solución que atacar violentamente nuestros salarios y nuestras condiciones de vida.

Marine Le Pen y el FN son un peligro mortal contra los derechos colectivos y organizaciones del movimiento social. Las protestas, las manifestaciones, los sindicatos, serán prohibidos y reprimidos.

Se acrecentará la división de los oprimidos entre franceses y extranjeros, heterosexuales y LGBT. Serán cuestionados los derechos de la mujer.

Macron no es una defensa contra el ascenso de la extrema derecha

Entendemos a los jóvenes y a los trabajadores que votan por Macron para bloquear el Frente Nacional. Pero Macron es el mejor representante de las políticas liberales que se han aplicado desde hace 30 años. Ministro de Hollande, inspiró las leyes que llevan su nombre como la ley del trabajo. ¿Su programa? Fuera las 35 horas, romper la Seguridad Social, reducir el número de funcionarios públicos, de ir aún más lejos en el caso del Código de Trabajo…

Las políticas que quiere implementar son, de hecho, las que Frente Nacional, quiere acentuar todavía más para la destrucción de nuestras conquistas sociales.

Organizar la respuesta de hoy, representarnos a nosotros mismos!

Ningún joven, ningún trabajador debe dar su voto al Frente Nacional. Lo importante es retomar la ofensiva en el campo social, porque es la única manera de hacer retroceder a la extrema derecha.

Nos unimos para preparar la resistencia contra el compresor de Macron, que dice querer gobernar durante 6 meses por ordenanzas para aplicar su programa anti-social. Muchos han participado en las manifestaciones que señalan el peligro de la FN y las políticas que lo alimentan, hasta el 7 de mayo y después.

Un período de combate está delante de nosotros, y hay que organizar “todos juntos” la huelga general para revertir las relaciones de fuerza. Para dar esta lucha, necesitamos una fuerza política que nos represente a nosotros mismos; organizando nuestro campo social ante los patrones y propietarios. Un partido de combate, enraizado en las luchas cotidianas, que no tiene miedo de tomar la propiedad capitalista, que defiende la ruptura con las instituciones nacionales y europeas. Un partido feminista, ecologista, internacionalista, para la transformación revolucionaria de la sociedad.